Monumento al obispo Rafael Lasso de la Vega

Monumento al obispo Rafael Lasso de la Vega. Patrimonio cultural de la ciudad de Mérida, estado Mérida. Venezuela.

Monumento al obispo Rafael Lasso de la Vega. Foto Samuel Hurtado C., mayo 2017.

Nombre: Monumento a Rafael Lasso de la Vega.

Año: 1984.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / mueble. Monumento en espacio público.

Administrador custodio o responsable: Alcaldía del Municipio Libertador.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

En junio de 1984 se conmemoró en la ciudad de Mérida el centenario del natalicio del arzobispo Acacio Chacón Guerra (1884 – 1978). Para la ocasión, la municipalidad y el arzobispado emeritense inauguraron la Galería de los Obispos de Mérida, en la que rindieron homenaje a Fray Juan Ramos de Lora, Manuel Cándido de Torrijos, Santiago Hernández Milanés, Buenaventura Arias, José Vicente de Unda, Juan Hilario Boset y Antonio Ramón Silva, mediante la erección de sus bustos en el patio del Palacio Arzobispal, en un acto solemne efectuado el día 12 de junio de ese año.

En esa oportunidad, y como parte de los actos programados, también se inauguró, pero en el bulevar o paseo Libertador, en las adyacencias de la avenida 5 Zerpa, al lado de la catedral, un busto de bronce en honor al quinto obispo de Mérida, doctor Hilario José Rafael Lasso de La Vega y de la Rosa Lombardo (1764 – 1831), mejor conocido como Rafael Lasso de La Vega, obra escultórica realizada por el joven artista Fidias Manuel de La Fuente Rodríguez.

Durante el evento, el orador de orden y presidente del Cabildo del Municipio Libertador, doctor Jesús Rondón Nucete, además de resaltar la importancia del prelado modelado en “dura piedra”, a quien se le considera como uno de los más grandes obispos de hispanoamérica durante el período de la emancipación venezolana, subrayó que su presencia, “como pocos” honraba a Mérida, por ello, expresaba el disertador: “bien está que nos acompañe un bronce en lugar céntrico de la ciudad”.

Paradójicamente, los merideños no han honrado a Lasso de la Vega. A escasos años la escultura en homenaje al obispo fue afectada negativamente, motivado a la presencia de buhoneros, quienes desde 1987 se instalaron en el paseo conocido también como de Los Obispos, los cuales utilizarán el monumento hasta hoy día, bien como línea divisoria entre los diferentes “puestos” de comercio o bien como vitrina improvisada para exhibir las diferentes mercancías que ofrecen a los transeúntes, quedando envuelto con tan singulares géneros a tal punto que es difícil divisarlo durante gran parte del día.

A mediados del año 2005, la placa de bronce de forma rectangular vertical que identificaba al prelado, ubicada en la cara frontal del pedestal, fue hurtada y hasta la actualidad no ha sido restituida. No conforme con ello, de acuerdo a los registros fotográficos del momento, el pedestal servía para custodiar botellas de cerveza de algunos que en horas nocturnas veían propicio aquel emplazamiento para degustar una o varias bebidas fermentadas. Igualmente, la superficie del busto exhibía una progresiva oxidación de la superficie ocasionada por agentes físicoambientales. Más recientemente, el 10 de julio de 2017, la escultura fue utilizada para exponer carteles de protesta contra el gobierno nacional.

Descripción

Mirando hacia la avenida 5 Zerpa, se halla el monumento al obispo Rafael Lasso de la Vega, compuesto de un busto de bronce de aproximadamente 0.45 metros de altura. El patriarca de la Iglesia católica en Mérida cubre su cabeza con el solideo (del lat. soli Deo, solo a Dios), casquete o gorro de seda formado por cuatro piezas, de uso común por el papa, los cardenales y los obispos, durante o fuera de los sacramentos.

Aun cuando el artista tomó como referente dos de los cuatro retratos conocidos del Obispo, uno localizado en el Palacio Arzobispal de Mérida, atribuido a José Lorenzo Alvarado (1770 – 1822), y el otro, perteneciente al Obispado de Quito, donde ejerció funciones entre 1829 y 1831, Fidias de la Fuente optó por mantener la uniformidad de las esculturas que integrarían la Galería de los Obispos, y en vez del traje eclesiástico tradicional compuesto de la sotana, decidió representarlos usando el clériman o clergyman, acompañado de cuatro botones y el característico alzacuello.

El busto descansa sobre un sencillo pedestal de concreto de forma rectangular vertical de aproximadamente 1.80 metros de altura, en cuya cara frontal existía una placa de bronce con el nombre del prelado.

Valores patrimoniales

Con el monumento a Rafael Lasso de la Vega (1764 – 1831) se reconoce en la ciudad emeritense y en el país a uno de los prelados destacados durante el período de la Independencia y el surgimiento de la Gran Colombia, quien durante su obispado en Mérida (1815 – 1829) propició el acercamiento de las nacientes repúblicas sudamericanas con la Santa Sede, por cuya intermediación se nombraron los primeros obispos del territorio independiente (1823 – 1829). Asimismo, según estudio de Juan de Dios Peña Rojas, fue el único obispo que defendió los derechos y prerrogativas de la Iglesia en la Constituyente de Cúcuta y en el Congreso de la Gran Colombia instalado en Bogotá (1823 – 1828) y “gracias a su profunda convicción pastoral contribuyó al cambio de rumbo en la política religiosa del Libertador”, superando no solo el conflicto de fidelidades, sino que “con su vida y pensamiento, posibilitó a la Iglesia su permanencia en momento en los cuales se habían quedado sin pastores”, siendo a su vez, uno de los más “decididos defensores de la libertad religiosa y del principio de la soberanía del pueblo”.

El busto de Lasso de la Vega es la primera obra escultórica del artista Fidias Manuel de la Fuente Rodríguez localizada en un espacio público de la ciudad serrana. En reconocimiento de su valor histórico y sociocultural el ayuntamiento lo declaró Patrimonio Histórico Cultural del municipio Libertador de acuerdo al decreto número 5S5, de fecha 7 de julio del 2004.

Situación actual

El monumento a Lasso de la Vega posee regular estado de conservación, expresado en la falta de un plan permanente de mantenimiento que garantice su limpieza periódica, razón por la cual se aprecia en el busto ralladuras y manchas de pintura de diversos colores causados por factores antropogénicos. El pedestal presenta desprendimiento de la superficie, fundamentalmente en la parte superior, producto de su constante uso para sostener parte de las estructuras de hierro de los estands, mientras que la placa que identificaba al personaje fue robada, quedando a la vista los indicios en donde estaba ubicada. Tanto el busto como el pedestal han sido objeto de vandalismo, observándose grafitis en sus alrededores.

Ubicación

Paseo Libertador o de Los Obispos, final de la calle 22 Uzcátegui, entre avenidas 4 Bolívar y 5 Zerpa, al lado de la Catedral Metropolitana. Sector Sagrario, parroquia Sagrario, municipio Libertador, estado Mérida, Venezuela.

Fuentes consultadas

De Añez, Maribel. Inaugurada La Galería de Obispos de Mérida, en Frontera, p. 1, Mérida, 13 de junio de 1984.

González, Hermann. Lasso de la Vega, Rafael, en Diccionario de Historia de Venezuela. Fundación Polar, Caracas, 1997,  tomo II, pp. 913-914.

Rondón Nucete, Jesús. Homenaje a Lasso de La Vega, en Frontera, p. 5, Mérida, 3 de julio de 1984.

Hurtado Camargo, Samuel Leonardo. La estatuaria pública conmemorativa de la ciudad de Mérida (1842 – 2006): análisis histórico. Universidad de Los Andes, Escuela de Historia (Memoria de Grado), junio 2007, 500 pp.

Peña Rojas, Juan de Dios. Conflicto de fidelidades: Lasso de la Vega de realista a patriota, 1815 – 1831, Fuentes para la Historia Eclesiástica de Venezuela, N° 16, Arquidiócesis de Mérida / Archivo Arquidiocesano de Mérida, Mérida, 2008; 190 pp.

Puentes, Igor. Protestaron reubicación en la “calle del hambre” los buhoneros del boulevard, en Frontera, p. 20, Mérida, 23 de septiembre de 1987.

Investigación: Samuel Leonardo Hurtado Camargo.

Anuncios