Lo más reciente

Catedral de San Pedro y San Pablo (Maracaibo)

Catedral de Maracaibo (fachada)
Nombre: Iglesia Catedral San Pedro y San Pablo.

Año: 1618.

Autor: Varios.

Tipo de patrimonio cultural: Tangible/Mueble/Monumento en espacio público.

Código / Declaratoria: VE-IPC-0005X4, Gaceta Oficial No. 26.320 del 02-08-1960.

Administrador custodio o responsable: Arquidiócesis de Maracaibo.

Historia
Descripción
Situación actual
Ubicación
Fuentes consultadas

Historia

Catedral de San Pedro y San Pablo en el siglo XIX

Catedral de San Pedro y San Pablo en el siglo XIX

La actual Catedral corresponde a lo que fuera la Iglesia Matriz erigida durante la fundación de Maracaibo. Primero como pequeña iglesia, luego como iglesia parroquial y en 1897 se erige en sede de la Diócesis del Zulia y se convierte en Catedral.

En el tiempo ha sido objeto de muchas intervenciones y proyectos, que según información de descrita en tesis doctoral del arquitecto de Alejandro Carruyo se pueden resumir de la siguiente manera:

1579. Aparece ya en el plano de Rodrigo de Arguelles en la misma localización actual.
1600. Se traslada a Maracaibo reliquia del Cristo negro desde la población de Gibraltar.
1738: Visita pastoral de Obispo Valverde.
1774: Visita Pastoral del Obispo Martí, en cuyos inventarios es descrita como iglesia muy rica en altares, ornamentos y alhajas.
1790: Comienza remodelación con proyecto que hipotéticamente desarrolla el ingeniero Jacob.
1812. Con motivo del terremoto de Mérida es trasladada temporalmente la sede catedralicia a Maracaibo.
1818. Se termina construcción con proyecto de Carlos Miyares.

Catedral de San Pedro y San Pablo (Maracaibo). Diseño de 1923

Catedral de San Pedro y San Pablo (Maracaibo). Diseño de 1923

1897. Se proclama la Diócesis del Zulia y se erige como Catedral. Se termina la cúpula del altar mayor.
1923. Se inician obras de remodelación dirigidas por el Ing. A. Beroes.
1969. Cierre de Catedral por remodelación.
1976. Se culminan obras de remodelación con proyecto del Arq. Paolo D’onghia.

Según Graziano Gasparini la actual Catedral fue levantada durante el periodo del obispo Rafael Lazo de la Vega, panameño, quien llegó a la ciudad en 1814. Los planos de la nueva construcción fueron elaborados por Carlos Miyares, hijo del gobernador; probablemente basado en proyecto anterior del Ing. Francisco Jacot (1.790); puede ser que algo de la primitiva construcción haya servido para este nuevo proyecto. La torre, en la esquina norte, permanece en el sitio indicado por el Obispo Martí en sus actas y según lo explica en su minucioso inventario (1.774).
Posteriormente, y luego de una desmesurada acción de demolición, el templo fue modificado, en un proceso de restauración dirigida por el Arq. Paolo D’Onghia, durante la década de 1970.

Descripción

La planta se compone de tres naves con paredes de mampostería. Las columnas son de madera con varas de piedra labrada y el techo de madera cubierto de tejas. Tiene tres naves, techo revestido en teja a dos aguas, paredes de mampostería frisadas y columnas en madera. En su interior destacan tres naves y tres capillas; la del medio es el presbiterio, cuyo techo tiene forma piramidal independiente a cuatro aguas. La fachada principal muestra tres puertas con arcos que llevan a las naves internas, sobre ellas hay ventanas con arcos, molduras y un gran frontón triangular con una cruz como culminación.

Alineada con esta fachada, a la izquierda, se alza la torre campanario de dos niveles; en el segundo hay relojes y culmina con una torrecilla con cúpula. Las fachadas laterales están provistas de puertas y ventanas con arcos. Finalmente la iglesia tiene enrejado de hierro que circunda el cementerio situado en su parte norte. El interior de la Catedral alberga una valiosa colección de bienes muebles.

De la primera iglesia, contamos con la descripción del Obispo Martí, en visita que hiciera a Maracaibo durante el siglo XVIIl: “La fábrica de dicha iglesia es de tres naves cuyas paredes son todas de mampostería; las columnas de madera fuertes con varas de piedra labrada y el techo de tablas cubierto de texa de mediana capacidad y fortaleza. Hacen cabeza a las tres naves otras tantas capillas y en el medio está el presbiterio; a la banda del Evangelio tiene otras tantas capillas y al extremo del frontispicio una torre de tres cuerpos, de los cuales el primero sirve de baptisterio, a la banda de la epístola tiene otras tres capillas que viene a quedar en frente de las la otra banda. Tras las capillas cabeceras está la Sacristía; y así estas, como la antecedentes capillas son de mampostería como las de la iglesia…” (1774).

En 1923 se remodela su espacio interior según proyecto de A. Beroes, quien le incorporó majestuosidad a través de la construcción de un plafón con cúpulas decoradas. Los antiguos pilares son revestidos por columnas con tratamiento neoclásico en sus fustes, con capiteles corintios. Beroes también crea altares laterales con nichos en los cerramientos norte y sur, en cuyas paredes también le proporciona un rico tratamiento con frisos que acentúa la riqueza de su espacio interior. Las hileras de sillas tipo “Tonet” y el tipo de iluminación le impregnan al ambiente la importancia que requiere el espacio catedralicio, que contrasta con la pobreza del ambiente interior actual, luego de la demolición que se efectuara en el mismo.

La Catedral, por ser una iglesia dedicada a San Pedro y San Pablo, es de los pocos templos que exhibe imágenes singulares de estos apóstoles. Posee una particular imagen de la Patrona de Francia y de las misiones Santa Teresita del Niño Jesús, yacente, de belleza singular, cuya cabeza descansa sobre un cojín pintado a mano, es una talla de madera del siglo XIX.

Dentro de las pocas imágenes de la época colonial que se conservan en la ciudad, pertenece a este templo la de Jesús de la Humildad y Paciencia, talla policromada de cabellera natural, corona en cetro y plata, asiento enchapado en oro.

Merece especial referencia la imagen de San Sebastián, Patrono de Maracaibo, escogido así por el fundador de la ciudad Alonso Pacheco. Se trata de una talla con sudario en terciopelo bordado en plata, base en plata repujada al igual que el árbol y las flechas.

Esta Catedral como en pocas iglesias en América Latina se celebra la eucaristía que se oficiaba originalmente en Sevilla.

La misma es representada por un desfile fúnebre que hacen los obispos, donde se simula el camino hacia la plenitud de los tiempos, en la que Jesús renueva a sus hijos con su sacrificio en la cruz. La misa siempre se celebra en la Semana Mayor, en ella los sacerdotes inician una caminata hacia el altar, con sus rostros cubiertos por una capucha hasta que el obispo agita la bandera negra y golpea el piso como señal de resurrección.[

La actual fachada conserva el estilo de la erigida en 1818, de marcado estilo neoclásico posee un juego de pilastras estriadas, que en el centro son dobles, enmarcan los vanos y sostienen el frontón, el cual se antecede por una cornisa con metopas y triglifos; esta fachada aún conserva las características del proyecto de Miyares, aunque se le hicieron ciertas modificaciones en las aberturas.

Situación actual

En general lo que más llama la atención es el deterioro del espacio interior, quizás producto de que antes de contratarse el proyecto de restauración de 1969, ya se había derrumbado gran parte de él, quedando pocos elementos que sirvieran de base para su renovación. Todo el acabado de techos, plafones, cúpulas internas, frisos, capillas menores, nichos y molduras de las paredes del proyecto de Beroes habían sido destruidos. Posteriormente, las obras restauradas sufrieron la acción desbastadora del comején que pulverizó el altar mayor y los laterales y causó daños en algunos de los elementos estructurales del techo, siendo necesaria su sustitución. Más recientemente se han perdido imágenes, pinturas y objetos litúrgicos que acrecienta la apariencia de pobreza y de abandono que muestra hoy en día la iglesia catedral de Maracaibo. En los últimos años se han logrado hacer algunas acciones puntuales: reconstrucción de las rejas de ventana, vitrales en los óculos y puerta y otras refacciones en las capillas internas.

Ubicación

Plaza Bolívar.

Fuentes consultadas

Investigación realizada para el seminario Visiones Contemporáneas del Patrimonio cultulral (Maczul 2015) por el Grupo 4, conformado por Elisa Quijano, Maruja Machado y Nereida Petit.

Catálogo del patrimonio cultural venezolano 2004-2007. Municipio Maracaibo. Instituto del Patrimonio Cultural, 2007.

A %d blogueros les gusta esto: