Anuncios
Lo más reciente

Monumento al arzobispo José Rafael Pulido Méndez

Estatua de monseñor José Rafael Pulido Méndez, en Mérida. Patrimonio cultural de Mérida, Venezuela.

Vista parcial de la estatua de monseñor José Rafael Pulido Méndez, en Mérida. Foto Samuel Hurtado Camargo, junio 2017.

Nombre: Monumento al arzobispo José Rafael Pulido Méndez.

Año: 1987.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / mueble. Monumento en espacio público.

Administrador custodio o responsable: Alcaldía del Municipio Libertador.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

El monumento al monseñor José Rafael Pulido Méndez (1907 – 1972), tercer arzobispo metropolitano de Mérida (1966 – 1972), fue inaugurado en la ciudad andina el 20 de junio de 1987 como parte de un conjunto de actividades programadas por el clero emeritense destinadas a la celebración del 64 aniversario de la bula Inter praecipuas del papa Pio XI, mediante la cual es elevada la diócesis a la categoría de Arquidiócesis Metropolitana. La estatua de tamaño heroico fue diseñada por el artista genovés Aldo Macor (1928), mediante encargo de la familia del prelado tachirense y donada a la ciudad en reconocimiento a la tierra que tanto quiso.

Inauguración del monumento a José Rafael Pulido Méndez., en 1987. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela.

Inauguración del monumento a José Rafael Pulido Méndez. Foto El Vigilante. Mérida, 21 de junio de 1987, p.1. Dig. Samuel Hurtado Camargo.

Para la inauguración del monumento se efectuó una serie de eventos solemnes con la finalidad de rendir homenaje a la memoria del patriarca de la mitra merideña. En efecto, los actos fueron iniciados a las 9 de la mañana del día 20 de junio con una misa en la Basílica Menor de la Inmaculada Concepción, mejor conocida como Catedral de Mérida. Actividad muy concurrida en la que asistieron diversas personalidades vinculadas con la vida política, cultural, religiosa y educativa del país y la región, como el doctor Rafael Caldera; monseñor Miguel Antonio Salas, arzobispo de Mérida; monseñor Baltazar Porras, obispo auxiliar; Ramón Vicente Casanova, gobernador del estado Mérida; doctor Jesús Alfonso Herrera, presidente del cabildo del distrito Libertador, y Pedro Rincón Gutiérrez, rector de la Universidad de Los Andes, entre otros.

Parte de las autoridades regionales e invitados durante el acto de inauguración de la estatua de Pulido Méndez. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela.

Parte de las autoridades regionales e invitados durante el acto de inauguración de la estatua de Pulido Méndez. Foto Porras. Digitalización Samuel Hurtado Camargo

Luego del acto litúrgico, se procedió por el rector de la Universidad de Los Andes, el arzobispo de Mérida y la familia Pulido Méndez, a la desvelación de la obra escultórica ubicada en el bulevar de la calle 22 (Canónigo Uzcátegui), entre las avenidas 2 (Obispo Lora) y 3 (Independencia), al frente de la catedral.

Posteriormente, el doctor Rafael Caldera, expresidente de la República (1969-1974), pronunció el discurso de orden, quien además de hacer referencia a los datos biográficos de “Rafito” -nombre con el que era conocido el sacerdote en el entorno familiar-, exaltó sus valores y virtudes diciendo a los presentes: “Fue un gran hombre. Fue un gran venezolano. Fue un gran sacerdote. Amaba su familia, amaba su país, amaba la naturaleza; amaba la iglesia de Cristo y estuvo presto siempre a salir en su defensa”.

Monseñor José Rafael Pulido Méndez. Escultura, patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela.

Retrato de Monseñor José Rafael Pulido Méndez. Foto http://www.historiatachira.com

A decir de Caldera, aunque monseñor Pulido Méndez había nacido en Capacho (estado Táchira), cursado la escolaridad en Táriba y formado como seminarista en Caracas y Roma, fue un gran merideño que “amó a Mérida como a su propia tierra; se empañó de la vida y ser de esta ciudad de las cinco águilas blancas, de su historia y su destino, hasta que sus restos venerados fueron colocados en su catedral, donde había sido ordenado sacerdote el 10 de agosto de 1930”. Finalmente el evento culminó con las palabras de agradecimiento a la Universidad de Los Andes y al arzobispado de Mérida por el doctor Pablo Pulido Méndez, quien disertó en nombre de la familia Pulido Méndez.

Desde el mismo momento en que se conoció la noticia de la consagración de un bronce a monseñor José Rafael Pulido Méndez, quien según el escritor Ramón Díaz Suárez, “había dejado un recuerdo imborrable en la Mérida de las nieves eternas”, se publicaron en la prensa regional diversos artículos de gratitud sobre la decisión. En ese sentido, el presbítero y cronista de la ciudad, Eccio Rojo en un artículo publicado en Frontera el 20 de junio de 1987, escribió: A partir de mañana, en pleno corazón de la ciudad, en la vigencia perdurable del bronce, Mons. José Rafael Pulido Méndez reafirma su presencia post-mortem en la Mérida de sus afectos, de sus amigos y de su limpia trayectoria sacerdotal que dejó huella indeleble en los anales de esta sede arzobispal”.

En otro artículo publicado en El Vigilante en su edición del 20 de junio bajo el título: Merecido homenaje a un gran Arzobispo, el periodista Carlos Sánchez Espejo al referirse al monumento del monseñor señaló que “en la perennidad del bronce su figura continuará difundiendo luz de bondad, perfume de bon homía y aroma de santidad, flor de rectitud y ejemplo de dignísimo para quienes gustaron de su amistad, de su sabiduría y de sus consejos”.

A pesar de la receptividad que tuvo en la población la erección de la estatua de monseñor Pulido Méndez en el casco central de la ciudad, desde mediados de la década de los años noventa el monumento se ha visto afectado notablemente por la presencia de vendedores de la economía informal, quienes hasta el día de hoy, han ocupado arbitrariamente dicho espacio, quedando la escultura inadvertida por la mayoría de los ciudadanos, ya que se halla “secuestrada” por los diferentes puestos comerciales.

Descripción

Estatua pedestre elaborada en bronce de 1,70 metros de altura aproximadamente. Monseñor José Rafael Pulido Méndez es representado con la tradicional sotana, cruz trebolada en el pecho, pero sin el báculo y mitra que lo caracterizan como arzobispo.

El prelado, quien mira hacia la avenida 3 (Independencia) aparece con los brazos extendidos, pie derecho hacia adelante y el izquierdo semilevantado, simulando movimiento, en posición de quien espera a alguien para recibirlo con un abrazo. Debajo del pie, sobre el pedestal se halla inscrito en bajorrelieve: “José Rafael Pulido Méndez”.

Placa de bronce del monumento a José Rafael Pulido Méndez. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, Venezuela.

Placa de bronce del monumento a José Rafael Pulido Méndez. Foto Samuel Hurtado C., junio 2017

El pedestal de concreto donde se erige la escultura es de forma rectangular vertical de 0.60 metros aproximadamente, en cuya cara frontal se encuentra adosada una placa de bronce rectangular horizontal con la inscripción en altorrelieve: “MÉRIDA AL SR. DR. / J. R. PULIDO MÉNDEZ / III ARZOBISPO DE MÉRIDA / 1.907-1.972”.

Valores patrimoniales

La estatua al arzobispo José Rafael Pulido Méndez (1907-1972) forma parte del conjunto de monumentos estatuarios vinculados con la Iglesia católica levantados en la ciudad de Mérida entre 1955 y 1987, cuyos aportes han sido significativos para el desarrollo sociocultural, político y económico de la región. En este sentido, con el bronce del prelado nacido en territorio tachirense y de raíces barinesas se buscaba mantener en vigencia esos valores espirituales que lo caracterizaron. Pulido Méndez, además de ser obispo de Maracaibo (1958-1961), arzobispo de Mérida (1966-1977), dejó una huella indisoluble en la diócesis de Guanare y Cumaná. Igualmente, fue el representante del estado Táchira en la Asamblea Constituyente de 1946-1947, donde fue enfático defensor de la libertad y del patronato eclesiástico. En Mérida se le reconoce por ser uno de los promotores de la creación de la Facultad de Ciencias Forestales, acción que le fue merecedora de un doctorado honoris causa otorgado por la Universidad de Los Andes. Asimismo, impulsó la instalación de una sucursal del Banco de Fomento Regional de Los Andes y la constitución de la Corporación de Los Andes (Corpoandes).

Monseñor José Rafael Pulido Méndez con los fundadores de la UCAB ext. Táchira. Patrimonio cultural de Mérida, Venezuela.

Monseñor José Rafael Pulido Méndez y el obispo Fernández Feo junto al cuerpo de profesores fundadores de la Universidad Católica Andrés Bello extensión Táchira. Foto historiadeltachira.com

El monumento constituye la única obra escultórica existente en la ciudad de Mérida realizada por el artista italiano Aldo Macor (1928), radicado en Venezuela a partir de 1953, dedicado desde 1983 a la escultura monumental y sacra, entre cuyas obras se encuentran La paternidad (1985), monumento ornamental de 3,5 metros de altura ubicado al frente de la Corporación Venezolana de Guayana en Puerto Ordaz; la estatua de bronce de Eugenio Mendoza (1985) localizada en las adyacencias de la plaza Bolívar de Chaguaramas en el estado Portuguesa; Cristo resurgente (1994), escultura de 3,50 metros de altura, emplazado en la iglesia de San Antonio de Valencia; el altorrelieve de la Virgen de la Asunción (2000), colocado en el altar mayor de la iglesia de San Isidro en la población de Valera (estado Trujillo), etc.

En julio del 2004, el Concejo Municipal de Libertador, mediante reforma del decreto 5S5 publicado en la Gaceta Municipal de fecha 8 de julio de 2004, incluyó al monumento de Pulido Méndez dentro de los bienes muebles de carácter religioso declarados Patrimonio Histórico Cultural del Municipio Libertador del estado Mérida.

Situación actual

El monumento pedestre al arzobispo José Rafael Pulido Méndez se encuentra en regular estado de conservación, motivado en gran medida a su abandono y falta de mantenimiento por parte de los organismos con competencia en la materia. Se observa oxidación, erosión progresiva y enmugrecimiento de la capa escultórica. Hay evidencias de vandalismo en la escultura y el pedestal, expresado en rayas y grafitis de color negro propiciado por espráis. La jardinera ubicada en las adyacencias del monumento se encuentra fragmentada en los extremos posteriores y es empleada como depósito de basura. Por otro lado, la presencia de vendedores de la economía informal alrededor del monumento ha afectado el uso adecuado del bulevar.

Ubicación

Bulevar de la calle 22 Canónigo Uzcátegui, entre avenidas 2 Obispo Lora y 3 Independencia, al frente de la esquina norte de la plaza Bolívar. Sector Sagrario, parroquia Sagrario, municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Fuentes consultadas

Biografía de Aldo Macor, en http://aldomacoresculturas.com https://goo.gl/vRjZVt. Consultado el 27 de julio de 2017.

Caldera, Rafael. Discurso del senador Rafael Caldera, expresidente de la República, en el acto de inauguración de la estatua del arzobispo José Rafael Pulido Méndez, en Frontera, p. 14, Mérida, 24 de junio de 1987.

Develada estatua de Monseñor Pulido Méndez, en El Vigilante, p. 1, Mérida, 21 de junio de 1987.

Díaz Suárez, Ramón. Develan busto de Mons. Rafael Pulido Méndez, en Frontera, p. 1, Mérida, 20 de junio de 1987.

Espejo Sánchez, Carlos. Merecido homenaje a un gran Arzobispo, en El Vigilante, p. 19, Mérida, 20 de junio de 1987.

Hurtado Camargo, Samuel Leonardo. La estatuaria pública conmemorativa de la ciudad de Mérida (1842-2006): análisis histórico. Universidad de Los Andes, Escuela de Historia (Memoria de Grado), junio 2007, 500 pp.

Puentes, Igor. Se cumplieron ayer los actos en homenaje a Monseñor Pulido, en Frontera, p. 2, Mérida, 21 de junio de 1987.

Rojo, Eccio. Monseñor Pulido Méndez, un Arzobispo que interpretó y amó a Mérida, en Frontera, p. 7, Mérida, 20 de junio de 1987.

Investigación: Samuel Leonardo Hurtado Camargo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: