La plaza Sucre de Valera huele a miseria

La recuperación de la plaza Sucre de Valera, Trujillo, se convirtió en la promesa burlada de mandatarios de todo cuño. Hoy este espacio patrimonial es un poso de asco y miseria.

Ailyn Hidalgo Araujo. 20/10/2017.

La plaza Sucre de Valera, del estado Trujillo, huele a miseria. Siete indigentes, seis hombres y una mujer, han hecho de este espacio patrimonial su “hogar”, llenándolo de mierda y asco.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

El olor de la desidia… heces humanas en las escaleras de la plaza Sucre de Trujillo. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Los indigentes cocinan todos los días su “sancocho” en la plaza. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Ellos montan a diario su “sancocho” en plena plaza. Alimentan el fuego con restos de plástico y cartón que consiguen por ahí, y cocinan con los desperdicios de los mercadillos de verduras para mezclarlos con alimentos semidescompuestos que encuentran en los basureros. Cuando la “cosa va bien” compran el popular hueso rojo en la carnicería. El olor de aquel caldo cocinado a cielo abierto se mezcla cada mediodía con la penetrante fetidez de los líquidos residuales, o lixiviados, que destila la basura acumulada en cada esquina y –perdone la náusea- de las heces de los menesterosos que caen en cascada por unas escaleras que, aunque derruidas, recuerdan un lugar que hasta no hace mucho honró al Gran Mariscal de Ayacucho y le dio cobijo a la tertulia de residentes y visitantes.

Los vendedores informales que trabajan en los alrededores de la plaza aseguran que estos indigentes no llevan más de cuatro meses en el lugar: “No conozco a esos indigentes, solo sé que llevan meses allí, y siempre están cocinando. Paso por todos los días por acá porque voy a una parada cercana. Esta plaza está de lo peor, abandono total, parece un basurero”, comenta Ángel Pascual, habitante del municipio San Rafael de Carvajal y trabajador en el municipio Valera.

Ellos, que se negaron a contarnos cómo llegaron allí, se adueñaron de un espacio del que la mayoría huye abrumada por la ruina y la devastación que obra la desidia institucional, la inconsciencia ciudadana y el franco vandalismo. Solo los acompañan, por inocentes, las pocas iguanas y palomas que aún no se le han atravesado al hambre de aquellos seres. Los huesos rojos de la carnicería han salvado a más de una paloma de ser desplumada por entre los arbustos, pero no siempre la “cosa va bien”, de modo que la rica fauna de la plaza Sucre es solo es un buen recuerdo para los niños y jóvenes que correteaban tras estas aves urbanas o se admiraban del magnífico reptil.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Solo una iguana sobrevive entre la desaparecida fauna de la plaza Sucre. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Ni gloria, ni glorieta

5 años en ruinas suma la plaza Sucre, a la cual la voz popular la llama plaza San Pedro por estar situada frente a la iglesia homónima. Ahora, los lugareños que transitan y hacen vida activa en la calle 11, entre las avenida 5 y 6, solo tienen malos comentarios sobre este patrimonio cultural sofocado por la inmundicia.

José Espinoza, habitante del municipio Valera, opina que la plaza Sucre “no es un lugar familiar, lejos quedó de ser un espacio apto para la recreación y el esparcimiento ciudadano”. Dice que por falta de vigilancia los atracos son constantes, ve mucha gente “de mal aspecto” cruzar la plaza y por miedo prefiere solo pasar por su acera, pero “ni me acerco a las bancas”.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Ahí rodó la civilidad, los lugareños ni se acercan a las bancas tomadas por la indigencia. Plaza Sucre de Valera, Trujillo. Foto Edwuard Barradas, octubre de 2017.

Se refiere a las bancas de la plaza que hacen de juego de cuarto, sala y comedor para los pordioseros y otros “malvivientes” de la zona. La glorieta les sirve de escusado, “¿no se fijó en las escaleras? En vez de las antiguas retretas que se daban ahí, ahora es un retrete, ya nadie ni se acerca a ella por el estercolero en que la han convertido”, se lamenta Espinoza.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

La retreta no volvió a ser utilizada. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

No solo por eso. El director de Cultura de la alcaldía de Valera, Carlos Rivero, declara que es evidente el por qué la retreta no funciona y no se hacen actos recreativos en el lugar: “En estas condiciones no se puede ofrecer entretenimiento al público. Nadie van a acercarse, señala”. La oscuridad también ahuyenta a la gente de bien. La plaza queda en tinieblas desde las 7 de la noche por el robo de su cableado, interruptores, cajetín de brequeras, focos, lámparas y todo lo que sirva para alimentar el insaciable comercio ilegal de metales como cobre y bronce.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Se han robado todas las luminarias y sistema eléctrico de la plaza Sucre de Valera. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

La centenaria plaza fue construida el 4 de julio de 1903 por los auspicios del ilustre trujillano Américo Briceño Valero (1877 – 1955), quien la llamó “Plaza de la Concordia”. Cuatro años después el Concejo Municipal cambió el nombre a plaza Araujo en homenaje al “León de la Cordillera” el general andino Juan Bautista Araujo (24 de junio 1833 – 11 de febrero 1898).

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

La plaza Sucre en 2009. Foto Instituto del Patrimonio Cultural.

El Instituto del Patrimonio Cultural, en su catálogo patrimonial del estado Trujillo, refiere que a principios del siglo XX la plaza fue utilizada como velódromo para realizar pruebas de ciclismo, pero cuando se le hicieron cercas, sembraron árboles y acondicionaron con bancas e iluminación, la Cámara Municipal la denominó plaza Sucre.

El tiempo y la indolencia desvanecieron toda gloria. Hoy el piso está salpicado de heces y restos de verduras y hortalizas descompuestas, las escaleras destruidas, el color de los muros tapados por capas de mugre y grandes bolsas de basura llevan meses amontonadas al lado de mínimas papeleras rodeadas de vasos, platos, papeles y envases que la mayoría de los transeúntes echan al paso, convirtiendo este patrimonio colectivo en un céntrico vertedero.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

La basura cerca la plaza Sucre de Valera. Foto Edwuard Barradas.

Una porfiada grama aún intenta alzarse por encima de planchas de cemento que se desprendieron de los muros de las esquinas, de montones de arena y demás escombros que quedaron tras la “última recuperación de la plaza”.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Planchas de cemento y piedra al pie del árbol. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Es escaso el “engramado” que sobrevive. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Patrimonio postrado en una guerra de in(competencias)

José Karkom, alcalde de Valera (MUD), explica que la paralizada obra de rehabilitación de la plaza Sucre está a cargo de la gobernación del estado Trujillo, encabezada por el general Henry Rangel Silva, a la cual el Concejo Municipal de Valera le otorga exclusiva competencia en el “acondicionamiento y remodelación (de la plaza) por medio de la Gaceta Extraordinaria número 26, del 8 de junio 2017.

El síndico municipal, abogado Frank Hernández, explica que a partir del despojo de las competencias que sufriera la alcaldía, “a la plaza no se le ha podido hacer nada porque la restauración y el presupuesto aprobado quedó en manos del mandatario regional”.

A cuatro meses de la decisión y cuando el espacio público parece estar en su peor momento, Karkom comenta: “Valera va hacia sus 200 años de fundación y es la primera vez que ocurre algo así, yo no puedo tocar la plaza. Nos quitan el patrimonio, un emblema de la ciudad, para tenerlo en estas condiciones. Todos saben eso”.

Sobre la inseguridad, una queja recurrente entre los lugareños, el alcalde precisa que la presencia de policías en el lugar también es hoy competencia exclusiva de la gobernación porque la alcaldía no dispone de funcionarios policiales. “El Gobierno nunca nos aprobó presupuesto para la restauración de las plazas del municipio, y luego nos terminaron de quitar las competencias de estos patrimonios municipales”.

Ha habido anteriores intentos de recuperar este degradado espacio público, según registra la prensa regional. En 2012 Temístocles Cabezas, entonces alcalde de Valera por el PSUV, afirmaba que la plaza “fue sometida a recuperación y mantenimiento durante un periodo de tres semanas” y comentó que  la limpiaron, pintaron paredes, instalaron papeleras y restauraron bancas. “Se colocó sistema de riego permanente, sembrado de grama en la parte improvista de la misma, y dos personas que se encargarán de barrer y del riego de la plaza”.

Un año después, en 2013, el aludido burgomaestre rechazaba algunas críticas en contra de los trabajos en la plaza, y dijo que si allí había material de construcción era porque se trataba “de un material granular, que será utilizado en la recuperación. Igualmente, se estarán realizando paisajes tanto naturales como orgánicos con piedra picada y ladrillo; diseño de mosaicos en el muro de contención de la terraza de este espacio, recuperación de los bancos en cuanto a pintura y sustituciones de madera, alumbrado público, poda de árboles y limpieza en general de las áreas verdes”. Cabezas terminó su mandato y la obra inconclusa daba razón a los señalamientos.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Los muros no fueron restaurados. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Montones de arena donde antes había áreas verdes. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Cuando en diciembre de 2014 José Karkom asume el mando de la alcaldía, la municipalidad emite un boletín de prensa donde se informaba que “Cumpliendo con la promesa electoral José Karkom recupera y humaniza plaza Sucre de Valera”, en la misma se precisaban los trabajos de “desmalezamiento, limpieza, rescate del alumbrado, luces y accesorios alusivos a la Navidad”. Entonces el jefe edilicio aseguró: “Seguimos trabajando para que los niños, niñas y todo el pueblo de Valera se sientan a gusto con sus plazas, no dejemos que los malhechores nos roben estas zonas de esparcimiento, aquellos que destruyan serán sancionados”.

Hasta el momento no se conoce el nombre del primer sancionado por los daños de la plaza. Tampoco existe el sistema de riego que prometía su antecesor, ni los tres trabajadores que limpiarían el lugar y regarían las agónicas áreas verdes. ¿Y el plan del gobierno regional? Veamos.

“Que no nos quieran tanto”

En la creciente precariedad de este bien el gobierno de Rangel Silva despoja en junio de 2017 a la alcaldía de las competencias para integrar la obra al plan Valera yo sí te quiero, en su segunda fase; un proyecto del ejecutivo regional para restaurar los espacios públicos de la ciudad más populosa del estado andino.

Pero tampoco el pregonado plan rehabilitó la vialidad que rodea la plaza, frente a la iglesia San Pedro, ni sustituyó el demolido piso de granito, ni ejecutó “los trabajos de pintura y ornato”, ni instaló las luminarias, ni retiró los escombros, ni siquiera la basura recogió, como lo prometiera Vanesa Mendible, coordinadora general de este proyecto y directora de Infraestructura de la gobernación.

Gloria Sevilla, habitante de la zona, comenta al pedirle su opinión sobre este espacio que “No hace falta descripción para darse cuenta de lo mal que está la plaza”. Y resume con cierta ironía el malestar general ante los fallidos planes gubernativos: “Si la cosa es así, que no nos quieran tanto”.

Ignorancia y olvido

La estatua que nombra y enaltece la plaza no ha tenido mejor suerte. La figura de Antonio José de Sucre luce desgastada, sucia, cubierta de heces de palomas, y en su parte posterior los grafiteros “marcaron su territorio” en aerosol. Pero lo más triste es que de 6 personas que entrevistamos en la plaza, ninguna supo decirnos con precisión quién es Sucre. Dos voltearon a mirar la estatua y quizá hurgando en los lejanos recuerdos de primaria se acercaron un poco: “Un guerrero, que peleó con Bolívar”. El callado sonrojo del resto explica de alguna manera también por qué la ignorancia y el olvido colectivo conforman la otra cara de la desidia.

El Catálogo de patrimonio cultural venezolano 2004 – 2009. Municipio Valera, del IPC, asienta que la figura del Mariscal Sucre está elaborada en bronce, tiene 62 años de antigüedad (para 2009), y aún mantiene su pedestal de concreto recubierto de losas de granito. En el informe se detalla que la plaza contaba, para el momento del censo realizado por el ente rector de la cultura en el país, con árboles frutales, luminarias de hierro y hasta lámparas de estilo antiguo.

Hoy, a solo 8 años de aquel registro patrimonial, no hay nada de eso en la plaza. Una fija, sí, es la lata ennegrecida en la cual desde hace cuatro meses siete indigentes cuecen su sancocho de desperdicios y uno que otro infortunado animal.

Siete venezolanos que recuerdan a quien pase por la plaza Sucre de Valera el incisivo olor de la miseria en que está sumido este espacio público. Y muchos otros en el país.

Plaza Sucre de Valera. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

La plaza Sucre recuerda a quien pase por allí el olor de la desidia y la miseria. Foto Edwuard Barradas, octubre 2017.

Fuentes consultadas

Catálogo de Patrimonio Cultural 2004 – 2009. Municipio Valera, estado Trujillo. Instituto del Patrimonio Cultural.

Duran, Alberto. José Karkom recupera y humaniza plaza Sucre de Valera. En Eltiempo.com.ve, 12 de diciembre de 2014. https://goo.gl/ana2Vo. Consultado el 8 de octubre de 2017.

Espacios recuperados en Valera se han convertido en lugares para el disfrute de la población. En Avn.info.ve, 11 de mayo de 2017. https://goo.gl/VGh8wJ. Consultado el  8 de octubre de 2017.

Espinoza, José. Habitante del municipio Valera. Entrevista realizada el 8 de octubre del 2017.

Hernández, Frank, Síndico Procurador del municipio Valera. Entrevista realizada el 10 de octubre del 2017.

Hernández,  Maryhevelin. Plan de abordaje Valera se fortalece en su segunda fase. En Vtv.gob.ve, 28 de mayo de 2017. https://goo.gl/geKdgj. Consultado el 1o de octubre de 2017.

Karkom, José, alcalde del municipio Valera. Entrevista realizada el 10 de octubre del 2017.

Orozco, Nohelia. Valera yo sí te lloro, la campaña de vecinos en Trujillo. En Caraota Digital, 4 de septiembre de 2017. https://goo.gl/CAZJcD. Consultado el 1o de octubre de 2017.

Pascual, Ángel. Habitante del municipio San Rafael de Carvajal y trabajador en el municipio Valera. Entrevista realizada el 8 de octubre del 2017.

Rivero, Carlos. Director de Cultura de la Alcaldía de Valera. Entrevista realizada el 20 de septiembre del 2017.

Sevilla, Gloria. Habitante del municipio Valera. Entrevista realizada el 8 de octubre del 2017.

Salcedo, María. Alcaldía de Valera ejecuta labores de recuperación en la Plaza Sucre.  En abrebrecha.com, marzo de 2013. https://goo.gl/YV6itY.

Yépez, Luzbel. Saneamiento Ambiental y alcaldía recuperan la Plaza Sucre en Valera. En Temistoclescabezas.psuv.org.ve, 16 de marzo de 2012. https://goo.gl/8VDKbC. Consultado el 1o de octubre de 2017.

Anuncios

Deja un comentario