Lo más reciente

Monumento al perro Nevado, la mascota mártir de El Libertador

El imponente monumento al perro Nevado, en el municipio Rangel, de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela. Monumento al perro Nevado.

El imponente monumento al perro Nevado, en el municipio Rangel, de Mérida. Foto Tapuey.com.ve

El monumento al perro Nevado en Mérida, es uno de los pocos que en Venezuela se erigieron a la mascota mártir de Simón Bolívar. De raza mucuchíes, fue regalado por un hacendado merideño a El Libertador en junio de 1813. Es el Perro Nacional de Venezuela desde 1964 y su monumento declarado bien de interés cultural de la nación en 2006.

Nombre: monumento al Perro Nevado.

Año: siglo XX.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / inmueble.

Administrador custodio o responsable: alcaldía del municipio Rangel, Mérida.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Entre tanta estatua de prócer tenía que haber en la iconografía nacional venezolana un monumento a Nevado, el perro que participó, y murió, en la épica Batalla de Carabobo, defendiendo a Bolívar, dicen.

En el monumento que se levantó en Mérida a la heroica mascota está representada la lealtad y la nobleza de Nevado, pero también de todos los perros con esos valores inherentes a su perruna naturaleza.

El panegírico de piedra y mármol está ubicado frente a la carretera trasandina en el sector Moconoque, lugar donde estuvo la hacienda de don Vicente Pino quien, según la historiografía patriótica, fue quien le regaló cachorro de raza mucuchíes a El Libertador a pedido de su pequeño hijo Juan José después de la Batalla de Niquitao, durante su triunfal Campaña Admirable.

La épica del perro Nevado

Refiere el portal oficial Albaciudad.org que «el perro toma su nombre de la población andina por donde pasó Bolívar en junio de 1813, en el marco de la Campaña Admirable, donde le fue obsequiado un joven ejemplar de esta raza al que bautizó Nevado«. Este medio suscribe:

Está documentado el amor que profesó Bolívar hacia este animal al cual convirtió en su compañero y al que alimentaba de su propia mano. Fue mascota del ejército Libertador e incluso llegó a ser prisionero de guerra al ser apresado por el bando realista comandado por José Tomás Boves, del cual logró escapar, en la Batalla de La Puerta. Ocho años después de su encuentro, Nevado murió atravesado por una lanza en la Batalla de Carabobo, el 24 junio de 1821.

El indio Tinjacá cuidaba del famoso canino, a quien los oficiales de El Libertador apodaban «El edecán del perro». Cuenta el ilustre don Tulio Febres Cordero que Tinjacá también murió en la Batalla de Carabobo mientras intentaba rescatar al perro mártir.

Para honrar la  estirpe de la mascota se fundó en 1961 el club social para la preservación de su raza, para la cual se estandarizaron las características fenotípicas y prácticas apropiadas a la cría de esta raza. Nevado y su raza sería reconocido como el Perro Nacional de Venezuela tres años después, en 1964.

Perro Nevado, de la raza mucuchíes, como este cachorro. Foto Mascotarios.

Cachorro de mucuchíes. Foto Mascotarios.

El origen de la raza mucuchíes

La raza mucuchíes comenzó a perfilarse hace más de cuatro siglos, cuando los conquistadores españoles se adentraron en la cordillera andina y comenzó el cruce de perros como el mastín de los Pirineos, mastín español, pastor de atlas y gran pirineo, traídos a América para pastorear ovejas.

«Como todo perro de montaña, el mucuchíes es de gran tamaño, atlético, robusto, imponente y de mirada profunda. Son de andadura ágil, armónica, libre, elástica, potente y de pasos amplios. Es un perro inteligente y valiente. Posee una gran energía e instinto de vigilancia, siempre en estado de alerta. Suele ser muy manso y defensor de sus protectores, pero desconfiado y fiero con extraños. Es obediente y vivaz», detalla la página web de la Misión Nevado.

Su principal característica es su tamaño y pelaje. Predomina el fondo blanco, sobre el cual puede presentar manchar negras, marrones, grises, beis o atigradas. Épica, identidad y ternura tras la historia del perro Mucuchíes (AVN).

Descripción

Este monumento está construido en varios niveles por lo cual su acceso es a través de escaleras, tiene una plaza central con bancos y al centro se exhibe el monumento que consiste en una plataforma elevada de forma cuadrada de 1,5 metros cuadrados sobre la cual se encuentra de tamaño natural las esculturas del perro Nevado y del señor Pino.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En su frontal tiene una enorme placa conmemorativa que dice:

“Conmemora la entrega a Bolívar de perro Nevado por el niño Juan José Pino a pedido de su padre, don Vicente Pino y el nombramiento del indio Tinjaca como edecán del perro, hecho ocurrido en junio de 1813 , según la leyenda histórica de don Tulio Febres Cordero.
Monumento al perro Nevado. Patrimonio cultural del estado Mérida, Venezuela.

Placa conmemorativa en el monumento al perro Nevado. Foto Rjcastillo / Creative Commons, febrero de 2013.

Este relato nos cuenta de un fiel perro de raza muchuchíes y su edecán, quienes compartieron con el Libertador hasta el 24 de junio de 1821 en la batalla de Carabobo, cuando el perro Nevado muere de un lanzazo, al atacar a la caballería realista como una fiera indómita que al calor de la batalla se avalanza contra los enemigos de su amo. El Libertador lo despide “con una lágrima de pesar profundo… el hermoso perro Nevado era digno de aquella lágrima”…

Valores patrimoniales

El monumento al perro Nevado es una de las pocas esculturas que en Venezuela le rinden tributo a un perro, en este caso la mascota que fuera regalada al Libertador Simón Bolívar. Más allá de la anécdota histórica dentro del martirologio nacional, la obra honra ayer y hoy la creciente sensibilidad social por este animal de compañía.

Nevado representa la nobleza, lealtad, y amistad incondicional de todos los perros de Venezuela y el mundo, cuya apreciación en el país se patenta en las numerosas oenegés dedicadas a la protección de estos animales domésticos, tengan “charretera” o no, así como la activa presencia de estas en las redes sociales.

El monumento fue registrado por el Instituto del Patrimonio Cultural como bien cultural de la nación en el I censo del patrimonio cultural venezolano, municipio Rangel, estado Mérida, y asentado en su Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2010, municipio Bolívar del estado Mérida.

Situación actual

En regular estado de conservación.

Ubicación

Sector Moconoque, Moconoque, estado Mérida.

Fuentes consultadas

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2006, municipio Rangel, estado Táchira. Instituto del Patrimonio Cultural.

Épica, identidad y ternura tras la historia del perro Mucuchíes. En AVN / Albaciudad.org, 7 de noviembre de 2018. Consultado el 6 de junio de 2019.

González, Julia. Nevado, El perro mucuchíes de Simón Bolívar. En curiosidades-historia.blogspot.com, 14 de febrero de 2011. Consultado el 16 de agosto de 2017.

Nevado (perro). En Wikipedia.org. Consultado el 16 de agosto de 2017.

Esta nota se publicó originalmente el 20 de agosto de 2017. Fue actualizada el 10 de junio de 2019.
Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: