Lo más reciente

A punto de colapsar la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez de Mérida

Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, patrimonio arquitectónico de Mérida. Venezuela. Siglo XIX.

Fachada de la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, antes Casa Dávila, que da a la calle 22, antigua calle Vargas. Mérida, estado Mérida. Foto María Fernanda Rodríguez, junio 2018.

Lo que no pudieron los terremotos de 1812 y 1894 lo está obrando el abandono: socavar la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, de Mérida. Arquitectos advierten que el inmueble conocido en el siglo XIX como Casa Rosada y Casa Dávila reclama urgentes reparaciones.

María Fernanda Rodríguez. 26/7/2018.

Mérida, estado Mérida. La centenaria Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, antes Casa Rosada y Casa Dávila, soportó el terremoto de 1812 que devastó Mérida, Caracas, El Tocuyo y San Felipe. Salió indemne del llamado Gran Sismo de los Andes de 1894. Pero hoy sucumbe a la desidia del siglo XXI.

El centro de la ciudad de Mérida agrupa en su casco histórico construcciones coloniales y decimonónicas, mucha de las cuales cayeron durante los devastadores terremotos. Pero la que fuera la casa del canónigo Francisco Antonio Uzcátegui se mantuvo en pie.

En la esquina n° 0 de la plaza Bolívar, entre la avenida Independencia y la calle Vargas, se encuentra la casa superviviente que hoy, sin embargo, parece darse por vencida. Su estirpe histórica, además de su evidente pasado colonial, lo refrenda una placa de bronce de su fachada que recuerda que allí vivió el mencionado prócer de la Independencia. Actualmente está identificada con el N° 22-72 y dice en su entrada “Edif. Leda”. En ella funciona desde 1989 la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez.

Diagnósticos chucutos y sin remedios

En enero de 2018 una comisión designada por la Unidad de Patrimonio de la Fundación para el Desarrollo de la Cultura del estado Mérida, Fundecem, realizó una visita a la casona para evaluar el estado de su estructura y levantar un informe técnico. Es a la gobernación del estado Mérida, a través de su ente para la cultura (Fundecem, en este caso) a quien le pertenece la casona, cuyo otorgamiento a la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez fue en calidad de comodato.

La comisión evaluadora de la edificación estuvo conformada por Luis Homero Carrillo, coordinador para ese momento de la Unidad de Patrimonio de la Fundecem, así como por los arquitectos Gonzalo Moncada y Delia Bottaro. En el informe técnico emitido a propósito de la visita a la casona, Bottaro recomendó, de forma general, “hacer un proyecto de rehabilitación de la vivienda, con todo lo que esto implica según lo establece el IPC (Instituto de Patrimonio Cultural) y las normas internacionales para protección del patrimonio cultural”. Es importante recordar que ya en el año 2014 se había hecho otra evaluación a la casa que generó un informe técnico más detallado, donde se señalaban los deterioros que hoy en día se han acentuado, y se recomendaba iniciar una restauración que nunca tuvo lugar.

Los peores son los daños ocultos

En un análisis más específico, Bottaro, quien es magíster en preservación de edificaciones históricas, explicó que uno de los objetivos de dicho proyecto de rehabilitación sería evaluar a fondo la estructura para determinar la existencia de daños que a simple vista no pueden observarse.

En cuanto a los daños visibles, la especialista catalogó como “urgentes de resolver” los problemas causados por la humedad, presentes en varias partes de la edificación. En el informe se detalla que dichos problemas han sido causados “por las malas condiciones en que se encuentra el sistema de evacuación de aguas de lluvia”. Dichos problemas de humedad son más graves en uno de los espacios de la planta baja de la casa, donde actualmente funciona la sede del Frente Revolucionario de Artesanas y Artesanos de Venezuela, quienes exhiben allí piezas para la venta.

Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, patrimonio arquitectónico de Mérida. Venezuela. Siglo XIX.

De la Casa Juan Félix Sánchez, la parte más afectada es donde hoy se ubica el capítulo Mérida del Frente Revolucionario de Artesanos y Artesanas de Venezuela. De hecho, a juicio de los arquitectos evaluadores. Foto María F. Rodríguez, junio 2018.

Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, patrimonio arquitectónico de Mérida. Venezuela. Siglo XIX.

Advertencia en la Casa Juan Félix Sánchez, Mérida. Foto archivo IAM Venezuela, 2017.

Anteriormente ese espacio fue sede de la Librería del Sur, mudada de allí precisamente por el mal estado de la estructura producto de la humedad, como indicaba un anuncio puesto por los trabajadores de dicha librería el año pasado, y consta en una fotografía de Frank Gavidia para el reportaje Y va a caer… la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, publicado en mayo de 2017 por IAM Venezuela.

De acuerdo con Bottaro, las partes más afectadas de la edificación son el techo, el piso de madera, las paredes y los frisos, en ese orden de importancia. En las tejas del techo, que pueden verse desde el patio central de la planta alta de la vivienda, se observa una pudrición blanca que solo un estudio a profundidad hecho por especialistas puede dar cuenta de su causa y posible tratamiento.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bottaro destacó que el informe presentado solo incluye las observaciones hechas a simple vista de los espacios a los que ella y el resto de la comisión pudo entrar, ya que hay varios recintos de la casa cerrados que no pudieron ser evaluados, por lo que se desconoce si su estado es aún peor.

Remodelaciones no autorizadas y mal hechas

En entrevista concedida para este reportaje, Bottaro explicó que los canales del sistema de evacuación de aguas pluviales de la casa fueron cambiados en algún momento y ese trabajo de sustitución no fue bien hecho. Es por ello que la parte más afectada de la edificación es el techo, el cual no pudieron evaluar durante la visita porque ameritaría observarlo desde una edificación vecina más alta o que expertos en el tema lo evaluaran directamente.

La especialista dio cuenta de la evidencia de otras modificaciones hechas a la vivienda sin autorización de la gobernación, propietaria de la misma. “La parte que presenta mayores modificaciones es el cafetín ubicado en la planta baja. Las intervenciones hechas allí no tienen nada que ver con la estructura ni el estilo de la vivienda”. Dicho cafetín ya no existía para cuando visitamos la casa en junio de este año, y el espacio donde se ubicaba está actualmente cerrado.

“Es necesario que se haga una evaluación profunda en donde participen un ingeniero estructural, especialista en estructuras tradicionales, y un ingeniero forestal, porque también es importante determinar de qué tipo son los hongos e insectos xilófagos que hay en la edificación”, recomienda finalmente Bottaro.

¿Y el plan emprendido por la Fundecem?

Luego de la visita hecha a la casona por los especialistas en enero, la Fundecem inició un proceso de ordenamiento legal y jurídico sobre la tenencia de la vivienda con el objetivo de lograr el inicio de un plan para su rescate y restauración. Tamara Díaz Pisani, presidenta de la Fundecem, comentó su preocupación por la existencia de una invasión de personas que ocupaban un espacio de la planta baja de la casa como vivienda familiar. Por ello la Fundecem introdujo ante los entes gubernamentales competentes los informes elaborados a partir de dicha visita.

Para la fecha de nuestra visita a la casona, ya la referida invasión no estaba. Sin embargo, muchos espacios sí continuaban cerrados, por lo que no es posible saber el estado de su estructura ni el uso que le habrían dado. Lo cierto es que, hasta el momento, la Gobernación de Mérida no ha iniciado un plan de rescate.

Un proyecto sin aval ni procedimientos

Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, patrimonio arquitectónico de Mérida. Venezuela. Siglo XIX.

En la parte alta del frontis que mira a la plaza Bolívar se evidencia la humedad de la Casa Juan Félix Sánchez, Mérida. Foto María F. Rodríguez, julio 2018.

Julio César Marín, profesor de música y directivo de la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, informó que su junta directiva ha planteado un proyecto de restauración de la edificación llamado “Reparemos la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez de Mérida”. Hasta junio tres reuniones habían adelantado el proyecto.

“Nosotros hemos planteado este proyecto con la participación de todas las organizaciones que hacen vida en la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez. Nos cansamos de esperar una respuesta por parte de los entes gubernamentales y por eso decidimos hacer este proyecto sin participación política, ni del oficialismo ni de la oposición”, aseguró Marín. Manifestó que para desarrollar la propuesta esperan contar con el apoyo de la comunidad merideña, bien sea con ayudas económicas o de insumos necesarios para la restauración. “Quienes no puedan ayudar con dinero que lo hagan con lo que puedan, así sea con una teja”, destacó.

Sin embargo, ese proyecto no cuenta con el respaldo de la gobernación del estado, quien tiene la propiedad del inmueble desde 1986, ni del Instituto de Patrimonio Cultural, IPC. De acuerdo con la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, es a los propietarios de los bienes inmuebles de valor histórico, artístico y arquitectónico a quienes les corresponde informar al IPC el estado en el que se encuentran estos bienes. En esa ley también se establece que el IPC inspeccionará y vigilará estos bienes “a los fines de su protección y conservación” (Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, 1993, Art. 24).

Al preguntarle a Marín si las comisiones que trabajan en el proyecto de recuperación de la casa ya contaban con el informe de evaluación de ingenieros estructurales y otros especialistas pertinentes, afirmó que aún no se ha hecho ninguna evaluación de la edificación. No obstante, el pasado 22 de julio programaron una caminata llamada “Caminando por la cultura. Un granito de arena para la Casa Juan Félix Sánchez”, para obtener ayuda económica y de insumos con que iniciar una restauración aún no autorizada y sin una profunda evaluación de los expertos.

De casa colonial a casona de aire europeo

Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, patrimonio arquitectónico de Mérida. Venezuela. Siglo XIX.

En 1924 la familia Dávila amplió lo que sería la actual sede de la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, tal y como se conoce hoy. Mérida. Foto cortesía Irama Aguilar.

Según el Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2007. Mérida, municipio Libertador “esta edificación fue en sus principios una casona colonial de una planta con acceso a través de un zaguán desde la fachada principal y la lateral izquierda, y pertenecía al canónigo Uzcátegui, quien apoyó logísticamente al Libertador Simón Bolívar durante la Campaña Admirable de 1813”.

Ya a finales del siglo XIX la casa del canónigo Uzcátegui, que luego fue llamada Casa Rosada, era propiedad de los esposos Nicomedes Dávila y Dolores Uzcátegui de Dávila. En 1914 el matrimonio decide repartir la propiedad entre sus tres hijos. Diez años más tarde, “dos de los hermanos Dávila construyen sus viviendas simétricamente dispuestas en la parte alta y comercio en la parte baja” (Calderón-Trejo y Robinson, 2012, p. 63). La ampliación de la vivienda se hizo con materiales traídos de Europa y con diseño arquitectónico propio del Viejo Continente, por gusto de sus propietarios. Incluso los ornamentos y muchos adornos internos de la casa también son europeos.

Para 1962 la unión familiar entre los Dávila y los Fonseca convierte la vivienda en propiedad de DAFONS, C. A. (Calderón-Trejo y Robinson, 2012, p. 63). En 1980 esta casona es declarada como bien tangible de valor arquitectónico por el Concejo Municipal de Libertador. Nueve años más tarde la gobernación del estado Mérida la compra para darla en comodato, por 20 años, a la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, para que la institución creada en 1985 tuviera en ella su sede.

Distribución y uso de los espacios de la casona en la actualidad

Casi todas las agrupaciones de formación y difusión cultural desarrollan sus actividades en la planta alta de la casona, construida en forma simétrica a petición de los hermanos Dávila, ya que en cada lado habitaba uno de ellos con sus familias. En el ala derecha de esta planta, cuatro de las cinco habitaciones están cerradas actualmente. En el ala izquierda están habilitados más espacios, aunque en todos hay deterioros visibles en techo, paredes y piso.

En la planta baja, antes dedicada exclusivamente al comercio, funcionan el capítulo Mérida del Frente Revolucionario de Artesanas y Artesanos de Venezuela, una escuela alternativa de marionetas y teatro infantil, la Librería Ifigenia y la Fundación para la Organización de Eventos Deportivos del estado Mérida (Funda Eventos). El espacio donde hasta comienzos de este año funcionaba un cafetín está temporalmente cerrado.

Llama la atención que en la parte trasera de la casona, donde estaba el acceso a la antigua cochera y donde está inscrito el año de su construcción (1924), se ubica ahora la sede del Consejo Comunal Albarrega-Montoya del municipio Libertador. Esto es llamativo porque la existencia de un Consejo Comunal en una casa otorgada en comodato para el funcionamiento de una fundación cultural rompe con los lineamientos de uso de ese espacio.

La Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez

Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, patrimonio arquitectónico de Mérida. Venezuela. Siglo XIX.

La Casa Dávila, hoy sede de la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez, fue declarada bien de valor arquitectónico en 1980, Mérida. Foto María Fernanda Rodríguez, junio 2018.

El 14 de enero de 1986 fue decretada por ley la creación de la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez de Mérida, según Gaceta Oficial del gobierno del estado Mérida. En dicho decreto se establecían el acta constitutiva y los estatutos de la misma. Para aquel entonces, el propio Juan Félix Sánchez formó parte del Consejo Fundacional de este órgano cultural merideño, así como el actual Cardenal de la iglesia católica, Baltasar Porras.

Desde sus inicios y durante los años 90 la Fundación tuvo su época de mayor esplendor, según relata Aguilar (1994). En noviembre de 1989, por ejemplo, la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez fue sede del Festival USA, evento organizado junto con el Consulado de los Estados Unidos. A lo largo de más de una década, y hasta hace muy poco tiempo, la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez organizó importantes encuentros culturales, expuso en los espacios de su sede la obra de artistas regionales, nacionales e internacionales y firmó convenios con entes del estado, del país y de otros países.

Además de organizar eventos culturales de alto nivel, esta fundación también editó por años la revista Legados, una publicación de más de 50 páginas y mil ejemplares que contenía estudios, ensayos y entrevistas sobre el quehacer cultural de Mérida. No era esta la única publicación que editaba la institución cultural. A través del proyecto Ediciones El Tisure fueron publicados libros y catálogos de temas culturales.

La importancia de esta fundación era tal que fue postulada para el Premio Tenerife de España en 1992 (Diario Frontera, 1992). Este galardón aún hoy se otorga al fomento y la investigación de la artesanía de España y América. Dicha postulación fue presentada por la Dirección General Sectorial de Relaciones Internacionales del Consejo Nacional de la Cultura y, aunque no obtuvo el premio, la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez de Mérida fue la única representante por Venezuela de dicho concurso.

Actualmente hacen vida en esta casa agrupaciones y fundaciones de distintos ámbitos culturales, desde el aprendizaje de la gaita, a través de la Fundación para la Academia de la Gaita Ricardo Cepeda del Estado Mérida (Fundagricem), hasta grupos que dictan cursos de tejido, baile contemporáneo, pintura, ajedrez, arte culinario y repostería. También en una de las habitaciones de la casa, hoy convertidas en aulas de clase, se cursan la licenciatura y la maestría en pedagogía musical de la Universidad Politécnica Territorial del estado Mérida Kléber Ramírez.

Fuentes consultadas

Aguilar, Irama (1994). La política cultural de la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez de Mérida en el quehacer social de la comunidad (informe de pasantías). Mérida, Universidad de Los Andes.

Bottaro, Delia. Arquitecto especialista en preservación de edificaciones históricas y evaluadora del estado de la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez. Entrevista realizada el 8 de junio de 2018.

Calderón-Trejo, Eligia y Robinson, David (2012). Mérida: Encuentro con su patrimonio arquitectónico. Mérida, Talleres Gráficos de la Universidad de Los Andes.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2007. Estado Mérida, municipio Libertador. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

Díaz Pisani, Tamara. Especialista en Teoría y Crítica de la Arquitectura y presidenta de la Fundecem. Entrevista realizada el 25 demayo de 2018.

Gaceta Oficial del gobierno del estado Mérida. 14 de enero de 1986. Número extraordinario.

Gavidia, Frank y Velásquez, Francy. “Y va a caer… la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez”. En iamvenezuela.com, https://goo.gl/jh3Yk8. Consultado el 26 de mayo de 2017.

Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural. Caracas, 1993.

Marín, Julio. Miembro de la junta directiva de la Fundación Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez de Mérida. Entrevista realizada el 27 dejunio de 2018.

“Postulada la Casa de la Cultura para Premio Tenerife de España”. Diario Frontera. 8 de septiembre de 1992.

Contenido relacionado

Y va a caer.., la Casa de la Cultura Juan Félix Sánchez

 

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: