30 ideas para el Jardín Botánico de Maracaibo

Luego de 3 días de acercamiento al Jardín Botánico de Maracaibo como cantera de emprendimiento, se creó un semillero de ideas para conectar ese enorme patrimonio marabino con la rutina de la ciudad que lo alberga.

El seminario Emprender a través del patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo, organizado por el MACZUL, IAM Venezuela y Arts Connection, floreció en 30 ideas, unas más aterrizadas que otras, de un auditorio convencido de que el patrimonio cultural, en este caso el JBM, puede ser pasto de iniciativas de negocios que aseguren la permanencia y trascendencia de los bienes culturales que tranzan la identidad nacional.

Seminario Emprender en patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo.

30 ideas para el jardín, plenaria del seminario Emprender en patrimonio cultural Jardín Botánico de Maracaibo.

Fueron tres días intensos de finales de marzo de este año en los que profesionales de la talla de la arquitecta Carla Urbina, promotora junto con su colega María Villalobos del plan de rehabilitación del JBM; la experta en arte y gestión social del patrimonio Zaida García, el economista Leonardo Soto y la arquitecta Elisa Quijano ofrecieron orientaciones a un auditorio de 40 personas para pensar en cómo conectar el JBM con la cotidianidad de la urbe que lo acoge al tiempo de procurar emprendimientos realistas y sustentables.

El cómo fue el taller y la plenaria final del seminario. La última actividad del seminario se realizó, como estaba programada, en la tarde del día viernes 24 de marzo de 2017 en los espacios del Maczul. Durante la jornada, los participantes debían concluir en una idea de emprendimiento a ser realizada en o para el Jardín Botánico de Maracaibo; luego de haber escuchado las charlas realizadas por el economista Leonardo Soto y la arquitecta Elisa Quijano en el taller de emprendimiento cultural, quienes explicaron sobre las implicaciones del emprendimiento en una obra patrimonial, así como los conceptos básicos y herramientas necesarias para realizar el ejercicio.

Lo primero que se les solicitó a los participantes fue su organización en equipos, después de reflexionar de manera individual sobre cuál valor le reconocían al JBM. A continuación, guiados por una serie de preguntas elaboradas por la profesora Quijano, cada equipo debía dar inicio a su propuesta de emprendimiento. El tiempo previsto para esta actividad fue de dos horas, durante las cuales los asistentes estuvieron asistidos por los asesores Quijano, Soto y la arquitecta Carla Urbina; se aclararon dudas y se orientaron las ideas hacia el objetivo del taller, mientras los participantes concretaban en una innovación la experiencia vivida esos dos días.

Seminario Emprender en patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo.

Los milenials en el taller Emprender en patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo, para afinar las iniciativas de negocio bajo los valores impartidos en el seminario homónimo.

Cumplido el tiempo, el grupo se trasladó hacia el auditorio del Maczul donde cada equipo hizo su exposición, asimismo se les explicó el procedimiento a seguir: cada grupo debía elegir un representante, quien contaría con un tiempo de solo dos minutos para la exposición de la idea. Se presentaron 30 equipos, constituidos por un número variable de miembros cada uno.

30 propuestas para el jardín. Listamos a continuación las 30 ideas surgidas del seminario, de las cuales cinco se preseleccionarían en un taller in ellas.

  1. #EmpápatedeVerde. Esta idea consiste en producir piezas de mobiliario urbano que se asociara con la imagen del jardín, e influir en el imaginario ciudadano mediante la distribución de clap-sulas botánicas y otros medios relacionados.
  2. Cu-bos. Propuesta que busca la descentralización del JBM por medio de cubos identificados con los productos del jardín: CU-BO aromático, CU-BO medicinal o CU-BO florido.
  3. Festival Botánico de Maracaibo. Víctor Rosales y Gabriel Guzmán apelaron al cocreador del JBM, el famoso arquitecto paisajista Roberto Burle Marx para plantear su proyecto de “índole artístico y botánico” con el fin de conectar a la comunidad local e internacional con el jardín.
  4. BotanicO₂. Supone aproximar el jardín botánico a la ciudad a través de medios físicos y digitales, como un pabellón en la Facultad de Arquitectura de LUZ con especies del JBM, con eco en las redes sociales, y el desarrollo de una aplicación para móviles.
  5. Del jardín a la mesa. Consiste en promover el JBM a través de ferias gastronómicas y platos realizados con los insumos del jardín, en distintos lugares de la ciudad y especialmente en restaurantes.
  6. A vuelo de pájaro. Plantea la puesta en valor del Jardín Botánico de Maracaibo a través del reconocimiento, difusión e interpretación de las aves que lo habitan.
  7. N-Jardín. Esta idea supone dispositivos “con carácter multifase, multiescala, multifuncional para vender especies vegetales del jardín, artículos de diseño alusivo al JBM y actividades culturales.
  8. Ventana sensorial. Esta consiste en un dispositivo móvil que posibilitaba al usuario vivir una experiencia sensitiva como referencia del JBM.
  9. Los amigos del jardín. Desarrollo de una aplicación con el fin de expandir el jardín hacia los ciudadanos, como estrategia establecieron el apadrinamiento del jardín por sectores.
  10. El arte a través del jardín. Esta idea consiste en la creación de estaciones culturales -de teatro, danza, música- con el fin de sensibilizar al público a través del arte.
  11. Red informativa virtual. Idea que “lleva el jardín a la ciudad” a través de la gastronomía, con alianzas con restaurantes locales que incluyeran en su menú un plato elaborado con productos que lo identificara”.
  12. Vamos pal jardín. Se trata esta de una propuesta de mercadeo basada en publicidad en las unidades del transporte público y galerías virtuales que mediante códigos o galerías de fotos que permitan conocer las especies del JBM, como las del orquideario.
  13. Tesoro escondido. Esta iniciativa propone “llevar el jardín a la ciudad para lograr que la ciudad vaya al jardín” a través de pistas de difusión que permitieran vivir la experiencia del JBM.
  14. Semillero. Consiste en crear un pabellón móvil donde se establezca la relación jardín-ciudad / ciudad-jardín. El mismo se ubicaría en la facultad de Arquitectura, sin descartarse otros ámbitos.
  15. Instituto Educativo Jardín Botánico del Zulia. José Manuel Márquez propuso crear un espacio donde se dictarían cursos de jardinería a través de una plataforma digital de promoción y conocimiento.
  16. Atrapar a las masas. Se trata de una aplicación interactiva para promocionar el JBM con la realización de un safari virtual y descubrir esa experiencia: “tócalo”, “huélelo”.
  17. Crear y trasmitir. Idea que apela a una crear hitos con materiales provenientes del jardín, por ejemplo, el bosque de Araguaney; iconos simbólicos y significativos que crearan conciencia en la memoria colectiva y generaran sentido de pertenencia.
  18. Una escuela para el Jardín Botánico. Supone la creación de módulos cuya cubierta pudiera estar compuesta por plantas seleccionadas del JBM según la estación, según explica su proponente Reinaldo Moreno.
  19. Circuitos dinámicos. Plantea “vivir” el jardín a través de recorridos en carritos en alquiler (como los utilizados en los campos de golf).
  20. Planes vacacionales. Para conectar el jardín con las nuevas generaciones, Carlos Medina propuso la organización de planes vacacionales en alianza con organizaciones existentes en la ciudad, como la Fundación del Niño.
  21. Propagación. Este concepto propone cultivar plantas en el jardín para ser utilizadas en distintas partes de la ciudad, así como la creación de un centro de información itinerante y la posibilidad de generar un catálogo urbano de plantas adaptadas al inclemente clima local.
  22. Replantear una alternativa de salud. Propone seleccionar un sector del jardín para el cultivo de plantas medicinales que podrían venderse en el vivero y posteriormente se construiría una tienda de medicina natural en terrenos del jardín.
  23. El Zulia recicla. Gabriela Pérez aireó en el taller un emprendimiento que ya se ha implementado en distintas partes de la ciudad, pero ajustándolo a las especificaciones del JBM.
  24. Excursiones y conexiones. Esta propuesta parte de la necesidad de dar a conocer el JBM tras identificar la falta de conocimiento y valoración como uno de los problemas de este bien patrimonial, para lo cual plantean organizar planes que motiven al ciudadano a visitar el lugar.
  25. Explotación del logotipo del jardín. Con esta misma idea otro equipo propuso explotar el logotipo del jardín -por su atractiva imagen- en materiales de promoción, para concienciar a la sociedad sobre el valor de este patrimonio.
  26. Experiencia gastronómica. Consiste en un “gastromaratón” que consistiría en 4 estaciones de comida, estratégicamente diseñadas y ubicadas a lo largo de un recorrido para promover el esparcimiento y posicionar el jardín.
  27. Jardín escuela / Jardín guerrilla / jardín residencia. Fue la propuesta de Juan Diego Pérez La Cruz y María Gabriela Colmenares para sensibilizar a niños y jóvenes ante el jardín con enfoque lúdico y artístico. Su lema: “Un plan a largo plazo para un jardín a largo plazo”.
  28. Re-descubriendo el Jardín. Diego García, Luz María Montero y Claudia Leal aspiran con esta idea a convocar usuarios jóvenes (de entre 6 y 30 años) al JBM a través de la información. Incluye varios artefactos lúdicos y educativos.
  29. Ser natural en lo laboral. Consiste en la planificación de paseos o visitas al Jardín Botánico, dirigidos a grupos segmentados, atendiendo necesidades específicas, con diferentes temáticas y dirigido a un público diverso y con la intervención de un equipo multidisciplinario.
  30. En_PODER>A. Emprendimiento social que busca desarrollar estrategias de difusión de conocimientos de manera innovadora. Su fundamento filosófico es invertir conceptos para provocar al lector.

El JBM “un tesoro escondido en la ciudad”

Seminario Emprender en patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo.

Senderos que conectan a la ciudad con la naturaleza del Jardín Botánico de Maracaibo. Foto oficial JMB.

Al culminar las exposiciones los profesores María Verónica Machado, Carla Urbina, Elisa Quijano y Leonardo Soto presentaron a la audiencia sus conclusiones sobre los resultados de la actividad. Leonardo Soto felicitó al grupo por su participación e interés y les comentó sobre la viabilidad de la mayoría de las propuestas ya que habían conceptualizado claramente su idea de emprendimiento. Aunque advirtió que a algunas les faltaba una mayor definición, también los felicitó por la creatividad y el alcance que habían logrado a pesar del corto tiempo dispuesto para ello.

Elisa Quijano, por su parte, expresó sentirse contenta por la motivación que el seminario había despertado en el auditorio, porque se evidenciaba la toma de conciencia del JBM como bien patrimonial e invitó a los participantes a que con esa misma emoción se constituyeran en sus defensores y divulgadores, como “ciudadanos empoderados conscientes sobre su papel en lograr los cambios que Maracaibo necesita”.

Entre tanto, la arquitecta Carla Urbina expresó su satisfacción con los resultados que reflejaban las propuestas y el entusiasmo que percibía había producido lo aprendido en el seminario; a su vez, aplicando los conceptos utilizados por Soto en su charla: tiempo, conocimiento y dinero, explicó los recursos base del emprendimiento al combinar tiempo-dinero, conocimiento-dinero, conocimiento-tiempo, para concluir que, en su opinión, el elemento más importante de la ecuación era el conocimiento.

Finalizó estas intervenciones la profesora María Verónica Machado indicando el compromiso que, a su entender, adquiriría cada participante a partir de la fecha, es decir, posseminario. Con un juego de palabras formuló: “1. Renunciar… a  la  comodidad, 2. Denunciar… la desidia y abandono del patrimonio, 3. Anunciar… la conciencia para la conservación y visibilidad al jardín botánico, 4. Pronunciar… a través del conocimiento, esfuerzo y disciplina, emprender para rescatar y sustentar, 5. Enunciar… el compromiso, correspondencia y sustentabilidad”; en fin, rescatar lo virtual y lo real (histórico y natural) y convertirlo en sinergia que permita recuperar valores.

“Emprender es una manera de pasar de la voz pasiva a una voz activa, que visibiliza al patrimonio en una sinergia donde todos ganan: la comunidad, el jardín, la memoria y por supuesto, quien emprende”. Arquitecta y creadora María Verónica Machado al final del seminario “Emprender en patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo”.

Finalmente, los organizadores hicieron el recordatorio del taller a realizarse en la siguiente semana: viernes 31 de marzo, sábado 1 y domingo 2 de abril de 9 a. m. a 1 p. m., con un cupo para 40 personas y lo necesario de haber realizado la inscripción durante los dos días que duró el seminario. En dicho taller se desarrollaría cada propuesta y, a través de la presentación ante un jurado, se seleccionaría la opción más creativa, coherente y factible que sería beneficiada con un premio de Bs 250 000,00.

Es importante señalar el permanente interés y entusiasmo mostrado por los asistentes durante las diferentes actividades del seminario. Para la gran mayoría era la primera vez que visitaban el Jardín Botánico de Maracaibo, razón que despertó en algunos la motivación de asistir al evento. Luego de haber vivido la experiencia de los dos días de actividades, manifestaron su satisfacción por lo aprendido e, incluso, reconocieron en el jardín Botánico de Maracaibo un “tesoro escondido” en la ciudad.

El seminario Emprender a través del patrimonio cultural: Jardín Botánico de Maracaibo se realizó entre el 22 y 23 de marzo de 2017 a instancias del Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (Maczul), IAM Venezuela y la fundación Arts Connection con el fin de empoderar a los participantes y sociedad de ese patrimonio cultural y natural de la capital del estado Zulia.

Relatoría realizada por Grupo Cuatro Editores / Elisa Quijano, Maruja de Carruyo, Beatriz Suárez.

 

Anuncios

Deja un comentario

IAM VENEZUELA