Lo más reciente

Monumento a Alberto Carnevali, “un andino sin fronteras”

Cara frontal y lateral derecho del monumento a Alberto Carnevali. Cementerio El Espejo, Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018.
Cara frontal y lateral derecho del monumento a Alberto Carnevali. Cementerio El Espejo, Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018

El monumento a Alberto Carnevali, de Manuel de la Fuente, rompe con los cánones de las esculturas funerarias del Cementerio El Espejo, en Mérida. Una pieza broncínea donde lo simbólico-abstracto ejerce el protagonismo, cuya forma ejerce un impacto entre quienes visitan el camposanto.

Nombre: Monumento a Alberto Carnevali.

Año: 21 de diciembre de 1965

Autor: Manuel de la Fuente Muñoz (1932-2010)

Fundición: Martín González.

Tipo depatrimonio cultural: Tangible / Mueble / Monumento en espacio público.

Administradorcustodio o responsable: Alcaldía del Municipio Libertador.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Maqueta del monumento a Alberto Carnevali presentado por Manuel de La Fuente. Mérida. Foto La Opinión, 24-5-1964, p. 1. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

“Acto de justicia histórica”. Unas manos que brotan desde la tumba y se esparcen hacia el infinito llaman la atención de quienes visitan el cementerio El Espejo de la ciudad de Mérida. Es el monumento levantado a la memoria de Luis Alberto Carnevali Rangel (1914-1953), “mártir de la lucha por la democracia venezolana contemporánea, erigido en el mausoleo familiar en 1965. Su génesis de remonta un año antes, cuando por iniciativa del expresidente de la República, doctor Rómulo Betancourt (1908-1981) y con el aval favorable de Mariano Picón Salas (1901-1965), fue aprobado el proyecto artístico presentado por el destacado escultor Manuel de la Fuente Muñoz (1932-2010), propuesta que también contó con el apoyo del entonces presidente de la nación, doctor Raúl Leoni (1905-1972).

La primera piedra del monumento fue colocada el 24 de mayo de 1964, en un acto presidido por la madre del fenecido dirigente, doña Rita Rangel de Carnevali. En el homenaje estuvieron presentes, además de familiares y amigos, los diputados Rigoberto Henríquez Vera y Edilberto Moreno, y Simón Alberto Consalvi, embajador de Venezuela en Yugoslavia. Dicho evento formó parte de la conmemoración en Mérida del undécimo aniversario de la muerte del joven político, en la que se exhumaron –el 20 de mayo- sus restos mortales, acompañados de un solemne funeral oficiado en la Catedral Metropolitana.

Un año después, el 21 de diciembre de 1965, fue inaugurado satisfactoriamente dicho monumento. Según fue reseñado en el semanario local La Opinión, en su edición número 42, del 23 de diciembre, la solemne ceremonia se efectuó a las once de la mañana en el cementerio El Espejo. En la ocasión, el gobernador de la entidad andina, doctor Edilberto Moreno y la madre de Alberto Carnevali, procedieron a la desvelación de la escultura; seguidamente, se produjo la bendición de la obra por el presbítero Ignacio Villa, se escucharon las palabras del gobernador del estado, del doctor Simón Alberto Consalvi, a nombre del presidente de la República y del señor Víctor Olegario Carnevali, en nombre de la familia Carnevali.

El diputado Rigoberto Henríquez Vera fue el orador de orden, quien precisó en su discurso que el citado evento constituía un “acto de justicia histórica” con el que el gobierno y el pueblo, “ante propios y extraños” recordaba a todas las generaciones del presente y del porvenir “el vivo ejemplo” legado “como mandato imperativo, la angustia de un andino sin fronteras que puso mente, corazón y voluntad, al mejor servicio de la concordia humana, la unidad política y la defensa de la democracia como principio de grandeza y felicidad de los venezolanos”.

Más adelante dijo el diputado: “Nada mejor que este monumento para expresar en toda su humana dimensión la pasión agónica de Alberto Carnevali por Venezuela y por su pueblo. En este símbolo ha quedado plasmado con rasgos indelebles lo que fue la vida y obra del insigne compañero desaparecido”.

Así lucía el monumento a Alberto Carnevali cuando fue inaugurado. Foto en Alberto Carnevali, símbolo cívico, p. 1. Dig. Samuel Hurtado Camargo

Así lucía el monumento a Alberto Carnevali cuando fue inaugurado. Foto en Alberto Carnevali, símbolo cívico, p. 1. Dig. Samuel Hurtado Camargo

De mártir a muerto milagroso

Como bien es conocido en la historiografía, Alberto Carnevali fue detenido por la Seguridad Nacional el 18 de enero de 1953, siendo encarcelado en la penitenciaría de San Juan de Los Morros, en el estado Guárico, lugar donde muere el 20 de mayo de ese mismo año, tras padecer cáncer y no recibir los tratamientos necesarios.

Aunque estaba previsto que su cadáver fuera enterrado en la entidad guariqueña, sus familiares lograron que fuera inhumado en la ciudad de Mérida. Para ello, de acuerdo al testimonio de Rigoberto Henríquez Vera, la Seguridad Nacional dispuso que el traslado y acto fúnebre se realizara de manera clandestina “para evitar la manifestación popular que pudiera dar el acto del sepelio. Pero toda la precaución dictatorial resultó inútil, porque el pueblo merideño, representado en sus obreros y estudiantes revolucionarios, estaban ya en las calles de la ciudad dispuestos a enfrentar a la barbarie y conducir en hombros al insigne líder de la resistencia civil hasta la última morada; y fue así, en virtud de ese gesto de rebeldía de las gentes humildes y corajudas” del pueblo que llegó hasta el cementerio El Espejo el “modesto féretro acompañado de voces juveniles y enérgicas que entonaban el Himno Nacional, ante la mirada atónita y acobardada de los criminales esbirros”.

Según estudio del historiador Francisco Franco, este acontecimiento “se convirtió en un acto político contra el régimen de Marcos Pérez Jiménez”, intentándose así reivindicarlo como un héroe-mártir del partido Acción Democrática.

Además de dirigente político, en el imaginario merideño Alberto Carnevali es reconocido como un muerto milagroso. Foto El Universal, 20-1-1953.

Además de dirigente político, en el imaginario merideño Alberto Carnevali es reconocido como un muerto milagroso. Foto El Universal, 20-1-1953.

No obstante en el imaginario popular se acentuará su carácter de muerto milagroso, especialmente a partir de su exhumación en 1964, donde, de acuerdo a algunos testimonios recopilados por el referido investigador, se conoció que el cuerpo del Carnevali se encontraba completamente conservado, un rasgo que comparte con algunos santos medievales y con otros muertos milagrosos.

Desde entonces los creyentes que visitan la tumba dejan algún exvoto y proceden a solicitar favores, bien sea colocando “piedritas” en las hendiduras del monumento de bronce o lanzando tres piedras por encima de la escultura.

El monumento a Alberto Carnevali es visitado por creyentes quienes le solicitan favores. Cementerio El Espejo, Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018.

El monumento a Alberto Carnevali es visitado por creyentes quienes le solicitan favores. Cementerio El Espejo, Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018.

Descripción

El monumento a Alberto Carnevali es una escultura de bronce de más de 5 metros de alto, 1.64 metros de profundidad y 2.28 metros de ancho, en la que cuatro raíces de un árbol corpulento con hendiduras muy pronunciadas emergen de la tierra “para – en palabras de Rigoberto Henrique Vera- abrir su armonía alegórica en brazos y manos proyectadas al infinito, como queriendo decir que lo que ya se sembró definitivamente en el corazón y en la conciencia de su tierra generosa y noble, eleva raíces para sembrarlas en el aire de la patria, libre de ataduras”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Desde las manos descendía hacia el frente un crucifijo símbolo de la fe cristiana del personaje. La obra se levanta sobre una base de concreto de forma rectangular horizontal (0.87 metros de alto, 2.40 metros de ancho y 1.81 metros de profundidad) en cuya parte superior se aprecian cuatro hileras realizadas con clavos de hierro.

Junto al monumento, se encuentra el mausoleo de la familia Carnevali (0.37 metros de alto, 2.40 metros de ancho y 2.22 metros de profundidad) que en su conjunto se hallan adosados con lápidas de mármol. En la parte superior se aprecian dos placas de mármol (1 x 0.71 metros) con los nombres de las personas inhumadas.

Valores patrimoniales

Alberto Carnevali murió por la democracia venezolana. Mérida. Foto La Opinión, 24-5-1964, p. 1. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

Alberto Carnevali murió por la democracia venezolana. Mérida. Foto La Opinión, 24-5-1964, p. 1. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

El personaje. Luis Alberto Carnevali Rangel fue un reconocido líder estudiantil, periodista y dirigente político promotor de la democracia venezolana contemporánea, nacido en la población de Mucurubá (estado Mérida) el 28 de septiembre 1914, graduado de doctor en Ciencias Políticas por la Universidad de Los Andes. Fue miembro de la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), fundador de la seccional en Mérida el Movimiento Organización Venezolana (ORVE) y del partido Acción Democrática. Desde el 23 de octubre de 1945 hasta diciembre de 1946 ejerció la presidencia del estado Mérida, convirtiéndose en el primer gobernador del período contemporáneo en visitar los Pueblos del Sur de la entidad andina, a quien también se le debe la inauguración del aeropuerto que actualmente lleva su nombre. Fue diputado por el estado Zulia a la Asamblea Nacional Constituyente (1947) y al Congreso Nacional (1948). Tras la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, asumió la lucha clandestina en pro de la democracia y la libertad, siendo apresado en diversas oportunidades. Carnevali muere en la cárcel el 20 de mayo de 1953.

El monumento. La obra broncínea del artista Manuel de la Fuente Muñoz, rompe con los cánones tradicionales de los monumentos de carácter funerarios existentes en el cementerio El Espejo de la ciudad de Mérida, constituyéndose en una escultura donde lo simbólico-abstracto ejerce el protagonismo, cuya forma ejerce un impacto entre quienes visitan el camposanto.

Escultura cincelada por Manuel de La Fuente. Monumento a Alberto Carnevalli. Cementerio El Espejo, Mérida.Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018

Escultura cincelada por Manuel de La Fuente. Monumento a Alberto Carnevalli. Cementerio El Espejo, Mérida.Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018

Las manos que nacen de las raíces que brotan desde la tumba rinden tributo a uno de los personajes símbolos de la lucha por la democracia en Venezuela y recuerdan “los martirios” sufridos por el pueblo durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Al respecto, el poeta Antonio Febres Cordero ha señalado que dicho monumento es un “sugestivo y sobrio símbolo tumultuario” que “hace el trascendental señalamiento” y “rubrica en expresiva forma alegórica la dolorosa certidumbre de que” allí yace “otro símbolo de la Venezuela democrática”.

En las hendiduras del monumento a Carvenali los creyentes dejan piedritas por favores pedidos. Cementerio El Espejo, Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, noviembre 2 de 2018.

En el monumento a Carvenali los creyentes dejan piedritas por favores concedidos. Cementerio El Espejo, Mérida. Foto Samuel Hurtado C. noviembre 2 de 2018.

Asimismo, el monumento a adquirido otro simbolismo al formar parte imprescindible del “ritual” que realizan los creyentes para solicitar favores a quien consideran un muerto milagroso y las piedras en las hendiduras de la escultura reflejan una nueva forma de apropiación de la obra.

Situación actual

El monumento se encuentra en regular estado de conservación. El crucifijo de bronce fue robado a mediados del año 2008. Las lápidas de mármol que identifican a las personas inhumadas están fragmentadas. En los alrededores del mausoleo se observan desechos sólidos y pequeñas formaciones vegetales.

Ubicación

Sector D, Cementerio El Espejo, avenida 8 Paredes. Sector El Espejo, parroquia Sagrario,  municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Fuentes consultadas

Anunció la Seguridad ayer haber detenido a miembros de los partidos disueltos. En El Universal, p. 31. Caracas, 20 de enero de 1953.

Capturado por Seguridad Nacional el Dr. Alberto Carnevali. En El Nacional, p. 24/Información. Caracas, 20 de enero de 1953.

Consalvi, Simón Alberto. Alberto Carnevali, mensaje y héroe [Palabras pronunciadas el 21 de diciembre de 1965 durante la inauguración del monumento a Alberto Carnevali en el cementerio El Espejo de la ciudad de Mérida]. En Alberto Carnevali: símbolo cívico, acción ejemplar, pp. 13-18. Talleres Gráficos Universitarios, Mérida-Venezuela,  1966

En la bendición del monumento a Alberto Carnevali. En La Opinión, p.

Expulsados ayer Carnevali, Duboc y Lander a México. En El Nacional, p. 20. Caracas, 13 de septiembre de 1949.

Febres Cordero, Antonio. Alberto Carnevali: voluntad henchida de sacrificios. [Palabras pronunciadas en el cementerio de la ciudad de Mérida sobre la tumba del Dr. Alberto Carnevali, con motivo del trigésimo sexto aniversario del partido Acción Democrática]. Mérida-Venezuela, 13 de septiembre de 1977; 14 pp.

Franco, Francisco. Muertos, fantasmas y héroes: el culto a los muertos milagrosos en Venezuela. Concejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes, Mérida-Venezuela, 2009; 394 p.

Inaugurado monumento a Alberto Carnevali en el cementerio, el pasado martes. En La Opinión, p.13. Mérida, 23 de diciembre de 1965.

Monumento a Carnevali: se colocará hoy la primera piedra. En La Opinión, p. 1. Mérida, 24 de mayo de 1964.

Instituto del Patrimonio Cultural. Municipio Libertador, estado Mérida, Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. Región Los Andes: ME-12, La Galaxia, Caracas, 2007; 265 pp.

¿Qué le hemos hecho a don Manuel de La Fuente? En El Vigilante, p. 1. Mérida, 6 de septiembre de 1968.

Vera, Rigoberto Henríquez. Alberto Carnevali y su pasión agónica [Discurso de orden pronunciado el 21 de diciembre de 1965 durante la inauguración del monumento a Alberto Carnevali en el cementerio El Espejo de la ciudad de Mérida]. En Alberto Carnevali: símbolo cívico, acción ejemplar, pp. 5-12. Talleres Gráficos Universitarios, Mérida-Venezuela, 1966

Investigación: Samuel L. Hurtado Camargo, @hurtadosamuel. Historiador, investigador del área patrimonial.

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: