Anuncios
Lo más reciente

El millonario contrabando de bronce destruye el patrimonio cultural de Venezuela

El dólar en alza dispara el contrabando de bronce, cobre y otros materiales robados de nuestras plazas, parques y monumentos para ser revendidos en chatarrerías colombianas.

San Antonio del Táchira- Cúcuta. Equipo de investigación. 2/8/2017.

Desde hace años el contrabando de bronce, cobre, aluminio, antimonio, entre otros elementos, viene afectando a la nación venezolana, pero esta práctica delictiva ha tomado mayor fuerza, -en detrimento de nuestro patrimonio cultural, desgraciadamente-, con las jugosas ganancias que por la devaluación del bolívar deja la venta de estos materiales estratégicos en territorio colombiano.

Contrabandista muestra la pieza de bronce que sostenía una de las placas de esta aleación, robadas a monumentos venezolanos para ser vendidas en Colombia. patrimonio cultural venezolano en riesgo.

Contrabandista muestra la pieza de bronce que sostenía una de las placas de esta aleación, robadas a monumentos venezolanos. Foto IAM Venezuela, julio 2017.

Ante la mirada indiferente de las autoridades venezolanas, la extracción ilegal de estos elementos se ha convertido en una forma de subsistencia para decenas de personas en la frontera con Colombia, sin importar el daño que se causa a la nación; aunque en el reportaje que nos ocupa, nos referiremos a la afectación que está causando a las plazas y parques del país, las cuales están siendo despojadas de cualquier pieza fabricada con bronce.

Placas, letras, frases, nombres, espadas, escudos y otros símbolos elaborados con esta aleación son robados con frecuencia de la plaza Bolívar u otros espacios públicos creados como homenaje a próceres de nuestra historia patria, para luego ser llevados de contrabando hacia Colombia por distintas rutas, utilizando diferentes modus operandi, y vendidos en las denominadas “chatarrerías”, que se encuentran en las localidades colombianas de La Parada, Villa del Rosario, Cúcuta, del Departamento Norte de Santander.

Valiosas piezas de bronce que forman parte del patrimonio histórico cultural del país, estado o municipio, terminan siendo fundidas en Colombia para elaborar partes y repuestos de máquinas, equipos y vehículos, así como estatuillas, trofeos, figuras ornamentales o también lápidas para tumbas del cementerio.

Más de 20 000 bolívares (US$ 2) pagan por 1 k de bronce en Cúcuta

La acentuada devaluación del bolívar permite que cualquier persona que se dedique a contrabandear de Venezuela hacia Colombia piezas de bronce, cobre, aluminio u otro material estratégico, obtenga jugosas ganancias con la venta de estos elementos en el mercado negro, sobre todo cuando se tiene en cuenta que el sueldo mínimo en el país caribeño está, al 28 de julio de 2017, en Bs. 97 531,00 (9,38 dólares con un dólar paralelo a la fecha de 10 389,79 bolívares), lo que le alcanza a la población para comprar un paquete de 4 rollos de papel sanitario, que se vende en Bs. 87 000, o un pomo de dentrífico, al precio de Bs. 50 000,00, sin nombrar el arroz (Bs. 15 000), o el aceite comestible (Bs. 25 000).

En las “chatarrerías” ubicadas en la frontera colombiana pagan por un kilo de bronce traído de Venezuela alrededor de 6500 pesos, que se convierten en más de 21 000 bolívares (2,02 dólares) con la tasa de cambio bolívar-peso vigente en la zona (10 389,79 bolívares por dólar al 28 de julio de 2017); el kilogramo de cobre tiene precio de 11000 pesos (36 000 bolívares – 3,46 dólares); mientras que el kilo de antimonio tiene un valor de 6 000 pesos (20 000 bolívares – 1,9 dólares, ) y el aluminio 2500 pesos (más de 8000 bolívares – 0,76 dólares). Lo más barato es la chatarra (solo hierro) que vale 360 pesos el kilo (1200 bolívares – 0,11 dólares).

“Trabajar con cobre y bronce es delicado porque vale mucho y hay que arreglar (pagar soborno) con el guardia antes de pasar”, dice ‘Juan’ (nombre ficticio para preservar la identidad de la fuente), quien con frecuencia cruza el puente internacional Simón Bolívar que comunica a San Antonio del Táchira con el Departamento Norte de Santander (Colombia), con alguna pequeña pieza de estos valiosos materiales camuflada entre una bolsa donde lleva otros objetos de menor valor, o bien guardada entre los bolsillos o en la ropa interior por si a algún Guardia Nacional se le ocurre revisarlo.

A las chatarrerías de La Parada y Cúcuta, Colombia, llegan personas procedentes de Venezuela que, al igual que “Juan”, pasan trozos, pequeños tubos, piezas de grifería y otros objetos de bronce para venderlos y obtener pesos, que al convertirlos en bolívares se convierten en significativos montos de dinero. Además de bronce, también llevan y venden cables y tuberías de cobre, partes de aluminio, antimonio y chatarra ferrosa.

A esos establecimientos ubicados al otro lado de la frontera que reciben mercancía de contrabando también van a parar objetos como escudos, espadas, estribos, placas de bronce que han sido robados de las estatuas o monumentos ubicados en plazas y parques públicos de diferentes ciudades de Venezuela. No obstante, se cree que los mismos no son llevados a territorio colombiano a través del puente internacional debido a su tamaño y peso, además, por la importancia, significado y valor de la pieza, la persona que la robó o el contrabandista no se va a exponer a que algún funcionario militar o policial lo sorprenda con dichos objetos en su poder, porque pudiera cambiar de parecer y llevarlo preso, así ya lo haya sobornado.

En volumen pasan por las trochas

Aunque “Juan” no descarta que algunos “compañeros de faena” se atrevan a pasar uno o dos kilos de bronce o cobre por el puente internacional “arreglando” con el guardia, cree que los grandes volúmenes de estos materiales estratégicos son pasados de contrabando por las diferentes  trochas o caminos verdes del río Táchira, que demarca el límite entre Colombia y Venezuela.

Puente internacional Simón Bolívar. El contrabando de materiales pasa en pequeñas cantidades por el puente. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

Puente internacional Simón Bolívar, por donde los contrabandistas pasan discretas cantidades de bronce; el mayor volumen pasa por los caminos verdes. Foto El Mundo

“Con varios kilos de bronce o cobre nadie se va a meter de frente por el puente, porque va preso si la guardia lo ‘revienta’, señala el informante, al definir la situación en la que se puede ver envuelto cualquier contrabandista”.

Agrega que por eso la gente que lleva bastante mercancía prefiere pasar por la trocha, donde también se paga cuota a funcionarios de organismos del Estado que instalan puntos de control o a grupos al margen de la ley que operan en la zona, pero se corre menos peligro de que le quiten o pierda el costoso material.

Militares: el decomiso del bronce es nulo

Según fuentes militares consultadas, las retenciones de materiales estratégicos en la raya limítrofe disminuyeron después del cierre de la frontera colombo-venezolana, en agosto de 2015. Antes de esa fecha las autoridades de resguardo retenían algunos camiones que transportaban elementos de ese tipo, material ferroso principalmente, y trataban de pasar por los puentes internacionales que comunican la frontera tachirense con el Departamento Norte de Santander.

Sin embargo, desde hace tiempo para acá las retenciones de los organismos de resguardo no llegan a los mil kilogramos en promedio mensual, y por lo general se trata de chatarra ferrosa que los contrabandistas intentan pasar por las trochas del río Táchira. El decomiso de piezas de bronce o cobre es prácticamente nulo, indicó el informante militar.

Plazas y parques de la región afectados por el robo

Mientras el decomiso de bronce por parte de los organismos de resguardo y seguridad de la nación no se ve por ningún lado y tampoco se manejan cifras de detenidos por contrabando de este u otros materiales estratégicos, cada vez se conocen más casos de plazas, plazoletas, parques, iglesias, camposantos y otros escenarios que forman parte de patrimonio histórico-cultural, afectados por el robo de objetos fabricados con esta aleación.

Los 4 escudos, las frases, la espada y los estribos de bronce se han llevado del monumento al Libertador en su plaza de San Antonio del Táchira.

Los contrabandistas han hurtado los 4 escudos, las frases, la espada y los estribos de bronce del monumento al Libertador en su plaza de San Antonio del Táchira. Foto archivo IAM Venezuela.

En San Antonio del Táchira, capital del municipio Bolívar, son varios los casos denunciados desde no hace mucho tiempo. Además del daño que se causó a la plaza Bolívar, de cuyo pedestal recientemente robaron cuatro escudos, letras que conformaban frases, estribos y espada del Libertador elaborados en bronce, la Sociedad Bolivariana de esta localidad fronteriza también recuerda el robo de 14 placas de bronce que contenían los nombres de igual número próceres de la historia patria de Colombia y Venezuela, cuyos bustos lucen frente a frente  (los héroes venezolanos mirando para el lado colombiano y viceversa) en la plaza La Confraternidad, construida en 1927 como tributo a ilustres personajes ejemplos de unión, lucha y hermandad de las dos naciones. Tras el robo de las placas de bronce, los nombres de los próceres fueron escritos en láminas hechas con material plástico.

También fueron víctimas de personas inescrupulosas que roban y contrabandean piezas de cobre hacia Colombia, la plazoleta construida en honor a la fundación de la Guardia Nacional, ubicada en la avenida Venezuela de San Antonio. La placa y el busto del soldado hecho en bronce fueron arrancados y desaparecidos.

Plazoleta en homenaje a la creación de la Guardia Nacional, donde también robaron la placa y el busto de un soldado elaborado en bronce. Patrimonio cultural venezolano en peligro.

Plazoleta en homenaje a la creación de la Guardia Nacional, donde también robaron la placa y el busto de un soldado elaborado en bronce. Foto IAM Venezuela

Estatua de Cipriano Castro en el parque homónimo, también fue robada. Patrimonio cultural de Venezuela en riesgo.

La estatua en bronce de Cipriano Castro en el parque homónimo, fue robada hace algunos años. Foto IPC, 2009.

En Capacho Viejo, otro municipio tachirense próximo a la frontera colombiana, hace algunos años fue robada la estatua de bronce del general Cipriano Castro que se encontraba en el parque homónimo, espacio que fue inaugurado el 23 de mayo de 1999 con motivo del centenario de la Campaña Liberal Restauradora, comandada por el ilustre personaje nativo de este pueblo. La estatua de bronce, que pesaba unos cuantos kilos, fue arrancada por completo y probablemente terminó fundida en alguna chatarrería ubicada al otro lado del río Táchira. Desde entonces en la plazoleta de Cipriano Castro, en Capacho, se exhibe una estatua sustituta, fabricada con un material menos tentador para los contrabandistas de bronce o cobre.

No hay acciones contundentes contra los vándalos

Ante los daños patrimoniales registrados en el municipio Bolívar del estado Táchira, los representantes de la Sociedad Bolivariana y el cronista de esta ciudad de San Antonio, el profesor Omar Villamizar, parecieran ser los únicos que se han preocupado por esta situación, pues ninguna institución o ente del Estado con competencia en la materia se han pronunciado al respecto.

El presidente de la Sociedad Bolivariana de San Antonio del Táchira, Marcos Suárez, lamentó que “haya personas inescrupulosas que por las ansias de obtener dinero fácil contrabandeando piezas de bronce hacia Colombia, causen daño al patrimonio histórico cultural, afectación por la cual además nadie responde”.

Dijo que el patrimonio histórico local también ha sufrido la afectación de las plazas Miranda, José Félix Ribas y otros escenarios del municipio Bolívar, donde había bustos y placas que aunque no eran de bronce, igualmente fueron destruidos por los vándalos. Esta situación ha conllevado a que algunos espacios públicos hayan sido encerrados con paredes de bloque y malla de alambre, con la intención de protegerlos aun a costa del desmejoramiento de su ornato.

Debido al robo de piezas de bronce de las plazas y parques de la ciudad, la Sociedad Bolivariana de San Antonio ha hecho, en primer lugar, un llamado a la comunidad, al ciudadano común que frecuenta y camina por estos espacios, para que contribuyan con la preservación de los mismos. También han pedido a la ciudadanía que denuncie si sorprende a algún inescrupuloso vandalizando los bienes culturales de la localidad.

“Exhortamos al ciudadano a no callar ante el contrabando de bronce y el vandalismo que afectan el patrimonio histórico de Venezuela. Denuncien si sorprenden a algún inescrupuloso causando daños a los bienes culturales”. Marcos Suárez, presidente de la Sociedad Bolivariana de San Antonio del Táchira.

Los representantes de la Sociedad Bolivariana dicen haber acudido ante los cuerpos policiales, militares y de investigación a formular denuncias por el daño causado al patrimonio histórico cultural, para que se investigue y castigue a los vándalos que cometen estos hechos. Sin embargo, aseguran que no hay acciones contundentes por parte de los órganos de seguridad para contrarrestar estos ilícitos.

“Cuerpos de seguridad están dedicados es a matraquear”

Por su parte, el alcalde de municipio Bolívar, Simón Vargas, alega que debe ser el Ejecutivo Nacional y la Gobernación del estado Táchira, a través de los órganos de seguridad, los que adopten medidas para frenar el daño que los ladrones y contrabandistas están causando al patrimonio histórico y cultural de país, ya que el gobierno local no cuenta con policía municipal.

Sostiene que lamentablemente los funcionarios de los cuerpos policiales y militares encargados de la seguridad y del resguardo nacional en la frontera “lo que están dedicados es a ‘matraquear’ (cobrar dinero por permitir contrabando) a la persona que entra y sale del territorio venezolano con alguna mercancía y se olvidaron de la función específica que tienen encomendada, que en primer lugar es garantizar la seguridad del ciudadano y, en segundo, la seguridad de todo el patrimonio nacional, regional y municipal”.

Sin embargo, añade, en la frontera se ve cómo los delincuentes hacen y deshacen, se roban las placas, atracan a la gente en las plazas, porque allí la presencia de los organismos de seguridad “brilla por su ausencia”. El alcalde afirma que para combatir estos ilícitos es necesario depurar los cuerpos de seguridad del Estado, porque a su juicio “hay mucho funcionario corrupto, que es cómplice de los delitos que se dan en la frontera, entre ellos el contrabando de cualquier tipo de mercancía o producto venezolano”.

Fuentes consultadas

Villamizar, Omar. Cronista oficial del municipio Bolívar, San Antonio del Táchira. Entrevista realizada el de julio de 2017.

Vargas,  Simón. Alcalde del municipio Bolívar, de San Antonio del Táchira. Entrevista realizada el 28 de julio de 2017.

“Juan”. Contrabandista de bronce y otros metales valiosos en la frontera. Entrevista realizada el 29 de julio de 2017, en Cúcuta, Colombia.

Fuente militar. Entrevista realizada el 27 de julio de 2017.

Suárez, Marcos. Presidente de la Sociedad Bolivariana de San Antonio. Entrevista realizada el 28 de julio de 2017.

Reseña histórica. En cmbolivar-tachira.gob.ve, https://goo.gl/Dkg4te. Consultado el 2 de agosto de 2017.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2009. Municipios Independencia y Libertad, estado Táchira. Instituto del Patrimonio Cultural.

Noticias relacionadas

Hurtan bronce de cementerios y estatuas.

Cae en Coro el busto de Rafael Urdaneta en la ola de robos de bronce.

Ni las letras le dejaron a la estatua de Bolívar en San Antonio del Táchira.

Estatua del Rector Heroico fenece ante la indolencia de los merideños.

Hurtan 4 escudos de bronce de la plaza Bolívar de San Antonio del Táchira.

Roban escultura de Febres Cordero y mutilan la del Gabo.

Desaparecida la estatua de Udón Pérez, en Maracaibo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: