Lo más reciente

Salvilla del Museo de Arte Colonial recuerda un pasado con buen gusto

Salvilla de Talavera de la Reina, Toledo, España. Colección de cerámica española del Museo de Arte Colonial de Caracas, o Quinta de Anauco. Patrimonio cultural de Venezuela.

Salvilla del siglo XVIII. Museo de Arte Colonial de Caracas. Foto Nathalie Naranjo.

Esta salvilla del Museo de Arte Colonial de Caracas tiene aires mudéjar, italianos y holandeses. Desvela las modas europeas del siglo dieciochesco, pero sobre todo las maneras y el buen gusto de la clase privilegiada de la Venezuela de antaño.

Nombre: Salvilla.

Autor: anónimo, español.

Técnica: moldeado y vidriado

Dimensión: 5,5 cm de alto x 30,5 cm de diámetro x 10,7 cm de diámetro del pie.

Año: primera mitad del siglo XVIII.

Tipo de patrimonio: tangible / Mueble.

Administrador custodio o responsable: Museo de Arte Colonial / Dr. Carlos Federico Duarte.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Esta pieza, de la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial, fue elaborada en Talavera de la Reina (Toledo, España), región que se distingue por la elaboración de vajillas y azulejos desde el siglo XVI hasta siglo XIX, con gran auge entre los siglos XVII y XVIII. Tanto fue se fama que influenció notablemente la cerámica del Nuevo Mundo.

Salvilla de Talavera de la Reina, Toledo, España. Colección de cerámica española del Museo de Arte Colonial de Caracas, o Quinta de Anauco. Patrimonio cultural de Venezuela.

Nota en la pieza de la colección, como salvilla de Talavera (Toledo, España), donada al Museo de Arte Colonial por Carlos F. Duarte. Siglo XVIII. Foto Nathalie Naranjo.

La cerámica de Talavera se distingue por mezclar la tradicional cerámica mudéjar, las influencias renacentistas de Italia y elementos orientales, que llegan a través de la cerámica de Portugal y Deft (Holanda). La corte española, instalada en esta región, fue su principal cliente, a lo cual muchos monasterios y palacios se sumaron. Esto nos da un registro de los gustos de la nobleza y sus transformaciones.

En la cerámica talaverana se trabajó una variedad de temas de la vida cotidiana, historia o copiados de culturas externas, como los paisajes chinescos. Dichos temas se pueden agrupar en motivos geométricos, dibujos de fauna y figura humana, vegetales y animales (escenas de caza) y de carácter religioso.

Sus piezas pueden ir desde la decoración monocromática -con imágenes en tonos azules con fondo blanco-, hasta las piezas policromáticas, donde se despliega el uso del azul, amarillo y naranja. La producción de estas piezas se clasificó en cinco series, algunas de estas se desarrollaban en simultáneo.

La salvilla de este registro pertenece a la serie azul, influenciada por la cerámica italiana. Sus decoraciones tienen un carácter paisajista y naturalista, donde se diseñan arquitecturas idealizadas de inspiración oriental, decoradas en amarillos, azules y blancos.

Descripción

La salvilla es una pieza esmaltada en forma de copa, cuya parte superior es plana con borde curvo y liso. La parte inferior es una pequeña base cónica o pie.

El plato (parte superior) tiene dibujado en el centro, en tonalidades azules con un fondo blanco azulino, un edificio fantástico. A los lados tiene árboles sobre un montículo con elementos vegetales. Tres líneas concéntricas azules y una línea gruesa amarilla en el borde de la pieza rodean el diseño.

Valores patrimoniales

Durante todo el período colonial la importación de loza era frecuente desde España, Holanda, Francia y México. El mayor número de piezas traídas de España provenía de Sevilla. También se traían piezas de Talavera, Cataluña, Alcora y Teruel pero en menor proporción. Dentro de este grupo, la loza talaverana del siglo XVIII era sinónimo de excelencia y fue importada frecuentemente a Venezuela. Por ello, esta pieza dibuja la vida cotidiana de un sector privilegiado de la sociedad colonial, las modas del momento y sus gustos.

Esta pieza, conjuntamente con el resto de la colección cerámica de la Quinta de Anauco, sede del Museo de Arte Colonial, es representativa del tipo de cerámica que se utilizaba en los eventos importantes durante la etapa colonial de Venezuela, específicamente el siglo XVIII.

Situación actual

Tres desportillados en el borde. Falta un pedazo del pie.

Salvilla, anónimo español. Colección de Cerámica Española, Museo de Arte Colonial Quinta de Anauco, Caracas. Fotografía Nathalie Naranjo.

Parte inferior de la salvilla, se observa la rotura de la base o pie. Colección de cerámica española, Museo de Arte Colonial Quinta de Anauco, Caracas. Foto Nathalie Naranjo.

Ubicación

Museo de Arte Colonial, Quinta de Anauco, San Bernardino, Caracas.

Fuentes consultadas

Cerámica de Talavera. En Museo Nacional de Artes Decorativas.

Rivero, Manuel. (1972). Lozas y porcelanas en Venezuela. Caracas: Centro Simón Bolívar.

López Fernández, María del Carmen. Técnica y estética de la cerámica de Talavera de la Reina: recursos iconográficos. Tesis doctoral. En Universidad Complutense de Madrid, 2015.

Investigación: Zaida García Valecillo, PhD. Profesora en artes plásticas, con estudios en estética y educación artística, se ha especializado en trabajos de investigación sobre la educación y gestión social del patrimonio, así como a la relación entre arte y ciudadanía.

Contenido relacionado

Recipiente para tabaco del Museo de Arte Colonial

Con la salvilla, la Quinta de Anauco nos sienta en la mesa del siglo XVIII

Cuando había remedios: bote de farmacia del Museo de Arte Colonial

En este bote de farmacia se hacían los remedios de antaño, Museo de Arte Colonial

Bote de farmacia hispánico, Museo de Arte Colonial de Caracas

Bajo un cielo propicio la Quinta de Anauco se entregó a la fotogrametría (fotos)

Quinta de Anauco, Museo de Arte Colonial

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: