Lo más reciente

El Museo del Transporte reduce la marcha, pero no se detiene

Museo del Transporte de Caracas. Patrimonio cultural de Venezuela.

Ambulancia antigua del Cuerpo de Bomberos de Caracas, en el Museo del Transporte de Caracas, Venezuela. Foto Hercilia Garnica, 201810.jpg

A pesar de las dificultades económicas, los robos continuos, la falta de personal, la Fundación Museo del Transporte aun exhibe sus invaluables colecciones de autos, carruajes, trenes y aviones, patrimonio de los venezolanos.

Hercilia Garnica @hercilia65 / 2/7/2018.

Un piloto mira con nostalgia el Douglas DC-3 que forma parte de la colección de la Fundación Museo del Transporte. Habla con unos adolescentes y les cuenta con emoción las veces que pilotó la aeronave que fue propiedad del Ministerio de Transporte y Comunicaciones.

El avión bimotor, desarrollado por Douglas Aircraft Company, que revolucionó el transporte de pasajeros en las décadas de 1930 y 1940, y que ocupa un espacio en el hangar del Museo del Transporte, está completo, pero luce desvencijado, opaco.

El piloto no deja de recorrerlo, lo mira por debajo, le examina las turbinas, las alas y recuerda el esplendor que tuvo la aeronave 40 años atrás, cuando pertenecía a la flota de aviones oficiales de Venezuela.

El aviador se marcha del ala del museo, dedicada a los aviones, con un dejo de decepción. Hubiera querido encontrarse con un aparato bimotor mejor cuidado. Aun así, reconoce el esfuerzo sobrehumano que se hace para mantener operativo el museo, que está próximo a cumplir 48 años.

En efecto, el museo no ha cerrado sus puertas, aunque solo recibe visitantes los domingos. Los miércoles, previa cita, se pueden ofrecer recorridos guiados a escolares. El resto del tiempo, los 6 obreros y las dos empleadas administrativas, lo invierten en mantener cada carro, cada avión, cada carroza, en perfecto estado.

Es imposible abrirlo más días a la semana porque no hay personal suficiente para la atención de la gente interesada en ver las colecciones privadas de automóviles antiguos y clásicos, equipos ferroviarios, carruajes, maquetas navales, camiones de bomberos, carretas y aviones. La falta de efectivo y las deficiencias en el servicio de transporte impiden que los trabajadores puedan llegar a tiempo a su sitio de trabajo.

Desvalijamiento e impunidad  

El Ford T de la colección del Museo del Transporte de Caracas, desvalijado y destruido en 2017. El asedio del hampa y otros enemigos del museo se mantiene. Foto Fundación Museo del Transporte.

La inseguridad también afecta la operatividad del museo. El 29 de abril publicamos en esta misma página información sobre el saqueo sistemático del MTC, bajo el título Saquean el Museo del Transporte de Caracas. Y hasta ahora, Alfredo Schael ha cuantificado más de 30 robos en esas instalaciones desde el año 2008, pero se intensificaron en 2017 y lo que va de 2018. Han hecho las denuncias en el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), pero los funcionarios van, toman fotos, se marchan y no pasa nada. Indicó que estos hechos han sido reportados a las policías de Miranda y de Sucre, pero estas no cuentan con los recursos necesarios para custodiar la institución en horas de la noche.

Schael no oculta su decepción y sin reparo señala que no vuelve más al Cicpc ni a los tribunales porque no hay diferencia entre ir o dejar de hacerlo.

Para los funcionarios de los cuerpos policiales es un robo más, de los muchos que se registran en Caracas, cuando en realidad se trata de piezas, objetos, artículos irremplazables e irrecuperables que formaban parte de los vehículos originales de las colecciones del museo. Por ejemplo, en las últimas incursiones se han llevado tres faroles de coches antiguos, un tirador de carreta de finales del siglo XVII, partes metálicas de dos unidades Ford modelo T del año 1914, ubicados desde hace 47 años en el Salón del Automóvil; faroles de un Cadillac año 1906, modelo Tulip, el vehículo automotor más antiguo del país. Faroles de bronce y cristal de coches de la colección de carruajes de la FMT, ubicados hace 47 años en el salón denominado Cochera. Grupo de pitones y objetos relacionados con la historia del Cuerpo de Bomberos de Caracas. Un radiorreceptor marca Howard del año 1936, recién reconstruido. Seis sillas estilo Luis XIV de madera debidamente tapizadas y en perfecto estado. Siete modelos a escala de aeronaves, entre otras cosas.

Museo del Transporte de Caracas. Patrimonio cultural de Venezuela.

Ford T, al que terminaron de destruir el 30 de abril de 2017, al día siguiente de publicar la denuncia del desvalijamiento. Foto Fundación Museo del Transporte.

Además, los ladrones rompieron vidrios, rejas de las ventanas de los salones de la biblioteca, cochera de automóviles; puertas de madera y el techo de las oficinas.

Ni para un tornillo

Museo del transporte de Caracas. Patrimonio cultural de Venezuela

El director del MTC, Alfredo Schael: “No hay ni para un tornillo”. Foto FMT.

Adicionalmente, el museo tiene serias dificultades económicas. Alfredo Schael, presidente de la Fundación Museo del Transporte y director del museo, reconoce, de entrada, que no hay dinero ni para comprar un tornillo. Así de básico y de directo.

Se supone que el museo debería recibir un canon de arrendamiento acorde a los métodos fijados en el decreto Ley de Regulación del Arrendamiento Inmobiliario para el Uso Comercial, dictado por el Ejecutivo Nacional. Los métodos permiten que los propietarios y arrendadores de locales establezcan tasas “justas de alquiler”.

El artículo 29 de la Ley precisa que el monto del alquiler lo determinarán arrendador y arrendatario, de común acuerdo, bajo alguno de los siguientes métodos: el Canon de Arrendamiento Fijo (CAF), el Canon de Arrendamiento Variable (CAV) y el Canon de Arrendamiento Mixto (CAM).

En cualquier caso, el alquiler se basará en el valor del inmueble, el porcentaje de rentabilidad (porcentaje de venta, por ejemplo) o una combinación de ambas variables. Y la ley deja muy claro que los cánones podrán revisarse solo al año del contrato y se podrán ajustar de acuerdo con la variación del índice nacional de precios al consumidor (INPC) en bienes y servicios.

Pues bien, la compañía Peli Express, un terminal de buses expresos, solo paga 26 000 bolívares mensuales (dos billetes de 10 000, uno de 5 000 y otro de 1000l) a la Fundación Museo del Transporte por el alquiler de una parte del terreno que ocupa, bajo la figura de comodato, el museo.

El pago lo suelen hacer a destiempo y en cheque. La gerente del museo, Marla Heath, debe ir personalmente a retirarlo a las oficinas y sortear las colas y atropellos de los que intentan adquirir un boleto en la estación de autobuses.

Alfredo Schael aclara, por otra parte, que el museo no cobra entrada. Durante un tiempo lograron reunir una suma de dinero, nada desestimable, producto de las colaboraciones que depositaban los visitantes en la entrada, pero la falta de efectivo cortó abruptamente estas posibilidades de ingreso que ayudaron, en gran medida, con el mantenimiento de la sede.

La junta directiva del museo también se ideó otra forma de percibir entradas de dinero: el alquiler de puestos a los expositores que participan, cada domingo, en la feria de venta de objetos vintage o retro que se monta en la sede de Santa Cecilia. También hay concesionarios de comida, a los que no se les puede cobrar muy caro, para que no trasladen todos los costos a los clientes.

Todo en su lugar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El estacionamiento está copado y en la parte de afuera se hace cola para entrar. Muchos van a la feria de antigüedades, pero siempre hay tiempo para volver a recorrer el museo porque nunca se desdeña la oportunidad de hacer un salto en el tiempo y de imaginar la Caracas que ya no es.

En las salas de exposiciones, limpias, impecables, pero también oscuras y modestas, hay locomotoras y vagones que formaron parte del sistema ferroviario de Caracas-La Guaira, el Ferrocarril del Táchira, el Servicio Portuario y el Central Venezuela. En el hangar hay un C-47 y un “Libertador” de la Segunda Guerra Mundial.

El Douglas DC3 sirvió como unidad de búsqueda y salvamento así como transporte presidencial y avión ejecutivo del gobierno nacional.

También hay un Short Skyvan; un bimotor a hélice Beech C45, avión ejecutivo de la Guardia Nacional; un biplaza monomotor de entrenamiento Fairchild PT 19; además de una avioneta biplaza de adiestramiento

En el Salón del Automóvil se destacan un Chevrolet Phaeton de 1925, convertible y coupé de 1930, Limousina Packard de 1923 y otra de 1929. La Salle sedán de 1934, Rolls Royce Cabriolet de 1924, Chevrolet de 1958 que servía de carro de helados. En una sala contigua están los camiones que utilizaron los Bomberos de Caracas.

En otro galpón se resguardan los carruajes que usaban tracción animal para el desplazamiento. Un “Vis a Vis” del siglo XIX. Coche de posta del XIX tirado por dos caballos, la cesta para niños, varios calesin del XIX, Greeg Volanta del XIX y el Phaeton americano. Algunas carretas de carga y la empleada para el transporte escolar y la mítica carreta del frutero utilizada hasta los años 50.

La colección de material ferroviario del Museo del Transporte incluye doce locomotoras y vagones que operaron en los sistemas Caracas-La Guaira, Coro-La Vela, Carenero, Ferrocarril del Táchira, Servicio Portuario, y el Central Venezuela. Ese espacio, sin embargo, ya no está accesible a los visitantes. Hace 8 meses esa ala fue expropiada. Algunos domingos hay misa con feligresía evangélica. De resto permanece cerrado y sucio.

El primero y el único

Valencia, Kevin. Museo del Transporte de Caracas. Colegio Universitario de Caracas, P. N. F. Turismo, video subido a Youtube el 5 de julio de 2015.

La Fundación Museo del Transporte es una institución con personalidad y patrimonio propios, establecida en Caracas. El Museo abrió sus puertas a los visitantes el 12 de octubre de 1970. El Ministerio de Obras Públicas cedió sus viejos talleres situados en terrenos del sector Agua de Maíz, cerca de Los Dos Caminos, municipio Sucre del estado Miranda, para recibir las piezas con las cuales se dio comienzo a la formación de las colecciones fundadoras.

El arquitecto Graziano Gasparini asesoró la transformación de los antiguos galpones en salas dedicadas a los coches y carruajes donados por la Fundación Mendoza, el espacio para los automóviles y los jardines de la zona central. De esa forma se materializó la idea de instalar el primero y único museo en el país que aborda la temática de la tecnología de la transportación.

La mayoría de las piezas con las que se creó el museo se obtuvieron de donaciones, muchas de ellas de coleccionistas de automóviles, propietarios de reliquias relacionadas con la historia de los transportes en Venezuela. También se hizo una compilación de bienes diversos, por ejemplo materiales ferroviarios que estaban  abandonados y dispersos por todo el país.

El patrimonio de la FMT está constituido por un centenar de automóviles, una veintena de piezas ferroviarias importantes, diez aeronaves, cincuenta coches, carruajes y sillas de manos, colecciones de maquetas de embarcaciones acuáticas, modelos aeronáuticos, las mayores maquetas de ferrocarriles a escala construidas en Venezuela, decenas de automóviles en miniatura, así como centenares de fotografías, documentos y libros temáticos referentes a la historia de los transportes en Venezuela y el mundo.

Las colecciones y demás instalaciones están ubicadas dentro de un área verde de 25 000 m2, cedida por la Nación en calidad de comodato, con la exclusiva finalidad de darle cabida al Museo del Transporte. Ese contrato, según recuerda Alfredo Schael, tiene vigencia hasta septiembre del año 2018.

Fuentes consultadas

Asociación Venezolana de Automóviles Antiguos y Clásicos, AVAAC. Museo del Transporte de Caracas. En avaac.org.ve, https://goo.gl/2doUZJ. Consultado en junio de 2018.

Freitas, Juan. Delincuentes siguen desvalijando Museo del Transporte ante apatía oficial. En elnacional.com, 7 de mayo de 2017. https://goo.gl/33qHs6. Consultado en junio de 2018.

Museo del Transporte Caracas. En Facebook, https://goo.gl/b8qxKh. Consultado en junio de 2018.

Museo del Transporte de Caracas. En museodeltransportecaracas.blogspot.com. Consultado en junio de 2018.

Contenido relacionado

SOS del Museo del Transporte a la colectividad

El hampa contraataca al Museo del Transporte

Saquean el Museo del Transporte de Caracas

 

Anuncios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: