Sede de la Corporación Venezolana de Guayana, CVG

Sede de la Corporación Venezolana de Guayana. Foto Freddy Vargas.

Nombre: Sede de la Corporación Venezolana de Guayana, CVG.

Año: 1967-1968.

Tipo de patrimonio cultural: Tangible/Inmueble.

Administrador custodio o responsable: Corporación Venezolana de Guayana, C.V.G.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Diseñado por el destacado arquitecto venezolano Jesús Tenreiro Degwitz, quien recibió el Premio Nacional de Arquitectura en 1991 (y que no aceptó). La actual sede de la Corporación Venezolana de Guayana, CVG, ha sido considerada un hito arquitectónico de los años sesenta. El diseñador de la obra manifestó que la intención era ofrecer un edificio que se conectara con la atmósfera del lugar, con lo climático y lo solar, y por otro lado una propuesta de arquitectura tropical que identificara al elemento sol como un amigo, lo cual se percibe en la forma como la infraestructura se escalona y se integra a la vegetación.

Antiguamente fue la sede de Edelca, específicamente de la Gerencia Regional de Operaciones, y en la planta superior funcionaba el Centro de Control y de Distribución de Carga con grandes equipos electrónicos.

Construcción del edificio sede de la CVG. Foto Fototeca CVG.

El arquitecto Jesús Tenreiro Degwitz, quien diseñó el edificio sede de la CVG. Foto Pablo Rodríguez.

Desde esta estructura se trazaron los planes de la siderurgia en Venezuela que crearon y consolidaron Ciudad Guayana durante las últimas cuatro décadas del siglo XX. Tal y como se concibió la ciudad, el diseño del inmueble, uno de los primeros de la región, respondió a un proyecto que trasciende su presencia piramidal –como las milenarias construcciones que veneran al sol- en el paisaje sureño del país. Tenreiro Degwitz, su creador, ganó la IX Bienal Nacional de Arquitectura (1998), Premio Nacional de Arquitectura por el Conac (1991), Premio Sociedad Bolivariana de Arquitectos (1988), y fue miembro Fundador del Instituto de Arquitectura Urbana (1978 – 1983). Más allá de los reconocimientos oficiales a los que poco afecto tenía, el arquitecto prefería volcar sus lecturas y visión del mundo, afinada por maestros como Miguel Ángel, Wagner, Klee, Rikle, Baudelaire, Jung y otros, en sus edificios, que consideraba como “fragmentos de muchas memorias, de muchos recuerdos, de muchas experiencias”.

Una narrativa arquitectónica que supo leer con su sensibilidad de escritor el también arquitecto Federico Vegas: “En ese tiempo yo solo conocía de su obra una imagen del edificio de la CVG en Ciudad Guayana. Era una foto aérea, pequeña, borrosa, que había aparecido en alguna revista de la Facultad (de Arquitectura de la UCV); sin embargo, era más que suficiente para justificar su leyenda y mi admiración. Visité el edificio veinticinco años más tarde y me conmovió tanto como la primera vez. Me refiero a que a lo largo de mi visita me mantuve en un mismo estado de asombro y suspenso, pues no lograba acostumbrarme, saciarme con la poesía del lugar, y cada vez que cerraba y abría los ojos me sentía ante una nueva revelación. Al instante la geometría precisa y legible se apodera del espectador; luego vienen las segundas y terceras lecturas. Esa mañana de mi visita recordé las pirámides y los  grabados del templo de Salomón; disfruté del juego y el rigor del diálogo entre el ladrillo y la estructura de hierro; me llené de ideas y sensaciones sobre alma y carácter, frescura y austeridad. Es, sin duda alguna, el edificio de mis contemporáneos (palabra que se expande después que uno cumple los cincuenta años) que más me ha invitado a pensar”.

El arquitecto ecuatoriano Enrique Vivanco Riofrío, a propósito de la XI Bienal de Arquitectura de Quito, en 1998, refería que Tenreiro “Reconoce influencias de Luis Campos, Kahn, Le Corbusier, pero en sus obras lo que se destaca es un notable dominio de la geometría, la precisión, y sus deseos declarados de apuntar a lo más profundo y hondo del alma colectiva y tratar de hacer un trabajo bien hecho, cuestiones bastante evidentes en todas sus obras, edificios que adquieren esa intemporalidad que les da el buen hacer en la arquitectura”.

La intemporalidad de una obra de arte cuya maqueta y planos integran hoy la colección permanente Latin America in Construction: Architecture 1955–1980 (Latinoamérica en Construcción: Arquitectura 1955-1980) del Museo de Arte Moderno de Nueva York, MoMA).

Descripción

La obra posee planta rectangular donde se forma una pirámide escalonada, pertenece a la categoría de arquitectura tropical logrando una apreciable integración con su entorno. El uso del ladrillo es fácilmente visible en toda la edificación junto con la estructura metálica.
El edificio tiene un espacio interno y plantas perimetrales con sus respectivas terrazas. Además, posee una identidad propia pues es asiento de la Corporación Venezolana de Guayana, que ha sido el pilar del desarrollo de la zona suroriental del país. La pirámide resguardada es libre y transitable, transformando así la cubierta en un acto de filtro y de variaciones cromáticas, para valorar la atmósfera de su espacio interior.
En el interior de las instalaciones del edificio hay un auditorio para usos educativos y culturales, tanto para la comunidad, como para la misma institución siendo un punto de referencia ampliamente valorado. La infraestructura y sus alrededores han sido objeto de ciertas modificaciones en relación a la construcción original entre las que destaca el cercado en torno al edificio y otros detalles como la instalación de una valla con el logotipo distintivo de la CVG.

Valores patromoniales

La maqueta del edificio sede de la CVG en una colección permanente del MoMa. Foto Moma.org

Fue una de las primeras e importantes construcciones, símbolo positivo de la naciente Ciudad Guayana. Es además, un símbolo local y emblema del ente rector encargado de la tutela y gestión de las empresas básicas en la región.
Actualmente su maqueta se exhibe en la colección permanente Latin America in Construction: Architecture 1955–1980, del mundialmente reconocido Museo de Arte Moderno de Nueva York, MoMA.

Situación actual

La CVG, que se asienta en la edificación creada por Tenreiro, vive una aguda crisis presupuestaria admitida en recientes informes de la empresa, como su memoria y cuenta de 2013. Según un informe periodístico, la industria pesada venezolana no llegaba a producir en 2014 ni 700 000 toneladas de acero, frente a los 4,3 millones que se producían antes de su nacionalización, en 2001. Las oficinas rectoras del edificio en donde Jesús Tenreiro Degwitz materializó su sensibilidad llena de lecturas, símbolos, arte y maestros están ocupadas por jefes militares, y su clima es sobresaltado por interminables conflictos de trabajadores.
Pero quizá en sus recintos y filtros –conexiones- solares aún perviva la poesía que alguna envolvió a Federico Vegas cuando visitó el lugar. Todos lo esperan. Y el Instituto de Patrimonio Cultural lo demanda: “La institución responsable de este bien está en la obligación legal de tomar las medidas necesarias para conservarlo y salvaguardarlo, notificando al Instituto del Patrimonio Cultural sobre estas actuaciones”.

Ubicación

Avenida Guayana con Carrera Cuchivero

Fuentes consultadas

Cabello, María Ramírez. Crisis operativa de empresas merma capacidad de CVG. En correodecaroni.com, el 25 de mayo de 2014. https://goo.gl/yGxtZl. Consultado el 20 de abril de 2017.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2007.  Estado Bolívar, Municipio Caroní. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

Monumento a Rómulo Betancourt. En IamVenezuela.com. https://goo.gl/KQKiiW. Consultado el 20 de abril de 2017.

Vegas, Federico. Jesús, por Federico Vegas. En Prodavinci.com, 12 de julio de 2015. https://goo.gl/pqsHV6. Consultado el 18 de abril de 2017.

Vivanco Riofrío, Enrique. Jesús Tenreiro Degwitz. Un arquitecto clásico en la Venezuela de hoy. En Aproximaciones. Contornos de la arquitectura y el urbanismo. Artículos y ensayos breves 1986-2005. Universitat Politecnica Catalunya. pp. 186 – 187.  https://goo.gl/j1ko0D.

Investigación: Nilda Silva F.

 

Anuncios

IAM VENEZUELA