Lo más reciente

“La conversación”, el monumento que sentó a hablar a Colombia y Venezuela

Monumento La conversación, estatuas sedentes del Gabo y don Tulio Febres Cordero. Paseo de La Lectura, Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

La conversación es un monumento que rinde tributo a Gabriel García Márquez y a Tulio Febres Cordero. Foto Jesús Araque, 2009

Nombre: La conversación, monumento a Tulio Febres Cordero y Gabriel García Márquez.

Año: 8 de octubre de 2008.

Autor: Jesús Manuel Suescún Quintero (Mucuchíes, 1970).

Fundición: Taller de Arte de Francisco Hernández (Mucujún, Mérida – Venezuela).

Tipo de patrimonio cultural: Tangible / Mueble. Monumento en espacio público.

Administrador custodio o responsable: Alcaldía del Municipio Libertador.

“La conversación” es un grupo escultórico de dos estatuas sedentes de tamaño natural ubicadas sobre un banco de hierro estilo clásico. El diálogo entre Tulio Febres Cordero y el Gabo simboliza la hermandad de Colombia y Venezuela. Representa además los estrechos lazos históricos de la ciudad de Mérida con los pueblos colombianos.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

El anhelo de Mariano Picón-Salas

Hacia el año de 1952, el reconocido académico, ensayista, escritor y diplomático merideño Mariano Picón-Salas (1901 – 1965) escribió: “Mérida necesita guardar la imagen de su rapsoda en alguna de aquellas placitas recoletas, acompañadas siempre por el subterráneo rumor del agua –El Espejo, Belén, San Agustín–, o en los maravillosos miradores sobre el Chama, el Albarregas y el Mucujún, donde con el estímulo del paisaje, provoca ponerse a conversar con el lenguaje insinuante, curioso y anecdótico de don Tulio Febres Cordero”. Aquella sugerencia la puso de manifiesto en el prólogo de la segunda edición de la obra Mitos y leyendas, publicada originalmente por don Tulio (1869 – 1938) en 1911. Dicho deseo era una muestra de la valoración y estima, a quien según estudios de Gregory Zambrano, se “deba mucho la prosa narrativa del mismo Picón-Salas”.

Posteriormente, el 4 de diciembre de 1954, el Rapsoda de Mérida sería inmortalizado en el mármol en una pequeña redoma en el cruce de las avenidas Miranda y Tulio Febres Cordero. Pero el busto elevado sobre un elegante pedestal no invitaba a la conversación, ni en sus espacios se podía escuchar el “rumor de las aguas”. Aunque en 1983 la escultura es removida a otro emplazamiento, el sueño del autor de Viaje al amanecer de crear un espacio donde se pudiera tener una tertulia amena con el Patriarca de las Letras Merideñas, se cumpliría 56 años después.

Paradójicamente y sin saberlo, el anhelado deseo de Picón-Salas sería resarcido por el entonces alcalde de la ciudad andina, Carlos León Mora (2004 – 2008), y el escultor merideño Jesús Manuel Suescún Quintero, quienes proyectaron para la celebración de los 450 años de la fundación de la ciudad de Santiago de los Caballeros de Mérida, la inauguración de un monumento escultórico en homenaje a Tulio Febres Cordero Troconis, máximo exponente de las letras merideñas y a Gabriel García Márquez (1927 – 2014), y el autor más “sonoro de las letras latinoamericanas”.

Originalmente habían planificado levantar dos bustos sobre unos libros de gran formato en los que estarían representados ambos escritores. Pero, según testimonio del artista plástico, “luego de tanto conversar, se vino la idea de que fueran unas esculturas donde la gente pudiera interactuar, se sentaran con ellos, y que a su vez, simbolizara una conversación en el tiempo –imaginaria, por supuesto- que motivara la hermandad cultural entre los pueblos, la lectura y la plática amena entre las personas”. De esta forma surgió La conversación, un conjunto escultórico que pasó de los bustos a unas estatuas sedentes de tamaño natural, las cuales fueron modeladas en arcilla y fundidas en bronce R5 en el taller de Arte de Manuel Hernández, ubicado en Mucujún de la parroquia Arias (municipio Libertador, Mérida).

Don Tulio y el Gabo: hermanados en el tiempo

Monumento La conversación, estatuas sedentes del Gabo y don Tulio Febres Cordero. Paseo de La Lectura, Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

La conversación se inauguró el 8 de octubre de 2008, en el paseo de La Lectura, Mérida. Foto Pico Bolívar, N° 1632, p. 2. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

La conversación fue inaugurada el 8 de octubre de 2008 en el paseo La Lectura del Parque Metropolitano Albarregas, emplazamiento creado para tal fin por la alcaldía y financiado mediante la Ley de Asignaciones Económicas Especiales Derivadas de Minas e Hidrocarburos (LAEE, 2000) por un monto de 679 000 bolívares (US$ 315 813,95 al dólar oficial para la fecha de 2,15 bolívares por dólar). El singular evento fue organizado por la municipalidad para festejar los 450 años de la fundación de la ciudad de Mérida. En el acto, además de los representantes del ayuntamiento, la arquidiócesis, la Cámara de Comercio y Turismo, y de otras instituciones públicas y privadas, estuvo presente el cónsul de Colombia en Mérida, Hugo Espinoza Dávila; el regidor de Cultura de Mérida de Yucatán (México), Concho Renón Barrera; el presidente de la Asociación de Periodistas de Mérida de España, Máximo Durán; parientes y amigos de los homenajeados.

En palabras del alcalde de la ciudad, el conjunto escultórico que mostraba a don Tulio Febres Cordero y a Gabriel García Márquez en una “conversación amena y en un diálogo imaginario” reforzaba los lazos de hermandad entre los pueblos colombo-venezolanos. En iguales términos se expresó el cónsul colombiano, para quien dicho monumento además de constituir “un tributo a dos insignes hombres de las letras”, era un símbolo de unión entre Colombia y Venezuela. Desde entonces, La conversación constituirá un referente turístico de la ciudad, ampliamente concurrido en temporadas vacacionales.

Conversación rota, hermandad fracturada

Monumento La conversación, estatuas sedentes del Gabo y don Tulio Febres Cordero. Paseo de La Lectura, Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

En La conversación el Gabo quedó “hablando” solo tras el robo de la estatua de su contertulio, don Tulio Febres Cordero. Paseo La Lectura, Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, julio 22 de 2018

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A pesar de la significación del monumento, este no escapó de las acciones de vandalismo perpetradas contra el patrimonio escultórico levantado en la ciudad andina. El 6 de junio de 2017 en horas de la noche, grupos dedicados al robo del bronce sustrajeron la estatua de Tulio Febres Cordero, mientras que a la de Gabriel García Marqués le mutilaron los brazos, le hurtaron el libro que sostenía entre sus piernas y despojaron del lugar las tres placas conmemorativas desveladas en 2008.

Monumento La conversación, estatuas sedentes del Gabo y don Tulio Febres Cordero. Paseo de La Lectura, Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Portada del diario local Frontera, donde se denunciaba el robo de la estatua de don Tulio, del grupo escultórico La conversación. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

El hecho, ampliamente difundido en las redes sociales, fue rechazado por la ciudadanía en general. En el periódico local Frontera, una imagen del Gabo mutilado, con la frase: Se robaron a don Tulio Febres Cordero, aparecía en el titular de la edición del 8 de julio. La foto-protesta era acompañada de un pequeño escrito firmada por JVS, en la que se afirmaba que la ciudad enfrentaba su peor momento: “En Mérida, el abandono y la desidia forman parte del día a día, es inevitable (…) Así está nuestra Mérida, la que alguna vez fue preciosa”. Dos días después, el periodista y escritor Ramón Sosa Pérez manifestó que “los vándalos que hurtaron la estatua de don Tulio y mutilaron la de García Márquez iban más allá de la rapacería ramplona y deleznable pues pretendieron, sin éxitos, aniquilar su figura iconográfica en el mundo intelectual y eso no es posible”. Igualmente, Sosa Pérez expresó que tales hechos no eran aislados, sino que formaban parte de acciones sistemáticas en contra del patrimonio cultural promovidas por los “trúhanes de la cultura”.

En una tónica diferente y sin elementos argumentativos que respaldaran sus aseveraciones, los representantes de los organismos oficiales, entre ellos, el periodista Ernesto Villegas, para entonces ministro de Comunicación e Información; Alexis Ramírez, gobernador de la entidad andina, y Julio Carrillo, presidente de la Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Mérida (Fundecem) vincularon dichos actos con los promotores de las protestas que desde finales de abril de 2017 se habían desarrollado en la ciudad, especialmente en la avenida Las Américas, arteria vial próxima al lugar donde se encontraban las esculturas. Con ello, obviaban las responsabilidades y libraban de sospecha a los responsables, relacionando los hechos con las diversas manifestaciones -en boga en ese momento- contra el gobierno nacional.

Aparece don Tulio

Once meses pasaron de aquel suceso, sin conocerse el destino de la estatua del escritor merideño. Hasta que el 10 de abril de 2018, tras una denuncia de sospecha de un cadáver, los efectivos del Instituto Autónomo de la Policía del Estado Mérida, encontraron parte de la escultura “abandonada en uno de los afluentes de las aguas residuales del río” Albarregas. De acuerdo al boletín policial publicado en la web Mérida Digital, el bronce fue trasladado a la sede principal del organismo de seguridad localizada en el sector Glorias Patrias. Días después, obviando la titularidad de la obra y sin tomar en cuenta las peticiones de la Comisión Municipal de Patrimonio Cultural de Mérida, la obra broncínea fue remitida por el director de la Policía a la oficina del Protector del Estado Mérida, localizada en el Centro de Convenciones Mucumbarila, lugar donde se encuentra actualmente, a la espera de su restauración.

Descripción

Monumento La conversación, estatuas sedentes del Gabo y don Tulio Febres Cordero. Paseo de La Lectura, Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

Lateral izquierdo del monumento La conversación. Paseo de La Lectura, Mérida. Foto Fermín Eduardo Osorio, octubre 7 de 2014.

La conversación es un grupo escultórico compuesto por dos estatuas sedentes de tamaño natural ubicadas sobre un banco de hierro estilo clásico (112 cm de alto x 186 cm de largo x 49 cm de ancho), de asiento rectangular y de curvaturas en las patas, espaldar y posamanos, en la que el escritor colombiano y el rapsoda de Mérida escenifican una conversación imaginaria, en un diálogo ameno que invita a la lectura.

Don Tulio se ubica a la derecha, luce un traje de dos piezas, compuesto por su tradicional chaqueta de manga larga, ajustada a su torso, de solapas anchas que permite apreciar la corbata, y abotonada al frente con tres botones; pantalones sencillos y zapatos de trenzas. En la cabeza porta una gorra plana clásica. El escritor merideño aparece en una actitud propia de los andinos (tímido y retrotraído), la mirada orientada a su izquierda y las piernas cruzadas (la derecha sobre la izquierda) a la altura de las rodillas. Con la mano derecha toca ligeramente la rodilla de la pierna elevada y con la izquierda sostiene un libro abierto que reposa en el muslo derecho.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El libro, de formato grande, simboliza la amplia producción historiográfica y labor académica desarrollada por don Tulio a lo largo de su vida; en la hoja izquierda se aprecia la inscripción: “450 / ANIVERSARIO / de la ciudad de / Mérida”, y en la derecha estaba grabado en letras cursivas un extracto de la famosa leyenda de las Cinco Águilas Blancas, en la que decía: “Cinco águilas blancas /volaban un día por el azul del firmamento /; cinco águilas enormes, / cuyos cuerpos resplandecientes / producían sombras errantes / sobre los cerros / y las montañas /¿Venían del Norte? /¿Venían del Sur?”. En el costado derecho de la estatua, cerca de los pies, estaba adosada una placa de bronce de forma rectangular vertical con la inscripción: “Don Tulio / Febres Cordero/ 1869-1938 / Patriarca de las /Letras Merideñas”

El Gabo (1.34 de alto x 49 cm de ancho x 99 cm de profundidad) se encuentra sentado en el costado izquierdo del banco, en una actitud mucho más holgada que la de Don Tulio, sonriente, espetado, con las piernas cruzadas a la altura de los pies (el derecho sobre el izquierdo); un poco más relajado, como es toda la gente de la costa colombiana. Viste la típica guayabera de mangas cortas, de ocho botones y de cuatro bolsillos al frente, pero sin sus características hileras de alforzas; en el bolsillo superior izquierdo exhibe una plumilla. Le acompaña pantalones de vestir y los botines de tacón cubano, de uso frecuente por el escritor colombiano.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

García Márquez mira hacia su derecha; el brazo izquierdo se apoya sobre el posamanos del banco, y lo extiende ligeramente hasta su muslo izquierdo, donde sostiene un libro de bolsillo (abierto) alusivo a su obra emblemática: Cien años de soledad, y en la que se reproduce un extracto de la referida novela. La mano derecha está completamente extendida, se apoya en la parte superior de la lira que adorna el banco y sujeta las gafas. En el lateral izquierdo de la escultura, cerca de los pies, se hallaba también una placa de bronce de forma rectangular vertical con una inscripción que identificaba al nativo de Aracataca y el año de su nacimiento. Para esta representación el artista plástico contó con la anuencia del escritor, quien remitió imágenes para el modelado.

Monumento La conversación, estatuas sedentes del Gabo y don Tulio Febres Cordero. Paseo de La Lectura, Mérida. Patrimonio cultural de Venezuela.

La conversación se erige sobre una base circular de cemento, ladrillo y piedras naturales. Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, julio 22 de 2018

La conversación se erige sobre una base circular de 2.30 cm de diámetro, diseñada en cemento, ladrillos y piedras naturales, junto a un frondoso árbol que da sombra al entorno y lo dota de una connotación propia del realismo mágico. Al frente, sobre un pedestal de forma cilíndrica (elaborado en concreto) se instaló una placa alusiva al paseo de La Lectura, el nombre de la institución promotora y la fecha de su inauguración.

Valores patrimoniales

Significación cultural e histórica del bien

La conversación es un monumento dotado de una importante carga simbólica: el diálogo en el tiempo entre los dos personajes que no se conocieron en vida, simboliza no solo la hermandad existente entre las naciones de Colombia y Venezuela, relacionadas por tener una historia común y compartir elementos culturales, entre los que se encuentran los cantos de ordeño y arreo de los Llanos, ingresados por la Unesco en la lista del Plan Especial de Salvaguardia Urgente del Patrimonio Cultural Inmaterial (5/12/2017).

La conversación, grupo escultórico mutilado por ladrones de bronce. Mérida, Venezuela. Patrimonio cultural de Venezuela en peligro.

El 9 de octubre de 2008, día del 450 aniversario de Mérida, fue desvelado el conjunto escultórico La conversación, de Manuel Suescún, como un símbolo de hermandad entre Venezuela y Colombia.

A la vez, representa los estrechos lazos históricos existentes entre la ciudad de Mérida y los pueblos colombianos, pues la urbe andina es el resultado de la ocupación hispánica en la Nueva Granada, que en estudios del historiador Luis Alberto Ramírez Méndez, había iniciado hacia 1510 con el “establecimiento de Santa Marta y avanzó hacia el interior con las sucesivas fundaciones de las ciudades primigenias emplazadas a lo largo de las rutas seguidas por los conquistadores desde Cartagena, Santa Fe”, Tunja, Popayán, Cali y Pamplona; quienes movidos por el objetivo de ensanchar sus fronteras “hacia las cumbres que los españoles llamaron las Sierras Nevadas” establecieron un 9 de octubre de 1558 la ciudad de Santiago de los Caballeros de Mérida. Dichos lazos están expresados en la lira que adorna del espaldar del banco, ubicada en el centro de ambos personajes, representando la armonía entre los pueblos colombo-venezolanos. Por su parte, los libros abiertos que sostienen Don Tulio y El Gabo, es una forma de promoción de la lectura al compartir los pensamientos con quienes se atrevan a escrutarlos.

La escultura de don Tulio es la primera y única estatua sedente levantada en la ciudad de Mérida y en Venezuela en tributo a este insigne escritor; mientras que la del Gabo es también la primera y única estatua sedente consagrada en el mundo en reconocimiento a su destacada actividad literaria, la cual tiene la particularidad de ser erigida aun cuando el homenajeado estaba vivo, hecho que fue reconocido por el mismo escritor, quien lo expresó al artista plástico y avaló dicho monumento.

Los personajes homenajeados

Con el monumento La conversación se reconocen a dos personajes que a través de la palabra transformaron la conciencia y la identidad de los pueblos: don Tulio Febres Cordero Troconis (1860 – 1938), llamado el Patriarca de las Letras Merideñas, además de ser profesor universitario, abogado, periodista, tipógrafo, inventor, cronista e historiador, tuvo una extensa producción vinculada con temas históricos, antropológicos y literarios como El derecho de Mérida a la costa sur del Lago de Maracaibo (1891), Estudios de etnografía americana (1892); Don Quijote en América, o sea, la cuarta salida del ingenioso hidalgo de La Mancha (1905); La revolución de 1810 en Barinas (1908),Documentos para la historia del Zulia en la época colonial (1911), Historia de los Andes: procedencia y lengua de los aborígenes (1921), Archivo de Historia y Variedades (1930-1931), entre otros.

Mientras que el colombiano Gabriel José de la Concordia García Márquez (1927 – 2014), el Gabo, es reconocido por su labor periodística y sus obras literarias, entre las que ocupa sitio preclaro Cien años de soledad (1967), obra representativa del realismo mágico, y por la cual obtuvo el 8 de diciembre de 1982, el Premio Nobel de Literatura. Son también de su autoría un conjunto de novelas y cuentos, entre las que destacan: La hojarasca (1955), Los funerales de Mamá Grande (1962), El amor en tiempos de cólera (1985), El general en su laberinto (1989), Vivir para contarla (2002), Memoria de mis putas tristes (2004), etc.

El autor de la obra

El escultor Jesús Manuel Suescún Quintero (Nacimiento: 19 de junio de 1970), es oriundo de la población de Mucuchíes (municipio Rangel, estado Mérida), realizó estudios de pintura y técnicas gráficas en la Unidad de Artes Visuales y Diseño de la Universidad de Los Andes. Estuvo encargado de la restauración de la plaza Bolívar de Mucuchíes (2001), de cuya autoría es el Bolívar que corona el pedestal; efectuó el monumento a la Inmaculada Concepción (2001) localizado en la plazoleta Leticia de la población de Mucurubá; el conjunto escultórico Los Estudiantes, inaugurado en la ciudad de Mérida el 2 de diciembre de 2015; el monumento a la india Yohama (2016), ubicado en la redoma de la Guazábara del municipio Sucre, entre otros.

Situación actual

El monumento La conversación requiere ser sometido a un proceso de restauración que garantice la restitución de la estatua de don Tulio Febres Cordero, de la cual fue recuperada parte del torso en abril de 2018. Igualmente, es necesario rehabilitar la escultura de Gabriel García Márquez, mutilada en las extremidades superiores. El mobiliario, las instalaciones eléctricas y sistema de iluminación han sido vandalizados. El entorno se encuentra abandonado, requiere limpieza periódica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ubicación

Paseo La Lectura del Parque Metropolitano Albarregas. Avenida Las Américas, frente al Mercado Principal. Parroquia Mariano Picón Salas, municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Fuentes consultadas

Alcaldía del Municipio Libertador. Informe de gestión y cuenta. Ejercicio económico y financiero. Año 2008. Mérida, 2009, sin paginación.

Contraloría Municipal del Municipio Libertador. Informe anual de gestión. Ejercicio Fiscal 2009. Mérida, 2010, tomo I; 500 pp.

Chevalier, Jean. Diccionario de los Símbolos. Editorial Herder, Barcelona (España), 1986; 1.107 pp.

Harry Ransom Center. Colección Gabriel García Márquez (Diciembre 2017). En hrc.contendm.oclc.org. Consultado el 23 de julio de 2018.

JVS. Se robaron a don Tulio Febres Cordero. En Frontera. N° 15 262, p. 1. Mérida, 8 de junio de 2017.

Instituto del Patrimonio Cultural. Municipio Rangel, estado Mérida, Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. Región Los Andes: ME-17, La Galaxia, Caracas, 2007; 173 pp.

LBR. Denuncian ataques a estatuas de Tulio Febres Cordero y Gabriel García Márquez en Mérida (7 de junio de 2017). En Albaciudad.org. Consultado el 15 de junio de 2017.

Molina Escalona, Edduar. Mérida y sus 450 años. En Pico Bolívar (El diario de todos). N° 1.642, p. 6. Mérida, 19 de octubre de 2008.

Molina, Luis Enrique. Alcalde Carlos León inauguró paseo de la Lectura en Parque Albarregas. En Pico Bolívar (El diario de todos). N° 1.632, p. 2. Mérida, 9 de octubre de 2008.

Picón Salas, Mariano. Tulio Febres Cordero (1952). En Picón-Salas, Mariano. Obras selectas. Universidad Católica Andrés Bello, Caracas, 2008 [1ra Edición 1953], pp. 373-382.

Puentes, Jorge. Develan escultura de Febres y Gabo. En Frontera. N° 12.318, p. 5B/ Cultura. Mérida, 7 de octubre de 2008.

Puentes, Jorge. Develada obra de García Márquez y Febres Cordero. En Frontera. N° 12.319, p. 5B/ Cultura. Mérida, 9 de octubre de 2008.

Prensa Alcaldía del Municipio Libertador. Carlos León develó escultura de Tulio Febres y Gabriel García Márquez (Octubre de 2008). En Mérida Digital. https://goo.gl/dZyj91. Consultado el 20 de abril de 2018.

Ramírez Méndez, Luis Alberto. La tierra prometida del Sur del Lago de Maracaibo y la villa y puerto de San Antonio de Gibraltar (Siglos XVI-XVII). Grupo Editorial Macpecri, C.A. /El Desafío de la Historia. Caracas, 2da. Edición; 307 pp.

Ramírez, Glenda. Polimérida halló monumento hurtado de Don Tulio Febres Cordero. En Frontera. N° 15 519, p. 15/ Sucesos. Mérida, 12 de abril de 2018.

Recuperación de estatua proveniente en el río Albarregas, parroquia Spinetti Dini del Municipio Libertador. Cuadrante 12 (11 de abril de 2018). En Boletín de la Policía de Mérida de Mérida Digital (https://merida-digital.com.ve), https://goo.gl/hkeZLx. Consultado el 25 de junio de 2018.

Sosa Pérez, Ramón. Malévolos destructores del patrimonio merideño. En Frontera. N° 15.264, p. 4/Opinión. Mérida, 10 de junio de 2018.

Suescún Quintero, Jesús Manuel. Escultor. Conversaciones realizadas en Mérida el 27 de junio y 21 de julio de 2018.

Urbina Sosa, Jorge Ender. Monumento La Conversación [Álbum fotográfico] (6 de junio de 2017). En La Mérida de Ayer y de Hoy, Grupo de Facebook. Consultado el 15 junio de 2017.

Zambrano, Gregory. Mariano Picón-Salas y el arte de narrar. Universidad de Los Andes / Ediciones del Vicerrectorado Académico (Biblioteca de Autores y Temas Andinos). Mérida, 2003; 237 pp.

Zambrano, Gregory. Tulio Febres Cordero y la tradición humanística venezolana. Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes (Colección Sesquicentenario de Don Tulio Febres Cordero). Mérida, 2010; 78 pp.

Investigación: Samuel Leonardo Hurtado Camargo / @hurtadosamuel. Historiador e investigador del patrimonio cultural.

Contenido relacionado

Roban escultura de Febres Cordero y mutilan la del Gabo

No era un muerto, ¡era la estatua de don Tulio!

El 40 % de las estatuas de Mérida ha desaparecido

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: