Anuncios
Lo más reciente

El Indio, escultura

Monumento a El Indio. Patrimonio cultural del estado Barinas, Venezuela.

Monumento a El Indio, en su nicho. Foto Marinela Araque, julio 2017.

Nombre: El Indio

Año:  entre 1995 y 1998.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / mueble. Monumento en espacio público.

Administrador custodio o responsable: alcaldía del municipio Barinas.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

A finales de los noventa el gobernador del estado Barinas, Rafael Rosales Peña, realizó una visita a la población de Torunos, oportunidad que aprovecha el artista Iván Araujo para plantearle erigir una escultura en homenaje al indio y al pescado torunos en la entrada del pueblo, como símbolo de lo que había representado Torunos como puerto de Barinas. Le explica que para 1786 se podía navegar cómodamente desde esa población hasta el Apure y Orinoco, y que entre las etnias que poblaban la vasta geografía barinesa se hallaban los torunos. Ante los argumentos pretendidamente convincentes, Rosales Peña le prometió apoyo para hacer la obra, pero culminó su gestión sin cumplir su palabra.

Años luego, la fortuita caída de una frondosa mata de mango en la salida de Torunos por un fuerte ventarrón avivó la chispa del desoído artista. Como el abatido árbol estaba peligrosamente cerca del tendido eléctrico, Cadafe, la compañía eléctrica de Barinas para entonces, retiró lo que quedaba del majestuoso mango, excepto el tronco que pidió Araujo dejaran sembrado en el lugar para hacer allí mismo la talla que quería regalarle a Torunos, su pueblo. Cuentan que el escultor expresó a viva voz que “lo que no pudieron hacer los gobernantes voy a realizarlo yo”.

El artista improvisó un taller en el mismo sitio donde estaba el árbol  y comenzó a tallar día y noche, amparado apenas bajo un toldo donado piadosamente por PDVSA. Tres meses después, ante la atenta mirada del pueblo, emergió la curiosa figura del indio, que resalta por su hundimiento en la parte inferior y costillas expuestas, como “representación del hambre”.

A la par, un grupo de alumnos de quinto año cumplía con la cátedra Proyecto Comunitario acondicionando el terreno alrededor del provisional taller para convertirlo en plaza. Junto con el activista social Eugenio Leal, los estudiantes lo desmalezaron, sembraron plantas, hicieron bancos de madera y hasta un columpio incorporaron.

Plaza El Indio, construida por estudiantes y vecinos. Al fondo se encuentra la obra de madera. Venezuela.

Plaza El Indio, construida por estudiantes y vecinos. En la pequeña construcción, la talla de madera. Foto Marinela Araque, julio 2017.

El día de la inauguración de la escultura El Indio, en Barinas, los niños se ataviaron de indígenas.. Patrimonio cultural venezolano. 1998

El día de la inauguración de la escultura los niños se ataviaron de indígenas. Foto Eugenio Leal, circa 1998.

El entusiasmo comunitario fue in crescendo: los chicos trasladaron la escultura del sitio original a la parte frontal de la recién creada plaza. Un grupo de escolares se atavió con trajes étnicos confeccionados con el fique de los sacos que Leal fue a buscar en la ciudad de San Cristóbal, la comunidad organizó actividades culturales, asaron una ternera y hasta una comisión, ¡quién diría!, llegó de la gobernación de Barinas para la inaugurar El Indio, como llamaban los lugareños el regalo que Iván Araujo le había prometido a su pueblo, obra que el autor bautizó como El indio de la paz, raíces de nuestra propia tierra.

Más de lo que Iván Araujo pudo haber soñado tras aquel desaire de Rafael Rosales Peña.

Quema y restauración. Tras su inauguración la obra estuvo expuesta durante un año al rotundo sol y las lluvias torrenciales del Llano, por lo que empezó a deteriorarse prontamente. Pero faltaban los embates de las llamas. Cuenta Leal que en diciembre de 2006 Paulina Linares, vecina del sector, hizo un pesebre de palma cerca de la escultura y el 31 de diciembre alguien incendió la pesebrera, alcanzando el fuego la escultura El Indio. La obra permaneció parcialmente quemada hasta que doña Eva Reyes de Gutiérrez, madre del alcalde Julio César Reyes (2000 — 2004 y 2004 — 2008), tomó la iniciativa de restaurarla.

Se llevaron la figura en grúa desde Barinas al caserío Caroní, población cercana a Torunos donde especialistas en la talla de madera la “restauraron”, modificando algunas de sus originales características: pintaron de blanco y negro sus ojos amarillos, al igual que la amarilla corona de plumas, que terminó bajo un níveo tono; el babo que mordía un dedo del pie de El Indio fue cambiado de lugar, alterando la simbología del conjunto escultórico.

Tras la intervención, feliz o no, la obra fue reincorporada a su lugar de origen. Esta vez amparada bajo techo machihembrado y en una breve pero cumplidora construcción de ladrillos y rejas, donde permanece en la actualidad.

El Indio de Iván Araujo nació, como dicen en Venezuela, “con el pan debajo del brazo”.

Descripción

La escultura fue realizada en un tronco de mango, mide 2, 50 metros de altura. Está montada sobre un pequeño pedestal  en forma de tronco construido con yeso, cemento y cabilla, de color negro.

El  conjunto escultórico presenta un pez toruno pintado de amarillo, una lanza, un pilón y un babo. El indio, de color marrón, luce una corona de plumas pintadas con franjas blancas y azules.

El pelo está pintado de negro. Las manos hacia atrás. Se perciben las cuentas de un collar que ahora no tiene, y que estaba elaborado con colmillos. La obra se encuentra en una choza de ladrillos con rejas blancas, y techo machihembrado.

Valores patrimoniales

Considerada la primera obra escultórica del siglo XX realizada por un autor nativo de Torunos en el mismo lugar donde se exhibe. Fue declarada como bien de interés cultural por el Instituto de Patrimonio Cultural como Creación individual en el año 2005. Está registrada en el Catalogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2006, municipio Barinas.

Su valor simbólico viene dado por la intención del artista de reflejar la lucha del ser humano por proveerse alimento en armonía con su hábitat. El valor social radica en el esfuerzo comunitario que significó la inauguración de una obra desdeñada en principio por la oficialidad.

En su contexto histórico, la talla busca reivindicar a los indios Torunos, quienes con los Barinas, Canaguaes, Suripaes y otros, fueron los primeros pobladores de la vasta región barinesa.

Situación actual

Presenta un nivel de deterioro alto. Se le hizo una restauración, pero adolece mantenimiento. Algunos visitantes de la plaza han utilizado la escultura para colocar sobre ella bolsas de basura. La madera se está pudriendo y se encuentra carcomida por las polillas. La base presenta huecos por desgaste del material de construcción.

Ubicación

Plaza Los Indios, calle principal de Torunos. Parroquia Torunos, municipio Barinas, estado Barinas.

Fuentes consultadas

Leal, Eugenio. Promotor social. Entrevista realizada en la población de Torunos el día 12 de julio 2017.

Tosta, Virgilio. Ciudades, villas y pueblos barineses. Caracas. Editorial Sucre, 1977, pp. 224-232.

Torunos. Un vocablo y un sitio poblado. En patrimoniobarinas.com. https://goo.gl/AQP9SA. Consultado el 14 de julio de 2017.

Investigación: Marinela Araque Rivero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: