Arrasan con el parque de Los Escritores Merideños

De los 19 monumentos escultóricos en bronce levantados en el parque de Los Escritores Merideños entre 1963 y 1984, se han robado 18. El busto de Emilio Menotti Spósito se salvó de milagro.

Samuel Leonardo Hurtado Camargo. 15/11/2017.

A pesar de los “nuevos aires” que se respiran en los espacios públicos de la ciudad de las nieves eternas, el abandono institucional y el vandalismo desenfrenado de los últimos meses arrasaron con el parque de Los Escritores Merideños. Hoy el sitio parece un cementerio de pedestales, desprovistos de 18 de los 19 bustos y placas que un día honraron a quienes con sus obras les dieron a Mérida “lustre en las disciplinas del pensamiento”.

Parque de Los Escritores Merideños. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela, en riesgo.

Sin ninguna escultura quedó el parque de Los Escritores Merideños. Foto Samuel Hurtado Camargo, 2 de noviembre de 2017

Un simple recorrido por el histórico parque, inaugurado al final de la avenida Urdaneta el 14 de diciembre de 1963, nos lleva de inmediato a preguntarnos: ¿a dónde se fueron los escritores? No hablamos de una escena de realismo mágico, los bronces se han ido sin arte y sin magia. Y, como dijera Mercedes Sosa, no nos seguirán contando los cuentos de la Patria. Aquellos hombres de letras, testigos de numerosos encuentros y desencuentros, se marcharon sin despedirse en un viaje -sin derecho a retorno- hacia tierras extrañas.

Todo indica que los escritores fueron despojados de su morada. Obligados a irse, “una sombra mala” los ha borrado de aquel espacio, quedando sus pedestales desnudos y a la intemperie. Ya nada será igual, se fueron nuestros amigos y quizás nunca vuelvan. Un aura de tristeza envuelve al parque, pues la ciudad se está quedando sin sus hijos.

Depredación de un espacio icónico

Parque de Los Escritores Merideños. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela, en riesgo.

Para el 21 de junio de 2017 aún se apreciaban los bustos de 4 ilustres en el parque de Los Escritores Merideños. Foto Samuel Hurtado, 21 de junio de 2017.

Pese a que el parque de Los Escritores Merideños fue considerado como uno de los más representativos de la ciudad de Mérida, el abandono y los daños causados por los propios ciudadanos a sus monumentos y obras son una constante a lo largo del tiempo, especialmente a partir de los años años 90 y comienzos del siglo XXI, cuando solo quedaban diez de los 19 bustos erigidos.

En una nota publicada en el diario Frontera el 12 de marzo de 1985 se denunciaban algunos daños ocasionados a los bustos de Alberto Adriani y Caracciolo Parra Pérez. Estos, como puede observarse en una fotografía que acompañaba a la nota de prensa, fueron manchados con pintura.

Parque de Los Escritores Merideños. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela, en riesgo.

Bustos de Caracciolo Parra Pérez y Alberto Adriani manchados con pintura. Foto Ferney / Frontera, 12 de marzo de 1985.

Posteriormente el periodista Adelfo Solarte, en un artículo publicado también en Frontera el 14 de julio de 1991, precisaba la falta de mantenimiento y el lamentable abandono de los monumentos levantados en el parque de Los Escritores Merideños. Este señalaba además que algunos se habían dado a la “tarea de pintar cualquier garabato en los rostros de los bustos de varios escritores que fueron colocados a lo largo del parque. Roberto Picón Lares (1891 – 1950) tiene ahora una barba que un gracioso le colocó. Igual ofensa fue dirigida a Caracciolo Parra Pérez (188 – 1964) y a Gonzalo Picón Febres (1860 – 1918). A este último escritor le pintaron, además la boca y los ojos”.

La renovación de 2008 no detuvo el vandalismo

La situación de abandono se mantuvo en el transcurso de los noventa. Un aspecto que podía observarse en el año 2005 era la desaparición de las placas de bronce de cada uno de los pedestales en donde se levantaron los bustos de los escritores merideños, además de una serie de manchas con pinturas realizada a los pocos bronces que allí quedaban.

Tiempo después, en el año 2008, el parque es completamente renovado, incorporándosele nuevo mobiliario. Entonces los pedestales de piedra son sustituidos por otros de concreto a los que se les adosó, además de los bustos, las placas con los nombres de los personajes homenajeados. Pero estas mejoras no disuadieron a los vándalos.

Parque de Los Escritores Merideños. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela, en riesgo.

Parque Los Escritores Merideños luego de su restauración en 2008. Foto GIS EP, 1 de enero de 2009.

Un delito que no es noticia

Ciertamente, los bustos del parque de Los Escritores de Mérida continuaron siendo víctimas del vandalismo. Así lo reflejan fotografías posteriores al año 2008, donde se aprecian varios bronces manchados con pintura roja. Pero ningún acto había afectado tanto al parque como el hurto desmedido perpetrado entre los meses de junio y julio del presente año.

Ya el 18 de junio el historiador Fermín Eduardo Osorio alertaba en su blog frontinoso2.blogspot.com sobre lo que veía venir. Al respecto, calificaba de insólita la situación, pues “ninguna ciudad había sufrido un ataque masivo a un parque” como el que ocurrió en Mérida en los días de junio, donde, de los once bustos presentes se habían robado siete. “Con los robados esta semana”, -enumeraba Osorio- “ya se acerca a cuarenta los que han sufrido ese trato en la historia de las estatuas de la ciudad, con la característica de la total impunidad con que se ha cometido el delito…”. Entonces profetizaba: “No es de extrañar que en los próximos días se roben los cuatro escritores restantes”.

Fermín Eduardo Osorio precisaba que este delito no era noticia en Mérida, porque “ni los medios impresos ni virtuales habían mostrado interés por el hecho”. Igualmente, ponía en duda que “los estropicios sobre las estatuas merideñas hayan sido alguna vez objeto de denuncias formales ante las autoridades correspondientes” por parte del organismo que había asumido el “control y mantenimiento de los parques merideños” o de quien tenía que velar por la aplicación de la ley del patrimonio… “ergo, no debe importarles”, enfatizaba.

Entre junio y julio se roban los penúltimos bustos 

La razón estuvo del lado del historiador. No conforme con lo sucedido, los grupos dedicados al robo del bronce procedieron a sustraer en julio los bustos de los escritores Claudio Vivas, Antonio Spinetti Dini, Neftalí Noguera Mora y Julio Sardi. De esta forma quedaba el parque completamente desvalijado. Así, solo dejaron la ausencia de los ilustres a los que un día se les había rendido homenaje.

A más de dos meses de lo ocurrido, la periodista Judith Vega, en el portal Comunicación Continua (www.comunicacioncontinua.com) se hacía eco de lo denunciado por Osorio, afirmando que daba tristeza observar los pedestales vacíos donde reposaban los bustos de los escritores y pensadores, que en los últimos meses “los amigos de lo ajeno” se habían dedicado a desvalijar. Al tiempo que instaba a los organismos de seguridad a redoblar la vigilancia en “aquellos lugares donde aún existen bustos y estatuas”. Pero del hecho nadie más se acuerda.

¡Salvado de milagro!

El único monumento que se salvó de los hampones que arrasaron con las esculturas del parque de Los Escritores Merideños fue el busto del poeta y mineralogista Emilio Menotti Spósito. Y solo porque el bronce del autor de Cantos bárbaros fue rescatado por los vigilantes del Colegio La Salle en una mañana de mayo.

Según el informante, que declaró a IAM Venezuela a cambio de mantener nombre en reserva, un día, “a eso de las seis de la mañana sorprendieron a un malhechor con la intención de llevarse el busto, el cual habían tumbado en horas de la noche y escondido entre las malezas cercanas al colegio contiguo al parque”. Percatados de la situación, los responsables de la seguridad de la institución educativa le hicieron entonces un llamado de atención al ladrón, quien al verse al descubierto se dio a la fuga, “dejando el busto allí”.

Ante lo sucedido, uno de los vigilantes recogió el busto del poeta merideño y lo entregó posteriormente a las autoridades del Colegio La Salle, siendo resguardado en unos de sus depósitos. Ahí está, a la espera de que en algún momento pueda regresar a su sitio, junto a sus coterráneos desaparecidos.

El hampa se adueña del parque de Los Escritores Merideños

El testigo del hecho expresó que la inseguridad, especialmente en horas de la noche, era uno de los principales problemas del parque de Los Escritores Merideños, lo cual propició el robo de las esculturas. Estas fueron hurtadas de manera progresiva ante la indiferencia de la policía regional. Aunque lo que estaba sucediendo se les había notificado en sucesivas oportunidades, “en ningún momento aparecieron por el lugar”.

Parque de Los Escritores Merideños. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela, en riesgo.

La hierba reverdeció, pero los bustos brillan por su ausencia en el parque de Los Escritores Merideños. Foto Samuel Hurtado Camargo, 21 de junio de 2017

En cuanto al destino del busto, el presbítero Juan Bosco, directivo del órgano educativo, afirmó que la “alcaldía estaba al tanto de la situación”, y que estaban a la espera de la respectiva solicitud por escrito para entregarlo formalmente a la instancia encargada de su protección y salvaguarda, entre tanto se mantendría a resguardo del colegio. Finalmente comentó que el primero de noviembre una representante de la Comisión Municipal de Patrimonio Cultural de Mérida se había acercado al lugar para constatar la existencia del busto.

Aun cuando el parque de Los Escritores Merideños fue declarado bien de interés cultural de la nación (2007), lamentablemente hoy, producto del vandalismo, aquellos hombres que le dieron lustre a la ciudad “culta y de los caballeros” no podrán seguir iluminando con su ejemplo el camino de las generaciones venideras. Una nueva página en la historia deberá escribirse en el libro de los escritores merideños, que con sus versos y pensamientos perviven entre nosotros.

¿Quiénes eran los ilustres del parque de Los Escritores Merideños?

El 12 de octubre de 1963 se ordenó por decreto la construcción del parque Los Escritores Merideños. A continuación, los nombres que honra(ban) el espacio público.

Gonzalo Picón Febres, escritor; Pedro María Parra, abogado, educador, político y escritor; Emilio Menotti Spósito, abogado, poeta, escritor, librero e impresor; Alberto Adriani, economista, fue Ministro de Agricultura y de Hacienda, y Antonio Spinetti Dini, escritor.

Al año siguiente se inauguraron los bustos de Roberto Picón Lares, miembro de la Academia Nacional de la Lengua y rector de la Universidad de Los Andes; Claudio Vivas, educador, historiador y escritor; José Berti, novelista, y del poeta Raúl Chuecos Picón.

Posteriormente, en 1966, se inauguran los bustos de Caracciolo Parra Pérez, abogado, diplomático y escritor; Julio Sardi, médico, diplomático y escritor; Juan Antonio Gonzalo Salas, periodista y poeta; Gerónimo Maldonado, escritor, y Eduardo Picón Lares, periodista y escritor.

Dieciséis años después, en 1982, se levantaron los monumentos a los escritores Héctor García Chuecos Rafael Antonio Rondón Márquez.

Meses luego, en marzo de 1983, se honró en bronce a Neftalí Noguera Mora, poeta y a Antonio Ramón Silva, primer arzobispo de Mérida. Finalmente, en junio de 1984, se incorporaría el busto del educador José Miguel Monagas.

Fuentes consultadas

Bosco, Juan. Presbítero, director del Colegio La Salle. Entrevista realizada en Mérida el 2 de noviembre de 2017.

Burelli Rivas, Régulo. Estampas líricas. Ediciones del Rectorado de la Universidad de Los Andes, Mérida, 1975, 60 p.

Decreto sobre la construcción del Parque de Los Escritores Merideños (12 de diciembre de 1963). En Gaceta Oficial del Estado Mérida. N° 2087, p. 1. Mérida, 20 de diciembre de 1963.

De Añez, Maribel. Develarán busto del poeta Neptalí Noguera Mora. En Frontera, p. 2. Mérida, 11 de marzo de 1983.

De Añez, Maribel de Añez. Develado busto del poeta Noguera Mora. En Frontera, p. 2. Mérida, 12 de marzo de 1983.

Extraordinario relieve tendrá la inauguración del Parque de los Escritores Merideños. En El Vigilante, p. 1. Mérida, 14 de diciembre de 1963.

Entrevista a vigilante del Colegio La Salle. Mérida, 1 de noviembre de 2017.

García Müller, Miguel R. Preservación de nuestros valores culturales. En Frontera, p. 5b. Mérida, 14 de abril de 2004.

Hurtado Camargo, Samuel Leonardo. La estatuaria pública conmemorativa de la ciudad de Mérida (1842 – 2006): análisis histórico. Universidad de Los Andes, Escuela de Historia (Memoria de Grado), junio 2007, 500 pp.

Tablante Garrido, Pedro Nicolás (compilador). Parque de Los Escritores Merideños. Centro de Historia del Estado Mérida, Mérida, 1964, 22 p.

Osorio, Fermín Eduardo. Razia en el parque de Los Escritores. En frontinoso2.blospot.com, 18 de junio de 2017. http://frontinoso2.blogspot.com. Consultado el 20 de octubre de 2017.

Páez, Carlos. Actos vandálicos que denuncia el arropao. En Frontera, p. 8. Mérida, 12 de marzo de 1985.

Parque de los Escritores Merideños inaugura hoy Gobernador del Estado. En El Vigilante, p. 1. Mérida, 14 de diciembre de 1963.

Programa relativo a la conmemoración de los 424 años de la fundación de la ciudad de Mérida. En Frontera, p. 9. Mérida, 9 de octubre de 1982.

Rondón Nucete, Jesús. Monseñor Silva entre los Escritores. En Frontera, p. 5. Mérida, 19 de julio de 1984.

Solarte, Adelfo. El Parque de los Escritores, una página que nos habla del abandono. En Frontera, p. 1c. Mérida, 14 de julio de 1991.

Vega, Judith. Robaron bustos de insignes merideños en Parque Los Escritores. En comunicacióncontinua.com, 23 de septiembre de 2017. https://goo.gl/JKzmd8. Consultado el 20 de octubre de 2017.

Anuncios

1 Comment on Arrasan con el parque de Los Escritores Merideños

  1. María Virginia Valera // 16 noviembre, 2017 en 8:18 am // Responder

    Excelente reportaje, felicitaciones

1 Trackback / Pingback

  1. parque los escritores merideños icono cultural de mérida

Deja un comentario

IAM VENEZUELA

A %d blogueros les gusta esto: