Anuncios
Lo más reciente

“La natividad”, de Tito Salas

Fotografía Luis Chacín, julio 2016.

La Natividad. Tito Salas. Iglesia del Dulce Nombre de Jesús, Petare, municipio Sucre, estado Miranda. Fotografía Luis Chacín, julio 2016.

Nombre: La Natividad [El nacimiento del Niño Jesús]

Autor: Tito Salas.

Año: 1958.

Tipo de patrimonio cultural: Tangible/Mueble.

Administrador custodio o responsable:  Iglesia Dulce Nombre de Jesús de Petare, Petare, Caracas.

Historia
Descripción
Valoración
Situacion Actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

El lienzo conocido como La natividad, actualmente ubicado en la iglesia Dulce Nombre de Jesús de Petare, en Caracas, fue realizado por el pintor venezolano Tito Salas (Caracas, 1887-1974), cerca del año 1935. Ese mismo año, ofreció la pieza como un regalo al mencionado templo, siendo ubicada en la Capilla del Santísimo en 1936. Algunas fuentes señalan que el donativo se llevó a cabo como parte de una petición del pintor por la salud de sus hijas.

Salas había fijado su residencia en la localidad de Petare cerca de 1930, donde ocuparía la casona El Toboso, hasta su muerte acaecida en 1974 (AA.VV. p. 2 y 9). Sus profundos vínculos con el pueblo le llevaron no solo a incluirlo como tema en gran parte de su obra costumbrista y paisajística, sino a concretar presentes a su parroquia, como este que nos ocupa. El tema de La natividad guarda especial significación para esta iglesia, dedicada precisamente al Dulce Nombre de Jesús. En palabras del mismo Salas: “He escogido este tema por ser Petare y su Iglesia tan devotos del Niño Jesús, y además por haber pasado en este encantador cerrito las más felices noches buenas de mi vida errante de artista” (Da Antonio, s.p.). Es probable que el lienzo nunca haya abandonado su ubicación original en la Capilla de la Reconciliación, cerca del Santísimo, donde se hace acompañar por otra obra del mismo Salas, (El milagro del Cristo) donada en los años cincuenta como pago por una promesa al Cristo de la Salud.

Descripción

La obra se conoce tradicionalmente con el título de La natividad o el Nacimiento del Niño Jesús. Sin embargo, sería más ajustado decir que se trata de una “Adoración al Niño” o una “Adoración de los Reyes Magos”, pues ese es precisamente el tema representado. En la imagen se advierte la presencia no solo de los tres Reyes Magos sino de un pastor, todos ellos en actitud de presentar homenajes al recién nacido. El lienzo de Tito Salas, entonces, hace referencia al episodio bíblico según el cual tres magos de Oriente llegaron a Belén guiados por una estrella para adorar al rey de los judíos (Mateo 2, 1-12). El artista ha incorporado libremente elementos pertenecientes a otra narración del ciclo de la natividad como lo es la adoración de los pastores.

La escena en cuestión se desarrolla en el interior de un establo, una estructura con techo a dos aguas cubierto de paja que se aprecia desde el interior. El Niño Jesús, desnudo y sostenido por su madre con un lienzo blanco, constituye la fuente de luz de toda la composición, iluminando de modo contrastante a su madre y a quienes se sitúan en la cercanía. Arrodillada frente al pesebre y vistiendo de rosa con manto azul, la Virgen María observa a su hijo con serenidad. Tras ella, San José contempla a los visitantes mientras apoya las manos en su vara.

En primer plano –delante de la Sagrada Familia y de espaldas al espectador–, un pastor presenta sus respetos al Salvador en posición orante, con la espalda cubierta a medias con una piel de animal. Los tres reyes magos, arrodillados, se ubican del lado izquierdo de la composición: Melchor, tradicionalmente representado como un hombre anciano de barba blanca, se acerca al Niño sosteniendo su pequeña mano. Se ha descubierto la cabeza con devoción y entrecierra los ojos ante la luz que emana del recién nacido. A sus espaldas se inclinan Gaspar, un hombre barbado ataviado con turbante, que cruza los brazos sobre su pecho y baja la mirada con profunda introspección; y Baltasar, un joven de color, vestido de amarillo y tocado con turbante y plumas, cuya actitud es de notable arrobamiento. Como se sabrá, la representación tradicional de los reyes magos alude en su tipología a las tres edades del hombre (juventud, madurez y vejez) y a las tres partes del mundo conocidas para el momento (Europa, Asia y África).

En la penumbra que se cierne detrás de los Reyes Magos es posible apreciar a un hombre de color tocado con turbante blanco, sentado con las piernas cruzadas y el torso desnudo –posiblemente parte del séquito de los viajeros. Un paisaje montañoso se vislumbra en la lejanía. A la derecha, más allá del establo y en la línea que se extiende junto a la figura de San José, un pastor se ha quitado el sombrero mientras se acerca entre cabras y vacas. Otros establos, ganado y personajes ocupan un tercer plano, mientras que al fondo se despliega un importante referente topológico como lo es el perfil del pueblo de Petare con su iglesia. En este punto, Salas introduce  el horizonte urbano de su comunidad en el tiempo de la narrativa sagrada; un gesto que actualiza los vínculos de devoción del pueblo con su patrono.

Valoración

Tito Salas es reconocido por haber consolidado la iconografía bolivariana venezolana durante las primeras décadas del siglo XX, a través de proyectos de pintura mural de gran envergadura como los realizados en el Panteón Nacional y la Casa Natal del Libertador; así como por otros lienzos destinados al Capitolio Nacional y el Palacio de Miraflores. Sus obras relacionadas con el  paisaje y el retrato privado, así como las del género costumbrista y religioso han sido menos difundidas a pesar de contarse con un buen número de ellas.

El lienzo de La natividad de la Iglesia Dulce Nombre de Jesús de Petare constituye un buen ejemplo de ese corpus de trabajo adelantado por Salas y menos reconocido por la historiografía del arte. En esta pieza Salas ha sabido trabajar un tema religioso dándole arraigo en el panorama local, no solo a través del evidente tema de consagración del templo, sino al incluir el retrato del pueblo al fondo de la composición. De igual modo, constituye un marcador acerca de la devoción de Petare por la figura del Niño Jesús, su patrono, así como del arraigo del pintor en la comunidad con la que compartió la mayor parte de su vida.

Esta “Natividad” es, pues, representativa de esa otra faceta del trabajo de Salas, ligado al entorno petareño y al retrato de sus costumbres. Finalmente, representa una oportunidad para evaluar las fuentes y tradiciones populares en la obra de pintores venezolanos con formación académica.

Situación actual

Durante una visita realizada en 2017 se pudo observar el estado de conservación del lienzo, que el año anterior se encontraba cubierto con un plástico. La pieza presenta algunas rasgaduras con pérdida de capa pictórica, sobre todo en la zona derecha del soporte, donde se encuentran representados los personajes de la Virgen, San José, el pastor y las figuras del fondo. Aun así, la obra mantiene su integridad, lo que permite apreciar todos los elementos de la composición. Se desconoce si ha sido sometida a algún procedimiento de restauración. Del mismo modo, no se cuenta con información sobre si el marco que posee es el original o si es producto de una sustitución en años recientes.

Ubicación

Capilla lateral (Contigua a la Capilla del Santísimo), Iglesia Dulce Nombre de Jesús de Petare, calle Miranda con plaza Sucre, casco histórico de Petare, Caracas, municipio Sucre, estado Miranda, Venezuela.

Fuentes consultadas

AA.VV. Diccionario biográfico de las artes visuales en Venezuela, Tomo 2, Galería de Arte Nacional, Caracas, 2005.

AA.VV. Tito. Una vida por el arte. Homenaje a Tito Salas. Fundación José Ángel Lamas; Museo de Arte Popular de Petare; Galería Tito Salas, 1988.

Da Antonio, Francisco. Cruz Amado Fagundez: cronista de una imagen. Museo de Arte Popular de Petare, 1985.

Investigación realizada por Rigel García.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: