Carteles de protestas en las estatuas, ¿renacer del patrimonio o vandalismo?

De la convulsionada situación política que envuelve al país no se escapan ni las estatuas de la ciudad de Mérida, las cuales han sido empleadas para difundir carteles de protestas contra el Gobierno nacional.

Samuel Leonardo Hurtado Camargo. 19/7/2017.

El proceso de apropiación de los monumentos estatuarios no es estático a lo largo de su historia, por el contrario, aun cuando su origen busca satisfacer o cumplir determinadas funciones establecidas por la instancia (individuos o instituciones) que promovió su erección, a medida que transcurre el tiempo observaremos una variabilidad de usos, la mayoría de las veces impensables, reflejo en gran medida de la sociedad o de las circunstancias en las que se hallan inmersos.

Un ejemplo particular ha ocurrido con la estatuaria merideña, donde desde mediados del mes de abril del presente año ha sido común verlas acompañadas con carteles de protestas contra el Gobierno nacional presidido por Nicolás Maduro Moros. El primero del que se tiene noticia fue publicado por el periodista Euro Lobo, quien en su cuenta en Twitter @eurolobo escribió el 4 de abril (8: 22 a. m.): “Así amanecieron las estatuas de los próceres en las plazas de Mérida”. El texto era seguido por un collage con las fotografías del busto del Libertador en la plaza Bolívar de La Parroquia, la estatua pedestre del Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre, localizada en la plaza Milla, y el busto de bronce del coronel Antonio Rangel, ubicado en la plaza El Llano. De las respectivas obras escultóricas colgaba en la cara frontal un sencillo cartel de forma rectangular horizontal con la inscripción en letras -hechas a mano- de color negro: “NO + / DICTADURA”.

Protestas en Venezuela y apropiación de símbolos culturales.

Carteles en las estatuas de Bolívar, Sucre y Rangel de la ciudad de Mérida. Foto Euro Lobo (@eurolobo), 4 de abril de 2017

La publicación, además de ser difundida en el portal noticiasvenezuela.org, recibió 328 retuits y 98 “me gusta”. Entre los comentarios, Lourdes García (@nenag2207) apuntó: “Excelente!!! Desnudemos a estos Diabólicos Desgobernantes!!!”. Por su parte, Humberto Perozo S. (@kikoperozo), desconocía a uno de los personajes, por lo que preguntaba: “¿Cuál es el de arriba?”, haciendo referencia a la estatua del Padre de la Patria.

Tres meses después, el 10 de julio, el reportero gráfico Leonardo León (@leoperiodista) difundió dos tuits con tres fotografías en las que se aprecian los bustos del obispo Rafael Lasso de la Vega erigido en el paseo Libertador, al lado de la catedral y del coronel Antonio Nicolás Briceño, en el parque María Teresa Rodríguez del Toro, cubiertos con una especie de tapabocas improvisado con telas de color blanco y un cartel en el torso con la inscripción en colores de la insignia nacional: “LA LUCHA DE / POCOS, VALE POR EL FUTURO DE MUCHOS!! / NEOMAR”, seguido del hashtag “#100DIASDERESISTENCIA”.

La noticia también fue divulgada en la cuenta de Twitter y en la página de Facebook del periódico El Nacional, siendo retuiteada en más de 300 oportunidades y compartida 61 veces. Asimismo, en entrevista para IAM Venezuela, León nos confirmó que además de las esculturas antes señaladas, los carteles también se podían observar en los altorrelieves de los pedestales de los monumentos al coronel Vicente Campo Elías y del general José Antonio Paéz, localizados en el parque Glorias Patrias, punto de encuentro de las manifestaciones que han tenido lugar en Mérida.

A mano alzada… breve retrospectiva

El uso de carteles en las estatuas para expresar algún tipo de descontento, plantear ciertos ideales o solicitar reivindicaciones por parte de los ciudadanos no es nada nuevo en la historia de la humanidad ni tampoco en la urbe andina, cuyos orígenes, para algunos, se corresponde a la civilización mesopotámica, mientras que para otros como rama de la creación artística se ubica en la Francia de finales del siglo XIX.

El uso de carteles en las estatuas para expresar algún tipo de descontento, plantear ciertos ideales o solicitar reivindicaciones por parte de los ciudadanos no es nada nuevo en la historia de la humanidad ni tampoco en la urbe andina.

En el caso merideño, un hecho particular fue registrado por el escritor Eduardo Picón Lares (1889 – 1960), quien en el tomo II de sus Revelaciones de antaño, publicado por primera vez en 1953, relata que una mañana a principios del siglo XX, el entonces busto de mármol del Mariscal de Ayacucho (sustituido por una estatua pedestre en 1949) apareció “con un sombrero de cogollo hundido hasta las orejas, bien calada una ruana de encerado sucio, a la espalda una capotera de fique, sostenida de los hombros de un ancho pretal, y al pecho una banda de papel de estraza [sic] que así decía: ‘Si el Gobierno y los ciudadanos no le ponen coto a las bestias y vacas que moran en esta plaza, yo me voy de aquí y no vuelvo más nunca… ¡Reclamo consideraciones que merezco!’”.

Madrugadores como eran los habitantes de Milla -decía Picón Lares- “asomáronse temprano a los portones de sus casas, y sorprendidos por la indumentaria grotesca que exhibía el busto del héroe, armaron el consiguiente revuelo, que en seguida trascendió a todas partes de la ciudad”. Aunque no se supo la autoría de tales hechos, aquel acontecimiento sirvió para evitar que por un largo tiempo los rumiantes y vacunos no volvieran a pastar en los alrededores de la plaza Milla.

Cartel de protesta antigubernamental en la estatua del Libertador en la plaza Bolívar de Boconó en el estado Trujillo.

Cartel de protesta en la estatua del Libertador en la plaza Bolívar de Boconó, Trujillo. Foto newslocker.com, 19/6/ 2017.

Igualmente, la actual y recurrente presencia de carteles en los monumentos estatuarios en la ciudad de Mérida no es un acontecimiento único o exclusivo de esta urbe, sino que, por el contrario, en los últimos meses ha cobrado auge en diversas ciudades de país, lo que nos permite divisar un panorama mucho más complejo. Por ejemplo, el 30 de mayo de 2017, el monumento a la Virgen de la Paz en Trujillo, de 46.72 metros de altura, había “amanecido” con una extensa pancarta que descendía desde su pecho, en la que se leía: “MADURO ASESINO”. A los días siguientes, el 19 de junio, en la misma entidad andina, aparecieron amordazadas y con carteles similares las estatuas de Simón Bolívar y Rafael Urdaneta de la población de Boconó.

Monumento a la Virgen de La Paz en Trujillo con un cartel de protesta antigubernamental. Crisis en Venezuela.

Monumento a la Virgen de La Paz en Trujillo. Foto María G. Hernández (@MariaGMonagas), 30 de mayo de 2017

Otro hecho análogo ocurrió el reciente 5 de julio, al conmemorarse los 206 años de la Declaración de la Independencia, cuando la estatua del general Jacinto Lara en la plaza homónima y las del Libertador levantadas en las plazas Bolívar de Santa Rosa y Barquisimeto del estado Lara, aparecieron encapuchadas y del cuello colgaba un cartel con la frase: “PRÓCER / EN / DESOBEDIENCIA / #PLAN 350”.

¿Protesta ingeniosa, o vandalismo?

Si nos percatamos de los comentarios emitidos en las redes sociales y medios de comunicación acerca de los carteles colocados en los monumentos escultóricos de la ciudad de Mérida, constataremos que poco se ha dicho por parte de la ciudadanía en aprobación o rechazo de tales acciones. Sin embargo, hay quienes consideran dichas prácticas como un revival del patrimonio, ya que de acuerdo a sus puntos de vista, son creaciones eminentemente efímeras, donde la premura, la inmediatez e improvisación con las que son elaborados los hace retomar el trazo sencillo, delineado por la espontaneidad de quien lo escribe, pero de un contenido verbal breve que tiene como objetivo lograr transmitir de manera efectiva un mensaje. De tal forma que en ningún momento repercuten negativamente sobre la obra escultórica, sino que las revaloriza, dotándolas de nuevos significados, de vida, etc.

“En este caso no se está deteriorando la imagen, pero se está utilizando su simbolismo para transmitir el mensaje de forma contundente”. Euro Lobo, periodista.

En este sentido, el periodista Euro Lobo, quien ha venido haciendo un seguimiento a las manifestaciones políticas en Mérida, afirma que ha observado una “nueva tendencia” en las protestas caracterizada por el “afianzamiento en el simbolismo de los monumentos escultóricos, los cuales han sido usados para protestar cívicamente. En este caso no se está deteriorando la imagen -destaca el periodista-, pero se está utilizando su simbolismo para transmitir el mensaje de forma contundente. Por eso no se pinta, no se destruye, se le cuelgan carteles, se le pueden poner mantos, se encapucha o se le pone el bozal correspondiente, pero no se daña como en otrora se hizo cuando el entonces presidente de la República, Hugo Chávez Frías, promovió una campaña en contra de Cristóbal Colón, que dio pie, por ejemplo, a la destrucción del busto de mármol del personaje genovés localizado en la plaza El Carmen de Mérida, el cual era del año 1895”.

Por otro lado, diversos estudios sobre la conservación y mantenimiento de esculturas en espacios públicos incluyen dentro del vandalismo no solo los actos que puedan destruir total o parcialmente la obra o sus partes, sino también aquellas acciones que la modifican estéticamente, como “ponerles camisetas, colgarles llantas, pintarles gafas, ponerles cualquier tipo de accesorios o mutilarlas”. Inclusive, se va más allá, e incorporan la colocación de carteles como “problemas de tipo cultural” que afectan los monumentos estatuarios, especialmente si utilizan elementos adhesivos para fijarlos.

Diversos estudios sobre la conservación y mantenimiento de esculturas en espacios públicos incorporan la colocación de carteles como “problemas de tipo cultural” que afectan los monumentos estatuarios.

La legislación venezolana y la omisión de las instituciones

En distintas naciones del mundo la instalación de carteles en los monumentos públicos conmemorativos es considerada una actividad que transgrede las normas, razón por la cual sus autores pueden ser penalizados con diversos tipos de sanciones. En nuestro país, la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, publicada en la Gaceta Oficial Extraordinaria número 4.623, de fecha 3 de septiembre de 1993, establece, en su artículo 44, sanciones penales a quien “destruya, deteriore o dañe” cualesquiera de los bienes que integran el patrimonio cultural. Por su parte, la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural y Natural del Estado Mérida, difundida en la Gaceta Oficial del Estado Mérida, en su edición del 2 de abril de 1998, obliga a todos los habitantes de la entidad a la defensa del patrimonio (artículo 2) e incluye, en su artículo 40, castigos a quienes “atenten, dañen o alteren” los bienes que forman parte del patrimonio cultural y natural del estado andino. Tales aspectos también son recogidos en el artículo 44 de la Ordenanza de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural del Municipio Libertador publicada en la Gaceta Municipal el 31 de marzo de 2003.

No obstante, hasta ahora la Comisión de Patrimonio Cultural del municipio Libertador, la Fundación para el Desarrollo de la Cultura del Estado Mérida (Fundecem) y la Plataforma de Patrimonio del Gabinete Estadal del Ministerio de Poder Popular para la Cultura, órganos que tienen la responsabilidad de velar por la salvaguarda, protección y defensa del patrimonio cultural merideño, no han emitido algún comunicado sobre lo sucedido. Un silencio sepulcral ha invadido a estas instituciones, pareciera que han olvidado las funciones para las que fueron instituidas.

Fuentes consultadas

Así amanecieron las estatuas de los Próceres en plazas de Boconó (19 de junio de 2017), en newslocker.com. https://goo.gl/YCMEzq. Consultado el 13 de julio de 2017.

Así amanecieron las estatuas en las plazas de Mérida (4 de abril de 2017), en noticiasvenezuela.org. https://goo.gl/toHDJa. Consultado el 13 de julio de 2017.

El Nacional, en Facebook.com/elnacionalfb, 10 de julio de 2017, https://goo.gl/D3fT3p. Consultado: el 13 de julio de 2017.

Hurtado Camargo, Samuel Leonardo. La estatuaria pública conmemorativa de la ciudad de Mérida (1842-2006): análisis histórico. Universidad de Los Andes, Escuela de Historia (Memoria de Grado), junio 2007; 500 pp.

Instituto del Patrimonio Cultural. Municipio Libertador, estado Mérida, Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano. Región Los Andes: ME-12, 2007.

La Virgen de la Paz se suma a la protesta (30 de mayo de 2017), en producto.com.ve https://goo.gl/ZxHBfL. Consultado el 13 de julio de 2017.

León, Leonardo. Reportero gráfico. Entrevista realizada el viernes, 14 de julio de 2017.

Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural (15 de agosto de 1993). Gaceta Oficial de la República de Venezuela. N° Extraordinario 4.623, Caracas, 3 de septiembre de 1993.

Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural y Natural del Estado Mérida (19 de marzo de 1998). Gaceta Oficial del Estado Mérida. N° 83 Extraordinaria, pp. 1-4. Mérida, 2 de abril de 1998.

Lobo Euro. Periodista. Entrevista realizada el viernes, 14 de julio de 2017.

León, Leonardo. Las estatuas de #Mérida amanecieron con carteles de protesta.#10Jul, en Twitter.com/ @leoperiodista, 10 de julio de 2017. https://goo.gl/6Bbi6r. Consultado el 13 de julio de 2017.

León, Leonardo. Las estatuas de #Mérida amanecieron con carteles de protesta.#10Jul, en Twitter.com/ @leoperiodista, 10 de julio de 2017. https://goo.gl/cUYrm1. Consultado el 13 de julio de 2017.

Lobo, Euro. Así amanecieron las estatuas de los próceres en las plazas de Mérida. En Twitter.com /@eurolobo, 4 de abril de 2017. https://goo.gl/Bj4Csz. Consultado el 13 de julio de 2017.

Mantenimiento de esculturas conmemorativas y artísticas ubicadas en el espacio público de Colombia. Ministerio de Cultura, Colombia, 2015; 100 pp.

Ordenanza de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural del Municipio Libertador (5 de marzo de 2003). Gaceta Municipal. N° 89 Extraordinaria, pp. 1-9, Mérida, 31 de marzo de 2003.

Picón Lares, Eduardo. Revelaciones de antaño. Universidad de Los Andes, Mérida, 2da. Edición 2008, tomo II; pp. 259-265. Primera edición, México 1953.

Próceres amanecieron encapuchados en Barquisimeto (5 de julio de 2017), en el-nacional.com. https://goo.gl/DCMCDB. Consultado el 14 de julio de 2017.

Anuncios