Cementerio El Carmen

cementerio-el-carmen-

Alrededor de la tumba de Samuel Martínez, enterrado el 17 de marzo de 1960, el pueblo llanero creó una conmovedora leyenda. Foto Samuel Hurtado

Nombre: Cementerio El Carmen.

Año: 1910 – 1962.

Tipo de patrimonio cultural: tangible/inmueble.

Administrador custodio o responsable: alcaldía del municipio Barinas.

Historia
Descripción
Valoración
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Lo más reciente que puede apreciarse del Cementerio El Carmen es un video de YouTube del 15 de agosto de 2011, en el cual se ve a una cuadrilla de obreros de la alcaldía de Barinas en labores de limpieza tras el grito al cielo de la Red de Amigos del Cementerio El Carmen por tanta desmemoria. Cuatro días antes se había publicado otro video que denuncia el escándalo de tumbas profanadas, monumentos destruidos o saqueados, viejos troncos apilados, montones de basura al lado de la entrada y maleza por doquier.

Habían pasado 101 años desde que el actual camposanto más antiguo de la Barinas se inaugurara en las afueras de la ciudad para solventar las inquietantes “condiciones de higiene del antiguo cementerio”, levantado seis décadas atrás.

Construido en las adyacencias de aquel Cementerio Viejo (1849-1909) por el camino que conducía a Pedraza, cerca del Caño de los Muertos, que bordeaba la capital, se le llamó El Carmen por su cercanía al antiguo barrio homónimo, situado entre las actuales avenidas 23 de Enero y Medina Jiménez, de la parroquia El Carmen del municipio Barinas, aunque inicialmente fuera denominado Cementerio Civil.

La obra, promovida por el gobierno nacional y regional, fue acometida por una Junta de Fomento, integrada por los generales Isilio Febres Cordero, Isidro Contreras y Juan Navarrete, a la que se le asignó 4 000 bolívares para su ejecución. El monto pronto se hizo insuficiente, por lo que el presidente del estado Zamora (antiguo Barinas), Carlos Jimenez Rebolledo, dispuso por decreto del 5 de julio de 1910 de la tesorería correspondiente para culminar los trabajos.

Cuando finalmente recibió la bendición de las autoridades eclesiásticas de aquella época gomecista, el 17 de diciembre de 1910, luego de la entrega oficial de la obra al concejo municipal el 13 de octubre de ese año, era un territorio virgen semirrectangular de 16 158,35 metros cuadrados llamado a convertirse, con sus proyectadas fosas de 1,75 metros de profundidad y un metro de distancia entre sí, en punto de encuentro de la vida y la muerte de la localidad llanera, incluidos el imaginario colectivo y las relaciones sociales que toda necrópolis proclama.

A la usanza de hoy, en el acto de apertura se pronunciaron discursos de orden en los que se exaltaba al entonces gobierno del “Benemérito”, Juan Vicente Gómez, para quien, en palabras del secretario general de Gobierno, en una acción de justicia, los barineses debían consagrar gratitud “por velar por los intereses del pueblo”.

Aunque a juzgar por los videos de 2011 que muestran las condiciones del Cementerio El Carmen, actualmente no haya mucho que agradecer.

Descripción

El Cementerio El Carmen se extendía desde su inauguración, y hasta 1989 según una ficha catastral de ese año, en un área de 16 158,35 metros cuadrados. Con el tiempo fue perdiendo terreno y su simetría rectangular, quedando con unos desproporcionados 13 993 metros cuadrados.

La cerca perimetral está compuesta en sus lados norte, sur y oeste por un muro de bloque de 4 metros de alto. La fachada principal es una estructura de estilo moderno, elaborada en bloques de cemento con revestimiento de lajas, con 4 metros de alto, divididas por 7 columnas de concreto separadas entre sí por una distancia de 4 metros. En la parte central se ubica el pórtico o entrada única que garantiza el acceso al cementerio, ubicada al este, frente a la actual plazoleta y Capilla de Nuestra Señora del Carmen. Dos puertas de hierro compuestas de 8 cuadrantes cada una dan acceso al cementerio.

Las tumbas se organizan en cuadrantes irregulares bordeadas por el trazado de caminerías de cemento realizadas por la junta municipal de entonces, y organizadas en tres áreas principales, orientadas de norte a este. Las áreas, derecha, central e izquierda se extienden en 9 cuadrantes de dimensiones irregulares.

Pueden distinguirse varios tipos de tumbas. La mayoría es de tipo cofre o caja de cemento, que combina en su estilo una cabecera tipo altar (con remate triangular) o nicho para la imagen de la devoción. Elaboradas generalmente en cemento o granito, algunas son de ladrillo con accesorios de mármol.

Otras tienen una base rectangular en forma de nicho, pero con la diferencia de que en la parte superior de la misma se levanta una cruz o escultura. Menor es el número de sepulcros tipo sarcófago, distinguidos por su tamaño y sobriedad en forma rectangular con remates planos o semirrectangulares, y elementos decorativos sencillos.

En el sector B del cementerio predominan las tumbas simples, al ras de la tierra y en donde la cruz o columna rectangular actúa como elemento de identificación o marcación del terreno, en ellas la cruz de hierro, la placa de cemento y envase de granito son los elementos característicos.

Las cruces latinas dominan el espacio, aunque también las hay de estilo gótico y con Jesús crucificado. En el paisaje escultórico reinan las estatuas del Sagrado Corazón de Jesús, seguidas de esculturas marianas.

Valoración

Una estatua yacente que reposa sobre el sepulcro de Samuel Martínez, enterrado el 17 de marzo de 1960, conmueve no solo por su belleza plástica, sino por la historia que cuenta: la escultura rinde honores a la señora Martínez, mujer barinesa que, según la tradición oral, murió de tristeza ¡en el cementerio! por la muerte de su esposo. Cierta o no, la anécdota refleja un típico rasgo llanero, ese gusto por condimentar con la imaginación sus miedos y certezas para crear leyendas fascinantes. E ilustra cómo vida y muerte, historia y cultura se abrazan en un mismo espacio.

Por ello, las declaratorias patrimoniales de los antiguos cementerios del mundo son casi inevitables. El de El Carmen ostenta los títulos de Patrimonio Histórico del municipio Barinas (según acuerdo Nº 44 del 3 de octubre de 2003), y Bien de Interés Cultural de la Nación (según providencia administrativa 012/05, fechada en Caracas el 30 de junio de 2005 por el Instituto de Patrimonio Cultural, IPC). Otros entusiastas proclaman su valor como bien ambiental por la vegetación nativa que alberga, como bien educativo por ser un museo al aire libre, y recipiente del patrimonio intangible.

Situación actual

En desuso. Clausurado oficialmente el 30 de septiembre de 1962 por rebasar su capacidad, no fue hasta finales de 1969 cuando ocurren las últimas inhumaciones. Con la clausura se decretaba también el abandono del camposanto incluso por algunos de sus muertos: ante rumores de la construcción de un centro comercial en sus predios, muchos exhumaron los restos de sus familiares sepultados allí para llevarlos al Cementerio Nuestra Señora del Pilar, que empezó a prestar servicio a la ciudad el 1 de noviembre de aquel año.

En 2010, a propósito de su centenario y abrumados por la profanación de tumbas, el saqueo y la destrucción de los monumentos del camposanto, la Red de Amigos del Cementerio El Carmen, familiares de los difuntos y destacadas voces barinesas solicitaron medidas de protección, rehabilitación y mantenimiento al Instituto de Patrimonio Cultural y autoridades competentes de la región. Se escucha desde entonces un silencio sepulcral.

Las visitas se han limitado de lunes a viernes, de 8 a. m. a 6 p. m. Hoy solo los valientes se atreven a cruzar sus puertas, no por las historias de espantos que abundan en los llanos, sino por el miedo a los vivos en un “patrimonio regional” y “bien nacional” degradado a refugio de pordioseros y delincuentes.

Ubicación

Parroquia El Carmen, sector 23 de Enero, delimitado por el callejón El Carmen, circundado por las avenidas 23 de Enero, Marques del Pumar, Codazzi y callejón Coromoto.

Fuentes consultadas

Araque Rivero, Marinela. “Cementerio Nuestra Señora del Carmen”. Archivo histórico de Barinas, 13 de octubre de 2010. http://archivohistoricobarinas.blogspot.com/2010/10/cementerio-nuestra-senora-del-carmen.html. Consultado el 18 de febrero de 2017.

Araque Rivero, Marinela. “Los cementerios del estado Barinas en la primera década del siglo XX”. Plenillano.com, 22 de junio de 2014. http://plenillano.blogspot.com/2014/06/los-cementerios-del-estado-barinas-en.html. Consultado el 17 de febrero de 2017.

Araque Rivero, Marinela / Hurtado Camargo, Samuel Leonardo. Un lugar de nostalgia y miedo. Cementerio El Carmen de la ciudad de Barinas (1910-1962). Centro de Investigaciones Sociohistóricas Dr. Virgilio Tosta. Biblioteca de Autores y Temas Barinenses No 2. 2013. 123 pp.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2007.  Estado Barinas, Municipio Barinas. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

“Cementerio El Carmen de la ciudad de Barinas”. En Canal de Las Estatuas.  https://www.youtube.com/watch?v=iGKg0w044tw. 11 de agosto de 2011. Consultado el 17 de febrero de 2017.

“Cementerio El Carmen de la ciudad de Barinas”. En Canal de Las Estatuas.  https://www.youtube.com/watch?v=iGKg0w044tw. 15 de agosto de 2011. Consultado el 17 de febrero de 2017.

 

Anuncios