Lo más reciente

Acueducto colonial Tiquire Flores

Acueducto colonial Tiquire Flores. Foto Lina U. Hernández, enero 2014.

Nombre:  acueducto colonial Tiquire Flores.

Tipo de patrimonio cultural: tangible / inmueble.  

Administrador custodio o responsable: alcaldía del municipio José Rafael Revenga.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

El acueducto colonial Tiquire Flores, inspirado en el estilo arquitectónico romano, fue construido entre los siglos XVII y XVIII por la empresa Tiquire Flores. La función del ingenio era abastecer de agua a los poblados rurales del valle de Aragua, pero también permitía el funcionamiento de un antiguo trapiche de caña de azúcar, y servía para el riego de las siembras de caña brava. Las aguas eran conducidas desde la Quebrada de Maletero.

Levantada en la Hacienda Tiquire Flores, es considerada una de las más imponentes obras de ingeniería hidráulica del valle de Aragua y del país, construida en piedra, ladrillo y mampostería, producidos con materiales locales. El complejo también incluye el trapiche de caña hasta donde llegan los 32 arcos levantados en línea recta que se van inclinando al iniciar el recorrido.

En 1990 el Patrimonio Histórico de la Nación declaró esta construcción colonial como Monumento Histórico y Arquitectónico de El Consejo, y el Instituto del Patrimonio Cultural lo registró en el I censo del patrimonio cultural venezolano realizado en 2004, y lo asentó como bien de interés cultural en la categoría Lo construido, en su Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004 – 2006. Estado  Aragua, municipio José Rafael Revenga.

Tras más de tres siglos de haberse edificado, hoy lo que queda de la obra sucumbe a la habitual omisión de unas autoridades que tendrían que preservarlas si atendieran –y entendieran- la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, promulgada en 1993.

Pero es bien sabido que ese órgano jurídico está, como las ruinas del acueducto de Tiquire Flores, postrado por desuso.

Descripción

Inspirado en la arquitectura civil romana, fue hecho enteramente con materiales de la zona. Se trata de un sistema de puentes soportados por una serie de arcos de piedra, ladrillos y mampostería por los que corría el agua. Por medio de tuberías elaboradas en barro cocido se llevaba el agua hacia los acueductos; esta era conducida por un canal hasta un tanque desde donde sería distribuida a la población.

Valores patrimoniales

El antiguo acueducto reviste un evidente valor histórico por su data, entre los siglos XVII y XVIII, en plena época colonial y antes de las gesta independentista del país. Entonces tuvo la crucial función de suministrar agua a las poblaciones de la época, y a las labores propias del campo.

Como magna obra de ingeniería hidráulica, es considerada un emblema del municipio José Rafael Revenga, de allí salta la valoración turística que le aporta a la región.

Fue declarado Monumento Histórico Arquitectónico municipal en 1990, y reconocido como bien cultural por el Instituto del Patrimonio Cultural.

Situación actual

El acueducto Tiquire Flores en 2015. Foto Elclarinweb_Angel Medina.

“La arcada del acueducto Tiquire de Flores está en franco deterioro, varios tramos se han desplomado y unos se encuentran completamente inclinados, a punto de caer. Restos de ladrillos y muros fracturados es lo que se puede evidenciar cuando se logra recorrer este sitio histórico con potencial altamente turístico, que pudiese generar beneficios económicos para dicha localidad”, denunciaba el periodista Ángel Medina en su reportaje Se desploma la arcada de Tiquire Flores, publicado por el diario El Clarín el 17 de julio de 2015.

No solo las autoridades han pecado por omisión en el necesario mantenimiento de este portento arquitectónico de la Venezuela colonial, también una ciudadanía desmemoriada contribuye con su deterioro: “… hay personas que no saben de la importancia histórica y lo que hacen es destruir lo poco que queda…”, reseñaba por su parte el diario El Siglo un año antes, en abril de 2014, en el cual se recogía la promesa del director de Turismo del municipio Revenga, Javier Durán, de “recuperar los espacios históricos” de la municipalidad para el “disfrute de los locales y extranjeros”.

Informaba entonces el funcionario que se estaba elaborando el primer inventario ecoturístico de la zona para diagnosticar las condiciones de estos bienes patrimoniales. Seguramente no recordaba el laborioso registro que ya había realizado el Instituto del Patrimonio Cultural, IPC, en 2004, por lo que solo tendría que asomarse a su catálogo para inventariar los activos culturales de su zona. Al parecer tampoco desempolvó el proyecto realizado por un grupo de estudiantes de la Universidad Central de Venezuela (UCV) para la rehabilitación y conservación de las ruinas. Y que “solo desembocó en una poligonal”.

Según el funcionario, el proyecto municipal no solo implicaba “la restauración del acueducto, sino también la construcción de kioscos coloniales con las mismas características de la mencionada obra y así mantener el espacio histórico”. Una vez que culminaran el anunciado inventario, engañaba, “… nos pondremos a trabajar con los voceros de los consejos comunales para que ellos sean garantes de todos los espacios históricos que tenemos en Revenga y así instalar un sistema para que quienes nos visiten puedan hacer un recorrido por todos nuestros espacios que tenemos desde hace varios siglos”.

A tres años de su declaración a la prensa local, las ruinas siguen, ellas solitas, desafiando los rigores del clima y el tiempo. No solo el sol, la lluvia, y la maleza se ceban en él, sino también desafortunadas decisiones del Estado, como la de construir un complejo habitacional cerca de sus predios, que “le ha quitado toda su majestuosidad”.

Acueducto colonial Tiquire Flores. Se observa al fondo el complejo habitacional que lo desluce. Y al frente, maleza “como monte”. Foto Ángel Medina / Elclarinweb.com, julio de 2015.

Tampoco ayudan quienes, en vez de exigir por sus cuidados, lo sumen en la basura, como si fuera un trasto. Un trasto que suma 32 arcos imponentes, la proeza de haber saciado la sed de la población, y más de 300 años de historia.

Ubicación

Entrada oeste de El Consejo, José Rafael Revenga, estado Aragua. Tiene acceso por la carretera nacional hacia La Victoria e igual a la población de El Consejo, en Paso Real de Tiquire Flores.

Fuentes consultadas

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2006.  Estado  Aragua, Municipio José Rafael Revenga. Instituto del Patrimonio Cultural, 2006.

Medina, Ángel. Se desploma la arcada de Tiquire Flores. En Elclarinweb.com, 17 de julio de 2015. https://goo.gl/3B2LQF. Consultado el 6 de junio de 2017.

Trimarchi, Karla. Proyectan restauración del Acueducto de Tiquire Flores. En Entornointeligente.com, el 5 de abril de 2014. https://goo.gl/KH3HDM. Consultado el 6 de junio de 2017.

Investigación: Nilda Silva F.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: