Lo más reciente

La fachada del Museo de Arte Colonial de Mérida es lienzo de vándalos

Con más de 3 siglos de existencia y declarada en 1962 Monumento Histórico, la antigua casa del Gral. Juan Antonio Paredes y Palacio Episcopal de Juan Hilario Bosset es hoy sede del Museo de Arte Colonial de Mérida. Pese al rancio linaje, su vandalizada fachada testimonia el desapego ciudadano hacia el patrimonio cultural.

María Fernanda Rodríguez. 23/3/2018.

Mérida. Cuando se piensa en Mérida se imagina una ciudad con casas de tapia y teja, como las que se muestran en sus famosos parques temáticos. Pero lo cierto es que de la arquitectura colonial poco queda en la moderna ciudad. Solo se conservan algunas reliquias que sobrevivieron a los destrozos causados por los terremotos de 1812 y 1894, y otras que no han sufrido por causa de la naturaleza, sino del ser humano.

En el casco histórico de Mérida, a tan solo dos cuadras de la catedral, están la Casa Paredes y la Casa Bosset, que en sus inicios fueran una sola casona, siendo una de las estructuras arquitectónicas coloniales más antiguas de la ciudad. Actualmente su fachada luce las huellas del vandalismo de los propios ciudadanos.

Museo de Arte Colonial de Mérida. Monumento Histórico de la nación. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

Así luce actualmente la fachada de la casona, expuesta al vandalismo de algunas personas. Museo de Arte Colonial de Mérida. Foto María F. Rodríguez, marzo 2018.

Desde el 27 de mayo de 1994 la Casa Paredes es sede del Museo de Arte Colonial de Mérida, el cual tuvo antes otras sedes desde su creación el 2 de mayo de 1963. También la casona es hoy lugar de exposiciones y actividades culturales en la llamada Casa Bosset, que forma parte del mismo conjunto arquitectónico. En la Gaceta Oficial N° 26 917 de fecha 6 de agosto de 1962, esta casa colonial fue declarada Patrimonio Nacional.

En cuanto a la colección que expone el museo, la misma consta de 690 obras de arte procedentes sobre todo de Ecuador, Perú y Bolivia, aunque también hay piezas oriundas de España, México y otras hechas en Venezuela. Se trata de pinturas, esculturas, retablos, textiles, metales, ornamentos litúrgicos, cantos labrados y mobiliario que datan de los siglos XVI, XVII, XVIII y de la primera mitad del XIX, piezas que en su mayoría fueron traídas por los miembros de las distintas órdenes religiosas que estuvieron en Mérida (Catálogo del Museo de Arte Colonial de la ciudad de Mérida, 1963).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cabe destacar que, aunque la mayoría de las obras que expone el museo son del período colonial, también hay algunas de los tiempos republicanos. La adquisición más reciente fue una selección de fotografías del casco histórico de la ciudad tomadas a finales del siglo XIX y principios del XX.

La casona es una joya arquitectónica

Tal y como se estilaba en la Colonia para las arquitecturas civiles, la Casa Paredes es de una sola planta, con una entrada principal compuesta por “un portal de piedra arenisca de grano medio”, de estilo toscano, como describe Díaz Pisani (2006). Los techos de la casona fueron fabricados con horcones de madera a dos aguas y revestidos con caña amarga y teja. Sobre sus muros reposa “un prominente alero de forro corrido” que da fe de la antigüedad de la estructura, que fue construida entre 1690 y 1710 por encargo del abuelo paterno del prócer independentista general Juan Antonio Paredes Angulo.

Museo de Arte Colonial de Mérida. Monumento Histórico de la nación. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

En el año 2014 la fachada del Museo de Arte Colonial y de la Casa Bosset se habían recuperado por completo. Foto cortesía Museo de Arte Colonial.

La Casa Paredes, que constituye la parte más grande de toda la casona, se distribuye en tres patios con pisos de piedra. El principal cuenta con corredores donde se erigen “doce columnas de mampostería, con capitales octogonales” (Díaz, 2006). Es alrededor de este primer patio donde se encuentran las habitaciones que hoy son las salas de exhibición de las obras. Dichas salas se comunican internamente a través de “vanos o umbrales”. La actual Casa Bosset, la parte más pequeña, cuenta con dos patios y no se comunica en su interior con la casona principal.

Falta de educación ciudadana y sentido de pertenencia

A pesar de los esfuerzos que autoridades y trabajadores del museo han hecho y continúan haciendo para mantener las instalaciones y las obras de arte expuestas, la fachada y los exteriores de la casona lucen hoy las huellas del vandalismo. “Hemos puesto en varias ocasiones los bombillos de la parte externa de la casa con el objetivo de alumbrar el casco histórico de la ciudad por las noches y al cabo de pocos días se los roban”, cuenta Luis Carrillo, exdirector del museo y actual coordinador de Museos y Patrimonios de la Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Mérida (Fundecem), ente adscrito a la gobernación y al que pertenece la administración de los cuatro museos públicos del estado, entre ellos, el de arte colonial.

En cuanto a la fachada, varios grafitis dan muestra del irrespeto ciudadano a su propio patrimonio histórico y cultural. Aunque ya algunos de esos grafitis han sido tapados temporalmente con pintura para proceder luego a la restauración de toda la fachada, los que algunos vándalos hicieron sobre la obra de cantería que fue hecha en el período colonial en la esquina de la casona, siguen allí porque se amerita de un trabajo especial para poder removerlos.

“La fachada aún no se ha pintado porque requiere antes de un proceso delicado que implica raspar completamente la superficie de las paredes -porque son de tapia- y luego aplicar un fondo antialcalino. Luego, no se puede pintar con pintura a base de caucho sino con pintura emulsionada clase A”, explica Carrillo. La última vez que se pintó la casa fue hace aproximadamente cinco años. Actualmente ya se inició el proceso para hacerlo de nuevo, pero el llamado de atención sobre el tiempo y el gasto que implica esta restauración es a la ciudadanía, para que cuide y valore lo que le es propio como colectividad.

Museo de Arte Colonial de Mérida. Monumento Histórico de la nación. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

Los 10 ventanales de madera de la casona son los originales del inmueble, construido a inicios del siglo XVIII. Foto María F. Rodríguez, marzo 2018.

A lo largo de toda la fachada de la casona, que se extiende por buena parte de la avenida 4 y la calle 20 del centro de Mérida, hay diez ventanas de madera “constituidas por repisas y guardapolvos moldurados en mampostería y rejas voladas de madera” (Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2007, p. 48). Algunas de ellas están deterioradas por el maltrato de algunos transeúntes, muchos de los cuales las utilizan de cesta de basura para depositar todo tipo de desechos.

En cuanto a la necesaria vigilancia para el resguardo de este patrimonio, Carrillo afirma que es importante reforzar la presencia de las fuerzas de seguridad competentes día y noche, no solo en el museo, sino en todos los espacios y sitios patrimoniales. “Mientras no haya conciencia ciudadana es indispensable contar con mayor vigilancia de nuestro patrimonio”. Cabe destacar que la policía del estado Mérida aún no ha sido entregada a la administración de la gobernación actual.

“Por fortuna, todos los daños son reversibles”

Museo de Arte Colonial de Mérida. Monumento Histórico de la nación. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

Una de las 4 placas indicativas de la historia de la casona fue removida por seguridad y para restaurarla. Museo de Arte Colonial de Mérida. Foto María F. Rodríguez, 2018.

Tamara Díaz Pisani, en cuya tesis de Maestría se encuentran las descripciones hechas aquí de la casona, es actualmente la presidenta de la Fundación para el Desarrollo Cultural del Estado Mérida (Fundecem) y también fue directora del Museo de Arte Colonial. En sus manos está, desde noviembre del año pasado, el desarrollo de políticas y planes para el rescate y la conservación de todo el patrimonio cultural de Mérida.

“Durante mi gestión hemos recuperado casi todo el interior de la Casa Paredes, tanto de la parte donde funciona el museo como de la Casa Bosset. Nos falta la parte externa, cuya recuperación es factible, pero amerita de la conciencia ciudadana para mantenerse, porque hay que decirlo: el principal problema de los bienes culturales en nuestro país es la falta de educación ciudadana y de sentido de pertenencia hacia el patrimonio cultural que es de todos”.

Por fortuna, Díaz Pisani asegura que todos los daños causados a la estructura son reversibles, incluido el notable deterioro de la obra de cantería que resalta en la esquina de la casona. Esta pieza constituye uno de los atractivos más importantes del conjunto arquitectónico. Fue elaborada en el período colonial con piedras procedentes de la cabecera de tres ríos merideños: Albarregas, Chama y Milla.

Historia de un recinto militar, eclesiástico y museístico

Museo de Arte Colonial de Mérida. Monumento Histórico de la nación. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

Así lucía en el año 2014 la fachada del Museo de Arte Colonial, cuya casona es Monumento Histórico desde 1962. Foto Cortesía Museo de Arte Colonial.

Según narra Díaz Pisani, la Casa Paredes la construyó el alarife Fernando de Paredes y Zurbarán entre 1690 y 1710, por encargo de don Juan Francisco Ignacio Paredes y Cegarra, abuelo paterno del general Juan Antonio Paredes Angulo, quien la habitó entre 1770 y 1830. Por su parte, el Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2007 indica que la casona fue residencia de los Paredes hasta el año 1846, “cuando fue adquirida por el obispo doctor Juan Hilario Bosset quien establece dos propiedades, asentándose en una de ellas la sede del Palacio Episcopal” (p. 48).

La propiedad de la familia Paredes contaba en sus inicios con dos terrenos. El primero, sin construcción, era un solar “cercado en tapias” ubicado frente a las “tiendas de Santo Domingo”, hoy en día plazoleta de Colón. El solar medía entonces 25 varas de frente y 41 de profundidad (Díaz, 2006). El otro terreno tenía un frente que medía 49 varas (unos 41 metros) y llegaba hasta la esquina de la cuadra, donde se construyó la vivienda familiar. Junto a las tiendas de Santo Domingo y frente a la Casa Paredes se encontraba el Convento Altozano, hoy en día iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

Con el pasar de los años la casona fue cambiando de dueño, tamaño y distribución, ampliándose y modificándose al antojo de sus habitantes hasta llegar a ser la edificación que hoy sirve de recinto al museo. Uno de los propietarios más destacados fue el obispo Juan Hilario Bosset, quien la adquiere en 1846 y la habita hasta su muerte, en 1873.

La división de la casa en dos por un tapial, que aún hoy se mantiene, surgió a raíz del fallecimiento del obispo. La parte más pequeña de la división la vendió la hermana del clérigo, Tomasa Rafaela Bosset, al Gral. Pedro Trejo Tapias, el mismo año del deceso de su hermano. Este es el espacio conocido actualmente como la Casa Bosset, sede de la Cantoría de Mérida, la Orquesta Típica Merideña y la Banda Sinfónica del estado. Un año más tarde, el general Trejo adquiere también la parte más grande de la vivienda, sede hoy del Museo de Arte Colonial.

Luego de casi una decena de dueños, hipotecas y sucesiones, el Estado venezolano adquirió la edificación completa entre 1991 y 1992, a fin de restaurarla y preservarla como vestigio de la época colonial. Un par de años después, el entonces gobernador de Mérida, Jesús Rondón Nucete, otorgó al Museo de Arte Colonial su sede definitiva en la Casa Paredes.

Fuentes consultadas

Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano 2004 – 2007. Estado Mérida, Municipio Libertador. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

Catálogo del Museo de Arte Colonial de la ciudad de Mérida. Mérida, Venezuela: Talleres Gráficos Universitarios, 1963.

Díaz Pisani, T. (2006). El museo de arte colonial de la ciudad de Mérida y la casa del General Juan Antonio Paredes Angulo: umbral al patrimonio artístico y arquitectónico iberoamericano del período colonial (Tesis de Maestría). Mérida, Venezuela: Universidad de Los Andes.

Díaz Pisani, Tamara. Especialista en Teoría y Crítica de la Arquitectura y Presidenta de la Fundecem. Entrevista realizada en enero de 2018.

Carrillo, Luis. Coordinador de Museos y Patrimonio de la Fundecem y exdirector del Museo de Arte Colonial de Mérida. Entrevista realizada en enero de 2018.

 

Anuncios

1 Comment on La fachada del Museo de Arte Colonial de Mérida es lienzo de vándalos

  1. Luis H, Carrillo // 26 marzo, 2018 en 10:21 pm //

    Excelente artículo. Mi reflexión final es para toda la colectividad en general: ayudemos a preservar tan invaluables vestigios de nuestra historia.

Deja un comentario

IAM Venezuela

A %d blogueros les gusta esto: