Lo más reciente

Para refugio de indigentes quedó la capilla Nuestra Señora de la Guadalupe

Capilla Nuestra Señora de la Guadalupe, Ocumare del Tuy, estado Miranda. Patrimonio venezolano en peligro.

La capilla Nuestra Señora de la Guadalupe debe ser totalmente refaccionada, según Eraclio Tovar, extitular de la Dirección de Ingeniería Municipal de Lander. Ocumare del Tuy, Miranda. Venezuela Foto Jean Carlos Rodríguez, junio de 2018.

La capilla Nuestra Señora de la Guadalupe, inaugurada el 15 de mayo de 1949, fue abandonada hasta por sus santos, resguardados en otro sitio para protegerlos del hampa. Hoy el recinto católico es un refugio de indigentes, con su techo a punto de desplomarse.

Rosanna Battistelli / @RosannaBattist3. 13/7/2018.

Ocumare del Tuy, Miranda, Gran Caracas. En refugio de menesterosos está convertida la capilla Nuestra Señora de la Guadalupe, ubicada en el sector Aponte, a la entrada de Ocumare del Tuy en el estado Miranda. La sede religiosa, que en otrora sirvió de espacio para celebrar matrimonios y bautizos y congregar la fe de la comunidad, actualmente se cae a pedazos. Literalmente está abandonada.

“Este espacio religioso, conocido como la capilla de Pampero, está a la buena de Dios ante la mirada indiferente de las autoridades. Es triste ver cómo nuestro patrimonio se pierde poco a poco y los pueblos nos quedamos sin identidad”, señaló el historiador Manuel Aponte Bolívar.

Este templo fue inaugurado el 15 de mayo de 1949. Construido por Industrias Pampero C. A. (fábrica de ron) como iniciativa de su propietario, Alejandro Hernández, buscó brindar un lugar de oración a sus trabajadores y vecinos.

El 12 de abril de 2003, a través del decreto número seis, el Gobierno municipal de Lander declaró la capilla como Patrimonio Histórico del Municipio, según recordó Aponte Bolívar, tras lamentar el estado actual del lugar.

Imagen profanada

Capilla Nuestra Señora de la Guadalupe, Ocumare del Tuy, estado Miranda. Patrimonio venezolano en peligro.

Hasta los santos “huyeron” de la capilla Nuestra Señora de la Guadalupe cuando el Santo Sepulcro, patrón de la comunidad, fue profanado. En la gráfica, las bases del ambón, del sagrario y del altar. Ocumare del Tuy, Miranda. Foto Jean Carlos Rodríguez, julio 2018.

Carlos Javier Hurtado, presidente de la sociedad del Santo Sepulcro de Ocumare del Tuy, recordó la importancia que tenía para los religiosos de Ocumare del Tuy la iglesia Nuestra Señora de La Guadalupe, donde se oficiaban misas y dictaban clases de catecismo.

Rememoró que en los años 60 un grupo de sacerdotes vascos llegó a esta ciudad del estado Miranda y corrió del templo principal a monseñor Rafael Pérez de León, quien se refugió en la capilla de Pampero.

Desde ese momento, Pérez de León, quien en 1941 creó la Escolta de los Indios Coromotanos en Ocumare del Tuy, rigió las actividades católicas en la capilla. “En esa misma época los vecinos del sector Aponte declararon al Santo Sepulcro patrono de la comunidad y comenzó la veneración por esta representación del hijo de Dios”, refirió Hurtado.

Por décadas, la imagen del Santo Sepulcro fue llevada los Viernes Santo desde esta capilla hasta la iglesia Nuestra Señora de Coromoto, en el centro de la ciudad, pero desde el año 2012 esta tradición cambió debido al deterioro de la estructura. Ahora el recorrido parte de colegios cercanos.

El Santo Sepulcro tampoco fue resguardado más en la capilla, ya que en dos oportunidades fue profanada la imagen. Primero, le amputaron una mano y los dedos de la otra y, meses más tarde, la efigie fue encontrada dentro de la poceta del baño de la iglesia.

“Estos actos vandálicos no han mermado nuestra fe y creencias y por eso seguimos haciendo esfuerzos para lograr que las autoridades le den el valor que este espacio tiene en nuestra sociedad”, añadió Hurtado.

Hicieron leña de los bancos de la iglesia

El abandono de la capilla Nuestra Señora de La Guadalupe y la incursión del hampa obligaron además a las autoridades religiosas a tomar medidas para evitar que los pocos bienes que quedaban fueran a parar a manos de la delincuencia.

En los años 90 se robaron la campana de bronce de la capilla, que había sido importada de Italia; el sagrario también fue hurtado. Algunos bancos que servían de asiento a la feligresía fueron usados como leña por los menesterosos que se apoderaron de la estructura. La cruz de Jesucristo que reposaba en el altar mayor también fue utilizada para avivar el fuego.

Los baños del templo fueron desmantelados, así como la oficina y la sacristía. El sistema eléctrico también desapareció.

Hoy en día, las imágenes de las vírgenes de La Guadalupe y Coromoto, así como la del Corazón de Jesús, que estaban en la iglesia del sector Pampero, permanecen resguardadas en la iglesia de Ocumare.

“Lo único que queda en la capilla son las bases del ambón y del sagrario y el altar que fueron edificadas en el centro y están ensambladas en piezas de mármol italiano”, detalló el presidente de la sociedad del Santo Sepulcro de Ocumare del Tuy.

Clamor desoído

Capilla Nuestra Señora de la Guadalupe, Ocumare del Tuy, estado Miranda. Patrimonio venezolano en peligro.

Techo y paredes de la capilla Nuestra Señora de la Guadalupe. Ocumare del Tuy, Miranda. Venezuela. Foto Jean Carlos Rodríguez, junio 2018.

Durante la gestión del exalcalde de Ocumare, José Gregorio Arvelo, entre los años 2004 y 2008 fue reparado el techo de la capilla Nuestra Señora de La Guadalupe tras su desplome. Sin embargo, al poco tiempo se deterioró de nuevo.

Desde 2015, la comunidad e integrantes de la sociedad del Santo Sepulcro vienen solicitando a las autoridades gubernamentales ayuda oficial para la reparación de la capilla, pero hasta ahora solo han recibido promesas incumplidas.

Carlos Javier Hurtado considera que la sede debe ser puesta al servicio de las familias que residen en los diferentes urbanismos y sectores que hacen vida en la autopista Ocumare-Charallave y los habitantes del sector La Veraniega de Lander, a propósito de su cercanía con estos conjuntos residenciales.

Refacción total

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El ingeniero civil Eraclio Tovar inspeccionó la estructura religiosa y calificó su estado de deprimente, al tiempo que consideró grave que el espacio quede a la intemperie, con las consecuencias que generan el sol y el agua debido a la falta del techo.

“Esto ha causado dañados irreversibles en la losa del piso, que debe construirse de nuevo”, detalló Tovar, quien además refirió que las paredes están totalmente filtradas, a pesar de estar edificadas en adobe y ser gruesas.

El profesional, quien durante ocho años fue titular de la Dirección de Ingeniería Municipal de Lander, sugiere que se realice una escarificación de los muros para eliminar la humedad, recubrirlos con friso y pintura e instalar un nuevo techo porque el actual “pende de un hilo”.

Un monto que se pierde de vista

El ingeniero Tovar señaló que el alcalde de Ocumare del Tuy, Genkerve Tovar, luego de asumir su gobierno el pasado mes de diciembre de 2017, solicitó a una empresa contratista levantar un informe sobre los daños en la iglesia Nuestra Señora de la Guadalupe.

Para esa fecha se requería un billón doscientos millones de bolívares (US$ 458 745 al dólar Dicom de 3345, y US$ 11 650 al dólar paralelo, que rondaba los Bs. 103 000 para diciembre de 2017), “pero ya en la actualidad y debido a la hiperinflación que vive el país se demanda un monto superior”, según el especialista, quien presume que la municipalidad no acometió los trabajos al momento de conocer los detalles del informe por falta de recursos.

Fuentes consultadas

Aponte Bolívar, Manuel. Historiador del municipio Tomás Lander. Pintor, artista y cultor. Entrevista realizada 15 de junio de 2018.

Hurtado, Carlos Javier. Presidente de la Sociedad del Santo Sepulcro. Entrevista realizada el 13 de junio de 2018.

Tovar, Eraclio. Ingeniero civil. Entrevista realizada el 20 de junio de 2018.

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: