Lo más reciente

El monumento a Cristóbal Mendoza honra la civilidad venezolana

El monumento a Cristóbal Mendoza en Mérida (capital de Mérida, Venezuela) constituye un tributo al primer presidente del país (1811) y uno de los jurisconsultos, periodistas y escritores más ilustres del período de la Independencia.

Cara frontal y lateral derecho del monumento a Cristóbal Mendoza. Mérida, Venezuela. Foto Samuel Hurtado Camargo, marzo 19 de 2019.

Cara frontal y lateral derecho del monumento a Cristóbal Mendoza. Mérida, Venezuela. Foto Samuel Hurtado Camargo, marzo 19 de 2019.

Nombre: Monumento a Cristóbal Mendoza.

Año: 1971.

Autor: original de Andrés Pérez Mujica (1873 – 1920). Réplica: autor desconocido.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / Mueble. Monumento en espacio público.

Administrador custodio o responsable: alcaldía del municipio Libertador.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

El retorno del héroe a Mérida

En 1971, año del sesquicentenario de la Batalla de Carabobo (24 de junio de 1821), gesta que marcó el fin de la guerra de Independencia en Venezuela, la gobernación del estado Mérida, dirigida por Germán Briceño Ferrigni (1932-1999), organizó una serie de actividades para conmemorar la referida fecha patria. Entre ellas, se inauguró una estatua pedestre en homenaje al prócer civil José Cristóbal Hurtado de Mendoza (1772 – 1829), mejor conocido como Cristóbal Mendoza, quien fuera primer presidente de Venezuela en 1811 y gobernador de la provincia andina en 1813.

La escultura broncínea, donada por el ejecutivo y pueblo del estado Trujillo, ciudad natal del héroe, se levantó en una redoma de la entrada norte de la urbe, en el sector de la Vuelta de Lola. Aunque los trabajos de acondicionamiento del lugar ya habían culminado para el  14 de marzo de 1971, el monumento se inaugurará varios días después, ya que se esperaba la presencia de las principales autoridades trujillanas.

Previo al evento conmemorativo, a través del periódico El Vigilante, de fecha 16 de abril, se extendió una invitación a la colonia trujillana residente en Mérida, a fin de que hicieran presencia en el “acto memorable” en el que se le rendiría tributo a “uno de los valores más claros del gentilicio trujillano”.

El monumento a Cristóbal Mendoza fue inaugurado el 24 de abril de 1971. Mérida, Venezuela. Foto diario El Vigilante, abril 24 de 1971. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

El monumento a Cristóbal Mendoza fue inaugurado el 24 de abril de 1971. Mérida, Venezuela. Foto diario El Vigilante, abril 24 de 1971. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

El acto inaugural se realizó el 24 de abril de 1971, estuvo presidido por un desfile cívico-militar que partió desde la Comandancia de la Guarnición de Mérida, -acantonada en el recién creado Batallón Justo Briceño-, la avenida Universidad hasta llegar a la entrada de la ciudad. Allí, el gobierno regional en compañía de una “distinguida delegación trujillana” procedió a la ceremonia de desvelación del monumento, en la que estuvo presente el gobernador del estado Trujillo, Alejandro Sánchez Cortez y los presidentes de la Asamblea Legislativa y Concejo Municipal de Trujillo.

En la ocasión se pronunciaron dos discursos de orden. El primero, a cargo del presidente del Centro de Historia de Trujillo, Marcos Rubén Carrillo, quien “destacó la integridad patriótica del Dr. Cristóbal Mendoza”, y el segundo, por José de Jesús Avendaño, el cual en nombre del Concejo Municipal del Distrito Libertador, expresó que saludaba con “abrazo fraterno” a los “distinguidos visitantes trujillanos” quienes hacían retornar “de ahora y para siempre” al prócer de la Independencia, que desde el “bronce inmortal, camino hacia la Universidad y las oficinas de gobierno” irradiaría su “recia personalidad”. “Mérida –apuntaba Avendaño- recibe el presente complacida y sabrá guardarlo con devoción y afecto”.

Nuevos rumbos del héroe

La estatua de Cristóbal Mendoza permaneció en la redoma homónima por tan solo veintiséis años, cuando en junio de 1997 es trasladada a un bulevar adyacente a la sede del Colegio de Abogados del Estado Mérida, localizado al sur de la ciudad. La nueva ubicación respondía a un proyecto desarrollado por la alcaldía de Libertador en el que se tenía previsto levantar un monumento en honor a las Cinco Águilas Blancas en la entrada norte de la urbe.

La decisión de reubicar el monumento de Cristóbal Mendoza fue criticado por algunas personalidades merideñas. Sobre el particular, en el diario Frontera en su edición del 17 de julio de 1997, se dijo que “el eximio jurista y político” Cristóbal Mendoza, debió sentirse “como expulsado del lugar que la ciudad serrana le había entregado y que ahora fue ofrecido a unas águilas que no se saben cómo serán”.

Igualmente, en el citado escrito se explicaban las peripecias sufridas por el bronce en su travesía: “Cuentan que perdió un brazo, que los cirujanos de la alcaldía no tardaron en reparar. También los colores de la estatua fueron remozados, en ese empeño de pintar todo lo que pueden para que las cosas tengan buena cara”.

Dos años después, el doctor Germán Briceño Ferrigni, en cuyo período de gobierno fue inaugurada la escultura, señaló, en un artículo publicado el 7 de marzo de 1999, que el alcalde de la ciudad había inaugurado su gestión “sustituyendo el sobrio monumento a Cristóbal Mendoza por una horrenda alegoría de las Águilas Blancas (…). Más que representar águilas, los pajarracos allí colocados parecen monstruosas gárgolas medievales y desdicen del buen gusto de una ciudad que siempre ha sido famosa por su cultura”.

Las anteriores referencias ilustran los procesos de erradas intervenciones y cambios de lugares a las que han sido sometidas algunas esculturas públicas conmemorativas de la ciudad de Mérida en el transcurso del tiempo, los cuales en la mayoría de los casos no han resultado del todo acertadas. Un ejemplo claro se evidencia con lo sucedido con el monumento a Cristóbal Mendoza, que aun cuando fue diseñado para ser contemplado en un importante espacio público de la ciudad, su traslado a la sede del Colegio de Abogados de Mérida lo obliga a ser visto solo por un selecto grupo de personas.

Descripción

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El monumento a Cristóbal Mendoza es una estatua pedestre fundida en bronce, de tamaño heroico de 200 centímetros de altura, 75 centímetros de ancho y 45 centímetros de profundidad.

La escultura sigue el modelo diseñado por el artista Andrés Pérez Mujica (1873 – 1920) localizado en el Paseo Los Ilustres de la ciudad de Caracas, de la cual existe una réplica en la plaza Cristóbal Mendoza de la población de Trujillo (1924), inaugurada originalmente en lo que posteriormente será la plaza Bolívar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Allí, el reconocido abogado y político venezolano viste a la usanza de su época (siglo XIX), con un sobretodo abrochado al frente con dos botones circulares, solapas anchas y mangas largas; camisa con alzacuellos, corbatín y vuelos en las mangas. Pantalón largo y zapatos de tacón alto. El pie izquierdo se encuentra extendido hacia adelante; en la mano derecha en posición hacia el frente sostiene la parte superior de una bastón, símbolo de mando y poder; y en la mano izquierda (doblada hacia arriba) posee un libro, reflejo de su formación intelectual.

La estatua culmina en una base de bronce de un centímetro de alto, 52 centímetros de ancho y 58 centímetros de profundidad. Esta se levanta sobre dos pedestales de concreto, ambos de forma de rectangular horizontal, de 65 x 51,5 x 66,5 centímetros y 83, 5 x 40,5 x 83,5 centímetros respectivamente, los cuales se hallan sobre una base elíptica de 183 centímetros de diámetro aproximadamente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se accede al monumento a través una caminería localizada en el costado derecho o por medio de cuatro escalones ubicados en el lateral izquierdo, en cuyo costado derecho adosada sobre una base de concreto (26/17 centímetros de alto x 61 centímetros de ancho x 50 centímetros de profundidad) se halla una placa de bronce (49, 5 centímetros de alto x 39,5 centímetros de ancho) con la inscripción: “EL MUNICIPIO LIBERTADOR / DEL ESTADO MÉRIDA AL/ DR. / CRISTÓBAL MENDOZA / 1971 / AÑO DEL SESQUICENTENARIO / DE LA BATALLA DE CARABOBO / MÉRIDA, JUNIO 1997”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el costado izquierdo hay otra placa de bronce de forma rectangular vertical (59 centímetros de alto x 49 centímetros de ancho) sobre una base de concreto (17/16 centímetros de alto x 62 centímetros de ancho x 73 centímetros de profundidad) en la que se puede leer: “LOS GOBIERNOS DE MÉRIDA Y TRUJILLO / AL DR. CRISTÓBAL MENDOZA / 1971 / AÑO DEL SESQUICIENTENARIO / DE LA /BATALLA DE CARABOBO”.

La estatua se ubica sobre un pequeño paseo-bulevar, en la que se hallan dos arbustos de singular tamaño. Dentro del mobiliario existente se observan tres bancos de concreto y cuatro postes para luminarias.

Valores patrimoniales

El monumento a Cristóbal Mendoza constituye un tributo a uno de los jurisconsultos, periodistas y escritores del período de la Independencia, cuya actuación en la gestión pública lo convierten –a decir de Eduardo García Peña- “en un modelo de vida” que todos los venezolanos debían tener como referencia.

Cristóbal Mendoza, óleo de Juan Lovera, 1825

Cristóbal Mendoza, óleo de Juan Lovera, 1825.

Mendoza es reconocido en la historiografía nacional por ser el primer presidente de Venezuela (5/3/1811), miembro de la Junta Suprema Conservadora de los derechos de Fernando Séptimo en Barinas (1810), diputado del Congreso Constituyente (1811), gobernador político de Mérida (1813), fundador del periódico El Observador Caraqueño (1824) y editor junto con Francisco Javier Yanes de la Colección de documentos relativos a la vida pública del Libertador de Colombia y del Perú, Simón Bolívar, compuesto por 22 tomos.

Mendoza tuvo destacada participación en la vida colonial y republicana de la ciudad merideña. Fue profesor de la Cátedra de Filosofía en el Colegio Seminario de San Buenaventura de Mérida (1795), germen de la Universidad de Los Andes y, durante la Campaña Admirable, organizó esfuerzos en la urbe andina para apoyar la campaña militar dirigida por Bolívar, a la cual hizo su entrada triunfal un 23 de mayo de 1813.

Por estas razones, la escultura ha sido considerada como un símbolo en el que se ratifican los estrechos vínculos de “fraterna y cordial amistad” existente históricamente entre los pueblos de Mérida y Trujillo.

Situación actual

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La estatua pedestre de Cristóbal Mendoza requiere ser sometida a un proceso de restauración. Exhibe un color verde característico reflejo del proceso de oxidación de la superficie, especialmente en la cabeza, los brazos y las manos. Se observan los remaches y uniones de la escultura.

El brazo derecho de la estatua de Cristóbal Mendoza muestra señales de intento de mutilación. Mérida, Venezuela. Foto Samuel Hurtado Camargo, marzo 19 de 2019.

Intentos de mutilación del brazo derecho de la estatua de Cristóbal Mendoza. Foto Samuel Hurtado Camargo, marzo 19 de 2019.

El bastón que poseía en la mano derecha fue sustraído y el brazo muestra señales de intento de mutilación.

El pedestal presenta fracturas y señales de prolongada humedad. Mientras que el entorno se encuentra abandonado, carece de mantenimiento y limpieza permanente; las luminarias, bancas y jardineras están vandalizadas.

Ubicación

Desde 1971 hasta junio de 1997. Redoma Cristóbal Mendoza (actual redoma de las Cinco Águilas Blancas), sector La Vuelta de Lola, final de la avenida Universidad, parroquia Milla, municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Desde 1997 hasta la actualidad: Paseo-bulevar, frente al Colegio de Abogados del estado Mérida. Sector Zumba, parroquia Juan Rodríguez Suárez, municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Fuentes consultadas

Avendaño, José de Jesús. Retorno del doctor Cristóbal Mendoza a Mérida [Discurso pronunciado por el Dr. José de Jesús Avendaño C., a nombre del Concejo Municipal del distrito Libertador del estado Mérida, con motivo de la inauguración de la estatua del Dr. Cristóbal Mendoza, en la avenida Universidad de la ciudad de Mérida el día 24 de abril de 1971]. En diario El Vigilante, p. 5. Mérida, 7 de mayo de 1971.

Briceño Ferrigni, Germán. La cabeza de Miranda. En diario Frontera, p. 4a. Mérida, 7 de marzo de 1999.

Briceño Perozo, Mario. Mendoza, Cristóbal de. En Diccionario de Historia de Venezuela / Fundación Empresas Polar. Consultado el 12 de febrero de 2019.

Cuatro obras importantes pondrán en servicio este mes en Mérida. En diario El Vigilante, p. 1. Mérida, 16 de abril de 1971.

Desfile cívico-militar en homenaje a don Cristóbal Mendoza. En diario El Vigilante, p. 1. Mérida, 23 de abril de 1971.

Distinguida delegación vendrá al homenaje a Cristóbal Mendoza. En El Vigilante, p. 1. Mérida, 23 de abril de 1971.

El cambio en marcha. En diario El Vigilante, p.7. Mérida, 24 de abril de 1971

García Peña, Eduardo. Cristóbal Mendoza. Fundación Bancaribe / El Nacional, Caracas, Biblioteca Biográfica Venezolana, vol. 124, Caracas, 2010; 99 pp.

Hurtado Camargo, Samuel Leonardo. La estatuaria pública conmemorativa de la ciudad de Mérida (1842-2006): análisis histórico. Universidad de Los Andes, Escuela de Historia (Memoria de Grado), junio 2007, 500 pp.

Imponente resultó el homenaje a don Cristóbal Mendoza. En diario El Vigilante, p. 5. Mérida, 27 de abril de 1971.

Instituto del Patrimonio Cultural. Municipio Libertador, estado Mérida, Catálogo del patrimonio cultural venezolano. Región Los Andes: ME-12, La Galaxia, Caracas, 2007; 265 pp.

Marzo 1970-1971. En diario El Vigilante, p. 5. Mérida, 14 de marzo de 1971.

Resucitó el Dr. Mendoza. En diario Frontera, p. 1a. Mérida, 17 de julio de 1997.

Una invitación obligante para la Colonia Trujillana. En diario El Vigilante, p.1. Mérida, 16 de abril de 1971.

Investigación: Samuel Leonardo Hurtado Camargo, @hurtado_samuel. Historiador y documentalista patrimonial.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: