Restauración de la Iglesia Nuestra Señora de La Candelaria

Jesenia Freitez Guedez

Durante sus tres siglos de existencia, la Iglesia Nuestra Señora de La Candelaria ha pasado por varias restauraciones. El templo se desplomó en 1742, por lo que hubo que reconstruirlo. El 21 de octubre de 1766 hubo un sismo que duró aproximadamente 15 minutos y causó daños importantes. La página web de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) destaca que los daños de la estructura en esa oportunidad “fueron de consideración”. La edificación también fue  afectada por el terremoto de Caracas en 1967.

El proceso de restauración más reciente inició el 1 de marzo de 2013. La Dirección de Patrimonio de la Cancillería de la República fue la encargada de la tarea y para ello le fueron asignados 91.860.198 bolívares.

Los primeros pasos

La  más reciente restauración del templo ha durado 19 meses. El arranque fue difícil porque no se contaba con los planos originales de la iglesia. Por esta razón, se tuvieron que hacer estudios e investigaciones con expertos. Asimismo se buscaron fotografías antiguas para hacer comparaciones de la edificación actual con lo que había en épocas pasadas.

Lo más deteriorado que tenía la iglesia era el techo. Se dejaron las vigas originales, hechas con madera de algarrobo, porque estaban en buen estado; pero se cambió todo el entablonado, que era de cedro, porque estaba corroído por los comejenes. Se hicieron desagües nuevos y se sustituyeron las tejas. También se construyó un sistema de drenaje con caminerías para el mantenimiento.

Las filtraciones de agua tenían carcomidas las paredes, los tabiques y los altares. También había vitrales partidos.

A la par de que se estaban haciendo los trabajos de los techos se comenzó a frisar al estilo colonial con una preparación especial de yeso que se ponía a podrir a la luz del son con agua para hacer el friso real, conforme a lo original. La idea de los restauradores y arquitectos era no hacer falsos históricos. La metodología para frisar templos como este es muy costosa porque la mano de obra es especializada y el material tiene que ser de buena calidad.

Antes de decidir sobre qué colores colocarle a las paredes se pasó un proceso de decapado de la pintura en los arcos y los especialistas encontraron presencia de frescos en algunos lugares que habían sido tapados y fueron recuperados.

El piso de la parroquia es de mármol, estaban deterioradas algunas piezas que fueron sustituidas, del resto se lijó y se pulió manteniendo el mismo color. Se fumigo la iglesia y los retablos que están en el altar.

Pendientes

Dentro de la restauración están incluidos unos espacios que están en un segundo piso de la iglesia y que en un futuro servirán como museos o espacios para actividades musicales. También hicieron trabajos en los campanarios y se espera que cuando se terminen algunos detalles d pintura los visitantes puedan subir a ver la vista que da a la plaza y las campanas que datan desde la construcción de la iglesia.

Queda pendiente terminar de restaurar la casa parroquial, que se deterioró porque fue el espacio usado mientras se trabajaba en el templo. Además, la alcaldía del municipio Libertador tiene como tarea la construcción de baños públicos porque la cantidad de turistas de otras ciudades que visita la iglesia es considerable. Igualmente es necesario que se construyan palomares en la plaza que está fuera de la parroquia, pues estas aves fueron las causantes de daños en el templo debido a que hacen nidos dentro de la iglesia y la deterioran.

Hay imágenes y cuadros que también están en proceso de restauración como algunos de la crucifixión y de la resurrección.

Lo nuevo

El aporte hecho por monseñor Padilla y su equipo fue un nuevo altar que tiene inspiración en los apóstoles. Tiene doce columnas del mismo tamaño y dos más gruesas que representan a San Pablo y San Pedro, como pilares de la iglesia católica. Este altar está hecho de mármol blanco.

Además, se restauró el lugar donde reposan los restos de José Gregorio Hernández. Inicialmente tenía una reja de metal que fue sustituida por un vidrio de seguridad. Tiene un cuadro con la imagen del médico vestido con bata blanca y con un estetoscopio. Del lado izquierdo colocaron la lapida original de cuando falleció y del lado derecho hay una ventana que da a la calle para que las personas que pasan puedan ver hacia adentro. El sarcófago se encuentra en el centro de la pequeña sala y al lado del vidrio que protege la osamenta esta el acta de cuando fue traído al templo.

Aunque aún no se ha concluido completamente la restauración, la iglesia se reinauguró el 29 de octubre de 2014 para festejar el natalicio del doctor José Gregorio Hernández.

Fuentes:

Arquitecto Gloria Marcano

Venezolana de Televisión, 24 de octubre de 2014, Alcaldía de Caracas entrega al pueblo Iglesia La Candelaria tras rehabilitación total (+Video). Recuperado en http://goo.gl/Ht5ntK

Funvisis, Terremoto de Caracas http://goo.gl/ypKqiF

Anuncios