Tumba de la familia Clavo Carrillo

Mausoleo de la familia Clavo, en el cementerio municipal de Boconó, estado Trujillo. Patrominio cultural de Venezuela.

Mausoleo de la familia Clavo, en el cementerio municipal de Boconó, estado Trujillo. Foto Marinela Araque, agosto de 2017.

Nombre: tumba de la familia Clavo Carrillo.

Año: entre 1930 y 1932.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / inmueble.

Administrador custodio o responsable: Alcaldía del municipio Boconó.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Erigido a la memoria de Perpetuo Clavo (1858 – 1930) el panteón de la familia Clavo Carrillo se encuentra en el Cementerio Municipal de Boconó, construido a principios del siglo XX. Esta necrópolis es conocida también como cementerio nuevo o del Sur y está actualmente en servicio.

El mausoleo contiene además los restos de su esposa Josefa Carillo de Clavo (1896 – 1940), así como de sus hijos Juan Bautista (1896 – 1955) y Perpetuo José Clavo Carrillo (1900 – 1969). Además, los de María de la Concepción Mavares (1923).

La familia Clavo Carrillo. Don Perpetuo Clavo había nacido en la población de Tostós el 11 de octubre de 1858, era hijo de María Felicia Clavo y de padre desconocido. Desde pequeño creció al amparo de su madre y se dedicó con ella a las labores agrícolas y a la cría de bestias. Un buen día le canjeó una de sus formidables recuas al general Santana Saavedra por una propiedad con un trapiche y una casa de amplios corredores y habitaciones espaciosas. Allí se mudó con su madre, María Felicia Clavo, y se dedicó a la siembra de caña de azúcar y al acopio de café, productos con los que dinamizó de gran manera la economía de Boconó.

Don Perpetuo Clavo y sus hijos dueños del trapiche que luego se convertiría en museo. Patrimonio cultural de Boconó, estado Trujillo. Venezuela.

Don Perpetuo Clavo y sus hijos. Foto Rep. Alberto Cárdenas @unavistabocono, 2011.

Al morir su madre, Perpetuo erige una nueva edificación en los límites del pueblo y levanta una cerca perimetral. Un tiempo luego se casa con la joven Josefa Camilo Monreal con quien procrea dos hijos: Perpetuo José y Juan Bautista. Los jóvenes iban creciendo al igual que las propiedades de Don Perpetuo llegando a traspasar los límites de la población de Tostós, cuando se convirtió en exportador de café a Europa y estrechó lazos comerciales con las casas de comercios existentes en el país.

Familia de los Clavo, panteón en el cementerio de Boconó, Trujillo. Patrimonio cultural venezolano.

La cerca perimetral que Don Perpetuo Clavo mandó a construir en la hacienda, tras la muerte de su madre. Foto Marinela Araque, agosto de 2017.

Todo iba bien hasta que la vecina familia Barrueta, sin motivos aparentes, desvía el curso de agua que alimentaba el trapiche y los cultivos. Esto acaba con la vida del Don Perpetuo, pues ya no hubo agua que moviera la enorme rueda del trapiche de su hacienda. Decepcionado y triste, el patriarca va enfermando, pero antes de morir les comunica a sus hijos su última voluntad: que su cortejo fúnebre no pase por el frente de la propiedad de los Barrueta. Así lo hicieron.

Un panteón para el patriarca de la familia. Al morir don Perpetuo el 19 de marzo de 1930, sus hijos tuvieron que dar una vuelta grande, ya que la ruta obligada para ir al cementerio de Boconó llevaba directamente a la propiedad de los Barrueta. En honor a su padre, los hijos mandaron construir un mausoleo, para lo que contrataron a la Marmolería Pigna de la ciudad de Caracas.

Vista de inscripción de los nombres de la familia Clavo Carrillo en su sepulcro del cementerio municipal de Boconó, Trujillo.

Vista de lainscripción de los nombres de la familia Clavo Carrillo en su sepulcro del cementerio municipal de Boconó, Trujillo. Foto Marinela Araque, 2017.

Al pasar una década del fallecimiento de Don Perpetuo, muere doña Josefa Carrillo de Clavo y es sepultada en el panteón de la familia. Para tal fin, su hijo Juan Bautista le hace una dedicatoria que fue inscrita en un lateral del mausoleo: “Madre: Mujer de naturaleza tierna y de blando corazón, Dios te elevó con todo a la cima del sacrificio donde su gloria resplandece y así como hizo dulces tus ojos y puesto suavidad a tu mano, así su gran justicia moderó tu razón, templó tu voluntad y disciplinó tus sentimientos para el bien, abriéndote la senda de la eternidad”.

Dedicatoria de Juan Bautista Clavo para su madre en el panteón familiar de los Clavo Carrillo. Patrimonio cultural de la ciudad de Boconó, estado Trujillo, Venezuela.

Dedicatoria de Juan Bautista Clavo para su madre en el panteón familiar de los Clavo Carrillo. Foto Marinela Araque, 2017.

Juan Bautista Clavo murió de mediana edad, quince años después del  fallecimiento de su madre. Fue enterrado en el panteón de la familia al igual que su menor hermano, Perpetuo José, quien falleció casi de setenta años.

La vieja hacienda de la familia Clavo Carrillo fue expropiada y cedida en comodato a la Asociación Civil Amigos de Boconó con el proposito de restaurar la edificación. En la actualidad, el inmueble es la sede del Museo Trapiche de los Clavo. Mientras tanto,  la familia Clavo Carrillo descansa de su peregrinar por esta tierra en el mausoleo de la ciudad de Boconó.

Descripción

El panteón de la familia Clavo Carrillo se encuentra al final de la avenida central del cementerio al margen izquierdo. Los constructores del panteón se esmeraron en diseñar el monumento atendiendo los detalles arquitectónicos de la época.

Se construyó un conjunto escultórico elaborado en mármol con la imagen de la Virgen María con Jesús semidesnudo en el Calvario sentado a sus pies y apoyando sus brazos en el regazo de María.

Patrimonio cultural de la ciudad de Boconó, estado Trujillo, Venezuela.

El imponente conjunto escultórico en tributo fúnebre a don Perpetuo Clavo, en el cementerio municipal de Boconó. Foto Marinela Araque, agosto de 2017.

La escena denota a un Jesús crucificado, sus manos muestran las huellas de las escarpias y las manchas de sangre sobre sus manos revelan martirio y sufrimiento. Mientras que la Virgen María inclinada sobre el cuerpo de Jesús, limpia su sudor y sangre.

Se levantó una cruz detrás del monumento que resalta por su altura y se construyó un enverjado de hierro alrededor del panteón para proteger el conjunto escultórico. En el lateral derecho del sepulcro se observa una placa de Juan Bautista Clavo dedicada a su madre.

Valores patrimoniales

Su valor radica en que en este panteón están enterrados los integrantes de la familia Clavo Carrillo, una de las estirpes boconesas que contribuyó en el desarrollo económico y comercial de la ciudad de Boconó, y cuya memoria sigue viva a través del Museo del Trapiche de los Clavo, que funciona en la hacienda familiar.

El conjunto escultórico es de singular belleza y muestra la ostentación de una familia y el poder económico que poseía. Es muy visitada por los vecinos y turistas. Fue registrada como bien de interés cultural por el Instituto del Patrimonio Cultural y publicado en el Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2009. Municipio Boconó / Juan Vicente Campo Elías.

Situación actual

El panteón está cercado por la maleza y el enverjado que circunda la tumba está oxidado. El conjunto escultórico presenta manchas oscuras producto de la humedad y el resto del sepulcro está blanqueciendo por los efectos del sol y la lluvia.

Ubicación

Cementerio Municipal de Boconó, parroquia El Carmen, avenida Cementerio, Boconó, estado Trujillo.

Fuentes consultadas

Cárdenas Almeida. Alberto. Don Perpetuo Clavo en https://unavistabocono.blogspot.com/2011/01/don-perpetuo-clavo.html. Consultado el 1 de septiembre 2017

Bastidas, José María. Crónicas de Boconó de ayer. 1966. p.39-42

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2009. Municipio Boconó / Juan Vicente Campo Elías. Instituto de Patrimonio Cultural. p.21

Investigación: Marinela Araque Rivero.

Anuncios

IAM VENEZUELA

A %d blogueros les gusta esto: