Lo más reciente

En Lobatera roban tres campanas del siglo XIX

Conjunto de antiguas campanas de la Capilla del Humilladero (Lobatera - Estado Táchira). Foto Darío Hurtado, 2016

Conjunto de antiguas campanas de la Capilla del Humilladero, robadas el 13 de noviembre de 2018. Lobatera, Táchira. Foto Darío Hurtado, 2016.

Tres campanas del siglo XIX fueron hurtadas de la Capilla del Humilladero, en Lobatera, durante la madrugada del 13 de noviembre. Las mafias del bronce dejan ese pueblo del Táchira sin la voz metálica de María de Chiquinquirá, su campana mayor, que databa de 1839. 

Redacción IAM Venezuela. 14/11/2018.

María de Chiquinquirá es la campana más antigua que se conserva en Lobatera la cual data de 1839. Su forma esquilonada, otea desde la altura del campanario de la Capilla del Humilladero.

María de Chiquinquirá (1839) era la campana más antigua de Lobatera, Táchira. Foto Darío Hurtado, 2016.

Los ladrones de bronce dejaron a Lobatera sin las voces centenarias de María de Chiquinquirá, la campana mayor de la capilla del Humilladero, y de dos campanas menores que integraban el conjunto sonoro. Tres piezas de incalculable valor patrimonial del Táchira que doblaban desde el siglo XIX en el viejo cementerio de ese pueblo andino de Venezuela.

Las campanas de Lobatera. Capilla del Humilladero (Lobatera). Reedificada en 1965, conservó la forma original de la capilla de 1875. Patrimonio cultural de Venezuela.

Capilla del Humilladero (Lobatera), de cuyo campanario hurtaron el conjunto de campanas del siglo XIX. Foto Samir A. Sanchez, 2012.

El doctor Samir A. Sanchez Sandoval, profesor de Historia del Arte y Métodos de Investigación en la Universidad Católica del Táchira, autor del blog académico Proyecto Experiencia Arte y colaborador de esta página, lamentó la pérdida de estas reliquias patrimoniales: “esas tres campanas eran de 1805 y 1839. Sobrevivieron a dos terremotos y no pudieron sobrevivir a la voracidad de los mercenarios del comercio ilícito del bronce de hoy”.

En cuanto a la campana María de Chiquinquirá, el erudito comenta que era la campana más antigua de Lobatera y posiblemente la más antigua en uso de todo el estado Táchira: “con ella desaparece, advierte, parte importante de la memoria y del patrimonio lobaterense, cercenada en estos tiempos de oscurantismo y decadencia moral, política, social y económica que abaten a la nación venezolana”.

Se presume que las reliquias serán fundidas y vendidas por su peso en la vecina ciudad de Cúcuta, Colombia, en donde suele comerciarse ilícitamente el bronce robado en el occidente de Venezuela. El desplome de la economía venezolana ha convertido el patrimonio broncíneo del país en una mina que paga en dólares (el kilo de bronce se cotizaba para julio de 2017 en 2,2 dólares, mientras que el de cobre en 3,46 dólares, y el precio de estos metales va en alza).

Las redes sociales se hicieron eco de inmediato de este reciente duro golpe asestado contra la ya maltrecha memoria cultural de Venezuela.

Contenido relacionado

Campanas de Lobatera, bronce y olvido

El millonario contrabando de bronce destruye el patrimonio cultural de Venezuela

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: