Estatuas de Mérida, un patrimonio en extinción que proponen reubicar en hoteles y colegios

Los ladrones del bronce han puesto las estatuas de Mérida al borde de la extinción. Ante la devastación, se discute desde su reubicación en hoteles y colegios, hasta dejarlas donde están y que el Estado cumpla su papel de resguardar el patrimonio escultórico de la ciudad andina levantado entre 1842 y 2016.

Samuel Leonardo Hurtado Camargo. 24/11/2017.

Ante la situación de robo y vandalismo que en los últimos meses ha sufrido la estatuaria pública conmemorativa de Mérida, algunos estudiantes del posgrado de Museología de la Universidad de Los Andes propusieron reubicar las esculturas en hoteles e instituciones educativas. Otros plantearon dejarlas donde están y que el Estado cumpla su papel de resguardar el patrimonio escultórico de la ciudad andina levantado entre 1842 y 2016.

Proponen reubicar las estatuas de Mérida. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Varias vistas de la Columna Bolívar, el primer monumento al Libertador erigido en el mundo. Y lo hizo la ciudad de Mérida en 1842. Fotos Samuel Hurtado Camargo.

Dichos planteamientos fueron expuestos ante la Comisión Municipal de Patrimonio Cultural de Mérida, la Corporación Merideña de Turismo (Cormetur), la Unidad de Patrimonio Cultural de la Fundación para el Desarrollo de la Cultura del Estado Mérida (Fundecem), la Cámara de Comercio y Turismo del Estado Mérida, Fedecamaras capítulo Mérida y la Academia de Mérida.

Proponen reubicar las estatuas de Mérida. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Representantes de las instituciones regionales escuchan las propuestas para salvaguardar las amenazadas estatuas de Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, 30 de octubre 2017.

La cita, realizada en la mañana del lunes 30 de octubre, tuvo lugar en la histórica casa del general Juan Antonio Paredes ubicada entre la calle 20 Federación y la avenida 4 Bolívar de la parroquia Sagrario, actual sede del Museo de Arte Colonial. En la ocasión, la arquitecta Norys Pereira, coordinadora de la Comisión Municipal de Patrimonio Cultural de Mérida, y promotora del evento, precisó que dicha convocatoria respondía al crítico panorama de la estatuaria merideña. Esta, a consecuencia de los constantes actos vandálicos, corre el riesgo de desaparecer. Por lo que el fin del evento era concertar ideas, planes y proyectos en los que se garantice la protección del patrimonio cultural y su respectivo uso social por la ciudadanía.

Los equipos de trabajo, alcances y limitaciones

Conforme a la solicitud, los estudiantes del posgrado de Museología se organizaron en equipos de trabajo dirigidos por un coordinador e integrado por cinco miembros, a quienes les correspondió el registro in situ e investigación de la historia y valoración sociocultural de cada una de las estatuas de Mérida. Para ello, diseñaron una ficha técnica en la que se identificaron los datos generales de la obra, nombre, temporalidad, autor, ubicación, dimensiones, inscripciones, pedestal, estado de conservación, y todos aquellos elementos considerados de importancia.

Igualmente, se establecieron cinco zonas de trabajo que abarcó en gran medida el área metropolitana del municipio Libertador, ordenadas de forma transversal de noreste a sureste, tomando en cuenta la avenida Los Próceres, avenida Las Américas, avenida 8 en el sector Belén, prolongación del Paseo de La Feria, avenida don Tulio Febres Cordero, avenida 16 de Septiembre, avenida Humberto Tejera, avenida Andrés Bello, y sector La Pedregosa. Dichas zonas comprenden:

  • Zona 1. Desde la iglesia San Benito, en el sector San Benito, hasta la calle 13 Colón, al norte de la plaza de Milla. Coordinador: Lissmer Fuentes.
  • Zona 2. Desde la calle 14 Ricaurte, sector plaza de Milla hasta la calle 26 del viaducto Campo Elías. Coordinador: Luis Carrillo.
  • Zona 3. Desde la calle 27 Carabobo hasta el viaducto Miranda. Coordinador: María Virginia Altuve.
  • Zona 4. Desde el sector Urbanización El Encanto hasta el enlace del sector Pie de Llano, viaducto Sucre, y el empalme hacia la avenida Andrés Bello. Coordinador: María Virginia Altuve.
  • Zona 5. Desde el sector Pie de Llano, viaducto Sucre hasta el sector Zumba en La Parroquia. Coordinador: María Gabriela Duque.
Proponen reubicar las estatuas de Mérida. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Plano de la ciudad de Mérida con la distribución de las zonas o área de estudio. Diseño Samuel Hurtado Camargo.

Sobre el proceso de registro, Luis Carrillo coordinador de la Zona 2, manifestó que los equipos se enfrentaron a una serie de dificultades, especialmente de aquellas de tipo operativo, como por ejemplo el tomar las medidas de gran formato y de algunas placas y cartelas, que por su ubicación era difícil de constatar las dimensiones. Pero, “el tema más recurrente, más fuerte, fue el de la inseguridad”, a tal punto de que uno de los estudiantes le fue robada su cámara durante el trabajo del registro visual y fotográfico.

Creación de una gliptoteca en espacios hoteleros

Lissmer Fuentes, coordinadora de la Zona 1, expresó que la estatuaria localizada en esa área era objeto de una destrucción progresiva ocasionada por desmantelamiento, vandalismo y hurto, en la que se podían observar pedestales sin bustos y sin placas, esculturas completamente deterioradas y abandonadas. A ello, se le sumaba el desconocimiento o desinformación sobre las obras y el desapego de las comunidades para cuidarlas. Como ejemplo hizo referencia al robo de una parte de los relieves del parque de Las Cinco Repúblicas; la situación de abandono del busto a Germán Briceño Ferrigni, localizado al inicio del enlace vial homónimo, el cual se encuentra manchado, sin placas y con abundante basura a su alrededor; y la plaza Milla o Sucre, cuyos espacios se hallaban completamente enmontados.

Como alternativa a esta situación, los miembros de la Zona 1, plantearon la creación de una gliptoteca en los espacios de las cadenas hoteleras de la entidad, en los que se exhibirían las diferentes obras escultóricas que por su condición de riesgo y fácil traslado, se determinen reubicar.

Esta propuesta está pensada para aquellas obras que no implique mayores gastos operativos, especialmente para bustos y ciertas esculturas pedestres que puedan ser factibles de movilizar, ya que hay piezas que por su monumentalidad y contexto son difíciles trasladar, como la estatua ecuestre del general José Antonio Páez en la avenida Los Próceres; La columna Bolívar, localizada al frente del cuartel Justo Briceño, o la escultura pedestre del mariscal Antonio José de Sucre, en la plaza de Milla.

Para concretar la propuesta, han señalado que la Comisión Municipal de Patrimonio Cultural de Mérida podría otorgar las esculturas a los hoteles mediante un comodato u otro documento jurídico, en los que se especifiquen las normas o condiciones del préstamo temporal y en la que no se pierda la condición de bienes del Estado. En este sentido, los integrantes de la Zona 1, consideraron necesario la realización de una serie de tareas previas a la movilización de los bronces, tales como la evaluación del estado de conservación e integralidad de las obras seleccionadas, el diseño de un guión museológico en los que se le haga una nueva lectura a las piezas, la selección de los materiales expositivos y de los espacios para la exhibición, así como la consideración del presupuesto que las entidades privadas puedan disponer para acondicionar los espacios destinados a la exhibición de las esculturas.

Reubicación temporal de la estatuaria

Según María Virginia Altuve, coordinadora de las Zonas 3 y 4, el emplazamiento estudiado se caracteriza por la presencia de una gran diversidad de esculturas, tanto por su estilo como por su antigüedad, las cuales poseen un estado de conservación muy variado, determinado en gran medida por los años que lleva expuesta la obra, sus materiales y los daños causados por factores ambientales o actuaciones vandálicas. De esta forma, algunas obras fichadas requieren con inmediatez ser rescatadas, reubicadas o resguardadas, y otras, -por sus materiales o por sus características-, se encuentran en “un estado que todavía podemos esperar”.

En función de esto, la propuesta de este grupo se orienta a trabajar en dos fases. La primera, una preventiva, con acciones que permitan el resguardo de las piezas sin tener que llevar a cabo una actuación directa sobre las mismas, ya que el riesgo de hurto es bajo. Entre las acciones a ejecutar se recomienda una renovación de la iluminación, ampliación de la zona o franja alrededor de la escultura que impida llegar directamente a ellas, y la creación de grupos de vigilancia en comunidades organizadas por Consejos Comunales. La segunda línea o fase, contempla una inspección inmediata, en las que se promuevan actuaciones prioritarias que involucraddn la reubicación de los monumentos escultóricos, la restauración en caso de ser necesario y el diseño de un guión museístico.

En cuanto a la selección de los sitios para la reubicación de las esculturas, María Virginia Altuve precisó que se habían definido parámetros como la posibilidad de disfrute por los ciudadanos, que su acceso sea libre o que esté restringida por cierto tiempo. Otro de los criterios es tomar en cuenta el contexto donde se van a reubicar las obras, por ejemplo, -apuntaba Altuve- “los bustos de los próceres o héroes de la Independencia pudieran ir a un espacio que se relacionen con el contexto como la Biblioteca Bolivariana o el Museo de Arte Colonial”.

En base a los planteamientos formulados, los estudiantes del posgrado recomendaban la reubicación en conjunto de aquellas obras relacionadas entre sí por su temática o valor simbólico, a saber:

Temática Monumento Ubicación actual Sugerencias de reubicación
Próceres o Héroes de la Independencia Busto del coronel Antonio Rangel (1930) Plaza Rangel o El Llano 1. Sistema Teleférico de Mérida.

2. Biblioteca Nacional-Biblioteca Febres Cordero

Busto del coronel Antonio Nicolás Briceño (1993) Parque María Teresa Rodríguez del Toro
Religiosos Busto de Isabel La Católica (1990) Parque Tibisay Palacio Arzobispal
Busto del Cardenal José Humberto Quintero (1980) Final de la avenida Cardenal Quintero, entrada del cerro Las Flores
Periodistas Busto de Benedicto Monsalve (1991) Parque Albarregas, enlace Cruz Verde Sede de algún colegio de profesionales como el Colegio de Ingenieros o Médicos  del estado Mérida.

 

Carlos Delgado Dugarte (2011) Parque Tibisay, Av. Urdaneta
Busto de Rolando Dugarte Angarita (2014)
Rectores Busto de Eloy Paredes (1920) Plazoleta Eloy Paredes Edif. central del rectorado de la Universidad de Los Andes.
Madres María Concepción Palacios y Sojo. Parque de Las Madres 1. Escuela de Enfermería.

2. Galería la Otra Banda.

Resguardo temporal de las esculturas en espacios educativos

Motivado a la falta de pertenencia de los ciudadanos hacia el patrimonio escultórico, los miembros de la Zona 5 orientaron sus propuestas hacia el sector educativo. De acuerdo a María Gabriela Duque, coordinadora del respectivo sector, el equipo de trabajo constató que diversos monumentos de la zona investigada se encontraban en deplorable estado de abandono, en las que se observaba el hurto y el maltrato por tachaduras, intervención por pintura y grafitis.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Según la exponente, han planteado el resguardo de los monumentos estatuarios en los centros educativos aledaños al sector en el que se encuentran ubicados, respetando el entorno, ya que se le considera como uno de los elementos clave que le “dan vida” a esos espacios, por lo que, extraerlos definitivamente “sería quitarle una parte de ellos”. La intención es volver a compenetrar a la sociedad con sus obras en espacios educativos, en nuevos ambientes de educación básica, primaria o diversificada, identificando mediante el inventario el estado en que se encuentran las obras e involucrando a la comunidad en los procesos de conservación de estos.

La propuesta de gestión aspira a establecer los convenios de cooperación interinstitucionales entre el sector público y privado para informar sobre la situación de riesgo del bien patrimonial. Destaca en esta propuesta también un plan de creación de nuevas piezas sustitutivas a manera de crítica reproductiva vinculando a los diversos centros de formación de los saberes de las artes plásticas, para producir una serie de réplicas que puedan ser insertadas al momento de la reubicación o resguardo de las obras. Dichas replicas estarían realizadas con materiales nobles de bajo costo como el cemento o la marmolina y se reproducirían fragmentos de las obras para generar conciencia ciudadana sobre las condiciones de deterioro en que están y la acciones de recuperación de la estatuaria.

Reactivación de los espacios públicos

La última de las propuestas fue formulada por Luis Carrillo, coordinador de la Zona 2, para quien, a diferencia de los planteamientos anteriores, que contemplan la reubicación, resguardo o traslado de las obras escultóricas, han ideado un conjunto de acciones tendientes a reactivar los espacios en los que se encuentran erigidos los monumentos, mediante la aplicación de una serie de objetivos que comprenden:

  1. Diseñar y poner en funcionamiento un plan de seguridad, resguardo, protección y preservación de la estatuaria del municipio Libertador.
  2. Establecer los criterios para la intervención de la ciudad, implementando unos criterios culturales en función de la utilización de esta estatuaria.
  3. Diseñar las políticas públicas sobre los bienes patrimoniales para garantizar su conservación, protección y preservación.
  4. Elaborar y llevar a cabo una campaña de educación ciudadana para la conservación de los bienes patrimoniales del municipio.

Carrillo manifestó que la estatuaria no debería ser privada de su funcionalidad, por lo que expuso una serie razones por las cuales no se debería considerar la reubicación.

“Reubicar las estatuas de Mérida crearía un medio de restricción diferente al de la vida real y no se facilita la recuperación de la memoria activa fundamental para la consolidación de una cultura nacional”. Luis Carrillo, estudiante de posgrado de Museología de la ULA.

El coordinador de la zona 2 advierte que con la reubicación “se pierde la idea de que el pasado está con nosotros, al no estar en el entorno comunitario junto a su público, se incrementa la distancia entre estas y el público, por lo que habría que implementar todo un mecanismo de difusión para que las personas puedan visitar los espacios donde van a estar estas obras reubicadas”.

Y enfatiza: “La reubicación diluye el poder de los efectos y el temor a la pérdida irremediable de patrimonio escultórico de recurrir a sustitutos. Ese es otro efecto. Si nosotros sustituimos la obra por una réplica qué pasa allí ¿Cuál sería el efecto? Los espacios donde se exhiben están situados en la convergencia de tres dominios: el mundo real, de donde proviene, el medio creado por la exhibición y la esfera imaginaria. Limitar ese esquema supone la ruptura del espacio físico y el impacto colectivo de la ciudadanía”.

La propuesta del grupo de la Zona 2 posee las siguientes etapas o fases:

  • Primera etapa: diseñar estrategias y mecanismos de seguridad permanente las veinticuatro (24) horas del día de las estatuas de Mérida, realizando alianzas con las fuerzas de seguridad del Estado, así como la ejecución de las experticias de rigor para ubicar las cadenas de responsabilidades de grupos irregulares que se dedican al tráfico y comercialización ilícita del bronce. Implementando también una campaña de concientización ciudadana dando a conocer los daños ocasionados al patrimonio mueble ubicado en plazas, parques y zonas públicas de la ciudad serrana.
  • Segunda etapa: establecer alianzas con la Corporación Merideña de Turismo (Cormetur), a fin de poner a disposición el personal obrero para el mantenimiento de las plazas, parques y espacios públicos donde están ubicadas las obras escultóricas, así como la formación de guías de turismo. Adecuar los espacios cercanos al área de los monumentos con la reparación de la luminaria, recolección de desechos sólidos, malezas, desalojo de indigentes y en caso tal, implementación de un sistema de seguridad.
  • La tercera etapa: crear una brigada especial de seguridad patrimonial con sede en Mérida y con formación en el reconocimiento, valoración y protección del patrimonio cultural venezolano.

Entre las acciones, han contemplado la recuperación de los espacios en la que se involucre a las comunidades, seguridad en todos los espacios públicos, renovación del lenguaje visual para la indicación de la ruta, y la formación de talento humano. La realización de  actividades con opciones atractivas y recreacionales de integración física dentro del espacio, la ciudad y el tránsito. Diseño de carteles informativos con cintas amarillas en los lugares con ausencia de las esculturas o placas en el sitio, para generar un ruido visual en donde la ciudadanía tome conciencia sobre lo que ha estado sucediendo con las obras. Y por último, una campaña de difusión, de mass media, redes sociales y la implementación de una página web interactiva donde la comunidad pueda formular denuncias de lo que está sucediendo.

 

Anuncios

3 Comments on Estatuas de Mérida, un patrimonio en extinción que proponen reubicar en hoteles y colegios

  1. Buenas noches, quería hacer una corrección: el busto del Coronel Antonio Rangel se encuentra ubicado en la plaza que lleva su nombre, adyacente a la Iglesia del Llano- Parroquia: El llano y la estatua que se encuentra en el Parque de Las Madres es la de María de La Concepción Palacios y Blanco. Geóg. Carmen Durán

Deja un comentario

IAM VENEZUELA

A %d blogueros les gusta esto: