Cementerio Judío de Coro

cementerio-judio-de-coro-1

Nombre: Cementerio Judío de Coro.

Año: siglo XIX.

Tipo de patrimonio cultural: tangible/inmueble.

Administrador, custodio o responsable: Asociación Israelita de Venezuela.

Historia
Descripción
Valoración
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

En 1824 empezaron a emigrar de la isla de Curazao judíos sefardíes (oriundos de España) para establecer en Santa Ana de Coro una comunidad muy activa económica, social y culturalmente. En lo político destacó en ese entonces David Hoheb como alcalde segundo municipal y juez de la ciudad en 1830; en lo cultural despuntó, entre otros, Elías David Curiel (1871 – 1924), autor del himno del estado Falcón, uno de los poetas modernistas más destacados del siglo XX y nieto de Joseph Curiel, patriarca-fundador, quien dispuso en tierras corianas de un espacio para la pujante vida hebrea, y también de un lugar para la muerte.

Él con su esposa, Debora Levy Maduro, adquirieron en 1832 un lote de tierras cercano a la ciudad para enterrar a su pequeña hija Hana, en enero de ese año. Sería la primera sepultura de lo que es reconocido como el camposanto judío en continuo uso más antiguo de Sudamérica.

El vandalismo, el abandono y el tiempo lo deterioraron al punto de requerir una restauración integral en 1970, acometida con recursos de la Asociación Israelita de Venezuela (AIV) y la Gobernación del Estado Falcón, encabezada por José Curiel, descendiente de los fundadores de la comunidad.

En 2003 se le declaró Patrimonio Cultural del Municipio Miranda, y en 2004 Monumento Histórico Regional del estado Falcón. Tres años luego, en 2007, la Fundación del Patrimonio Cultural Hebreo Falconiano solicitó al Ministerio de Interior y Justicia su declaratoria como Patrimonio Nacional, aún sin concretarse.

Se le conceda o no tal reconocimiento, entre el silencio de los muertos y piedras sepulcrales el espacio narra la historia de una comunidad milenaria, la sefardí, que tuvo mucho que ver con la gesta independentista bolivariana y que hizo vida intensa en Santa Ana de Coro, incluyendo las dos expulsiones de la ciudad que sufrió en 1852 y 1902 por las oleadas de antisemitismo que también mancharon nuestras costas.

Descripción

El área que ocupa el cementerio judío es rectangular. Tiene una fachada que da a la calle, decorada con un par de pilastras a ambos lados de una puerta adintelada. Destaca la sección Rincón de los Ángeles, con tumbas de niños decoradas con esculturas de bronce y mármol de reconocidos artistas de la época, hecho inusual en un cementerio judío, cuya ortodoxia prohíbe la existencia de imágenes.

Las esculturas evocan motivos arquitectónicos de naturaleza viva, figuras mitológicas, cristianas y ángeles helénicos que fueron tendencia en las primeras décadas del siglo 19. La construcción se orienta al oeste, a contracorriente de la tradición judía que ubica sus tumbas hacia Tierra Santa. El piso ajedrezado, las figuras y la simbología masónica imperante recuerdan la pertenencia de muchos judíos corianos a esta organización filosófica.

El camposanto posee 182 monumentos funerarios, entre simples túmulos y pretenciosas estatuas. En sus lápidas predominan los apellidos Curiel, López-Fonseca, Henríquez, Levy-Maduro, y Capriles. Cuarenta y dos lápidas no tienen inscripciones, la única con inscripción en hebreo es la de la tumba de una judía askenazí, FrajdaSzomstein, sepultada en 1942.

El ingreso al terreno se produce a través de un portón ancho, con un palier techado que desemboca en el campo. Una notoria Estrella de David dorada adorna su portal.

cementerio-judio-de-coro-1

Valoración

El Cementerio Judío de Coro, el más antiguo en continuo uso del país y del subcontinente americano, es uno de los pocos camposantos hebreos del mundo que exhiben estatuas en sus tumbas, testimoniando la asimilación de la primera comunidad judía en Venezuela con la cultura local, cuya historia se desarrolló principalmente entre 1830 y 1900. Como Patrimonio Cultural del Municipio Miranda y Monumento Histórico Regional del estado Falcón, se le incluyó en la red internacional de cementerios con valor patrimonial universal.

Pero su valor sobrepasa incluso estas solemnes declaratorias… Catorce años antes de que Joseph Curiel inaugurara el camposanto con la inhumación de su hija, en 1832, se había presentado ante Simón Bolívar, en Angostura, para honrar el ejemplo de quien fuera protector y leal amigo del prócer, el jurista e intelectual Mordechay Ricardo. Fue esa comunidad sefardí de Curazao de donde llega Curiel, resentida por la persecución del imperio español, la que le dio asilo y ayuda económica y militar al Libertador en su primer destierro, tras la caída de Puerto Cabello en 1812.

El historiador Roberto J. Lovera De Sola rescata la vital acogida judía a Bolívar, y todo lo que representa hoy, en estos términos: “Durante su permanencia de dos meses en Curazao, Bolívar logró curar, gracias a Mordechay Ricardo y sus amigos curazoleños, su angustia, su interior enfermo, recobrar nuevas fuerzas y ponerse de nuevo, con los hondos bríos, en aquello a lo cual había jurado dedicar su vida: la independencia de Sudamérica”.

De modo que a los huesos que reposan en el Cementerio Judío de Coro, más que tributo religioso –sea judío, cristiano o sincrético-, se les debe una profunda gratitud histórica.

Corre el tic tac para su declaratoria como Patrimonio Nacional.

Situación actual

El cementerio sigue en uso, pero los entierros ya no se rigen por las normas que establece la ley judía en la materia. Tiene a disposición del público un modesto sitio de oración. Se ofrecen visitas guiadas.

Por acuerdo refrendado entre la AIV con la Constructora Sambil, en 2009, se acordó la refacción de algunas de las tumbas existentes y del muro medianero sur, así como del techo del palier de ingreso al mismo.

Ubicación

Calle 23 de Enero, Coro, estado Falcón.

Fuentes consultadas

Bittan, David. “Bolívar y el judaísmo”, en Globovisión.com, 26 de mayo de 2016. http://globovision.com/article/bolivar-y-el-judaismo.
Consultado el 15 de febrero de 2017.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2007. Estado Falcón, Municipio Miranda. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

Dorante, Gerardo. “La comunidad hebrea en la independencia de Venezuela”, en Aporrea.org http://www.aporrea.org/actualidad/a71535.html/
Consultado el 14 de febrero de 2017.

Moryusef Fereres, Alberto. “Cementerios judíos en Venezuela, un vistazo”, en Cementeriosjudios.org.ve. http://cementeriosjudiosaiv.org.ve/historia.html.
Consultado el 14 de febrero de 2017.

Piczenik, José Luis. “Venezuela: el primer cementerio judío de Sudamérica es reacondicionado”, en eSefaradad.com, 27 de octubre de 2009. http://esefarad.com/?p=6455&
Consultado el 15 de febrero de 2017.

Anuncios