Lo más reciente

En riesgo de perderse colección con piezas de 9000 años del Museo Arqueológico de Mérida

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

Vista general de la exposición Mérida, Sociedad y Cultura, en el Museo Arqueológico de Mérida. La inflación evaporó el modesto presupuesto de esta institución de la ULA. Foto Samuel Hurtado Camargo, mayo 28 de 2018.

El Museo Arqueológico de Mérida Gonzalo Rincón Gutiérrez paralizó sus proyectos de investigación y está a punto de cerrar sus puertas al público. Sus colecciones, con piezas de más de 9000 años de antigüedad, corren el riesgo de desaparecer. Su presupuesto anual operativo es de Bs. 3.000.000, poco más de un dólar.

Samuel Leonardo Hurtado Camargo. @hurtadosamuel. 17/6/2018.

Mérida, estado Mérida. Las colecciones del Museo, con objetos de más de 9000 años del Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez, de Mérida, están en riesgo de desaparecer y la institución a punto de cerrar sus puertas al público. La hiperinflación pulverizó el modesto presupuesto del museo universitario (Universidad de Los Andes, ULA), por lo que es materialmente imposible continuar con las operaciones, según los profesionales encargados del ente académico y museístico.

El pasado mes de mayo el coordinador del museo, antropólogo Lino Meneses Pacheco, informó a través del portal de prensa de la Universidad de Los Andes (prensa.ula.ve) que la institución había paralizado sus proyectos de investigación y actividades comunitarias por encontrarse en una grave crisis presupuestaria, cuyos ingresos, bajo la inflación vivida en el país, no garantizaban su pleno funcionamiento.

Un presupuesto que se desvanece con la hiperinflación

Para el año 2018 la Universidad de Los Andes le asignó al museo un presupuesto de tres millones de bolívares, distribuidos en tres porciones de un millón cada una, las que a su vez son fraccionadas en dos partes de 500 000 bolívares. Es decir, con el 16,66 % de su presupuesto anual, durante seis meses debe tener la capacidad para administrar unos recursos que no alcanzan ni para comprar un paquete de guantes quirúrgicos.

“Estamos trabajando con las uñas” nos dice Lino Meneses, quien no duda en afirmar que gracias a la conciencia y compromiso de los 14 trabajadores, el museo ha mantenido sus puertas abiertas. “Ahorita –sostiene – no tenemos para imprimir, no hay papel ni tinta, muchos compañeros traen de sus casas los materiales para limpiar los baños y los 1300 metros cuadrados que pertenecen al museo. Los jardines están destruidos prácticamente porque el jardinero era del rectorado, pero se fue y mira como está el jardín. Estamos en un nivel de deterioro grande”.

“La autoridades universitarias pueden decir que los sueldos son altos, pero es que nosotros no estamos pidiendo aumento ni mejoramiento del salario, que también es importante. El problema es que no tenemos recursos para funcionar, que son las partidas 402, 403, y 404, correspondientes a equipamiento, servicios, materiales y viáticos” dice Meneses.

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

Desde 2009 está la misma exposición en la sala central del Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez, de Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, mayo 28 de 2018.

Tras el déficit presupuestario, la exposición central no se ha cambiado desde 2009. El Boletín Antropológico ya no se edita en papel y desde el año 2014, el museo no abre sus puertas los días feriados ni los fines de semana. La guiatura que estaba en manos de los estudiantes de la Universidad de Los Andes bajo la modalidad de beca trabajo ya no se está realizando precisamente porque el pago de 300 000 bolívares mensuales no ha sido un incentivo suficiente para que los estudiantes recurran a esta opción. Por otra parte, en lo que va de año no han podido hacer el monitoreo al parque paleoarqueológico del Llano del Anís, ubicado en la población Chiguará (municipio Sucre del estado Mérida) pues el vehículo asignado -un Jeep de 1985- está paralizado porque no tiene batería.

“No es un simple museo, es un centro de investigación”

Por donde se le mire, el futuro es sombrío para el Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez. La institución, con más de tres décadas de existencia, fue fundada en 1986 en homenaje a uno de los profesores del Departamento de Sociología y Antropología de Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad de Los Andes. Al subir las escaleras que conducen al patio central del museo, en la misma sede del edificio del rectorado de esa casa de estudios –muy cerca de la plaza Bolívar-, desconsuela el aspecto tétrico del jardín, otrora uno de los más hermosos, hoy sin podar porque su jardinero se sumó a la miríada de venezolanos que emigran en busca de oportunidades. El Bolívar de mármol levantado allí en 1930 luce un rostro lastimero. Ennegrecido por el tiempo, parece también querer marcharse.

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

El jardín del Museo Arqueológico de Mérida, otrora hermoso, muestra señales de abandono. Foto Samuel Hurtado Camargo, mayo 28 de 2018.

En su oficina, ubicada en el área antigua del histórico edificio rehabilitado por el arquitecto Manuel Mujica Millán, el coordinador del museo recalca que desde sus inicios hasta la actualidad la institución no solo custodia un importante patrimonio arqueológico venezolano, sino que es un reconocido centro de investigación por excelencia. “Este, afirma el antropólogo, no es un simple museo donde acuden las personas para el deguste o conocimiento del patrimonio cultural, sino un espacio de investigación arqueológica, etnológica y bioantropológica”, con proyectos hacia la cuenca del Lago de Maracaibo, el piedemonte andino barinés y los Pueblos del Sur.

En la institución museística funciona un laboratorio de conservación y restauración, y el laboratorio de arqueobotánica, el único en el país donde se realizan estudios con almidón y polen arqueológico sobre plantas útiles, cuyas investigaciones por ejemplo han arrogado la existencia de más de 110 variedades de papa nativa en la entidad merideña.

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

Estand con ejemplares del Boletín Antropológico y publicaciones del Museo Arqueológico de Mérida. Foto Samuel Hurtado C., mayo 2018.

Además, en el museo se imparte el doctorado en Antropología y una maestría en Etnología, y cuenta con una de las pocas publicaciones arbitradas e indexada que salen regularmente en Venezuela como lo es el Boletín Antropológico, con 95 números en su haber, de amplia consulta en los portales de Latindex, Clase, Revencyt, Redalyc, Emergyn Source, Citation Index , el cual aborda temáticas vinculadas con la antropología sociocultural, bioantropología, antropolingüística, arqueología y patrimonio, historiografía, ambiente y biología.

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

Los corredores del Museo Arqueológico de Mérida son empleados para exposiciones temporales. Foto Samuel Hurtado Camargo, mayo 2018.

“Es decir –reitera Meneses-, no es simplemente un museo, sino un centro de investigación que tiene la expresión de sus investigaciones hacia una sala de exposición central que se llama Mérida, Sociedad y Cultura y en los otros espacios donde se realizan exposiciones temporales. Por lo que al paralizar sus labores, se atentaría con una parte del quehacer científico y cultural del país”.

Los apagones dañan equipos cruciales

De acuerdo a un estudio realizado por Marienela Enrique Guerra, encargada del Laboratorio de Conservación y Restauración, en relación con el microclima que rodea a las colecciones, se han distinguido tres áreas bien diferenciadas dentro de la sede del Museo Arqueológico: la sala permanente o central, el área de exposiciones temporales (los pasillos) y almacén o depósito, hecho que permite “tomar las medidas correspondientes sobre los objetos arqueológicos cuando se realiza el montaje de una exposición o su resguardo”.

Sin embargo, hay situaciones que han escapado de las manos del personal del museo. A raíz de los sucesivos cortes de electricidad o apagones ocurridos en los últimos años, parte de los equipos que permitían mantener el microclima adecuado para garantizar la conservación de las colecciones dejaron de funcionar, en especial los del control de la humedad relativa (deshumidificadores) hecho que ha puesto en alerta a los trabajadores ya que la región de los Andes “es una zona excesivamente húmeda”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hoy solo quedan dos deshumidificadores. Se localizan en la sala permanente por ser esta el sitio de mayor inestabilidad en cuanto a la temperatura y la humedad. En dicha sala el sistema de iluminación funciona a medias. Al mirar el techo se aprecian algunos sócates desprovistos de lámparas de luz halógena o fluorescente, que ayudan a controlar la temperatura. La razón, el alto costo para adquirirlos. Asimismo, la mayoría de los inyectores y extractores de aire llegaron a su vida útil. A la lista se agrega el deterioro de los equipos de computación y fallas en el sistema de almacenamiento digital. Los dos discos duros existentes han superado sus capacidades, por lo que se corre el riesgo de la pérdida irreversible de la información y datos relacionados con las colecciones.

Innovaciones en medio del caos

A fin de rendir al máximo los pocos ingresos que recibe el Museo Arqueológico de Mérida, el personal ha desarrollado un conjunto de estrategias que les ha permitido sobrevivir en medio de la crisis. En el caso del Boletín Antropológico, sus últimas ediciones han sido en formato digital. Su diseño y diagramación, que anteriormente era pagado a un diseñador gráfico, ahora es realizado por los mismos trabajadores de la institución. En cuanto al depósito, han transitado hacia un cambio en la forma de almacenamiento de las colecciones, sustituyéndose los estantes de madera por otros metálicos.

En las últimas exposiciones temporales se han reutilizado el mobiliario y materiales de las anteriores exposiciones, lo que les ha permitido ahorrar algunos costos. Igualmente, los tiques de entrada ya no se imprimen. Pero no es suficiente.

Patrimonio único en Venezuela

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

Momia hallada en el páramo de San Rafael en Mérida. Museo Arqueológico de Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, mayo 2018.

El Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez resguarda más de 6000 piezas organizadas de acuerdo a sus características en cuatro grandes secciones: la arqueológica, que procede de distintas regiones del país (Amazonas, Barinas, Mérida, Monagas, Lara, Trujillo, Zulia) producto de las variadas investigaciones realizadas en distintos momentos, como las efectuadas en los años sesenta por los arqueólogos Mario Sanoja e Iraida Vargas  cuando eran profesores de la Universidad de Los Andes, entre las que destacan las excavaciones en el valle de Quíbor.

Dentro de la colección arqueológica el museo posee una momia y los únicos textiles prehispánicos conservados en Venezuela, localizada en el sector Matabute I del páramo de San Rafael en Mérida. Igualmente custodia piezas arqueológicas relacionadas con el Pleistoceno (2500 m.a – 10.000 a.C) procedentes de la India, resultado de las investigaciones realizadas por el profesor Jorge Armand en Dukari Nadi.

En la sección Paleontológica se conservan restos de baba fosilizada de Mérida del pleistoceno y restos de un mastodonte (elefante) obtenido de las excavaciones en el sitio del Llano del Anís, y expoliadoras que impactaron los huesos de ese animal, lo que evidencia la presencia de grupos humanos en la Cordillera Andina hace más de 9000 años. Por su parte, en la sección Mineralógica-Geológica se encuentran rocas, minerales y fósiles coleccionados en su mayoría por Emilio Menotti Spósito (1891 – 1951) que corresponden a África, Asia, Europa y América del Sur. En la sección Etnográfica, se coleccionan piezas procedentes de Amazonas, la Cordillera de Mérida y la Sierra de Perijá en el estado Zulia.

“Tenemos la responsabilidad histórica con las colecciones”

Desde el punto de vista patrimonial, el Museo Arqueológico de Mérida resguarda una “riquísima” colección representativa de nuestros pueblos originarios. Por suerte, el almacén o depósito posee un microclima más “amigable” para la conservación de las colecciones, pero al no contar con el equipamiento indispensable para asegurar su preservación en el tiempo ha conllevado a la implementación de un monitoreo permanente del lugar, ya que al ser bienes no renovables, al deteriorarse no se pueden recuperar.

Para Lino Meneses la situación de la museología en Venezuela es crítica, “es una verdad que está ahí. Pero más crítica es la conservación de las colecciones patrimoniales de los museos. Yo no me quiero imaginar un museo que necesite aire acondicionado para almacenar su colección. Yo no me quiero imaginar un museo cuyo curador, los responsables de los registros e inventarios y depósitos hayan renunciado porque los sueldos no les alcanzan. ¿Qué va a pasar con las colecciones?”.

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

El antropólogo Lino Meneses considera perentorio unir esfuerzos para solventar la crisis museística del país. Museo Arqueológico de Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, mayo 2018.

“Tenemos la responsabilidad histórica, en especial con las colecciones” puntualiza el entrevistado, y más adelante agrega: “nosotros podemos parar la investigación o cerrar las exposiciones, pero hay que conservar los bienes patrimoniales que están bajo nuestra custodia, porque a fin de cuenta esos bienes son de la república, no de la institución”.

Asimismo, advierte el antropólogo que si no se garantizan las condiciones mínimas de almacenamiento se corre el riesgo que se activen las sales solubles que tienen la mayoría de las piezas arqueológicas, por lo que es probable que los hongos empiecen a actuar, ocasionando un daño irreversible a las colecciones.

Falta de conciencia y “vergüenza étnica”

El artículo 99 de la Carta Magna establece la responsabilidad del Estado en garantizar los medios que contribuyan al enriquecimiento y conservación del patrimonio cultural, pero ante la situación actual del museo, Lino Meneses señala: “nuestros gobernantes, bien sea del ejecutivo nacional, regional y local, inclusive los de nuestra universidad no tienen conciencia del valor de las colecciones patrimoniales que tenemos”.

Según Meneses, el hecho obedece a un proceso más complejo de la sociedad en general, vinculado con la vergüenza étnica, en la que prevalece la concepción de que los únicos que han producido piezas arqueológicas significativas son los de las grandes civilizaciones como los aztecas, los mayas y los incas. “Cuestión que es falsa y esas posiciones se mantienen en nuestros gobernantes en todos los niveles, es una vergüenza étnica que viene asociada por los problemas de la educación con múltiples eventos políticos ideológicos que han hecho ver que nuestras sociedades no produjeron nada importante. Pero aquí en la sociedad andina hay momias, textiles, tenemos sitios arqueológicos importantísimos del siglo V, tenemos sitios paleontológicos que son de finales del pleistoceno, la megafauna de El Llano El Anís, que tiene más de 9000 años de antigüedad, son apenas unos ejemplos de la riqueza patrimonial que tenemos”.

Colofón

Museo Arqueológico de Mérida. Patrimonio arqueológico de Venezuela en peligro.

Ojalá cambie el tétrico semblante del Bolívar de mármol situado en el patio central del Museo Arqueológico (ULA) de Mérida. Foto Samuel Hurtado C. mayo  2018.

Para el año 2013, según datos aportados por el Sistema Nacional de Museos y el Observatorio Iberoamericano de Museos (Ibermuseos), Venezuela poseía 240 museos. De esas instituciones… ¿cuántas quedarán para el año 2022, cuando culminará la celebración de la llamada Década del Patrimonio Museológico 2012 – 2022? Esta iniciativa, de la que nuestro país forma parte, conmemora los cuarenta años de la Declaración de la Mesa Redonda de Santiago de Chile sobre la museología social. Ojalá el Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez sobreviva a esta crisis y todos nos sumemos a la fiesta en 2022, ojalá que podamos cambiarle el semblante al Bolívar de mármol apostado en el jardín del museo. Por ahí dicen que ¡Juntos podemos!

Fuentes consultadas

Antomarchi, Catherine; Michalski, Stefan y Pedersoli Jr, José Luiz.  Guía de gestión de riesgos para el patrimonio museológico. Ibermuseos, Iccrom, Instituto Canadiense de Conservación, 2017, 122 pp.

Dávila, José Ramón. Falta de recursos paraliza proyectos de toda índole del único museo arqueológico universitario de Venezuela (14 de mayo de 2018). En prensa.ula.ve, 14 de mayo de 2018.  https://goo.gl/Crn8dR. Consultado el 16 de mayo de 2018.

Década del patrimonio museológico. En Ibermuseos.com, https://goo.gl/hSofhA. Consultado el 1 de junio de 2018.

Gordones Rojas, Gladys, y Meneses Pacheco, Lino. De la arqueología en Venezuela y de las colecciones arqueológicas venezolanas. (Colección Bicentenario) Fundación Centro Nacional de Historia, Caracas, 209, 112 pp.

Gordones Rojas, Gladys, y Meneses Pacheco, Lino. Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez y Parque Peleo-arqueológico del Llano del Anís: una experiencia comunitaria en el manejo del patrimonio histórico-cultural. En Museos.ve. Número 7, año 1, febrero 2012. Sistema Nacional de Museos, Caracas, pp. 5 – 8.

Meneses Pacheco, Lino. Coordinador del Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez. Entrevista realizada el 28 de mayo de 2018.

Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez. En vereda.ula.ve, https://goo.gl/NwtiMb. Consultado el 1 de junio de 2018.

Mejías Guiza, Annel. Estadísticas del Boletín Antropológico (2 de febrero de 2016). En Boletín Antropológico, https://goo.gl/riZ5pi. Consultado el 8 de junio de 2018.

Observatorio Iberoamericano de Museos. Panorama de los museos en Iberoamérica. Estado de la cuestión. Ibermuseos, 2013, 164 pp.

Sánchez, Ramiro. Museo arqueológico ULA: 30 años haciendo historia. En prensa.ula.ve, 8 de julio de 2016. https://goo.gl/BtC3Q8.    Consultado el 2 de junio de 2018.

Varios Autores. Catálogo de piezas arqueológicas. Museo Arqueológico Gonzalo Rincón Gutiérrez / Universidad de Los Andes, Mérida, 2006, 120 pp.

Contenido relacionado

Edificio del rectorado de la ULA, emblema de Mérida

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: