La ruina llega a la Casa de Los Poetas

Mientras se desploma la histórica casona donde nacieran los poetas Rafael Ángel Insausti y Alberto Arvelo Torrealba, su fachada es vandalizada por grafitis oficialistas.

Marinela Araque Rivero. 27/4/2017.

En la calle Bolívar, entre las avenidas Sucre y Marqués del Pumar, en pleno corazón de la ciudad de Barinas, una casona hasta hace poco animada de poesía decae ante la esquiva mirada de todos… aunque de unos más que otros. Su piel descascarada, el techo aferrado de milagro a su ruinosa estructura, sus puertas condenadas, pisos rotos y ventanas tristes acusan la íngrima desgracia que desde hace cinco años sufre la abandonada vivienda donde naciera el poeta Rafael Ángel Insausti y viviera su infancia Alberto Arvelo Torrealba.

Estado actual de la Casa de los Poetas Rafael Ángel Insausti y Alberto Arvelo Torrealba. Foto Marinela Araque.

La casa cuando era residencia de los presidentes del estado, década de los 40. Foto Dig. Marinela Araque.

No solo ellos le otorgaron a este inmueble una inapreciable significación histórica y cultural. Siete décadas atrás la edificación era todo esplendor, cuando fue residencia oficial de presidentes y gobernadores del estado como Marco Carpio, Francisco Betancourt Sosa, Alberto García Monsant, José Domingo Colmenares Vivas, Hernán Albornoz Niño y Alberto Arvelo Torrealba, ciudadanos que disfrutaron junto con sus familias “de los techos rojos, las gruesas paredes de tierra pisada y los pisos de ladrillo quemado”. En sus recintos se tomaron las decisiones más trascendentales en la vida política, económica, cultural y social de Barinas.

Contigua a la casa se observa la sede de la gobernación, 2017. Foto Marinela Araque.

Es posible que la desmemoria y el desgano ciudadano hayan permitido, por omisión, su actual infortunio; pero contigua a la vieja casona está la sede del Ejecutivo regional; y al frente funciona el Instituto de Cultura del estado Barinas, donde opera la gerencia de patrimonio que tendría que velar, según el artículo 8 de la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, por la integridad de este bien cultural y Patrimonio Histórico del municipio llanero.

Pero ninguno de sus dos vecinos gubernamentales logra ver las ruinas de la casa. Quizá porque un enorme lema pintado en su fachada les distrae de su legal deber de preservarla: #AquíNoSeHablaMaldeChávez, dice el mensaje adornado con tiernos corazoncitos, como esos que se envían las #mejoresamigas adolescentes.

Grafiti oficialista que vandaliza la fachada de este bien de interés cultural y patrimonio histórico municipal la Casa de Los Poetas, en Barinas. Foto Marinela Araque.

El grafiti, un acto vandálico cuando se perpetra contra una pared de jerarquía patrimonial pública, generaría sanciones de 2 a 4 años de prisión según el Artículo 44 de la aludida ley. Es poco probable, sin embargo, que esas autoridades barinesas obligadas por ley a la “defensa, rescate y conservación del Patrimonio Cultural de la República” reprendan a los culpables: algunos lugareños entrevistados por Iam Venezuela, que pidieron mantener su nombre a resguardo, juran que no fue uno, sino varios grafiteros los que hicieron la pinta y que estos actuaron a plena luz del día, ante las narices de los funcionarios regionales y municipales. Todo indica que esto es cierto, pues quienes vandalizaron la histórica casa tuvieron tiempo no solo para pintar el lema, sino para escribir 18 “pensamientos” -en varios colores- del difunto presidente Hugo Chávez, para esmerarse en el cromatismo de 4 corazones y hasta para dibujar un muñeco “más bien feíto” en el extremo derecho de la enorme pinta callejera. “Si hubiesen tenido la intención de hacer cumplir la ley, los hubieran amonestado ahí mismito, pero fíjese que no hay nadie pagando por eso”. Algunos adeptos a las teorías conspirativas se acercaron sigilosamente para asegurarnos que ese grafiti fue encargado “por los mismos funcionarios” del Gobierno socialista de la región, custodio jurídico del bien. Afirmaciones temerarias…

La “especialidad” de los concejales

Dejando en paréntesis las graves omisiones y responsabilidades gubernativas por la ofensa de la pinta callejera, esta sería el mal menor de la mansión pues con simples capas de pintura, en teoría, se podría reparar el daño. La peor noticia es que la estructura, literalmente, se está cayendo. Yazael Bastidas, poeta, escritor, docente  y vecino de la parroquia Barinas confirma que la casa está abandonada desde hace varios años resistiendo a la mirada indolente y esquiva de autoridades y vecinos: “Pareciera, dice, que este inmueble es la pariente pobre que la familia no quiere ver; esperando que se caiga. Esto es una actitud mezquina, pues uno observa el desdén de las autoridades. Y eso que está al lado de la sede de la gobernación y frente al Instituto de Cultura del estado Barinas; uno no termina de entender tanta indiferencia”.

Concluye dejando un anhelo en el aire: “Les pido a las autoridades que rehabiliten la edificación. Que se restaure y se le dote de una biblioteca, un área para proyecciones de películas, una sala para recitales, es decir, recuperarla para convertirla en un centro de documentación literaria donde se le rindan honores a estos poetas y a otros que tanto le han dado a Barinas”.

A este clamor se sumó el artista plástico Arnaldo Erazzo, quien manifestó que “es lamentable que este inmueble esté deteriorándose, siendo patrimonio histórico de Barinas. Lo que se quiere es que sea restaurado y convertido en la casa de las letras barinesas y, con su puesta en uso social, se le daría vida al centro histórico de la ciudad, que tanto lo necesita”.

La mansión, representativa de los modos de construcción de la antigua Barinas, sufre un acelerado deterioro; si acaso el más dramático desde que se construyera. Aunque sus puertas permanecen cerradas, por las ventanas se puede apreciar la debacle de sus habitaciones, paredes y pisos. Como aferrándose a lo que fue, su fachada conserva la huella, solo la huella, de una placa conmemorativa puesta por el Rotary Club de Barinas, donde se señalaba que esa era la casa natal del poeta Alberto Arvelo Torrealba; y, cerca de ella, otra placa de mármol hacía constar el nacimiento, también allí, del poeta Rafael Ángel Insausti. Un rastro que acusa el desapego de los barineses con sus poetas, y la incapacidad de las autoridades locales de apreciar y honrar a los creadores de poesía.

Certero fue el poeta barinés Orlando Araujo cuando en una visita a Ciudad de Nutrias vio en una esquina del pueblo una casa en ruinas y abandonada. Le llamó la atención la ironía de una placa de brillante metal donde pudo leer “Homenaje del Poder Legislativo del estado Barinas a Francisco Lazo Martí, exponente del gentilicio llanero en versos de la venezolanidad en su Silva Criolla”, y notó también que entre la placa y el hueco de lo que fuera una ventana, titilaban con el sol de la tarde “los hilos de telaraña”. No pudo evitar el pensamiento de que En Barinas, los concejales se especializan en joder a los poetas.”

De la Contraloría a la desolación

Alberto Alirio Requena, uno de los más antiguos trabajadores de la Contraloría del estado Barinas, institución que funcionó en esta casona de 1986 a 2012, señala que la supervivencia de esta edificación se debió en gran medida a la actuación de los contralores de Barinas Yolanda de Valero (1991 – 1992), y de Hilario Pujol Quintero (1999 – 1999). La primera emprendió la remodelación de la añeja casa en 1991; mientras que Pujol Quintero se aseguró en su gestión, de apenas meses, de que el inmueble tuviera una galería de poetas barineses. Esta fue inaugurada en el ala izquierda del pasillo central como homenaje a Rafael Ángel Insausti, poeta que, según crónicas barinesas, había nacido en la vetusta vivienda en donde también transcurriría la infancia de Alberto Arvelo Torrealba. Estaban más que justificados los honores de la institución a la obra de tan ilustres barineses.

Esta iniciativa de Pujol Quintero potenció la apreciación colectiva de la antigua sede de la contraloría como la “cuna de los poetas”, por ello se le denomina desde entonces Casa de Los Poetas. Requena recuerda que los jueves se hacían tertulias literarias con invitados especiales y que la casa se mostraba preservada y luminosa. Sin embargo, el mantenimiento se espació y la venerable casona inició su decadencia: primero cayó la pared de una oficina, y las lluvias empezaron a filtrarse por paredes y los techos, además había problemas de agua y de luz. Esa realidad obligó a la Contraloría a buscar sede propia, para entregar el inmueble en agosto de 2012 a la Procuraduría General del estado Barinas. Este organismo enseguida anunció su “restauración” y conversión de la casa en el Museo de Ciencias del estado Barinas, bajo la responsabilidad de Fundacite Barinas.

Sobre este anuncio Ana Iris Peña, trabajadora de la Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología del estado Barinas (Fundacite Barinas), cuenta que la idea fue de Katherina Boscán, presidenta para la época de este organismo, quien con un equipo multidisciplinario trabajó para consolidar el proyecto. Este es aprobado por la Procuraduría General del estado Barinas, que cede el 28 de enero de 2013 la posesión y custodia del inmueble a Fundacite para la construcción del proyectado museo.

Para tales fines se realizó un estudio arquitectónico y se levantaron los planos que restaurarían la casona bajo criterios bioclimáticos; se pretendía crear espacios educativos para enseñar ciencia y tecnología a los niños de forma lúdica y creativa. Recuerda Peña que el proyecto no se concretó por falta de presupuesto para encarar el nivel de deterioro del inmueble, por lo que se devuelven las llaves de la casa a la Procuraduría General de Barinas el 16 de mayo del 2016. Desde esa fecha la gobernación pasa nuevamente a ser custodio del bien.

La culpa es “de las llaves”

En el Instituto de Cultura del estado Barinas, IACEB, ubicado casi al frente del patrimonio histórico municipal, Ricardo Martínez acaba de ser nombrado Gerente de Patrimonio. El funcionario admite desconocer algún plan de restauración aparte del frustrado museo de Fundacite, porque “apenas estoy recibiendo la oficina”. Agregó que la intención es realizar un diagnóstico para evaluar el estado actual de la casa, pero que no lo han podido hacer porque “desconocían el paradero de las llaves para acceder al inmueble”.

Entre tanto, la ruina no da tregua. Se patenta en pisos intransitables, ventanas dañadas, maderas desvencijadas, paredes sin friso y derruidas hasta mostrar la cabilla y el adobe, puertas condenadas, grietas aquí y allá, crecientes filtraciones por la lluvia y hasta capas de excremento de palomas.

Martínez, al ser inquirido sobre la perentoria rehabilitación del señorial inmueble, promete que irá a la Procuraduría a buscar las llaves para hacer las diligencias respectivas… “algunos vecinos me han informado, comenta, de que la casa está quedando sin techumbre producto del vandalismo”.

A propósito de vandalismos, y ya que apenas está asumiendo el cargo, un buen comienzo de gestión podría ser mandar borrar los grafitis oficialistas que agreden la fachada de este bien de interés cultural y Patrimonio Histórico del municipio Barinas. Es rápido y barato… solo necesitará algunos potes de pintura.

Y el coraje suficiente para cumplir y hacer cumplir la ley.

Bien de interés cultural

Esta joya arquitectónica fue declarada bien de interés cultural y Patrimonio Histórico del municipio Barinas, según acuerdo Nº 44 emitido por el Concejo Municipal el 3 de octubre del 2003 ; y en 2005 fue reseñada en el Catálogo del Patrimonio Cultural como bien de interés cultural, pues posee características volumétricas y espaciales que ofrecen el testimonio de una cultura en particular, aunado a los acontecimientos históricos que se han producido en sus espacios y han tenido una significación para los barineses, y que de alguna manera guardan una estrecha relación con el presente.

 Fuentes

Araujo Orlando. Barinas son los ríos, el tabaco y el viento.  Colección viaje al amanecer. pp. 64-65. Universidad de los Andes. Mérida ,1980

Gaceta Oficial No. 4 623 del 3 de octubre de 1993. Ley de Proteccion y Defensa del Patrimonio Cultural. Artículos 1, 2 y 44.

 Orales

Bastidas, Yazael. Entrevista realizada en Barinas el dia 1 de abril de 2017

Erazzo, Arnaldo. Entrevista realizada en Barinas el día 13 de marzo de 2017

Requena, Alberto Alirio. Entrevista realizada en Barinas el 24 de abril de 2017

Martínez, Ricardo. Entrevista realizada en Barinas el 25 de abril de 2017

Peña, Ana Iris. Entrevista realizada en Barinas el 25 de abril de 2017

 

 

Anuncios

2 Comments on La ruina llega a la Casa de Los Poetas

  1. Manuel Darìo Gruber Contreras. // 1 mayo, 2017 en 11:13 am //

    Marinela, me parece que tu reportaje està bien documentado. A ojos vista, para propios y extraños, la estructura de la casa va en galopante deterioro. Es una situación realmente lamentable. y atentatoria, como bien lo dices, contra el patrimonio cultural de los barineses.
    Hace unos cuatro años elevè mi voz a las instancias del ejecutivo regiona para que esta casa fuera declarada sede del movimiento literario barinès: Casa de las Letras.

  2. luz marina almarza // 6 junio, 2017 en 1:43 pm //

    Es necesario avocarse todo es estado, y quienes competen para salvar esta casa y la de los poetas Arvelo Larriva.

Los comentarios están cerrados.