Lo más reciente

Inician campaña para reubicar el Cruz-Diez del aeropuerto de Mérida

Los dueños de la famosa posada de Mérida Xinia y Peter abrieron en su cuenta de Instagram una campaña para reubicar la obra «Inducción cromática merideña», del maestro Carlos Cruz-Diez, situada en el aeropuerto Alberto Carnevali. La iniciativa responde a un viejo clamor del gentilicio emeritense. 

Nilda Silva Franco. 14/8/2019.

Una encuesta a través de Instagram, iniciada por la cuenta @XiniayPeter, plantea restaurar y reubicar la obra de Carlos Cruz-Diez Inducción cromática merideña (1997) que enaltece el aeropuerto Alberto Carnevali, de la ciudad de Mérida, capital del estado andino en el occidente de Venezuela.

Viejo clamor merideño

La reciente iniciativa, que comenzaran este agosto los dueños de una de las posadas más famosas de Mérida, no es nueva. Pero con el apoyo del Taller Cruz-Diez y cientos de usuarios de Instagram, reactiva el viejo clamor merideño de que la obra sea perentoriamente restaurada y reubicada para su preservación.

“Toda obra de arte en el espacio urbano se convierte en un patrimonio espiritual para sus habitantes”. Carlos Cruz-Diez.

Xinia Camacho comenta que desde hace tiempo no solo ellos, sino distintas personalidades y organizaciones emeritenses se han preocupado por el rescate de la obra: “Desde el año 2015 nos hemos dirigido a los organismos competentes, a la Fundación Carlos Cruz Diez y a los artistas merideños. Y ahora que Valentina Quintero se hace eco de nuestra  inquietud, vemos una reacción importante de los venezolanos en general”.

Se activan las redes

Efectivamente, una influenciadora como Quintero (@valendeviaje) dio un espaldarazo a la referida campaña, que en la tarde del 14 de agosto ya cosechaba 9285 Me gusta en la referida red social: «El caso es que @xiniaypeter se han empeñado en rescatar la obra, movilizar gente, hacer contacto con el taller del artista, conseguir fondos y lograr que los merideños rescaten el regalo que les hizo el maestro Cruz Diez hace más de dos décadas».

Y aupaba: «Quienes deseen sumarse al rescate, por caridad pónganse en contacto con @xiniaypeter, dueños de la posada del mismo nombre, amorosos merideños después de tantos años abrazados por esas montañas. Los apoyo en lo haga falta mientras sigo #sembradaenvenezuela«.

Carlos Cruz Delgado y Carlos Cruz-Diez en La Boucherie, París, 1980. Foto www.cruz-diez.com

En la renovada campaña contactaron con Carlos Cruz Delgado, hijo del maestro, para pedir el apoyo del Taller Cruz-Diez: “Ellos serían las personas idóneas para la restauración y reubicación (en lo que insisto) ya que tienen el proyecto original y todo lo necesario para realizarlo”, refiere Camacho.

Intentan con esta iniciativa crear un fondo con aportes de ciudadanos, personalidades, organizaciones culturales y empresas privadas, tanto dentro como fuera del país, para costear la rehabilitación de la pieza: “Deseamos unir los esfuerzos de quienes de alguna manera han manifestado, elaborado y proyectado el trabajo necesario para aprovechar lo que ya se adelantó en estos últimos años”.

Deterioro acumulado de la pieza

Esta obra del maestro de arte cinético Carlos Cruz-Diez (Caracas 1923 – París 2019) presenta un marcado deterioro de cinco de sus nueve prismas, desprendimiento de láminas, óxido generalizado, filtraciones y pérdida de la calidad cromática.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Además del mal estado de la instalación, su visual está parcialmente tapada por hangares privados construidos en 2010. Este hecho contraviene expresamente la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural (1993) y las mismas indicaciones del Instituto del Patrimonio Cultural, IPC.

Inducción cromática merideña, obra de Carlos Cruz Diez, del aeropuerto de Mérida, Venezuela. Patrimonio cultural en peligro.

Los hangares de avionetas privadas, del aeropuerto Alberto Carnevali de Mérida, obstruyen la visual de la obra de Carlos Cruz-Diez. Foto Carlos García, 2018.

Ya en el año 2007 el IPC advertía en su Catálogo del patrimonio cultural venezolano el «mal estado de conservación» de la instalación artística: “Debido a la falta de mantenimiento y cambio del sistema eléctrico la obra ha visto reducido su realce nocturno, además de haber perdido segmentos importantes de su constitución física”.

No solo se hizo caso omiso al requerimiento del ente rector de preservar el Cruz-Diez, sino que tres años después se construyeron 12 hangares que obstaculizan la apreciación de la obra de arte, anulando el juego que propuso el maestro del Op Art entre su pieza y el espectador.

La posición del maestro Cruz-Diez

El mismo Cruz-Diez comentaba en nuestro reportaje El Cruz-Diez del aeropuerto de Mérida se queda sin colores (9 de marzo de 2018), que “Esa obra puede ser trasladada al lado opuesto de donde se encuentra actualmente. Es más, fue para ese lugar que la diseñé, pues tiene una mayor visual en el aeropuerto y se integra más en el espacio urbano. Circunstancias de la época, obligaron a la actual ubicación”.

Pero las normas de seguridad del INAC no permiten la movilización de la pieza a otros espacios del aeropuerto, nos explicaba Antonio Patiño como Coordinador de Operaciones de la terminal aérea de Mérida: «Las áreas verdes que bordean la pista de aterrizaje son paños de seguridad, espacios habilitados en casos de emergencia, para que las aeronaves pueden desplazarse o maniobrar. Por tanto, no debe existir ninguna construcción que obstaculice el libre tránsito aeronáutico”.

Proyectos sin ejecutar

El Cruz Diez del aeropuerto Alberto Carnevali de Mérida sigue-oxidándose y sus láminas se acumulan en el suelo. Foto archivo IAM Venezuela_Carlos García, marzo de 2018.

Entre los años 2010 y 2013 la Fundación para el Desarrollo de la Cultura del Estado Mérida (FUNDECEM), la Comisión del Patrimonio Histórico de la alcaldía y los miembros del AeroClub de Mérida, diseñan un proyecto para la restauración y reubicación de los prismas, sobre esto expone Federico Ferri miembro del AeroClub: “El proyecto estaba elaborado, teníamos a disposición todos los materiales, maquinarias, un grupo de profesionales y expertos para llevar a cabo este plan de acción”.

Solo hacía falta sumar voluntades y establecer acuerdos para un bien común: “Incluso ubicamos el taller de latonería que fue el encargado de pintar los prismas, hasta tenemos los códigos de los colores originales”

Para este proyecto se pensó en la posibilidad de movilizar la obra dentro de los espacios del aeropuerto, considerando tres propuestas: ubicarla hacia las cabeceras de la pista, elevar los soportes de aluminio para que pudieran apreciarse por encima de los hangares, o disponerlas a un costado hacia la zona de la Av. 16 de Septiembre. Evidentemente el proyecto no llegó a nada.

Honrar a Cruz-Diez 

La restauración y reubicación de Inducción cromática merideña debe contar con el aval del IPC, institución que rige lo relacionado con el patrimonial cultural del país. A juzgar por la reacción masiva a la iniciativa de XiniayPeter, el anhelo de rehabilitación está de nuevo sobre la mesa. 

Ahora es un buen momento, comenta Xinia: “La desaparición física del maestro Cruz Diez, el pasado 28 de julio, ha removido los corazones. Es hora de reconocer su obra”.

Sería un magnífico homenaje de la ciudad de Mérida al maestro mundial del arte cinético

Carlos Cruz-Diez, artista venezolano de cinetismo y arte óptico.

«La vida es un proyecto, cuando se acaba el proyecto, se acaba la vida», diría Carlos Cruz-Diez. Foto ADAG.

Nota actualizada con entrevista a Xinia Camacho el 15 de agosto de 2019. 

Fuentes consultadas

Camacho, Xinia. Dueña de la posada XiniayPeter, promotora de la campaña pro rehabilitación de la obra de Cruz-Diez en el aeropuerto de Mérida. Entrevista realizada vía correo electrónico el 14 de agosto de 2019.

Velásquez, Francis. El Cruz-Diez del aeropuerto de Mérida se queda sin colores. En IAM Venezuela, 9 de marzo de 2018. Consultado el 14 de agosto de 2019.

@xiniaypeter. En Instagram. Consultado el 14 de agosto de 2019.

@valendeviaje. En Instagram. Consultado el 14 de agosto de 2019.

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: