Lo más reciente

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de Mérida

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Cara frontal del monumento a Juan Rodríguez Suárez el 29 de octubre de 2006, un mes antes de ser removido de la Av. Andrés Bello. Mérida. Foto Samuel Hurtado C.

El Monumento a Juan Rodríguez Suárez, fundador de Mérida, fue la primera y única escultura en su tipo realizada completamente en la ciudad emeritense. Obra de la mano creadora del artista Manuel de la Fuente Muñoz (1932 – 2010), sería fundida en los talleres de La Fortaleza y costeada por el ayuntamiento.

Nombre: Monumento ecuestre de Juan Rodríguez Suárez.

Año: 18 de octubre de 1981.

Autor: Manuel de la Fuente Muñoz (1932 – 2010).

Fundición: La Fortaleza (Mucujún, Mérida).

Tipo de patrimonio cultural: Tangible / Mueble. Monumento en espacio público.

Administrador custodio o responsable: Alcaldía del Municipio Libertador / Trolebús Mérida C. A. (Tromerca).

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

A la memoria del fundador de la ciudad de Mérida. En 1980 el doctor Jesús Rondón Nucete, presidente del Concejo Municipal de Libertador, ordenó levantar un monumento con la “figura hidalga” del capitán Juan Rodríguez Suárez (circa 1515-1561) para conmemorar los 423 años de la ciudad de Mérida. Se honraba con ello a quien fundara la urbe andina el 9 de octubre de 1558, según las historiografía regional. A la par se perpetuaba para las futuras generaciones el recuerdo del conquistador extremeño.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Manuel de la Fuente (cen.) presenta boceto al gobernador del estado Mérida y al presidente del Concejo Municipal. Foto Frontera, 10-1-1981. Dig. Samuel Hurtado C.

La escultura fue encargada a Manuel de La Fuente Muñoz (1932 – 2010), artista con una importante presencia en la estatuaria urbana erigida a partir de los años sesenta. El boceto, presentado en enero de 1980 al gobernador y al presidente del ayuntamiento, consistía en una estatua ecuestre, la cual estaría ubicada en la vía que conducía de Mérida a la localidad de Jají, en un mirador que llevaría el nombre del fundador de la ciudad serrana y que sería construido por el ejecutivo regional y la municipalidad.

En una entrevista al escultor publicada en el diario Frontera el 18 de enero de 1981, el periodista Leonardo Páez hacía referencia a la necesidad de ubicar el monumento en un lugar más accesible para los merideños, ya que el emplazamiento pensado, además de ser distante de la ciudad, requería de algún vehículo para llegar al lugar. Sobre el caso, de La Fuente argumentó que en áreas urbanas la obra no recibiría “atención del público por el constante movimiento de peatones y la fuerte circulación de vehículos”. En cambio –argumentó el escultor- en el mirador la obra sería contemplada “irremediablemente”, y “eso me interesa como creador de la obra”.

El monumento, valorado en 420 000 bolívares, fue fundido en los talleres de la entonces Fundición Artística La Fortaleza, ubicada cerca de Mucujún, en la población de Tabay. La obra ya estaba culminada para el 9 de octubre, pero fue colocada en su emplazamiento seis días después, no en la vía de Jají sino en la avenida Andrés Bello, a la altura de la urbanización Las Tapias, “exactamente donde según se dice fue el lugar donde se comenzó la construcción de la ciudad de Mérida”.

Pomposo acto celebrativo

Aunque la inauguración de la estatua de Juan Rodríguez Suárez se tenía prevista para el día 9 de octubre, esta fue postergada para el 18 de octubre de 1981, fecha de visita del expresidente Rafael Antonio Caldera Rodríguez (1916 – 2009). El acto inaugural contó con la presencia de diferentes personalidades de la vida política, social y religiosa de la región, como el ministro de Justicia, Carlos Chalbaud Zerpa; el ministro de ambiente, Carlos Febres Pobeda; los embajadores de Colombia y España, y los alcaldes de Bogotá, Tunja y Pamplona.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Momento de la desvelación de la estatua ecuestre de Juan Rodríguez Suárez. Mérida, Venezuela. Foto Frontera, octubre 19 de 1981, p. 1. Dig. Samuel Hurtado Camargo

Según fue reseñado en la prensa regional, las actividades iniciaron en horas de la mañana con un desfile en el que estaban representadas las Fuerzas Armadas Policiales, los miembros del Cuerpo de Bomberos, la Banda del Liceo Libertador y algunos miembros de la colonia colombiana residente en la ciudad.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

El presidente del ayuntamiento impone la condecoración Ciudad de Mérida al escultor Manuel de la Fuente. Foto Ferney / Frontera, octubre 19 de 1981.

Una vez concluido el desfile el presidente del cabildo en compañía de Rafael Caldera y el gobernador del estado, doctor Rubén Avendaño Monzón, procedió a la desvelación de la estatua del conquistador español. Luego se le realizaron las ofrendas florales a cargo de los miembros del ayuntamiento y fueron otorgados una serie de reconocimientos a quienes contribuyeron con su trabajo a la ejecución de la obra escultórica.

El evento fue concluido con las palabras de Jesús Rondón Nucete, y el discurso de orden pronunciado por Rafael Caldera, a quien le fue impuesto la Orden Ciudad de Mérida. Entre sus palabras, Caldera señaló que el nombre del Caballero de la Capa Roja, estaba “ligado a la encarnación del valor increíble, del que fue prototipo, de ese que dieron muestra los conquistadores, puñado de hombres que con arrojo inverosímil logró ocupar y denominar [sic] un continente”. Por lo que, quedaba para la historia en el bronce “como el fundador de una ciudad que perenniza en la soberbia cordillera de los Andes el recuerdo de su ‘Emérita Augusta’ y que es una de las más bellas, de las más acogedores y de las más ilustres capitales de Venezuela”.

Entre detractores y simpatizantes

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

La escultura de Juan Rodríguez Suárez ha sido blanco de un linchamiento entre historiadores de izquierdas. En la gráfica, se la ve agraviada con pintura azul. Luego sería removida de su espacio y “secuestrada”. Mérida, Venezuela. Foto Samuel Hurtado C., noviembre 17 de 2005.

No todos los merideños estaban de acuerdo con las efusivas palabras pronunciadas por el orador de orden. Al contrario, señalaban que el monumento al Capitán de la Capa Roja en la ciudad de Mérida era un símbolo del colonialismo en la que se conmemoraba el proceso de conquista y dominación española en el continente americano, acontecimiento que -de acuerdo al parecer de muchos- no se merecía recordar. Al respecto, la historiadora y profesora de la Escuela de Historia de la Universidad de Los Andes, Milagros Contreras en un artículo publicado en el diario Frontera, de fecha 23 de octubre, aseguraba que la “infeliz idea de inaugurar una estatua a Juan Rodríguez Suárez” que podía ser “valiosa como obra de arte”, constituía un símbolo del colonialismo español. Y para completar la idea –indicaba la historiadora- “la colocan en una de las entradas principales de la ciudad, como para que aquellos que desconocen todo lo que esa estatua significa, le rindan pleitesía”.

Al día siguiente apareció en ese mismo diario otro artículo escrito por Misael González, quien al referirse al monumento a Juan Rodríguez Suárez manifestó que la vida del fundador de la ciudad no había sido muy “ejemplar” como para ponerlo de “modelo a la nueva generación de merideños en una avenida que lleva el nombre de uno de los más ilustres venezolanos, Andrés Bello”. No concebimos, aseveraba González, “que un Concejo Municipal en vez de continuar con obras de beneficio a la ciudad, se ponga a exhibir a uno de los detractores de la cultura indígena Andina (sic) y a un despiadado conquistador”.

En el mismo orden de ideas, el también historiador y profesor de la Escuela de Historia de la Universidad de Los Andes, Silvio Villegas, decía el 31 de octubre de aquel año que la erección de la estatua era un “acto perfectamente coherente”, porque significaba el ungimiento” mediante el cual la clase dirigente de ese entonces se identificaba con la clase dominante de la época: “Como clase colonizada se niega en su propia práctica y necesita para subsistir ella misma, perpetuar el colonialismo en la conciencia de las nuevas generaciones (…) y la estatua de Juan Rodríguez Suárez es un monumento al Colonialismo”.

Un año después, las opiniones en contra del monumento continuaban. El 10 de octubre de 1982 apareció en Frontera un nuevo artículo del historiador Miguel Montoya, para quien el acto de inauguración de la estatua ecuestre era una “celebración indebida” donde los gobernantes de la región propagaban “un culto a la conquista con el simple objetivo de lograr perpetuidad a costa de erigir monumentos”. A ellos –sentenciaba Montoya- “se les puede recordar que un ‘pueblo bravo’ también tumba estatuas por ecuestres que sean. Hoy más que nunca la estatua de Juan Rodríguez Suárez es un oprobio para una ciudad que dio luchadores para la causa independentista, para la ciudad que otorgó por primera vez el título de Libertador a Bolívar, para una ciudad que como Mérida, la libertad atesora”.

La polémica continúa

Ideas similares serán utilizadas en diferentes momentos por ciertos sectores de la sociedad como elementos argumentativos para manifestar el repudio hacia la estatua ecuestre de Juan Rodríguez Suárez, lo que nos permite considerar cómo un mismo monumento en el cual se encuentra representado un personaje o hecho histórico genera en distintos grupos sociales diferentes percepciones, producto en gran medida de las distintas concepciones que a través del tiempo son producidas con respecto a una figura histórica, muchas veces a favor, otras en contra. De allí que en diversas ocasiones la escultura de Juan Rodríguez Suárez haya sido objeto de actos de desagravio a los habitantes originarios de la región -especialmente en fecha nueve de octubre de cada año-, encabezados por la organización política Ruptura, quienes le lanzaban a cada momento pintura de color rojo.

En 1994, el profesor de la Escuela de Letras de la Universidad de Los Andes e investigador de la cultura Tatuy, Andrés Márquez Carrero, al hacer una breve descripción de su libro intitulado Juan Rodríguez Juárez: conquistador y fundador de Mérida, manifestaba que dicha obra permitiría “reflexionar con mayor claridad sobre la estatua de la infamia erigida en Mérida a este conquistador español, el más cruel y criminal en toda la historia de esta ciudad”. Tiempo después, en 1997, expresaba que “lo lógico y sensato” era que la estatua del “Jinete de la muerte” debía ser destruida y quitada del lugar en donde estaba erigida. Posteriormente, en junio de 1999, Márquez Carrero, volvía a referirse en la prensa al monumento levantado en honor a Juan Rodríguez Suárez, y preguntaba a los lectores “¿Conoce usted el monumento al Jinete de la Muerte en Mérida?”.

En consecuencia, lo que debía ser una obra de orgullo para los merideños, por el hecho de que la estatua ecuestre había sido elaborada completamente en Mérida, pasó a ser un monumento abandonado y agraviado por la ciudadanía. En diciembre de 1997, la periodista Mirley Márquez denunciaba en Frontera que la estatua del fundador de Mérida se encontraba para ese momento en “deprimentes condiciones” debido a la “nula” atención o mantenimiento recibido, por lo que su “desteñida presencia”, en vez de un homenaje parecía una “burla” al recuerdo del fundador: “La escultura golpeada por el sol o la humedad no ha recibido la pintura apropiada y una persona inescrupulosa, desesperada o quizás para obligar a la reparación decidió escalar el monumento para lanzarle un color blanco que desafina totalmente y empeora el estado de la misma”.

Monumento secuestrado 

Además de los múltiples agravios y actos de vandalismo de los que ha sido víctima la estatua de Juan Rodríguez Suárez, se le suman las acciones de instituciones oficiales con el objeto de desaparecer la obra. El 29 de noviembre de 2006, bajo supervisión del escultor Manuel de La Fuente, la estatua fue removida del lugar, ya que por allí pasaría una de las vías del sistema de transporte masivo Trolebús de Mérida que en ese momento se estaba construyendo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La escultura según fue informado fue trasladada para el taller de fundición de Adán Vergara, ubicado en Los Llanitos de Tabay, con la finalidad de someterlo a un proceso de limpieza para luego ser colocada en donde originalmente su autor lo había estimado, es decir, en un mirador ubicado en la vía que conduce de Mérida a la población de Jají. Sin embargo, nada de esto ocurrió. Tiempo después, la estatua fue llevada a la sede principal de Tromerca, localizada en la población de Ejido (municipio Campo Elías), donde permanece hasta la actualidad, bajo el “celo” de unos “protectores” que impiden el acceso al sitio.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

En 2012 ya se podía observar la estatua de Juan Rodríguez Suárez en uno de los patios de Tromerca en Ejido. Foto cortesía de Yorman Moreno.

En una fotografía tomada en enero de 2012 se observa al conquistador español con la mirada firme hacia uno de los enverjados que protegen la institución, mientras el monte, envases de metal, cauchos, mangueras y cualquier otro material invaden el lugar.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

La estatua de Juan Rodríguez Suárez en la sede Tromerca. Foto Oficina de Gestión Comunicacional de Tromerca, junio 9 de 2015

Al parecer, esta situación empeoró en los años siguientes, pues al historiador Fermín Eduardo Osorio le fueron suministradas por la Oficina de Gestión Comunicacional de Tromerca un conjunto de fotografías de fecha 9 de junio de 2015, en la que se aprecia solamente la parte superior de la estatua. El hecho nos permite deducir que las condiciones en las que se encuentra la escultura no son las más favorables, lo cual ha motivado al organismo a generar una serie de trabas burocráticas para quienes desean inspeccionar la escultura.

Sobre el caso, Néstor Abad Sánchez desde el 2014 ha denunciado el “secuestro” institucional de la escultura, para quien el hecho de bajar la estatua y dejarla abandonada a su mejor suerte en los talleres del Trolebús era una acto “mezquino” que no contribuía a fortalecer el gentilicio merideño, ni a “profundizar en un mejor conocimiento de la historia regional” entre los jóvenes.

Asimismo, en 2017, el historiador Carlos Moreno, de la Escuela de Medios Audiovisuales de la Universidad de Los Andes, trató de poner nuevamente el tema en la palestra pública. A través de una serie de entrevistas asomó la posibilidad de que la escultura se erigiera en los espacios del núcleo La Liria (avenida Las Américas) de la institución universitaria. Más recientemente, en septiembre de 2018, Fernando Chuecos, gerente de Ordenamiento Territorial y Urbanístico de la Alcaldía de Libertador, afirmaba en una conferencia que, en el marco de los 460 años de la ciudad de Mérida, la escultura sería puesta nuevamente en la avenida Andrés Bello, en las cercanías de un reconocido centro comercial de la zona. No obstante, la propuesta tampoco se concretó y Juan Rodríguez Suárez sigue aún “secuestrado”.

Descripción

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Estatua ecuestre de estilo clásico, de 3.40 metros de alto y 2000 kilogramos de peso. Se representa al conquistador español Juan Rodríguez Suárez sin la tradicional celada de caballería. Su indumentaria se compone de una armadura de metal rígida que le protege el pecho y la espalda, cubierta a su vez por una capa que se extiende hasta la silla del caballo; junto a ello, el jubón y calzones cortos que le llegan hasta la rodilla, de donde se aprecian las medias. Los pies están cubiertos por una bota de caña alta. El fundador de la ciudad serrana aparece con la mirada firme hacia las Sierras Nevadas de Mérida, en la mano derecha porta un pergamino y con la izquierda sostiene las riendas del corcel, el cual aparece con las patas trasera flexionadas hacia atrás y en posición de detenido tiene levantada la pata delantera izquierda.

La estatua estaba erigida sobre un pedestal de concreto de forma rectangular horizontal de más de tres metros de altura. Se le grabaron en letras de bronce las siguientes inscripciones: en la faz del frente, “MERIDA / A / JUAN / RODRIGUEZ / XUAREZ” y en la faz posterior, junto al escudo de la ciudad de realizado en altorrelieve, “9 DE OCTUBRE / 1558-1981”. Posteriormente, el pedestal fue modificado dejándose en la cara frontal solo el nombre del conquistador extremeño, se reubicó en el lado derecho el nombre de la ciudad y en el izquierdo el día y mes de su fundación.

Valores patrimoniales

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Detalles de la estatua ecuestre del fundador de la ciudad de Mérida, Venezuela. Foto Frontera, octubre 9 de 1981. Dig. Samuel Hurtado C.

A diferencia del monumento al Libertador en la plaza Bolívar de la ciudad de Mérida que fue traído de Italia, la estatua ecuestre de Juan Rodríguez Suárez fue la primera y única escultura en su tipo que, costeada por el ayuntamiento, fue realizada completamente en Mérida. Fue producto de la mano creadora del reconocido artista Manuel de la Fuente Muñoz (1932-2010), y fundida en los talleres de La Fortaleza, bajo la supervisión de los maestros Adán Vergara, Leonardo Garrido, Gerardo León y Alfredo Rivas. Es decir, en dicha escultura está representado el trabajo y esfuerzo de jóvenes merideños, una labor que según el escultor debía ser motivo de orgullo para el gentilicio emeritense.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

El presidente del ayuntamiento merideño (izq.) junto a trabajadores del taller de fundición La Fortaleza. Foto Frontera, octubre 9 de 1981. Dig. Samuel Hurtado C.

El monumento, declarado bien de interés cultural de la nación (2007) constituye un reconocimiento a la memoria del conquistador Juan Rodríguez Suárez (circa 1515-1561), quien nacido la Mérida española (Emérita Augusta) llegó a las Indias hacia 1538, y será conocido según estudio de Omar Alberto Pérez, por “su destacada actuación en expediciones en la Nueva Granada (hoy Colombia), los Andes venezolanos, el Lago de Maracaibo y la conquista del Valle de los Caracas”.

Monumento a Juan Rodríguez Suárez, el fundador de la ciudad de Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Juan Rodríguez Suárez. Tiza sobre papel, de Francisco Lacruz, 1980. Foto colección del Concejo Municipal de Libertador, Mérida.

Rodríguez Suárez junto con el capitán Pedro de Ursúa (1526-1561) y Ortún Velázquez de Velasco (¿?-1584), fundan Pamplona y Tunja en 1540, fundó en agosto de 1561 la villa de San Francisco, lugar donde seis años después Diego de Lozada funda la ciudad de Santiago de León de Caracas. Dentro de sus actuaciones como conquistador reviste especial importancia la fundación de la ciudad de Santiago de Los Caballeros de Mérida efectuada el 9 de octubre de 1558. Aunque desde aquel tiempo hasta la actualidad este hecho ha sido objeto de polémica por haberla realizado sin las autorizaciones debidas, su actuación abrió paso a la exploración y conquista definitiva del territorio de las Sierras Nevadas y de los Llanos occidentales venezolanos.

Situación actual

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Según los últimos registros fotográficos del año 2015 el monumento ecuestre de Juan Rodríguez Suárez posee buen estado de conservación, las manchas de pintura que presentaba fueron removidas. Se desconoce la existencia de las letras de bronce y el escudo que estaban en el pedestal.

Ubicación

Desde el 9 de octubre de 1981 hasta el 29 de noviembre de 2006: avenida Andrés Bello, a la altura del Jardín Acuario, sector Las Tapias, parroquia Juan Rodríguez Suárez, municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Desde el 29 de noviembre de 2006 hasta la actualidad: en un principio, taller de fundición de Adán Vergara, Llanitos de Tabay, municipio Santos Marquina, estado Mérida. Posteriormente, edificio administrativo Tromerca C. A., avenida Centenario. Sector Pozo Hondo, parroquia Ejido, municipio Campo Elías, estado Mérida, Venezuela.

Fuentes consultadas

Abad Sánchez, Néstor. ¿Quién salva a Juan?En Aporrea, 8 de octubre de 2014. Consultado el 10 de agosto de 2017.

Abad Sánchez, Néstor. Desde La Abadía a Mérida en sus 460 años: todos contra Juan Rodríguez Sánchez. En Facebook, 9 de octubre de 2018. Consultado el 9 de octubre de 2018.

Caldera, Rafael. Discurso de inauguración de la estatua del Fundador de la ciudad de Mérida, Juan Rodríguez Xuárez, el 18 de octubre de 1981. En Solar (Revista del Instituto Merideño de la Cultura), N° 4, p. 17. Mérida, septiembre-octubre de 1981.

Contreras, Milagros. Una estatua a un representante del Colonialismo Español. En Frontera, p. 4. Mérida, 23 de octubre de 1981.

Chuecos, Fernando. Plan la ciudad de Don Tulio. [Conferencia dictada en la Biblioteca Bolivariana de Mérida] Mérida, 16 de septiembre de 2018.

Develada estatua del fundador de Mérida, Juan Rodríguez Suárez. En Frontera, p. 6. Mérida, octubre 19 de 1981.

Investigación: Samuel Leonardo Hurtado Camargo, @hurtadosamuel. Historiador, investigador en el ámbito patrimonial.

Contenido relacionado

IAM Venezuela celebra los 460 años de Mérida

El 40 % de las estatuas de Mérida ha desaparecido

Merideños desestiman propuesta de reubicación del patrimonio escultórico

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: