Anuncios
Lo más reciente

Hoy no se han robado (todavía) ningún monumento de bronce

No intentamos emular al Chigüire Bipolar, pues es triste cuando la noticia es la ausencia de noticias sobre el saqueo del patrimonio cultural que perpetran impunemente los traficantes del bronce.

Nilda Silva Franco. 18/9/2017.

El incesante robo de placas, estatuas y bustos de bronce que integran el patrimonio cultural de Venezuela, sin aparente reparo oficial, ha terminado por aletargar el asombro ciudadano. Tanto, que ya el reporte del despojo es casi un fastidio, una mosca que importuna conversaciones casuales o el café matutino.

A las 8:33 de la mañana del pasado sábado 16 de septiembre el periodista Giovanni Cegarra denunciaba en un tuit el despojo de la placa de bronce que conmemoraba al prócer Antonio José de Sucre en la plaza homónima de Mérida, más conocida como plaza Milla.

En tuits sucesivos enlazaba al portal Comunicacióncontinua.com para precisar que “Ahora le tocó el turno a la plaza Antonio José de Sucre (…), los amigos del cobre y bronce cargaron con la placa que reseñaba su identificación, en una nueva y clara evidencia de que en Mérida la delincuencia campea a su antojo ante la indiferencia de las autoridades policiales como las del Gobierno regional y municipal”.

A las 7:25 de la noche de ayer domingo el post solo había conseguido dos piadosos retuits (uno mío), pese a que la publicación fuera replicada casi de inmediato por los diarios El Nacional y el merideño Frontera en sus respectivas plataformas digitales.

La frialdad con la que fue recibido el tuit podría deberse a dos razones: que muchos de los seguidores estén sin internet por el robo del cableado eléctrico y de CANTV que se extiende como mancha de aceite por todo el territorio nacional, o que los impasibles usuarios de Twitter estuviesen realmente extrañados de que los traficantes de la cotizada aleación metálica ya llevaban ¡seis días! sin operar, desde que cargaran el pasado 10 de septiembre con la puerta de bronce de una tonelada que le quitaron a la sede del extinto Banco de Maracaibo de la emblemática plaza Baralt, en el casco histórico de la capital del estado Zulia. El esfuerzo invertido para llevarse un botín de tal envergadura debió de ser formidable.

Quizá por cansancio los hampones dejaron, solo por unos días, de saquear el bronce patrimonial. Tras la breve tregua, el trino tempranero de @gioceg y sus réplicas en algunos medios nos devolvían a la normalidad del despojo cultural venezolano.

Exactamente 12 horas después de aquel tuit, a las 8:33 p. m. de ese sábado, llega el de Adán Contreras, estudiante de Comunicación Social y reportero gráfico, para terminar de acostumbrarnos: “Hurto de estatuas elaboradas de bronce llegó a Zea, hoy se llevaron la imagen de Felipe Márquez, uno de los fundadores de esta población”.

La estatua pertenecía al grupo escultórico Los primeros pobladores, de la plaza homónima de Murmuquena, en la carrera 1, entre calles 2 y 3 del municipio Zea. El Instituto del Patrimonio Cultural registra en su catálogo de la zona que la misma fue inaugurada el 27 de abril de 1996, “a dos días de haberse cumplido 210 años de la posesión legal de las tierras de Murmuquena, hecho ocurrido el 25 de abril de 1786. Este hecho consistió en la toma de posesión por parte de Felipe Márquez, Matías y Juan Antonio Escalante de las tierras que actualmente constituyen los espacios de Murmuquena”. Las tres estatuas pedestres rememoran a los labriegos “con ropas de campesinos, sombrero de cogollos y alpargatas: el primero de ellos tiene un machete en la mano derecha, el segundo un barretón y un asador y el tercero una pala y una guadaña”.

Hasta el sábado 16 de septiembre acompañó Márquez a sus eternos compañeros de bronce, cuando fue víctima de la mafia que perpetra una verdadera catástrofe cultural en el país: “Desde hace unos meses se registra el robo de estatuas y bustos elaborados en bronce, así como las placas con los nombres de edificios residenciales e históricos. Los primeros casos se dieron en la ciudad de Mérida, pero la acción vandálica se ha ido extendiendo y ahora la población de Zea, en el Valle del Mocotíes, fue el centro”, precisa el Diario Los Andes al reseñar el tuit de Contreras.

Los 1000 kilos de la impunidad

Los continuos destrozos patrimoniales tienen mucho que ver con la desidia, con cierta indiferencia -e indefensión- ciudadana, pero sobre todo con la impunidad que carcome el Estado de Derecho en Venezuela. Y aquí volvemos con la puerta maracucha… Llevarse de un espacio público una pieza que pesa más de una tonelada no es un asunto que pase desapercibido, ni siquiera de madrugada. Allí hubo mucho de miedosa indiferencia, pero también cierta dosis de complicidad si nos andamos por las entrelíneas del diario zuliano Versión Final: “Eran como las 3:00 a. m. cuando los oficiales del Cuerpo de la Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez) recibieron la denuncia vía telefónica. Las personas que viven en las invasiones cercanas parecen tener el sueño pesado. Aseguran que durmieron sin ruidos extraños ni contratiempos. Sin embargo, en el marco hay orificios circulares y pequeños. Los ladrones utilizaron taladros para quitar la puerta”.

En todo caso, lo que sobra en este hecho perpetrado contra la abandonada sede del desaparecido Banco de Maracaibo, la primera entidad bancaria del país (11 de mayo de 1882), y posteriormente de la también extinta Oficina Nacional de Identificación y Extranjería, Onidex, es eso: impunidad. Toneladas de impunidad, la más efectiva “herramienta de trabajo” con la que cuenta la mafia del bronce para cebarse en los recintos y símbolos que sostienen la memoria nacional. Pese a que tan difícil es cargar con una tonelada de bronce como esconderla, hasta ahora no hay ni un solo detenido por este hecho: si la robaron para fundirla (el precio del kilo de bronce en Maracaibo oscila entre 25 000 y 30 000 bolívares según el mismo diario)… ¿por qué la policía no dio de inmediato una pasadita por las chatarreras y fundidoras que abundan en la ciudad?; si se la llevaron a Cúcuta, donde su precio es aun más tentador (unos 2,29 dólares por kilo), es improbable que la carga fuera inadvertida a su paso por la frontera, incluso si los delincuentes tomaron los caminos verdes. ¿Qué ha hecho el Estado venezolano, a través de sus entidades regionales y municipales, para quebrar esta anomia punitiva?

Poco, a juzgar por el incesante desvalijamiento de monumentos, plazas y edificaciones históricas. Esa misma plaza había sido recientemente blanco de la delincuencia, según reporta el citado diario: “Hace dos meses se robaron los medallones de la estatua de Rafael María Baralt. También hurtaron los bombillos de la plaza. En tiempo récord, el Cpbez, con la colaboración de Asociación de Comerciantes de la plaza Baralt, recuperaron los bombillos (que no los medallones de bronce), pero no se registraron detenidos por el hecho”.

Patrimonio cultural en peligro. Mafia del bronce.

Policías se apostaron en la sede para resguardar la puerta gemela. Foto David Moreno, noticiaaldia.com, 12 de septiembre de 2017.

A la insuficiencia de patrullaje en la zona (hace cinco meses el Centro Rafael Urdaneta, CRU, construyó una caseta policial sin policías) se le suma la inexistencia de acciones punitivas contra estas organizaciones delictivas. El portal Noticiaaldía.com registraba dos días después del robo de la pesada puerta, el pasado 12 de septiembre, que “… funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez) vigilan la antigua estructura para evitar que la misma sea visitada nuevamente por delincuentes”.

Pero nada de presos. Y bajo el imperio de la impunidad, no hay policía que valga.

No solo en las ciudades fronterizas

La plaga del bronce cabalga a lomos de la impunidad para ganar territorio en asaltos que no consiguen resistencias. Aparte de los fronterizos estados Táchira, Zulia y Mérida, donde hace estragos, ha golpeado también la ciudad central de Valencia (Carabobo), Coro en el norteño Falcón, la mismísima capital del país, y Quíbor, del estado Lara.

Patrimonio cultural en peligro. Mafia del bronce.

Plaza Florencio Jiménez, de donde se llevaron el busto del héroe epónimo del municipio. Foto Instituto del Patrimonio Cultural, circa 2005.

El diario larense El Impulso reporta que en ese pueblo turístico se llevaron cuatro bustos, solo en agosto. El último de los cuales fue el del prócer José Florencio Jiménez, epónimo del municipio: “Las actividades de los grupos de delincuentes dedicados al hurto de  objetos de determinados metales, especialmente bustos de bronce de héroes patrios, llegaron también con fuerza a Quíbor y otras poblaciones del municipio Jiménez, dejando pedestales solitarios en plazas de la capital municipal y pueblos”.

El diario contabiliza, además de la sustracción de cableados telefónicos y de electricidad, un busto del mismo prócer robado de la plaza Centenaria, la espada sustraída al Libertador Simón Bolívar en la plaza principal de la ciudad, y el más reciente robo del busto del general Jiménez que honraba la plaza homónima en el centro de Quíbor, “ante la indiferencia de las autoridades a las que corresponde investigar y sancionar a los responsables de esos hechos delictivos”.

El cronista oficial, Nildo Echegaray, se lleva las manos a la cabeza ante la inédita seguidilla de robos: “para nosotros es doloroso enterarnos de que se han robado cuatro bustos de nuestro héroe epónimo en la ciudad y en otras poblaciones. Nos preocupa y nos alarma esta situación, producto del vandalismo que hay en el municipio, y ojalá que el gobierno tome cartas en el asunto porque no podemos permitir que el patrimonio nuestro se acabe, lo acabe gente inescrupulosa por falta de vigilancia en el momento oportuno”.

Inquieta la coincidencia del diario barquisimetano con el reporte de Versión Final de aquella puerta de mil kilos robada en Maracaibo: “En la plaza Ramón Florencio Jiménez, a pocos metros de la Bolívar, el pedestal del héroe epónimo permanece sin su busto, pese a que, de acuerdo a información extraoficial, fue recuperada por la policía, pero sin practicar detención alguna”.

Esa impunidad que destruye lo que fuimos, lo que somos y a la que nos estamos acostumbrando. De modo que mientras perdemos la memoria y el asombro, juguemos a no perder la curiosidad… ¿cuál será la próxima víctima?

Patrimonio cultural en peligro. Mafia del bronce.

En Mérida han optado por retirar los monumentos de bronce de los espacios públicos, como los del bulevar de los obispos. Foto DiarioLosAndes, 17 de septiembre de 20017.

Patrimonio cultural en peligro. Mafia del bronce.

Trabajadores de la alcaldía retiran monumento de bronce del espacio público para resgauardarlo de los traficantes de esa aleación. Foto DiarioLosAndes.com

Fuentes consultadas

Boscán, Hugo J. En Quíbor también opera banda roba bustos de héroes patrios. En Elimpulso.com, 29 de agosto de 2017. https://goo.gl/De3x7V. Consultado el 1 de septiembre de 2017.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2005. Municipio Jiménez, estado Lara. Instituto del Patrimonio Cultural.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2007. Municipio Zea, estado Mérida. Instituto del Patrimonio Cultural.

Moreno, David. Roban valiosas puertas de bronce de las extintas oficinas de la Onidex  en el casco central de Maracaibo. En noticiaaldía.com, 12 de septiembre de 2017. https://goo.gl/fGVQh3.

Molero, Wendy. Roban estatua de bronce en el Paseo de Los Fundadores en Mérida. En Diariolosandes.com, 17 de septiembre de 2017. https://goo.gl/6Wa6rm. Consultado el 18 de septiembre de 2017.

Roban placa de la “Plaza Milla” en Mérida. En Elnacional.com, 16 de septiembre de 2017. https://goo.gl/ajqJFD. Consultado el 17 de septiembre de 2017.

Roban puerta de bronce del antiguo Banco Maracaibo. En Versionfinal.com.ve, 10 de septiembre de 2017. https://goo.gl/Hm9FMr. Consultado el 11 de septiembre de 2017.

Villet Salas, Jorge. Continúa robo de placas en la Mérida turística. En Fronteradigital.com.ve, 17 de septiembre de 2017. https://goo.gl/M816ib. Consultado el 17 de septiembre de 2017.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: