Lo más reciente

Con la salvilla, la Quinta de Anauco nos sienta en la mesa del siglo XVIII

Salvilla de la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial, o Quinta de Anauco. Patrimonio cultural de Venezuela.

Salvilla del siglo XVIII. Colección de cerámica del Museo de Arte Colonial. Foto Rosangela Langerano.

Esta salvilla, de la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial, representa el tipo de cerámica que se utilizaba en los eventos importantes durante el siglo XVIII, en el período hispánico venezolano.

Nombre: Salvilla

Autor: Real Fábrica de Alcora.

Dimensión: 9 cm de alto x 20,6 cm de diámetro.

Técnica: moldeado y vidriado.

Año: entre 1727 y 1749.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / mueble.

Administrador custodio o responsable: Museo de Arte Colonial / Dr. Carlos Federico Duarte.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

La presente pieza fue elaborada en la primera mitad del siglo XVIII por la Real Fábrica de Loza y Porcelana de Alcora, localizada en Castellón, España. La producción cerámica de esta empresa se divide en tres épocas; la pieza de nuestro registro se ubica en la primera época (1727–1743) y corresponde al estilo coetáneo. Desde 1948 esta pieza forma parte de la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial.

Salvilla, Real Fábrica de Alcora, Colección de Cerámica Española, Museo de arte Colonial Quinta de Anauco, Caracas. Fotografía Rosangela Langerano.

Salvilla, Real Fábrica de Alcora, Colección de Cerámica Española, Museo de arte Colonial Quinta de Anauco, Caracas. Fotografía Rosangela Langerano.

El Conde de Aranda funda la fábrica en 1727 y fue la más avanzada en técnica, estética, diseño y organización durante este siglo en España. Su producción se equiparó a las mejores de Europa y especialmente a la cerámica francesa. El conde contrató a alfareros locales, así como de Holanda (Delft), Francia (Rouen, Marsella, Moustiers) e Italia donde se encontraban los mejores decoraciones de cerámica del momento. Se contrataron ceramistas que venían de la corte de Luis XIV, de Francia.

Alcora intentó producir una cerámica fina y resistente tratando de imitar la porcelana fina, sin lograrlo; pero sí se pudo hacer una arcilla similar llamada Tierra de Pipa (Rivero, 1972). A esto se añaden sus refinados diseños y calidad técnica que lograron piezas apreciadas y costosas. La decoración tuvo varios estilos: francés, oriental, coetáneo, rocalla, popular y neoclásico.

Las piezas de la primera época se caracterizaban por un decorado de finas líneas entrelazadas, delicadas puntillas y arabescos, que enmarcan hojarascas, bustos, cariátides, etc. Todo ello con una exquisita combinación y armonía. En un principio las decoraciones eran realizadas en tonalidades azules, posteriormente se empleó la policromía y se diversifican los estilos. Surgen estilos propios como el coetáneo, que se caracterizaba por numerosos diseños de decoraciones florales (algunas más naturalistas, otras un poco estilizadas). Era frecuente el uso de guirnaldas, escudos o escenas figurativas con una policromía suave de colores amarillo/ocre, azul y verde. (González, 2009 y Museu de Ceràmica de l’Alcora)

Descripción

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La salvilla que estamos registrando es una pieza en forma de copa, cuya parte superior es plana con borde curvo y ondulado (similar a gajos de naranja). La parte inferior es una base cónica o pie.

Salvilla, Real Fábrica de Alcora, Colección de Cerámica Española, Museo de arte Colonial Quinta de Anauco, Caracas. Fotografía Rosangela Langerano.

Conjunto arquitectónico dibujado en el centro de la salvilla. Colección de cerámica española del Museo de Arte Colonial, Caracas. Foto Rosangela Langerano.

El plato (parte superior) tiene dibujado en el centro un conjunto arquitectónico, cuyas torres rematan con estandartes. Se encuentra sobre una rocalla y rodeada por elementos vegetales: flores con hojas delgadas y plantas frutales. En el borde, se alternan pequeños motivos florales, estos también se observan en la base. Se emplean los colores amarillo, ocre, azul y verde. Los contornos de las figuras son oscuros, para ello se utiliza manganeso (Duarte, s/f). El uso reiterado de estas tonalidades le proporciona a la composición una unidad visual.

Valores patrimoniales

Esta salvilla, junto con el resto de la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial, es representativa del tipo de cerámica que se utilizaba en los eventos importantes del siglo XVIII y de una etapa de la historia venezolana.

Durante todo el período colonial (desde el siglo XVI hasta 1830) la importación de loza era frecuente desde España, Holanda, Francia y México. El mayor número de piezas provenía de Sevilla. También se trajo, en menor proporción, de otros centros de producción como Talavera, Alcora y Teruel. Por lo cual, las cerámicas provenientes de Alcora no es abundante durante el periodo colonial en Venezuela. De modo que esta pieza es una muestra representativa de la calidad de fabricación de la Real Fábrica de Alcora (Rivero, 1972).

Situación actual

Un pequeño saliente en el pie.

Salvilla de la colección de cerámica del Museo de Arte Colonial, o Quinta de Anauco. Patrimonio cultural de Venezuela.

La salvilla, del siglo XVIII, tiene una pequeña rotura en el pie. Colección de cerámica del Museo de Arte Colonial, Quinta de Anauco. Foto Rosangela Langerano.

Ubicación

Museo de Arte Colonial, Quinta de Anauco. San Bernardino, Caracas.

Fuentes consultadas

Duarte, Carlos F. (s/f). Registro del Museo de Arte Colonial. Caracas.

González, J. (2009). Antiguas boticas españolas y sus recipientes. A Coruña: TresCtres Editores

Museo de Cerámica de L’Alcora. En museulalcora.es.

Rivero, Manuel. (1972). Lozas y porcelanas en Venezuela. Caracas: Centro Simón Bolívar.

Investigación: Zaida García Valecillo, PhD. Profesora en artes plásticas, con estudios en educación artística. Investigadora en las áreas de educación, gestión social del patrimonio, y la relación entre arte y ciudadanía.

Contenido relacionado

Salvilla del Museo de Arte Colonial recuerda un pasado con buen gusto

Recipiente para tabaco del Museo de Arte Colonial

Salero, un lujo del siglo XVII que guarda el Museo de Arte Colonial

Cuando había remedios: bote de farmacia del Museo de Arte Colonial

En este bote de farmacia se hacían los remedios de antaño, Museo de Arte Colonial

Bote de farmacia hispánico, Museo de Arte Colonial de Caracas

Bajo un cielo propicio la Quinta de Anauco se entregó a la fotogrametría (fotos)

Quinta de Anauco, Museo de Arte Colonial

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: