Lo más reciente

Termitas carcomen la Catedral de Barcelona

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

La sala principal de la Catedral de Barcelona está dividida en tres corredores, desde allí se escucha el crujir del techo. El templo, situado en la capital de Anzoátegui, es Monumento Histórico Nacional. Foto Giovanna Pellicani, junio 2018.

Giovanna Pellicani @giovannapll. 27/6/2018.

Barcelona, Anzoátegui. La fe se vive con sobresalto bajo el crujir de los techos de la Catedral de Barcelona, templo del siglo XVIII carcomido por las termitas, la humedad y el abandono.

La ausencia de políticas de conservación estructural de este Monumento Histórico Nacional de Venezuela -construido entre 1748 y 1773- se hace sentir en las paredes y columna reblandecidas, pero sobre todo en el delicado estado de la techumbre, colonizada por la carcoma.

“Los laterales están minados de termitas”, preocupa Agustín Marval, un asiduo feligrés de la catedral. Efectivamente, el rastro de estos insectos puede seguirse en los techos y las paredes de la iglesia, que miden poco más de tres metros de altura y en las que reposan imágenes sacras centenarias.

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

Termitas en paredes y techos de la Catedral de Barcelona, Anzoátegui. Foto Giovanna Pellicani, junio 2018.

Monseñor Jorge Aníbal Quintero Chacón, párroco de la Catedral de Barcelona San Cristóbal Santa Eulalia —llamada así en honor a sus patronos—, lleva tres años solicitando la fumigación profunda del templo, pero hasta ahora no ha sido escuchado. Mientras el Estado hace de oídos sordos, la población de termitas se reproduce geométricamente, comprometiendo la estructura del recinto colonial.

Gana la carcoma

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

Frente a la capilla de San Celestino, en la Catedral de Barcelona, las termitas hicieron un agujero. Foto Giovanna Pellicani, 2018.

En cada misa el párroco de turno de la Catedral de Barcelona hace un llamado a los feligreses para que ayuden a frenar la propagación de las termitas, pero estas parecen estar ganando la batalla: hace dos meses los insectos hicieron un gran agujero frente a la capilla de San Celestino. Y más de ocho caminerías se entrecruzan sobre los nichos construidos en la pared, donde han puesto algunas de las figuras veneradas en el templo capitalino.

Quienes acostumbran sentarse cerca de estos nidos han podido observar el crecimiento exacerbado de la colonia de isópteros, como reitera el señor Marval. En sus visitas dominicales a la catedral eleva oraciones por su familia, su país y por la conservación del templo: “He visto cómo quitan los túneles construidos por el comején y cuando regreso a la semana siguiente han formado el doble de lo que habían retirado. Creo que el daño será irreversible”, vaticina antes de echar en los nidos un polvillo para exterminar hormigas. Pero sabe que eso no será suficiente para acabar con el insecto.

“Solo queda esperar que alguien se apiade de la iglesia y no permitan que el techo nos caiga encima durante alguna de las misas”, se esperanza el apesadumbrado feligrés.

“Que alguien se digne a fumigar”

En la Catedral de Barcelona se encuentran las imágenes de unos 43 santos que a diario son venerados por sus devotos. Y aproximadamente el 70 % de estas esculturas están talladas en madera, lo que las convierte es manjar para las termitas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

María Estela González acude a diario al templo para realizar las labores de limpieza y decoración junto con los laicos que durante el día quieran ayudarla. Ella ha comenzado a prestar especial atención a los santos de madera debido al riesgo que hay con la proliferación de las termitas.

“Los limpiamos constantemente. Son muy pesados y miden más de dos metros, por eso no podemos moverlos con frecuencia. Eso sí, estamos muy pendientes de ellos mientras alguien se digne a prestarnos la colaboración para fumigar”.

Esta devoción de María Estela y los laicos que luchan por librar la catedral y sus santos del comején –y del desdén- es mencionada por el cronista oficial del municipio Bolívar, Marcos Delgado, quien considera que esta iglesia es “la base fundamental para la dirección de la conducta religiosa y política; ella representa para Barcelona sus orígenes y está ubicada en la médula de la ciudad”.

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

La Catedral de Barcelona “representa la historia de la capital de Anzoátegui”, según el cronista oficial del municipio Bolívar. Grabado publicado en el blog Barcelona, Historias, leyendas y costumbres.

Para el historiador es indispensable la unificación de criterios de mantenimiento por parte de la alcaldía del municipio Bolívar y la Diócesis de Barcelona, administrador y custodio del templo, pero resalta la responsabilidad final del Estado de preservar este monumento histórico nacional: “Tengo entendido que fue notificado el deterioro de la catedral al órgano nacional de patrimonios, lo que no se sabe es cuándo van a ejecutar proyectos futuros”, comentó el cronista.

Entre tanto, Delgado hizo un llamado a la participación ciudadana en la procura del resguardo y recuperación de la Catedral de Barcelona.

No me ayudes, compadre

No solo la indiferencia está destruyendo de a poco la catedral. También algunas iniciativas, aunque bien intencionadas, han acentuado su deterioro. Hace un año se instalaron cinco aires acondicionados de consola para ventilar el templo durante las misas. Desde entonces no se les hace mantenimiento a los equipos, por lo que algunos comenzaron a filtrar humedad por las paredes de la iglesia.

Como punto a favor, la alcaldía del municipio Bolívar dirigió en marzo de 2017, como remozamiento para la Semana Santa, la recuperación de dos puertas principales que datan de 1870, las cuales también fueron reforzadas por seguridad.

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

Trabajos de rehabilitación de la alcaldía del municipio Simón Bolívar, de Barcelona, en marzo de 2017. Foto Prensa Alcaldía.

El director general del ayuntamiento, Zelim Avendaño, informaba entonces que los trabajos incluyeron también “pintura interna y externa, friso en el techo y restauración de nichos donde se resguardan los restos de los obispos y santos. Igualmente, comprenden la iluminación con la colocación de más de 50 luminarias led, así como también la reparación del sistema de sonido y los 9 aires de la iglesia”.

Estas obras costaron, según las autoridades municipales, ochenta millones de bolívares (unos 113 154 dólares al dólar Dicom: 707 bolívares por dólar como promedio durante el primer trimestre de 2017). Sin embargo, desde hace años no se ha hecho el mantenimiento estructural al centenario inmueble, que hoy lo urge.

San Celestino corre peligro en su relicario

Dicen que la fe mueve montañas, y desde que a la iglesia capitalina trasladaron desde Roma los restos del mártir San Celestino, el 8 de diciembre de 1777, sus fieles comenzaron a reportar milagros. A tal punto, que sería reconocido como el patrono de la ciudad de Barcelona.

Sus restos están en un relicario de madera con cristales que dejan ver claramente su cuerpo aún intacto y del rostro una mascarilla confeccionada en fino hierro forjado.

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

El vidrio del relicario de San Celestino se rompió en 2017, se teme por la degradación del cuerpo. Catedral de Barcelona, Anzoátegui. Foto Giovanna Pellicani, junio 2018.

Pese a que este santo es el más emblemático del templo capitalino, el relicario que lo resguarda no tiene las condiciones óptimas para albergar su cuerpo. Uno de los vidrios que lo adorna se rompió luego de registrarse una fuerte lluvia con vientos huracanados en mayo de 2017. Desde entonces no han podido repararlo y sus fisuras dan paso libre a los rayos del sol, lluvia, polvillo y humedad.

El secretario parroquial, Carlos Alcalá, cuenta que a menudo ayuda a limpiar el féretro del patrono de la iglesia. Este relicario pesa más de 150 kilos y era paseado por el casco central cada 15 de mayo. Pero desde que en el año 2005 la procesión fue sorprendida por una balacera, la reliquia sagrada no se sacó más de la iglesia para resguardar su integridad.

“Constantemente limpiamos el relicario y es impresionante el estado en se encuentra el cuerpo de San Celestino. Da mucho temor pensar que los cambios climáticos puedan afectarlo después de haber sido cuidado aquí por tanto tiempo”.

Con más de ocho años dedicado a la vida religiosa. Alcalá, fiel seguidor y colaborador de la Catedral de Barcelona, aseguró que de no ser tomadas medidas inmediatas el cuerpo podría presentar algunos cambios o degradación.

Recuerda que a este santo se le han atribuido una decena de milagros, constatados por los párrocos de turno.

Camposanto en su interior

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

En el altar mayor y otras áreas de la Catedral de Barcelona están sepultados párrocos y obispos de la Diócesis de Barcelona. Foto Giovanna Pellicani, junio 2018.

En el interior de la Catedral de Barcelona fue habilitado un espacio en el que reposan los cuerpos de nueve párrocos y obispos que pasaron por la diócesis capitalina.

Mariela Ferrara, devota de la catedral, asegura que las tumbas de estas personalidades estaban distribuidas entre el sagrario, altar y otras áreas de lugar, pero con el tiempo han sido reubicadas: “Aquí están algunas figuras emblemáticas como Constantino Maradei, Humberto Paparoni y Miguel Delgado Ávila, quien murió en 2008 y fue el último fiel sepultado en la catedral”.

Esta área es una de las más respetadas del centenario templo, sin embargo y pese al esfuerzo por mantener la zona aislada, en su interior se observa un claro rastro de humedad que ha dejado el paso de las lluvias por la zona norte de la entidad anzoatiguense: “Cada vez que llueve se observan filtraciones causadas por el deterioro del techo y, aunque son mínimas, afectan el mantenimiento de las imágenes veneradas”.

Patronos resguardados

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

El gran retablo chapado en oro de la Catedral de Barcelona y los santos de madera están en riesgo de ser invadidos por termitas que proliferan en el templo. Foto Giovanna Pellicani, junio 2018.

Al entrar al templo lo primero que se observa es el magnífico retablo del altar mayor. El dorado intenso llama la atención de quien visita el santuario. Allí reposan las figuras de Santa Eulalia y San Cristóbal, ambos patronos de la parroquia y por quienes fue nombrada la iglesia capitalina. También se encuentra San Juan Bautista y San Miguel Arcángel.

En el centro está la Virgen del Totumo, la primera imagen venerada de los barceloneses, encontrada a finales del siglo XVII en el sector Las Casitas del municipio Bolívar. La imagen, conocida también como Nuestra Señora del Socorro, fue hallada en un tronco hueco de un árbol de tapara, según refiere un artículo publicado en mayo de 2013 en el blog Lecturas, yantares y otros placeres.

Algunos historiadores cuentan que la imagen desaparecía cada vez que era llevada a la iglesia capitalina y algunos feligreses le colocaron cadenas para resguardarla, ello se puede evidenciar en las marcas que tienen sus extremos.

La figura mide aproximadamente 15 centímetros y tiene una base de madera con polvillo de oro que representa al conocido Morro de Lechería. Sus festividades se celebran cada 14 de noviembre.

Un rosario por la iglesia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“Recuerdo que una vez sacaron a San Celestino y a la mitad del recorrido se puso tan pesado que no pudieron moverlo más. Tuvimos que rezarle el Santo Rosario para levantarlo nuevamente”.

Con este testimonio Isabel María Montilla, de 83 años de edad, pide a los santos que a través del rosario permitan conservar la estructura de lo que ella considera su hogar. “La iglesia se ha mantenido intacta, pero es poca la ayuda que hemos recibido para hacerle mantenimiento y yo creo que por ser la casa de Dios aquí deberían venir todos a colaborar”.

La Catedral de Barcelona está ubicada en la capital del estado Anzoátegui. Esta edificación tiene capacidad para albergar a más de 200 fieles que a cualquier hora del día pueden apreciar el avance de las termitas y del deterioro estructural.

La edificación, de 255 años, se desborda en historias, pero cuando de atención se trata son pocos los entes oficiales que le tienden la mano a los feligreses y religiosos que desean conservarla en buen estado.

Monumento a la historia

Catedral de Barcelona, estado Anzoátegui. Monumento Histórico Nacional de Venezuela en peligro.

Catedral de Barcelona en 1901. Foto Commons Wikimedia, dominio público.

La Catedral de Barcelona fue construida entre 1748 y 1773 y consagrada el 10 de octubre de 1773 por Fray Manuel Jiménez Pérez, un monje de la orden de San Juan de Puerto Rico, quien para entonces era la primera autoridad religiosa del oriente venezolano. De esa manera el párroco de Barcelona Fernando Bastardo y Loaisa lograron culminar la construcción de la iglesia que tardó 35 años.

La iglesia es de planta rectangular de 47 m de largo por 18 m de ancho divididos en tres naves, 14 columnas y 18 arcos que sostienen el extenso techo de madera. Por su parte la fachada actual se distingue por sus tres puertas, el ventanal del frontis y la torre de tres niveles con cúpula piramidal que resguardan seis campanas coloniales entre las que destacan Nuestra Señora del Socorro, Santa Eulalia y Santa Gertrudis.

Un detalle muy importante de la iglesia está enterrado bajo el altar mayor, donde se colocó un relicario con un hueso de cada uno de los siete santos: San Severino, San Eustaquio, San Facundo, San Pedro Alcántara, San Pacífico, San Anastasio y San Pascual Bailón.

La Catedral de Barcelona fue declarada Monumento Histórico Nacional en Gaceta Oficial n° 26 320, el 2 de agosto de 1960.

Tomado del Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2009. Instituto del Patrimonio Cultural, IPC.

Fuentes consultadas

Alcalá, Carlos. Secretario parroquial. Entrevista realizada en mayo de 2018.

Alcaldía rehabilita Catedral de Barcelona para celebrar la Semana Santa. En jaquemate.com.ve, 23 de marzo de 2017. https://goo.gl/stMSBM. Consultado en mayo de 2018.

Castillo, Alexis (@alexisnoticia). Anárquica, histórica y cultural… llegó a Barcelona. En masperiodismo.wordpress.com, 10 de noviembre de 2012. https://goo.gl/867i9L. Consultado en mayo de 2018.

Delgado, Marcos. Cronista del municipio Bolívar, estado Anzoátegui. Entrevista realizada en junio de 2018.

Ferrara, Mariela. Decoradora y obrera de mantenimiento de la Catedral de Barcelona. Entrevista realizada en abril de 2018.

Instituto de Patrimonio Cultural (IPC). Catálogo de patrimonio cultural venezolano 2004 – 2009. Estado Anzoátegui, municipio Simón Bolívar.

Marval, Agustín. Feligrés de la Catedral de San Cristóbal. Entrevista realizada en mayo de 2018.

Montilla, Isabel María. Fiel de la Catedral de Barcelona. Entrevista realizada en mayo de 2018.

Quintero, Abraham. La Virgen del Totumo, Nuestra Señora del Socorro de Barcelona. En el blog Lecturas, yantares y otros placeres, 22 de mayo de 2013. https://goo.gl/wC3euY. Consultado en mayo de 2018.

Quintero, Jorge Aníbal. Monseñor, párroco de la Catedral de Barcelona. Entrevista realizada en abril de 2018.

Contenido relacionado

La Catedral de Barcelona, 255 años de historia y fe

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: