Lo más reciente

En el siglo XVIII venezolano el chocolate se servía sobre una mancerina

Mancerina del siglo XVIII. La pieza de cerámica integra la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial de Caracas. Era usada por la alta sociedad de entonces para servir chocolate caliente. Patrimonio cultural de Venezuela.

Esta mancerina del siglo XVIII se usaba como soporte para la jícara que contenía el chocolate caliente servido en ocasiones especiales. La reliquia integra la colección de cerámica de la Quinta de Anauco. Foto Felix León, 2018.

Esta mancerina integra la colección del Museo de Arte Colonial de Caracas. Testimonia la relevancia que ya para el siglo XVIII tenía el chocolate venezolano. Es además una de las pocas piezas de cerámica de la Real Fábrica de Alcora que ha llegado a nuestros días.

Nombre: mancerina.

Autor: Real Fábrica de Alcora.

Técnica: moldeado  y vidriado.

Dimensión: 19 x 19 x 5 cm de alto.

Año: Caracas. c. 1755.

Tipo de patrimonio: tangible / Mueble.

Administrador custodio o responsable: Museo de Arte Colonial de Caracas / Dr. Carlos F. Duarte.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Mancerina del siglo XVIII. La pieza de cerámica integra la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial de Caracas. Era usada por la alta sociedad de entonces para servir chocolate caliente. Patrimonio cultural de Venezuela.

En el cuenco se ponía la jícara con chocolate caliente. Mancerina del siglo XVIII que integra la colección del Museo de Arte Colonial de Caracas. Foto Felix León, 2018.

¿Sabe qué es una mancerina?, es una bandeja con un pequeño cuenco calado, pegado en el centro. Su diseño se lo debemos a un producto creado en las colonias españolas en América, el chocolate, pues en el cuenco se ponía la jícara (vasija pequeña, generalmente de loza) de chocolate caliente para que no se derramara. Cuando vemos el uso de la pieza nos conectamos rápidamente con unos de los productos más representativos de Venezuela desde el periodo colonial hasta la actualidad. El nombre proviene del virrey del Perú, Márquez de Mancera, quien mandaba servir el chocolate caliente con un plato debajo para que no se quemaran sus invitados.

Una pieza de abolengo

La presente pieza fue elaborada a mediados del siglo XVIII por la Real Fábrica de Loza y Porcelana de Alcora, localizada en Castellón, España. La fábrica de loza la fundó el Conde de Aranda en 1727 y fue la más avanzada en técnica, estética, diseño y organización de este periodo. Su producción se equiparó a las mejores de Europa y en especialmente a las fábricas francesas. El conde contrató alfareros locales, así como de Holanda (Delft), Francia (Rouen, Marsella, Moustiers) e Italia donde se encontraban las mejores decoraciones de cerámica del momento.

La producción de cerámica de esta empresa se puede dividir en tres épocas. La pieza de nuestro registro se ubica en la segunda época (1743 – 1798), dentro de la serie de Ramitos. Esta se caracterizaba por decorar las piezas con flores aisladas o en ramilletes polícromos de rosas, amapolas, dondiegos o nomeolvides. Eran pequeñas flores generalmente de color azul, amarillo y ocre. Eran acompañadas de hojas poco definidas con uno o dos colores (González, 2011 y Museu de Ceràmica de l’Alcora).

En un principio se reproducía fielmente los dibujos de botánicos. Posteriormente, cuando se popularizó este estilo de cerámica, los dibujos ya no eran fieles a los originales. Las imágenes de las flores eran más imaginadas.

Descripción

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta mancerina es una bandeja plana con borde curvo y ondulado (similar a gajos de naranja). En el centro tiene una “taza” con orificios para colocar la jícara. Decorada con una cenefa de pequeñas hojas y flores azules que se alternan con flores y frutos un poco más grandes de color amarillo, naranja y verde. Toda la pieza tiene un esmalte transparente. Debajo, se visualiza una etiqueta de papel, impresa, con borde en azul.

Valores patrimoniales

Para establecer el valor patrimonial de esta pieza de cerámica se deben considerar varios aspectos que la distinguen. En principio debemos destacar que es un bien representativo de los procesos sociales y culturales que definen la identidad cultural venezolana.

Luego hay que tomar en cuenta que durante el período colonial venezolano la importación de loza desde España era frecuente, pero las piezas provenientes de la Real Fábrica de Alcora llegaban en menor proporción, quedando pocas muestras en la actualidad. Por otra parte, este tipo de pieza cerámica se utilizaba en eventos importantes de la sociedad del siglo XVIII, siendo una muestra de lo relevante que era el chocolate venezolano.

Por ello, esta mancerina, conjuntamente con el resto de la colección cerámica del Museo de Arte Colonial, es representativa del tipo de cerámica y la calidad de lozas empleadas durante la Venezuela diociochesca (Rivero, 1972).

Situación actual

Mancerina del siglo XVIII. La pieza de cerámica integra la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial de Caracas. Era usada por la alta sociedad de entonces para servir chocolate caliente. Patrimonio cultural de Venezuela.

Mancerina del siglo XVIII venezolano. Elaborada en la Real Fábrica de Alcora y conservada en el Museo de Arte Colonial de Caracas. Foto Félix León, 2018.

Aunque la mancerina presenta buen estado de conservación general, se observan astillamientos en el borde del plato y el cuenco que recibía la jícara de chocolate caliente.

Ubicación

Museo de Arte Colonial de Caracas. Quinta de Anauco, San Bernardino, Caracas.

Fuentes consultadas

Duarte, Carlos F. (s/f). Registro del Museo de Arte Colonial. Caracas.

González, J. (2009). Antiguas boticas españolas y sus recipientes. A Coruña: TresCtres Editores

Museo de Cerámica de L’Alcora. Consultado en agosto de 2018.

Rivero, Manuel. (1972). Lozas y porcelanas en Venezuela. Caracas: Centro Simón Bolívar.

Investigación: Zaida García Valecillo. PhD. Profesora en artes plásticas, con estudios en estética y educación artística. Especialista en educación y gestión social del patrimonio, así como en la relación entre arte y ciudadanía.

Contenido relacionado

Quinta de Anauco, Museo de Arte Colonial

Bajo un cielo propicio la Quinta de Anauco se entregó a la fotogrametría (fotos)

En la Quinta de Anauco una cajita del siglo XVIII guarda la historia menuda del país

Bote de farmacia hispánico, Museo de Arte Colonial de Caracas

En este bote de farmacia se hacían los remedios de antaño, Museo de Arte Colonial

Con la salvilla, la Quinta de Anauco nos sienta en la mesa del siglo XVIII

Salero, un lujo del siglo XVII que guarda el Museo de Arte Colonial

Salvilla del Museo de Arte Colonial recuerda un pasado con buen gusto

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: