Restos arqueológicos evidencian ocupación colonial y republicana en terrenos de la UCV

Hallaron dos piezas dentales humanas en los predios de la UCV. La experticia forense determinó que estas pertenecieron a individuos con edades de entre 30 y 40 años y de entre 20 y 30 años, respectivamente.

Mabel Sarmiento Garmendia. 26/10/2017.

Tras 12 años de estudios en cinco zonas de recolección dentro del campus de la Universidad Central de Venezuela, UCV, Patrimonio de la Humanidad desde 2001, se han encontrado piezas de cerámica, de botones elaborados en nácar, restos de huesos de ganado vacuno y de fauna alimentaria (como ostras) y dos piezas dentales que evidencian ocupación colonial y republicana.

Restos arqueológicos en la UCV Escuela de Antropología

Restos arqueológicos en la UCV. Escuela de Antropología. Foto Mabel Sarmiento Garmendia, 2017.

La UCV se edificó sobre los terrenos de la Hacienda Ibarra, la cual perteneció a la familia Ibarra, de origen vasco. Entre ellos Francisco Ibarra, el primer venezolano en ser nombrado obispo de Caracas para el año 1799 y arzobispo de Venezuela en 1804. La casona, de cuyo espacio solo queda torreón del trapiche, fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1970.

Los terrenos fueron adquiridos en 1943 por el gobierno de Isaías Medina Angarita para construir ahí la Ciudad Universitaria. Sus tierras eran dedicadas al cultivo de la caña de azúcar y a la producción del Ron Ibarra.

Dado su valioso historial, el profesor Carlos Alberto Martín, coordinador académico de la Escuela de Antropología, con el apoyo de estudiantes, en estos últimos 12 años ha hecho estudios superficiales de cinco espacios de terrenos, uno de ellos ubicado detrás de la escuela a la que pertenece.

La lupa sobre la Casona y el Jardín Botánico

El profesor Martín y su equipo de estudiantes estudian desde la Casona hasta el Jardín Botánico. Su técnica ha sido sencilla, pues remueven la tierra cada vez que llueve, y han encontrado presencia de cerámica Reyware (1725 – 1825), Gaudy Duth (1820 – 1840), Annular Ware (1785 – 1830), Ginger beer bottle (1820 – 1860) Tranfer Print (1760 – 1815), entre otras; botones de vestidos elaborados en nácar, huesos de ganado vacuno y restos de fauna alimentaria, que evidencian las actividades sociales y tecnoeconómicas desarrolladas en la hacienda, que además sirvió de alojamiento al Libertador Simón Bolívar, quien en 1817 redactó los estatutos de una universidad autónoma, republicana y democrática: la Universidad Central de Venezuela.

El profesor Martín dijo, además, que hallaron dos piezas dentales humanas, consistentes en un incisivo central inferior izquierdo y un primer molar superior, lo cual les planteó la necesidad de buscar posibles zonas de enterramiento.

Las muestras fueron sometidas a experticia forense que determinó que los dientes pertenecieron a diferentes individuos con edades de entre 30 y 40 años y de entre 20 y 30 años, respectivamente.

La pieza molar tiene en las fosas y fisura una leve pigmentación atribuible al posible uso de marcar tabaco. Los pedazos arqueológicos en estos momentos están exhibidos en la oficina del docente investigador, donde están clasificados por tipo de cerámica y zona de hallazgo.

Fuentes consultadas

Carlos Alberto Martín. Arqueólogo. Coordinador académico de la Escuela de Antropología de la UCV. Entrevista. Octubre de 2017.

Anuncios

Deja un comentario