Antigua oficina principal de correos de Caracas o Correo de Carmelitas

Foto: Guillermo Ramos Flamerich, con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0

Foto: Guillermo Ramos Flamerich, con licencia Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0

Nombre: Antigua oficina principal de correos de Caracas o Correo de Carmelitas.

Año: 1933.

Autores: Horacio Soriano, Luis Eduardo Chataing (remodelación).

Tipo de patrimonio Cultural: Tangible/Inmueble.

Historia
Descripción
Valoración patrimonial
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

El Correo de Carmelitas es una edificación colonial remodelada en 1933 para dar cabida a la Dirección general y a la Administración principal de Correos de Caracas.

La construcción de la casona data de 1781 y fue propiedad del Conde Don Martín de Tovar. Entre los visitantes más notables de la edificación destacan Alexander von Humboldt y Aimé Bonpland, quienes se hospedaron en ella al llegar a Caracas en 1799. Para 1827, los notables de la ciudad de Caracas ofrecieron allí un banquete al Libertador Simón Bolívar.

Desde 1860 al 20 de mayo de 1861, en la Guerra Federal, el edificio de Carmelitas se convirtió en morada presidencial, cuando desempeñó funciones constitucionales el primer mandatario, Manuel Felipe de Tovar, bisnieto del Conde y a quien en línea de sucesión correspondía el título. Posteriormente la casa fue sede del Ministerio de Guerra y Marina y para la década de 1930 pasa a ser  la Dirección General y Administración Principal de Correos de Caracas, por lo cual se decide modificar radicalmente la antigua casa.

Carmelitas-estampilla

Esta modificación consistió en construir una nueva estructura interna de tres niveles en concreto armado, que pretendía ajustarse espacial y funcionalmente a las modernas tendencias del servicio. Se conservaron los muros externos del inmueble original y se mantuvieron las proporciones y elementos de las dos primeras plantas.

La  remodelación se ejecutó según el proyecto de Horacio Soriano, cuando se empezaba a utilizar el concreto armado como un elemento que definiría la arquitectura moderna en Venezuela. Soriano describe la construcción dela Oficina de Correos como una “obra típica” en estos materiales, y señala que estos son los más propios para situaciones de riesgo para las construcciones tales como los incendios. La investigadora Mónica Silva señala:

La planta del edificio se organiza alrededor de un patio cubierto, de acuerdo con el razonamiento funcional de las labores de la institución, claramente descritas por Soriano. La fachada, diseñada por el entonces joven arquitecto Luis Eduardo Chataing, muestra un edificio pleno de las referencias neohispanas de los años treinta en Caracas, mientras que su interior evidencia un espacio en el que se observan claramente las vigas principales ente cada columna y el espacio liberado por el correcto uso del sistema constructivo. (1)

Se agregó un tercer piso, se modificaron las fachadas norte y este, se cortó el ángulo recto que formaban sus fachadas en la esquina y se colocó un frontispicio con nuevas puertas y ventanas, se conservaron las escaleras de piedra y algunas paredes internas.

Está situado en diagonal con el edificio sede del Banco Central de Venezuela, en cuyo terreno se levantó a mediados del siglo XVIII, el Convento de las Carmelitas Descalzas de Santa Teresa que da nombre a esa esquina de la avenida Urdaneta, en la Parroquia Catedral del Municipio Libertador.

El 8 de abril de 1984 el edificio de Correo de Carmelitas fue declarado Monumento Histórico Nacional, según Gaceta Oficial No 33.009.

Descripción

Está conformado por un volumen en esquina de planta rectangular cuyos espacios internos se organizan a partir de un patio central, el cual se encuentra cubierto por una estructura en metal y vidrio, delimitado por cuatro corredores con columnas que comunican a espacios de oficina a su alrededor. Sus fachadas se caracterizan por presentar elementos ornamentales de inspiración neobarroca cuya autoría se le adjudica al arquitecto Luis Eduardo Chataing. Destaca en su composición la esquina en chaflán rematada en un frontis polilobulado, en cuyo plano se ubica un portón de acceso principal.

Consta de dos entradas: la de la esquina que da acceso a la Oficina de Despacho de Telegramas y la principal, en la fachada norte. A ambos lados de éstas suben escaleras que conducen a los niveles superiores, donde los espacios se organizan siguiendo el mismo esquema de la planta baja. Allí están ubicadas las Oficinas de Administración, despacho y recepción. En el tercer nivel se encuentran los archivos, depósitos y una biblioteca. El patio principal fue cubierto por un techo con plafond de vidrio de 260 metros cuadrados, soportado por una armadura de acero. El resto está construido por una azotea de concreto armado.

Valoración patrimonial

Tal como señala Mónica Silva, este edificio es un ejemplo del uso germinal y experimental del concreto armado en la arquitectura venezolana, además con apoyo documental dejado por el autor. Por otro lado, la estructura original de herencia colonial fue modificada para un uso específico (oficina principal de correos) en 1933. Es así un edificio que se ha ido adaptando y enriqueciendo estilística y estructuralmente con el paso del tiempo.

Ubicación

Avenida Urdaneta, esquina de carmelitas, diagonal al Banco Central de Venezuela. Municipio Libertador. Caracas

Fuentes consultadas

(1) Silva, Mónica. “El concreto en la arquitectura venezolana. Las décadas de ensayo”, en Tecnología y construcción, Vol. 17-3, 2001, p. 21. http://190.169.94.12/ojs/index.php/rev_tc/article/viewFile/3582/3430 consultado el 27 de julio de 2016.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2007. Municipio Libertador. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

“Correo de Carmelitas”, en Caracas, Arquitectura e Historia, 8 de marzo de 2015, https://caracasarquitecturaehistoria.wordpress.com/2015/03/08/el-correo-de-carmelita/ consultado el 27 de julio de 2016.

Anuncios