Lo más reciente

Casa del Correo del Orinoco

Casa del Correo del Orinoco, hoy Museo Angostura.

Nombre: Casa del Correo del Orinoco.

Año: 1818.

Tipo de patrimonio cultural: Tangible/Inmueble.

Administrador custodio o responsable: Gobernación del estado Bolívar.

Historia
Descripción
Valores patrimoniales
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

La historia del periodismo venezolano, y del mismo país, le debe mucho a las mulas de Upata, que sirvieron de moneda corriente para que Simón Bolívar terminara de pagar la imprenta The Washington Press que se exhibe en la Casa del Correo del Orinoco, hoy Museo Angostura. El cronista oficial de Ciudad Bolívar, Américo Fernández, cuenta que “… esta imprenta fue comprada en Trinidad al comerciante José María Istúriz por 2 200 pesos y mulas de Upata”, y traída a la ciudad de Angostura en una goleta que “… traspasó apenas una estrechura de mar para tomar el Orinoco y llegar hasta el puerto de La Muralla, donde más de un caletero afiebrado por el sol de octubre comprometió su fuerza para depositarla en la casona amplia y solariega del alcalde provincial, José Luis Cornieles”, quien había puesto el recinto, así como su finca de San Isidro, al servicio del Libertador.

La mítica imprenta The Washington Press, que se exhibe en el actual Museo Angostura, fue manejada por el británico Andrés Roderick para la causa de Bolívar.

Desde aquella ciudad de 3 000 habitantes, bañada con aliento del Orinoco y su fragor comercial de balandras, goletas y bergantines, había pedido Bolívar a Fernando Peñalver en septiembre de 1817 que le trajera la prensa con la que afianzar la Tercera República desde Guayana, capital provisional del país desde ese año. El semanario, dirigido durante su primer año por el licenciado Francisco Antonio Zea, empezó a editarse meses después, el 27 de junio de 1818, bajo el lema “Somos libres, escribimos en un país libre y no pretendemos engañar al público”, en 4 páginas impresas en papel hilo.

El cronista de Ciudad Bolívar rememora la coletilla del semanario en la segunda columna de la última página: “saldrá los sábados y publicará todo cuando por su importancia ataña a la nación, a la lucha por la independencia y los derechos del mundo”. Durante cuatro años, de 1818 a 1822, su circulación se extendió desde Angostura al resto de Venezuela, Nueva Granada y las Antillas. Su última edición, la 128, se publicó el 23 de marzo de 1822.

Después de ser sede del Correo del Orinoco, sirvió para una venta de parrillas… Foto Américo Fernández.

Tras ser sede del Correo del Orinoco y de la papelería oficial del Gobierno Supremo presidido por Bolívar, la significación de la casona empezó a decolorarse: “Fue utilizada, lamenta el cronista, como residencia algunas veces y otras como comercio de pacotilla. Lo último que hicieron, ya en los años de 1960, fue transformar la casa en una especie de ventorrillo donde se consumía carne a la parrilla”.

La afrenta no duró mucho: antes de que concluyera la década, el presidente Raúl Leoni crearía, el 7 de mayo de 1968, una comisión asesora del Ministerio de Obras Públicas para la reconstrucción del inmueble, previamente declarado Monumento Histórico Nacional el 1 de abril de ese año, según Gaceta Oficial N.° 28 596.

De imprenta a museo. Con el impulso del 150 aniversario del Correo del Orinoco, el 27 de junio de ese 1968, un colectivo liderado por el poeta y crítico de arte guayanés Rafael Pineda crea la Asociación de Amigos de Guayana en 1971, que hará las gestiones ante la presidencia de Rafael Caldera para convertir la casona en museo, al tiempo que va reuniendo obras de arte de gran calado para cuando llegara el momento. Este llegó el 20 de noviembre de 1973, tras la completa restauración del inmueble por el Ministerio de Obras Públicas con la asesoría de la Junta Protectora y Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación, y el comisionado presidencial doctor Mauro Páez Pumar. A las 9 de la mañana de aquel día, el doctor Caldera inauguraba el Museo de Ciudad Bolívar con la exposición de 100 años de pintura venezolana, aportada por aludida asociación presidida por Pineda, así como por artistas, coleccionistas, personalidades, organismos públicos y privados para lograr un activo museístico inicial de 485 obras, entre pinturas, dibujos, grabados, gráficas, esculturas y cerámicas.

El museo contaba con el corredor, jardín y seis salas de exposición: la sala 1, con una esmerada narrativa de pinturas y movimientos artísticos del siglo XIX y parte del XX; la sala 2, donde se exhibían retratos originales de Simón Bolívar, la mítica prensa que imprimió el Correo del Orinoco hasta el número 91 (1818-1820), y el historial gráfico de la ciudad de Angostura en la que se enmarcaba; las salas 3, 4 y 5 fueron destinadas a gráficas, cerámicas y dibujos.

En la década de los 90 la Sociedad de Amigos de Guayana, que lo tutelaba desde 1973, junto con la Oficina Técnica del Casco Histórico acondicionaron el espacio para albergar las numerosas donaciones de piezas para una colección que ya suma 900 obras de arte de artistas venezolanos y extranjeros, entre los que destacan Michelena, Reverón, Tito Salas, Herrera Toro, Carlos Cruz Diez, el mexicano Rufino Tamayo, entre otros. Según Fernández, “la actividad del museo no solo era contemplativa, periódicamente se realizaban exposiciones, se dictaban conferencias, se ofrecían conciertos y se presentaban obras”.

Tras esa movida hora cultural, que se prolongó hasta 2004, cuando muere Rafael Pineda, vino un tiempo sombrío para el Museo de Ciudad Bolívar, donde hasta los murciélagos se defecaban en él. Cuenta el cronista que, ante el progresivo deterioro, el 3 de mayo de 2006 la Asociación Amigos del Museo envió una carta al gobernador Francisco Rangel Gómez dando cuenta de “(…) las filtraciones por falta de una capa asfáltica en el techo, el friso, el resquebrajamiento del piso y otras calamidades (…) sin embargo, no se obtuvo respuesta en ninguna forma”. En abril de 2007 insistió la directora del museo, Marlene Wulff, ante el abogado Sabino Pérez, director de Patrimonio Cultural y Centros Históricos. Pero los planes de la gobernación socialista iban por otro lado…

Museo de Angostura. En 2011, tras la intervención del Museo Soto por el ejecutivo regional, recuerda Fernández, “fue intervenido el Museo de Ciudad Bolívar, refaccionado el inmueble tres años después y convertido en el Museo Angostura, dedicado al extinto presidente Hugo Chávez”.

En junio de 2012 la secretaria de Cultura del ejecutivo regional, Teresa Ramírez, anunciaba “el avance de los trabajos de restauración, limpieza y adecuación que la Gobernación del estado Bolívar ejecuta en los espacios y colección de la Casa del Correo del Orinoco”

Dos años luego, el 21 de mayo de 2014 la actual gestión de gobierno regional abría el “nuevo Museo Angostura”. En el reporte de prensa del sitio Correodelorinico.gob.ve, de fecha 31 de mayo de 2015, se lee: “…  ya en la década de los años 1990 se comenzó a evidenciar el abandono del museo, tanto por la falta de apoyo de los entes gubernamentales como por la falta de un plan de autogestión por parte de la fundación privada que, sin fundamentos legales claros, venía administrando el museo. (…) En el año 2014 la gobernación de Bolívar asumió un proyecto de recuperación para convertirla en el nuevo Museo Angostura”. En la casona que Cornieles le cediera a Bolívar para imprimir su estratégico Correo del Orinoco, su nuevo huésped se antepone a la imprenta, a la rutina graficada de Angostura de 1818, y a 900 obras de arte:

“Hoy en día, refrenda la nota del órgano oficial, el Museo Angostura cuenta con tres salas de exposición, la primera de las cuales fue estrenada con la muestra ‘De Bolívar a Chávez’, y la exposición ‘Bolívar periodista, Chávez comunicador’. La segunda sala alberga la muestra ‘El Paraíso perdido de Venezuela’, con referencias a la belleza natural del país, la inocencia de su cultura originaria y la llegada de los españoles. La tercera sala aloja la antigua imprenta del Correo del Orinoco. Además, en los diferentes pasillos y espacios se muestra parte del inventario de 900 obras pictóricas y escultóricas que forman parte de la herencia de esta institución”.

Descripción

Una casa de estilo antillano, predominante en la arquitectura de muchas ciudades enlazadas en los siglos 17 a 19 por las rutas de comercio entre el Caribe y Europa, como fue el caso de Ciudad Bolívar, antiguamente denominada Angostura del Orinoco. Tiene una planta rectangular y su acceso principal es por el Paseo Orinoco, el cual conduce hacia un corredor que se encuentra a cuatro escalones. Su estructura interior está conformada por cuatro naves que funcionan actualmente como salas de exposición, a las que se accede a partir de unos corredores techados en madera ubicados alrededor de un patio central.

Los patios (interno y posterior) son de piso empedrado con ladrillo criollo y los pisos del resto de la edificación son de panelas de arcilla. Al fondo cuenta con un traspatio donde se agregó una construcción de estilo contemporáneo al servicio del museo. Su exterior es de líneas sencillas, con columnas de molduras igualmente sencillas y de proporciones rectangulares.

Valores patrimoniales

Como Monumento Histórico Nacional desde el 7 de mayo de 1968, es un bien que debe ser resguardado por el Instituto de Patrimonio Cultural. Recoge en su recinto la historia del periodismo impulsado por el Libertador para afianzar la Tercera República. El Día del Periodista, 27 de junio, se conmemora en Venezuela en honor a la fecha de la primera edición del Correo del Orinoco.

Situación actual

El Museo Angostura es actualmente, según el ejecutivo regional, “parte del programa de visitas guiadas de las escuelas públicas y privadas que coordina la Secretaría de Cultura del gobierno bolivarense, y punto obligado de visita para todo venezolano y extranjero que desee conocer de cerca el lugar donde nació el periodismo venezolano”.

Ubicación

Esquina del Paseo Orinoco con calle Carabobo (originalmente conocida como calle La Muralla), casco histórico de Bolivar.

Fuentes consultadas

Avanza recuperación de colección artística y escultórica de la Casa del Correo del Orinoco. En avn.info.ve, 12 de junio de 2012. https://goo.gl/pQVG6N. Consultado el 27 de marzo de 2017.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2007.  Estado Bolívar, Municipio Heres. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

Fernandez, Américo. Peligra Casa del Correo del Orinoco (1). En Museodeciudadbolivar.blogspot.com, 16 de febrero de 2013. https://goo.gl/QrEcvJ. Consultado el 26 de marzo de 2017.

Fernandez, Américo. El Museo de Ciudad Bolívar. En Correodelcaroni.com, el 12 de agosto de 2014. https://goo.gl/YmrwQy.

Museo Angostura resguarda la memoria del periodismo venezolano. En Correodelorinoco.gob.ve, el 31 de mayo de 2015. https://goo.gl/F2wK2a. Consultado el 26 de marzo de 2017.

A %d blogueros les gusta esto: