Lo más reciente

Maracaibo se reencuentra con un patrimonio escondido

Durante los dos días del seminario “Al rescate del Malecón. Emprendimiento y patrimonio”, 134 asistentes pudieron conocer los valores históricos y patrimoniales del malecón de la ciudad, recorrerlo a pie y observarlo desde el agua, además de desarrollar propuestas para apoyar su rescate. Todo esto fue parte de este seminario práctico organizado conjuntamente entre IAM Venezuela y el Maczul, con el apoyo de la Fundación Arts Connection. 

Mesas-de-trabajo-05

El Malecón de Maracaibo fue el punto de partida para que los 135 asistentes al seminario “Al rescate del Malecón. Emprendimiento y patrimonio” desarrollaran ideas para el malecón de la Maracaibo. Esta sesión de trabajo fue parte del evento “Al rescate del Malecón” organizado por IAM Venezuela (Institutional Assets and Monuments of Venezuela) y el Museo de Arte Contemporáneo del Zulia (Maczul), con el apoyo de la fundación Arts Connection y el ICOM Venezuela. Durante los días 12 y 13 de mayo se conoció a fondo la historia y el potencial icónico del puerto que permanece aislado de la colectividad marabina.

María Verónica Machado, coordinadora del seminario, comentó que la respuesta de los marabinos fue “extraordinaria”. En el primer día del semanario “se congregaron 110 asistentes, más las 25 personas que estamos trabajando por el seminario. Para un evento de esta envergadura es muy buena la convocatoria”.

De los dos días para redescubrir el Malecón se generaron 14 propuestas por parte de los asistentes para rescatar el espacio patrimonial.

“Las ideas que surgieron se enmarcaron dentro del diseño y la arquitectura, pero hay mucha diversidad en cuanto a los planteamientos. Hay unos que comienzan con emprendimientos de cosas pequeñas que se transforman en algo más grande y te van conduciendo a darle visibilidad al Malecón. Una de las propuestas planteaba un chinchorro colectivo para invitar a la gente a quedarse allí y apropiarse del Malecón, también surgió una propuesta que vincula religión y ciudad con una serie de elementos encadenados que resulta interesante”.

Estudiantes de Diseño y Arquitectura de la Universidad del Zulia (LUZ) y de la Universidad Rafael Urdaneta fueron los asistentes al seminario. “También se contó con estudiantes de doctorado, de la facultad de arquitectura de LUZ, ingenieros civiles, abogados y un concejal de Maracaibo”.

Para este segundo evento organizado en el Zulia por IAM Venezuela y el Maczul, se escogió como tema central el Malecón de Maracaibo, “porque es uno de los puntos de origen de Maracaibo, porque era una de las puertas de entrada de la ciudad, por la relevancia que tiene la cuenca y por esa relación lago-ciudad que nunca hemos resuelto”.

Ana María Carrano, gerente ejecutiva de IAM Venezuela, agregó que el objetivo del seminario nace para gestar ideas que transformen la ciudad. “Con este tipo de eventos promovemos la participación ciudadana en la búsqueda de soluciones emprendedoras que puedan impactar positivamente el entorno patrimonial”.

El Malecón y su historia

Yaniré Marcano y Javier Suárez, profesores de Historia de la Facultad de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia, fueron los encargados de crear una base histórica para el seminario con su ponencia “El Malecón de Maracaibo. Su historia para las nuevas generaciones”. Buscaron documentos municipales, relatos de viajeros, fotografías, pinturas y cuentos inspirados en recuerdos infantiles para esbozar cómo era el Malecón desde el siglo XVIII, lo que se hacía y lo que se veía en él.

Yaniré Marcano y Javier Suárez.

Yaniré Marcano y Javier Suárez.

Pedro Romero, profesor de Historia de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia, presentó  su ponencia sobre el “Malecón de Maracaibo, presencia y trascendencia”. Resaltó la importancia de no esperar por las acciones y de exigirles a las autoridades una firma que le devuelva el puerto a la ciudad.

La tarde siguió con la participación de Maritza Ávila, presidenta del Consejo de Fomento de la Universidad del Zulia, quien dio detalles de las “Estrategias de emprendimiento y patrimonio. Alternativa de desarrollo cultural Malecón de Maracaibo”. La jornada cerró con la socióloga Maurelyn Rangel, quien explicó las “Estrategias culturales en la renovación de las ciudades”.

Una visión del malecón, desde el lago y desde las mesas

El segundo día del seminario comenzó en el malecón. “Originalmente el recorrido que se haría con los asistentes era desde la plaza Baralt hasta el malecón, pero luego se hizo al revés. Una vez en el sitio se hizo una reseña histórica y se aprovechó el tiempo para que los participantes pudieran percibir lo que sucedía allí”, detalló María Verónica Machado, quien añadió que “el terminal lacustre ofreció un recorrido por el lago por 10 minutos para que se percibiera la entrada al malecón. La sorpresa fue que ese viaje duró más de 40 minutos, se llegó hasta el puente, se pasó por debajo de él y se recorrieron cuatro de sus pilas. Fue una experiencia única poder vivir toda esa base histórica de la que se habló en el primer día”.

Grupo que hizo el recorrido en el malecón

Al terminar el recorrido se retornó al Maczul para iniciar las mesas de trabajo.

María Verónica Machado y Carla Urbina, profesoras de Arquitectura y Diseño de la Universidad del Zulia, se encargaron de dar a los presentes una inducción que los ayudó a plantearse proyectos que rescataran al malecón. De la sesión de ideas nacieron 14 proyectos de distintos tipos que fueron presentados al terminar el seminario

El malecón y Maracaibo, un tópico con múltiples posibilidades

plenaria6Carla Urbina, profesora de LUZ y de URU (Universidad Rafael Urdaneta), terminó la sesión plenaria dando un  repaso de lo vivido durante los dos días. “A veces se prepara todo lo que se hará en estos eventos, pero los resultados siempre impresionan. Estos días sirvieron para enseñarnos a ver la ciudad desde múltiples puntos de vista. Hoy se está escribiendo un capítulo en la historia de Maracaibo”.

Resumió la experiencia con tres objetos. “Un bolígrafo para que se firme ese papel que le devuelva el malecón a la ciudad. Unos lentes que son mágicos porque allí están grabado todo lo que vimos durante estos dos días y una llave, ese objeto que todos tenemos en nuestras casas, con esa llave tenemos la responsabilidad de dar el paso necesario y de motivarnos a que las cosas que queremos ocurran”.

El malecón y su potencial

Maurelyn Rangel, especialista en políticas públicas y gestión cultural, y directora de cultura de la Alcaldía de El Hatillo, expresó su sorpresa de compartir con docentes y estudiantes interesados en integrar la ciudad y hacer ciudadanía. “Una de las cosas más gratas del seminario fue entender y ver cómo jóvenes en pregrado están tan vinculados con el tema de ciudad, ciudadanía, de generar valores y de promover toda una formación en torno a lo que es la ciudad, el patrimonio cultural y lo que pueden ser emprendimientos culturales a lo largo y ancho de Maracaibo”.

malecon-XX-3Resaltó el potencial que tiene el malecón de convertirse en un gran ícono de la ciudad. “Es un trabajo complejo porque evidentemente la ciudad le da la espalda al lago. Va a ser un trabajo arduo, que va a llevar un poco de tiempo, pero que es valiosísimo, porque es devolverle a la ciudad de Maracaibo esa mirada al lago, que es muy hermosa y que además tiene todo el potencial de ruta patrimonial”.

Andrés Medrano, asistente y activista patrimonial, comentó que  la idea de este tipo de  seminarios es importante para incentivar conversaciones donde se hable sobre el centro urbano. “Tanto la parte teórica como la práctica nos dejaron ver la falta de identidad del marabino con el casco central, no solo por barreras físicas, sino por barreras mentales y de interés.  La idea general para mí, es que hay que dejar de esperar la buena gestión de un político, de los profesores y expertos para resolver el problema. Debe ser la ciudadanía la que actúe sobre el destino de estos espacios”.

Jinderson Quiroz, miembro de la Academia de Historia del Estado Zulia, agregó que se fue lleno de muchas ideas. “Esta experiencia es muy positiva. Cada uno aportó un proyecto que me dejó con un buen sabor de boca, al ver tanta gente interesada en el rescate del patrimonio. Te deja con ganas de que se den más de estas actividades donde se cuente con la experiencia de los ponente y con gente joven que esté dispuesta a hacer un cambio”.

A %d blogueros les gusta esto: