Lo más reciente

Carlos Prada, escultor y orfebre   

Carlos Prada, escultor y orfebre venezolano de origen cumanés. Autor de piezas emblemáticas como El infierno I y II y El hombre en la lucha por la cima, ubicada en la Universidad Simón Bolívar.

El maestro cumanés Carlos Prada en plena actividad, en 1998. Fotograma del documental Maestro Carlos Prada-1998, realizado por Gloria Larrazabal / Universidad Pedagógica Experimental Libertador, en 1998.

Carlos Prada se sirve de la escultura y la orfebrería para hacer menos solitaria la soledad humana. Las típicas figuras de su obra, que no por sufrientes dejan de ser sensuales, traducen sus viajes, lecturas y convicciones.

Oriundo de Cumaná, capital del estado Sucre –al oriente de Venezuela-, Carlos Prada nació el 4 de noviembre de 1944. Su familia en pleno se traslada a Caracas cuando Carlos tenía apenas cinco años de edad, en un periodo en el que las migraciones del interior del país a la ciudad en busca de mejores condiciones de vida eran muy frecuentes.

Estudia la primaria en la Escuela Municipal Andrés Bello en la urbanización Chacao. Luego, por sugerencia del pintor Pedro Báez, deciden inscribir al joven en la Escuela de Artes plásticas Cristóbal Rojas, en donde recibe el certificado en Arte Puro (1962), y dos años después el de formación docente.

Carlos Prada es un artista “entre dos aguas”, dos vocaciones de gran acento: su carrera como escultor, y su dedicación a la enseñanza. Esta última actividad lo lleva a desempeñar cargos de responsabilidad administrativa y como docente en diversas instituciones, como la misma Escuela Cristóbal Rojas, el Instituto Pedagógico de Caracas o la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas Carmelo Fernández, en San Felipe, estado Yaracuy.

Influencias y oficio

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Como estudiante de arte, sus intereses estuvieron influenciados por el cubismo y algunas corrientes abstractas. Sin embargo, al dedicarse a la actividad  profesional, toda vez que inicia sus primeras exposiciones, su trabajo se inclina hacia la figuración.

Carlos Prada, escultor y orfebre venezolano de origen cumanés. Autor de piezas emblemáticas como El infierno I y II y El hombre en la lucha por la cima, ubicada en la Universidad Simón Bolívar.

El infierno I. 1965, de Carlos Prada, galardonado en 1966 con el Premio Nacional de Escultura 1966. Foto Wikipedia del arte venezolano.

En el año 1965 recibe una beca del Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes, INCIBA, para ir a Europa. En el Viejo Continente asiste a diversos talleres de formación y realiza pasantías en algunos estudios de artistas en París. También participa en la IV bienal de jóvenes artistas en el Museo de Arte Moderno de esa ciudad. Al año siguiente, es galardonado en Venezuela, con el Premio Nacional de Escultura en el XXVII Salón Oficial, por su obra El infierno I (1965), la cual hasta hace unos años pertenecía a la colección de la Galería de Arte Nacional (GAN), y que hoy forma parte del proyecto de colectivización del patrimonio iniciado por la Fundación de Museos Nacionales.

Arte y parte

La obra de Carlos Prada es producto también de un trabajo compartido entre su labor como escultor, pintor y el oficio de orfebre. Este último surgió, entre otros motivos, gracias a un cambio en la dimensión de sus piezas. Por esa misma época (1970) se produce otra variación en su propuesta escultórica, al plantear la figura como apéndice de una serie de elementos cotidianos tales como herrumbres y desechos de maquinarias o piezas industriales.

Las figuras se presentan abrazadas o rendidas sobre esos objetos. Es el tiempo de su más asentado planteamiento, el de la dicotomía hombre-máquina, tema que fue el origen de obras tan emblemáticas como Obreros saliendo de la fabrica entre el grito y el silencio, del año 1974; o La lucha del hombre por la cima (1972), una pieza muy particular en la que no solo desarrolla un trabajo de mayores proporciones, sino que por momentos se acerca a los planteamientos de Le Corbusier a propósito de su aire un tanto brutalista.

Sobre el tema hombre-máquina el artista ha vuelto a desarrollar algunas propuestas de más reciente data como Entre el grito y el silencio (2006), ubicada en el puente Llaguno (avenida Baralt, centro de Caracas); o Ventanas al viento (2013), pieza del edificio de CONATEL en Las Mercedes (Caracas), así como el monumento a los 500 años de la  ciudad de Cumaná (2015). Son estas algunas de las obras con las cuales Prada no vuelve simplemente a la idea de la batalla con la maquinaria aplastante, sino que marca una clara postura ideológica a favor de la propuesta oficialista.

Influencias y enseñanzas

En el ámbito de la joyería el escultor venezolano destaca con verdadera notoriedad. De hecho, obtiene el Premio de Artes Plásticas y Aplicadas, en su sección de joyería en el XXVIII Salón Arturo Michelena, hacia 1970, el mismo año en el que además, participa en el Simposio Internacional de Joyas en Irlanda del Norte.

Carlos Prada, escultor y orfebre venezolano de origen cumanés. Autor de piezas emblemáticas como El infierno I y II y El hombre en la lucha por la cima, ubicada en la Universidad Simón Bolívar.

Escultura de Carlos Prada. Foto Wikihistoria del Arte Venezolano.

La indudable influencia que ejerció el artista Alberto Giacometti, de origen suizo, es una mención infaltable en los referentes críticos sobre el escultor. La cercanía con el estilo y, en especial, con el concepto del artista europeo, no solo dan pie a una generación de obras infundidas por su acento humano o por aspectos como la tragedia de la soledad del hombre, sino que cargan la tinta de un trabajo realizado con elementos formales y texturas que les otorgan un cierto dramatismo a sus imágenes femeninas de abultado vientre.

A partir de 1970, Carlos Prada comparte su carrera de coordinador y docente especializado con un posgrado en el área, y comienza su afianzamiento como artista, con importantes  participaciones en Galerías y salones de arte, tanto a escala nacional como internacional. Ejemplo de ello son su inclusión en el grupo de artistas venezolanos que viaja a la universidad de Nebraska, Estados Unidos, en el año 1975 para una muestra de arte venezolano, así como sus exposiciones en la Galería G en Caracas (1976), y en otros espacios representativos para la escultura, trabajo que se une a sus cargos como profesor.

Estilización y danzas de sus mujeres

Video de Gloria Larrazabal, 1998. En Youtube, 5 de mayo de 2014.

En la década de los 90 su obra comienza a estilizarse con el desarrollo de una figura humana de movimientos más gráciles y dinámicos. Sus figuras femeninas representan una suerte de danza de formas que se apoyan en el uso de unos aros y otros elementos metálicos sobre los que el artista desarrolla un cuerpo ejecutando ciertas piruetas.

Actualmente, el escultor participa de manera activa en subastas y eventos privados en donde se puede observar el manejo del mercado de arte de diversos autores de trayectoria.

Fuentes consultadas

ABN. Carlos Prada: el escultor que inmortalizó el dolor del 11A. En aporrea.org, 11 de abril de 2010. Consultado en agosto de 2018.

Carlos Prada. Diccionario biográfico de las Artes Visuales en Venezuela.

Prada, Carlos. En Wikihistoria del Arte Venezolano. Consultado en febrero de 2018.

Gorgal, Robustiano. Ventanas al viento. En estatuasdecaracas.blogspot.com, 12 de noviembre de 2013. Consultado en agosto de 2018.

Larrazabal, Gloria. Maestro Prada – 1998. Universidad Pedagógica Experimental Libertador / División de Tecnología Educativa del Ministerio de Educación, 1998. En Youtube, 5 de mayo de 2014.

Investigación: Xiomara Jiménez, artista y curadora de arte.

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: