Al Palacio Municipal de Barinas no le queda pared sana

A la inexistencia de una política de preservación y usos arbitrarios de la sede de la alcaldía de Barinas se le suman las fuertes lluvias para poner en jaque una casona centenaria. Su fachada esconde un “derrumbe inminente”, según el cronista de la ciudad.

Marinela Araque Rivero. 13/8/2017.

La fachada del Palacio Municipal de Barinas no es lo que aparenta. Patrimonio histórico en riesgo de Barinas, estado Barinas. Venezuela.

La fachada del Palacio Municipal de Barinas no es lo que aparenta, detrás de estas paredes una casona decimonónica es abatida por la desidia. Foto Marinela Araque, agosto 2017.

Un ecosistema de moho prospera en las paredes del Palacio Municipal de Barinas. Patrimonio venezolano en peligro.

Un ecosistema de moho prospera en las paredes del Palacio Municipal de Barinas. Foto Marinela Araque, agosto de 2017.

De lejos hasta bonito se ve. Pero si se adentra al Palacio Municipal de Barinas sabrá que su fachada es una máscara en sobrio azul y blanco que oculta una casona decadente. Al traspasar la puerta, verá sus techos amenazantes, unos pasos luego se topará con rincones desvencijados, pilares henchidos de humedad, espacios administrativos carcomidos de abandono y paredes colonizadas por un tupido ecosistema de moho. El estado de la oficina del cronista oficial de la ciudad lo detendrá en seco: un colchón que reposa en vertical sobre una pared da una estampa de edificio damnificado, mientras la intensa luz del Llano se coagula en una elaborada tela de araña en una de sus ventanas condenadas.

El cronista de Barinas, Alberto Pérez Larrarte, cuenta como avergonzado ante la deplorable escena que “he solicitado a las autoridades a través de diferentes oficios la restauración de mi oficina, pues desde el día del incidente en que una pared cedió por las lluvias, tuve que desalojarla con mi equipo de trabajo. La promesa de estas autoridades era restaurarla a la brevedad posible para evitar que las filtraciones siguieran haciendo daño a las paredes y al techo, pero evidentemente no ha sido rehabilitada. Ahora ustedes pueden ver cómo cada día va creciendo  su deterioro; cómo será que ni seguridad hay aquí, pues los amigos de lo ajeno se aprovecharon de que la oficina estaba sola, aunque al lado queda el departamento de la policía municipal, y bajaron el aire acondicionado para llevarse las piezas, miren cómo quedó todo destartalado”.

“Lamentablemente desde hace un año, añade el cronista, todo el Palacio Municipal corre el riesgo de sufrir daños irreparables que pudieran poner en peligro su integridad; recordemos que el 26 de mayo del 2016 se precipitó una pared de la fachada principal por las fuertes lluvias y las autoridades solo restauraron la pared externa que es la que se ve, y que da a la plaza Luis Razetti, conocida como plaza Los Poetas. Mientras que la parte interna que da específicamente a mi oficina desde hace más de un año está sufriendo las consecuencias de los torrenciales aguaceros que han caído sobre Barinas y de la desidia de las autoridades que no se han molestado a rehabilitarla”.

La “ruina inminente” de una casa memoriosa

Pérez Larrarte advirtió que el inmueble aproximadamente data del año 1847 y hace memoria de la ciudad, dado que en este lugar funcionó la primera sede del hospital Luis Razetti por largos años. Al igual que fue sede de la Escuela Regional de Policía y ahora es asiento de la alcaldía del municipio Barinas.

Fachada lateral sin pintar y con humedad. Patrimonio histórico en riesgo de Barinas, estado Barinas. Venezuela.

Fachada lateral del palacio municipal de Barinas, sin pintar y con notoria humedad infiltrada. Foto Marinela Araque, agosto de 2017.

Ante el deterioro del Palacio Municipal, como es denominado el inmueble, Pérez Larrarte destacó que “es necesario que las autoridades municipales entiendan que si no le hacen las correcciones de las filtraciones a la techumbre, las paredes de la edificación pueden colapsar de nuevo y puede suponer un riesgo para los trabajadores y transeúntes, o sea para la seguridad pública y el alcalde está habilitado para disponer todas las medidas que sean precisas para detener la ruina inminente de este edificio, claro, primero es fundamental acatar las disposiciones del Instituto de Patrimonio Cultural en cuanto a las intervenciones del patrimonio construido”.

El cronista oficial de la ciudad de Barinas subraya que es primordial crear la figura de un Instituto de Patrimonio Cultural Municipal  como un órgano que regule lo relacionado con el rescate, restauración, preservación, conservación, guarda y custodia del patrimonio cultural del municipio, y recuerda que antes existía el Instituto Autónomo Municipal del Patrimonio y Acervo Cultural del municipio Barinas (IAMPAC), que velaba por todo esto. Cuando llega el alcalde Abundio Sánchez lo elimina al igual que algunas instituciones culturales para establecer el Instituto Autónomo Municipal de Cultura y Patrimonio (IAMCYPA), el cual creó el Departamento de Patrimonio. Al llegar el alcalde José Luis Machín es eliminado el IAMCYPA para crear la Secretaría Ejecutiva de Cultura y Turismo, que a la vez funda la Unidad de Patrimonio Cultural.

“Como podemos ver, increpa Pérez Larrarte tras el recuento de las laberínticas instancias, se han dado posturas diversas en torno al patrimonio cultural, pues de un Instituto de Patrimonio dotado de personalidad jurídica se pasó a departamento y luego a unidad de patrimonio, quitándosele  jerarquía al tema del patrimonio cultural en el municipio.”

Y concluye con un exhorto a las autoridades municipales: “ya es tiempo de que hagan las correcciones pertinentes  para que esa vieja casona, que tanto le ha ofrecido a la ciudad, vuelva a recobrar su esplendor”.

La inexistente política de conservación

La edificación donde funciona la alcaldía del municipio Barinas  ha sufrido, a lo largo de su historia, una serie de acontecimientos que lo han deteriorado en forma significativa. Entre los causantes de este deterioro sobresalen la inexistencia de una política de conservación y los usos arbitrarios del inmueble, que han alterado notoriamente su original integridad y belleza.

El paso del tiempo por supuesto que es un agravante, pero sin duda el enemigo primordial de esta vieja casona es la indiferencia, la desidia y la incompetencia de las administraciones públicas responsables de su conservación.

Pese a que fue decretado como patrimonio histórico del municipio (2003) y bien cultural venezolano (2005), su detrimento se acentúa por falta de mantenimiento, aunado a los torrenciales aguaceros que han caído sobre la ciudad lo que ha ocasionado filtraciones en la cubierta del techo, así como abombamiento y desprendimiento del friso que amenazan su valor histórico y artístico.

El inmueble  presenta manchas en la parte superior de los muros de la fachada y de las paredes internas, así como pudrición de los elementos de madera del techo. Algunas oficinas presentan filtraciones, y el excesivo uso de aires acondicionados está ocasionando daños a las diversas paredes de la casona, cuya construcción es de técnica tapial tradicional, por lo que es muy susceptible a la humedad.

Excesivo uso de aires acondicionados afectan las paredes del Palacio Municipal de Barinas. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

Los muchos aparatos de aire acondicionado afectan las paredes de tapia del Palacio Municipal de Barinas, o sede de la alcaldía de la capital llanera. Foto Marinela Araque, agosto de 2017.

“Se les va a caer la alcaldía”

Jesús Aguilar vecino del sector, quien se refrescaba en un banco de la contigua plaza Razetti, manifestó que ve con preocupación cómo la edificación “se ha venido a menos desde que se fue el alcalde Julio César Reyes (2000—2004 y 2004—2008). Yo nací en este lugar hace más de cincuenta y ocho años. Conozco bien esta casona. Hace años le quitaron todos los aires de ventana que tenía la fachada porque la humedad estaba dañando las paredes y además se veía deslucida la edificación. Pero dejaron los equipos de aires acondicionados que están ubicados  en el lateral que da a la avenida 5 de julio y las paredes están húmedas, negras y se están debilitando progresivamente.”

Recuerda Aguilar que “ya se pasó un susto el año pasado cuando por las lluvias se desplomó una pared de la fachada principal; menos mal, hija, que no estaba pasando ninguna persona por la acera, y que no había nadie trabajando en la oficina, sino hubiese sido una tragedia. Aquí hay que tomar medidas drásticas, sino la alcaldía se les va a caer. El alcalde debe buscar albañiles que sepan trabajar con la técnica de tierra pisada, aquí ya no hay quien haga esos trabajos; debe restringir el tránsito vehicular por esta zona porque las vibraciones de los carros perjudican a las viejas paredes y, por último, se debe regular el uso de los aires acondicionados y eliminar los aparatos que están visibles en la fachada lateral que afean y producen la humedad de los muros de tapia. Creo que lo más recomendable sería, restaurarlo y destinarlo a  fines culturales o que la devuelvan al hospital Luis Razetti, que son los dueños genuinos. ”

A la conversación de Aguilar se le unió un trabajador de la alcaldía que pernoctaba en la plaza y que prefirió no identificarse: “para nadie es un secreto que la alcaldía está quebrada, mija, no ha podido con la nómina de los trabajadores porque el Gobierno nacional no le ha bajado los recursos a las alcaldías opositoras y ahora más, pues la alcaldía se unió al paro convocado por la MUD, mucho menos hay plata para restaurar este inmueble. Lo más probable es que se venga abajo como los hospitales, los salarios y la alimentación, como todo en el país. A los que les ha ido bien, es a los políticos. Esos no pierden una. Ni blancos ni rojos. Mientras tanto, nosotros llevando vaina y las pocas casas de valor histórico de la ciudad están desvaneciéndose”.

El edificio que sirve de sede a la Alcadía está construido con muros en tapia de tierra pisada, técnica tradicional que caracteriza a las viviendas más antiguas del centro histórico de la ciudad y que ahora va camino a convertirse en ruina. Pese al llamado constante del cronista de la ciudad, Alberto Pérez Larrarte, y de los vecinos,  nadie ha frenado su deterioro.

Una edificación que otorga identidad

La majestuosa estructura está ubicada frente a la plaza Luis Razetti, conocida también como plaza Los Poetas, en pleno centro histórico. Es una edificación con un valor artístico extraordinario, pues sus cualidades están relacionadas con su técnica constructiva que ejemplifica una tipología representativa de la antigua Barinas.

Ocupa buena parte de una manzana y guarda una singular armonía con su entorno inmediato. Se remonta aproximadamente a 1847, cuando fue construida para una empresa destinada a la extracción de aceite de tártaro. Años después pasó a ser sede del antiguo Hospital Luis Razetti, y ahora es asiento del poder público municipal.

En esta edificación se han realizado numerosas actividades y se han tomado las decisiones más significativas para la historia de la ciudad, ya que en sus espacios está el salón de sesiones de la Cámara Municipal del municipio Barinas y se localiza el Archivo General del municipio Barinas,  lugar donde la Alcaldía de Barinas y el Concejo Municipal reúnen, conservan, organizan y ponen a disposición de los ciudadanos los documentos que dan testimonio de los hechos pasados ocurridos en el municipio hasta nuestros días.

Fuentes consultadas

Aguilar, Jesús, vecino del sector. Entrevista realizada en la ciudad de Barinas el  2 de agosto 2017

Catálogo Patrimonio Cultural Venezolano. Municipio Barinas. 2004-2006.  Lo construido. p. 34. Instituto de Patrimonio Cultural.

Identificación y prediagnóstico de bienes inmuebles de valor patrimonial. Parroquia Barinas. Instituto de Patrimonio Cultural, Barinas 2003. p. 200.

Pérez Larrarte, Alberto. Cronista del municipio Barinas. Entrevista realizada en la ciudad de Barinas el  2 de agosto 2017

Trabajador de la alcaldía, cuyo nombre está a resguardo. Entrevista realizada en la ciudad de Barinas el 2 de agosto 2017.

Anuncios