Lo más reciente

“Isabela”, una obra de Lía Bermúdez que se pierde en Parque Central

Isabela, escultura de Lía Bermúdez en Parque Central, Caracas. Patrimonio cultural en peligro.

Isabela, obra de Lía Bermúdez en el jardín abierto del complejo urbanístico Parque Central, Caracas. Foto Luis Chachín, febrero 16 de 2018.

Desde 1989 la obra “Isabela”, de Lía Bermúdez, se exhibe en los jardines abiertos de Parque Central, en pleno corazón caraqueño. Hoy en día luce solitaria, corroída, deforme. La usan como urinario y para pintar grafitis. Su creadora siente pesar por el abandono y lo ve como una “falta de respeto al artista y al ciudadano”.

Mabel Sarmiento Garmendia / @mabelsarmiento. 12/4/2018.

Caracas. Una cola de más de 100 personas se armó a eso del mediodía en el pasillo continuo a la obra Isabela, de la artista Lía Bermúdez. Lastimosamente ninguno estaba interesado en detenerse ante las elegantes, metálicas líneas que ella alguna vez trazó para ofrecer, en persuasivo amarillo, una experiencia visual sobrecogedora. Todos iban para las oficinas del Seguro Social que están en el complejo residencial Parque Central, en pleno corazón caraqueño.

Nadie se acercó a ver la estructura. Le dieron la espalda y eso hizo que el deterioro se apreciara en toda su magnitud. La Isabela, donada en 1989 al Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Ímber, Maccsi, luego de una exposición individual de la creadora, está expuesta al aire libre sobre lo que hasta hace años funcionó como un espejo de agua y hoy luce un deterioro galopante.

Está corroída en las bases y en las juntas o pliegues de las hojas de hierro, hay partes de las soldaduras que están desgastadas y el ala izquierda se le fracturó y cayó sobre la mitad de la obra, tal como se aprecia en las  gráficas siguientes:

Isabela, escultura de Lía Bermúdez en Parque Central, Caracas. Patrimonio cultural en peligro.

Detalle de la oxidación y deterioro de Isabela, obra de Lía Bermúdez en Parque Central, Caracas. Foto Luis Chacín, febrero 16 de 2018.

En manos de la indolencia

Lía Bermúdez, a la edad de 88 años y con dificultades para enlazar sus recuerdos, contó que luego de culminar la exposición la escultura fue instalada en las áreas comunes del museo, por lo que su preservación y custodia está en manos de esa institución y, por ende, de la Fundación de Museos Nacionales.

Sucede que posterior al despido de Sofía Ímber del museo, propuesto por el fallecido presidente Hugo Chávez, la desidia cayó sobre las obras de arte expuestas en el complejo urbanístico. Y la de Lía Bermúdez, de 4.20 x 5.80 x 2.50 cm no se escapó. Ahora está huérfana, maltratada y las únicas inscripciones que tiene son las de los vándalos que dejan sus grafitis y sus firmas hechas con marcadores o esprays.

La misma artista aseguró que no se le ha hecho mantenimiento en mucho tiempo: debería limpiársele el polvo que se le acumula con regularidad y pintarla cada cinco años aproximadamente, debido a que está a la intemperie.

“Me parece inaceptable que no se le dé a esta obra o a otra cualquiera el cuidado que merece. Es una falta de respeto hacia el artista y hacia el ciudadano”, expresó.

Sin dolientes

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El ciudadano de a pie ni se inmuta cuando pasa cerca de la escultura. No se detiene a ver de qué se trata. La falta de seguridad también lo ahuyenta. Por los alrededores no hay vigilancia, ni suficiente alumbrado público. Solo están los trabajadores de los ministerios y estos aseguraron que “no nos compete cuidar esa obra. Pregúntale a Corpocapital”, dijeron.

En agosto de 2013 Corpocapital asumió el mantenimiento de Parque Central, el cual estuvo durante años en manos de la administración del Centro Simón Bolívar.

Parque Central es un museo abierto que está conformado por ocho edificios en donde residen 15 600 inquilinos. Por el complejo transitan cerca de 40 000 personas que se topan a diario con obras de arte que no tienen placas ni reseñas y a las que les cae la basura que tiran de los edificios o que dejan las personas en situación de calle.

Para Nelly del Castillo, restauradora y conservadora de monumentos y quien además fue directora del Consejo de Preservación y Desarrollo de la UCV, Copred, esta escultura está expuesta a muchos daños ambientales.

“La misma desidia que sufre el complejo habitacional, visto como un ícono de la arquitectura en Latinoamérica, impacta sobre la Isabela: el hierro se corroe por el agua y las sustancias ácidas que le caen, como el orine que contiene urea. Eso genera la pérdida de la capa pictórica y debilita además las bases y las uniones de soldaduras”.

Además, dijo, las pintas que le hacen con marcadores evidentemente degradan el acrílico. “Hace 25, 30 años este deterioro no se veía, pues había conciencia ciudadana. Incluso la colección de obras desplegadas en el sistema Metro de Caracas era muy bien conservada, y eso fue a que gracias que en los años 60 y 70 aquí hubo un boom por la recuperación y el mantenimiento de los espacios públicos. Todo eso se perdió en estos últimos 18 años, con el agravante de que nadie se interesa en su recuperación, la cual ahora será más costosa y difícil. Muchos restauradores se han ido del país y ya no se cuenta con los mismos materiales”.

Del Castillo sostuvo que todas las obras tienen fecha de vencimiento, y señaló que los artistas están conscientes de los límites de sus creaciones. “La diferencia la marca precisamente prioridad que se le dé al mantenimiento y más a las obras que están al aire libre, cuya afectación ambiental es exponencial”.

Sobre el particular, la Fundación de Museos Nacionales ofreció dar una entrevista para aclarar el estatus actual de la Isabela. Pero para la fecha de publicación de esta alerta no se había materializado la misma.

Lía Bermúdez, la “novia de Maracaibo”
Lía Bermúdez, autora de Isabela, escultura los jardines abiertos de Parque Central, Caracas. Venezuela.

La escultora Lía Bermúdez. Foto Américo Torres, diario Panorama, septiembre de 2015.

Escultora, pintora y promotora cultural. En 1944 inició su formación artística en la Escuela de Artes Plásticas y Aplicadas (hasta 1946). Más tarde se traslada a Maracaibo, dando continuidad a sus estudios en la Escuela de Artes Plásticas Julio Árraga (1948 – 1950), donde tuvo como maestro a Jesús Soto.

En sus comienzos ejecutó una pintura figurativa muy estilizada. También estudió los principios del neoplasticismo y el constructivismo, que se traducirían en una pintura abstracta que busca la esencia y la vigencia de la forma. Inmediatamente se interesa por el lenguaje tridimensional abstracto-constructivo, realizando esculturas lineales en hierro soldado, que conforman estructuras abiertas que dan primacía al espacio, muchas veces prescindiendo de base, como formas colgantes o aéreas.

Incansable promotora cultural, logró convertir el antiguo mercado de la capital zuliana en el Museo de Arte de Maracaibo, que desde 1993 lleva su nombre. En septiembre de 2015 renunció a la presidencia del museo, pero mantiene ese cargo de manera honoraria. Lía Bermúdez cuenta con 24 premios, 22 obras urbanas y 15 exposiciones individuales, pero su mayor lauro es el cariño entrañable de los maracaiberos, que la caraqueña se ganó a pulso durante más de 35 años de labor cultural. Por algo le dicen “la novia de Maracaibo”.

Fuentes consultadas

Bermúdez, Lía. Artista plástica, autora de la escultura Isabela. Entrevista realizada el 4 de abril de 2018.

Bermúdez, Lía. En Wikihistoria del Arte Venezolano. https://goo.gl/sqWHMB. Consultado el 11 de abril de 2018.

Castillo, Nelly (del). Restauradora y exdirectora del Copred (CUC). Entrevista realizada el 3 de abril de 2018.

Rincón Castellanos, Yesenia. Lía Bermúdez renunció a la presidencia del centro de arte de Maracaibo. En panorama.com.ve, https://goo.gl/pz8YQB. Consultado el 11 de abril de 2018.

Trabajadores ministeriales que laboran en Parque Central.

Visita al sitio durante los días 26, 27 y 28 de marzo.

Anuncios

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: